El lugar que inspiró a "El Principito" (Fotos P

Historia:

"Concordia: San Carlos, el castillo que encantó a Saint Exupery

Las cien hectáreas del asentamiento de San Carlos, en Concordia, provincia de Entre Ríos, tuvo diversos avatares. Los documentos probatorios señalan que el patrimonio pasó por sucesivas ventas desde 1867. En mayo de ese año pasa a ser propiedad de don Manuel Bica las tierras hoy señaladas por San Carlos, un paraje contiguo, conocido entonces por El Naranjal, era lindero y propiedad del antes citado, donde construye, en fecha incierta, una gran casa con un mirador hacia el este, ya que su propietario siendo Uruguayo, quería seguir cualquier movimiento que se desarrollara en la vecina orilla. El caserón existe en la actualidad, en estado de ruinas.

INTRODUCCION
Lo que vamos a relatarles, se pierde en las nieblas del pasado, como una expresión interrogante. Desbordada por su presente, el pueblo lo ha tomado de inventarios minuciosos y prolijas descripciones de los historiadores, cada argumento es un envolvente relato, es un renacer del tiempo de esplendor, que se desplaza candoroso en una suerte de verdad y ensueño. Después de mucho andar, de mucho sentir de mucho escatimar, ha llegado a esta decadencia final, tras un período de lujo y belleza. Dentro de una gama de confusión y de luz, la vida se agita y tiembla, y sin embargo, pese a todo, aun esta alli, lleno de soledad pero cargado de historia y de leyendas. La respuesta a todo lo sucedido aun queda por develar, por descubrir, es eso lo que encierran sus muros y sus hermosos paisajes, son mucho mas que interrogantes. Así nació San Carlos, como un sueño en una aldea que apuntaba a un futuro de ciudad. Pero en todas estas idas y venidas, hay sin embargo algo que tenazmente solicita su espíritu, como consecuencia de su realidad viviente.

EL SALADERO
Falleció Don Manuel Bica, el Sr. Carlos Alberti compra los terrenos y la gran casa, con una definida meta: instalar un saladero. Lo hace en la dirección sur donde levanta la doble chimenea de mampostería que aun se mantiene en pie, como así mismo los galpones y los corrales. Una vía de cauville baja por la barranca hasta llegar al muelle de la costa, donde se instala una bomba de agua, que aspira del río. Pronto comienza a funcionar el saladero de Carlos Alberti, el 21 de Marzo de 1883 como fecha tentativa de su radicación. Pero no siempre las cosas resultan como uno quisiera, y los inconvenientes se suman en fantasmal proyección, la suerte esta echada y el propietario se ve en la obligación de transferir su posición al Banco Nacional con todo lo que contiene, compuesto además por siete quintas y dos fracciones de otras. Posteriormente, el banco vende a Juan O ´ Connor la finca y el saladero para su explotación. Pero una nueva organización- J. Cinto, Lesca, Suburu y CIA.-, es la nueva firma que tendrá a su cargo las tareas especificas como las que tendrá a su cargo las tareas especificas como las que habían desarrollado anteriormente. El tiempo transcurre y no debe sorprender por otra parte, una nueva aventura vinculada a la industria y al comercio, una nueva sociedad, representada por dinámicos franceses, firman un convenio en Burdeos, Francia, el 13 de Agosto de 1884. Representado por Adolfo Da Pesando, donde se manifiesta que seguirá con la explotación de la veleria y la jaboneria y concurriran a satisfacer en el terreno que sea necesario, para instalar una fabrica de conservas. Las instalaciones que deben realizarse según cláusulas contractuales, serán a cargo de los inquilinos, y el contrato fija el tiempo en tres años.

LLEGA EDUARDO DE MACHY
Este convenio es el nacimiento del saladero y fabrica de conservas ¨Uruguay¨, que dió origen a otro que se llamó ¨San Carlos¨ y determinó el traslado de París hacia Concordia, de ese personaje de leyendas, que se llamo Eduardo Demachy. La crónica familiar cuenta que la decisión de enviar a Eduardo a estos lares, surge de un conflicto creado cuando el mismo presenta una hermosa mujer y se casa con ella; de profesión artistas, que trabajaba en los escenarios parisinos. Esto enfadó mucho a toda la familia, ya que la señorita no estaba dentro de la misma clase social que los De Machy, y por ello “no” la aceptaron como una integrante mas de la familia. Pero Eduardo era un aventurero, y amaba viajar y conocer lugares. Fue por ello que acepta realizar este viaje. Lo hace en una embarcación propia acompañado por su esposa, y con fastuosos atuendos y maletas. Arriban al puerto de Concordia y se alojan momentáneamente en el hotel mas elegante de la ciudad, el Gran Hotel Colón, que se había inaugurado años anteriores, y de ahí empezaron a relacionarse con las autoridades y personajes mas destacados del pueblo. Haciéndose conocido, trata de buscar un terreno para comprarlo y construir su propia mansión, donde instalaron su vivienda y centro operativo de las actividades que vino a realizar en este lugar. Después de tanto andar, y recorrer lugares, descubre un predio con ondulaciones en el terreno, una vegetación muy tupida sobre la costa del río, y decide averiguar quien era su propietario para hacer el negocio. Se contacta con su dueño y compra 100 has donde elige la lomada mas destacada para construir su casa con unos planos que había traído de Francia, e hizo una replica de ella en este lugar. La construcción de la misma comenzó en el año 1886, terminando la obra para el 1888, año en que se mudan y habitan la lujosa mansión. La casona fue construida con materiales traídos de distintas partes de Europa, usando solamente del lugar, la piedra lavada extraída de la costa del río Uruguay, que sirvió para los cimientos y el revestimiento completo de la parte exterior de la casa. El hierro T de trocha media que usó para la contención de la obra, fue comprado en Inglaterra; la madera de los pisos y del revestimiento de las paredes, la compraron en Alemania; la casa tuvo calefacción central por medio de hogares o estufas de mármol de Carrara que vinieron desarmadas desde Italia, y usaron un material refractario traído desde Francia para la unión de los ladrillos; también la casa, tuvo arañas de cristal, revestimiento de terciopelo en las paredes, cuadros importantes, mobiliario tallado y traído desde París, y otros elementos destacados. Lo mas importante que le instalaron a la casa, fue un sistema de iluminación a gas, que se distribuía a través de cañerías, desde una maquina que fue colocada en la parte inferior de la misma, y que por sus características era un adelanto para la época, en esta zona. Otras de los elementos que sorprendió, fue su sistema de agua corriente, los sanitarios móviles (cajoneras con bidet de mármol). La cocina no estaba dentro de la casa, sino que alejada, a unos 260 mts, donde hoy se encuentra el Jardín Botánico de la ciudad. Poseían dos carruajes para transportarse, uno de diario y otro de gala; y mandaron a construir un carro especial para trasportar la comida desde la cocina hasta la mansión. Su vida fue muy ostentosa, ya que ellos estaban acostumbrados a estas comodidades por que las tenían en Francia, pero para la gente del lugar fue todo un asombro y es por ello que le dieron el nombre de Castillo o Palacio a la mansión, por sus dimensiones y por sus adelantos. Arquitectónicamente es una casa de campo de estilo Luis XV, una neta campiña francesa. Eduard no se ocupo mucho de los negocios ni los proyectos que tenia que desarrollar en la zona, pero si impulso una vida social muy importante; realizaba fiestas para sus amigos, y participaba de todo acontecimiento que se llevaba a cabo en la ciudad. Lejos de concretar sus planes, vive en la casa solo tres años, y junto con su esposa deciden volverse a Francia, un domingo de octubre de 1891 desaparecen, sin dar explicaciones. Solo se llevaron sus vestimentas y algunas pertenecías, dejando todo lo de valor en la mansión, pensando volver algún día. La casa siguió siendo propiedad de los franceses, luego fue alquilada a varias familias, hasta que fue vendida a la Sociedad Rural de Concordia, quien ocupa la vivienda muy poco tiempo. En el año 1929 es adquirida por la Municipalidad de Concordia, quien compra la mansión y los terrenos para luego darla en alquiler a una familia francesa, los Fuchs Balón, por un contrato de varios años.

LA SEGUNDA HISTORIA
Los Fuchs eran una familia muy particular, integrada por el matrimonio y tres hijos, se instalaron en la mansión para vivir en ella una historia que quedara grabada en el recuerdo. De características muy finas, y de gustos exuberantes, tenían también una atracción por los animales, ya que eran hacendados y se dedicaban a ellos con mucho esmero. Pero en la casa tenían otros animales, lejos de ser domésticos, ellos adquirieron un zorro del monte, un mono, abejas, mangostas, una iguana, y serpientes, los que fueron domesticados para que puedan habitar en estos terrenos fastuosos de vegetación. Sus hijos, un varón y dos niñas, eran los encargados de estos animales, los cuales tenían sumo cuidado y atención. De vida muy salvaje, amaban observar los movimientos y manifestaciones de todos ellos, que cuidaban y alimentaban. La señora Fuchs, concertista de piano y profesora de francés, a parte de ocuparse de las tareas de su hogar, también cultivaba rosas para embellecer los jardines de la casa. Mario, el hijo mayor, se dedicaba a estudiar y acompañar a su padre en los trabajos del campo. Las niñas por el contrario, disfrutaban de esta vida en contacto con la naturaleza. Edda tenía en ese momento 9 años y Susanne 14, ambas amantes de las cabalgatas, salían diariamente a recorrer la zona. Un día, haciendo su recorrido habitual, ven una avioneta que aterrizó en un campo lindero a la casa, y con mucha curiosidad se acercan al lugar para investigar quien era este intrépido aviador que se animó a descender en estas cercanías. Al aterrizar, una de las ruedas del avión se quebró al hundirse en una cueva de vizcacha y casi inmediatamente aparecieron en la escena las dos jóvenes: rubias, hermosas, casi niñas, al galope. Al llegar hasta el avión vieron la torpeza del piloto y musitaron entre ellas una grosería, pero en francés; ¡Que tonto este hombre! ¡No vio la cueva! Este aviador era Antonie de Saint Exupery, un excelente piloto francés que andaba sobrevolando la zona. Todavía no era escritor, solo volaba, y fue contratado por la Aeroposta francesa para trabajar en la Argentina, delinear rutas aéreas y desarrollar el transporte aeropostal. La empresa lo destino a realizar un vuelo de reconocimiento para delinear la ruta entre Buenos Aires y Asunción del Paraguay; cuando pasó por las tierras de San Carlos, vio un campo llano y decidió aterrizar para descansar con su avioneta. Después de su aterrizaje accidentado se encuentra con las dos niñas, a Saint Exupery se le abrió el cielo de repente cuando las escuchó hablar en Francés, de esta forma se vincula con la familia Fuchs y acepta quedarse en el castillo de San Carlos, hasta que le arreglaran su avioneta. Saint Exupery era un hombre alto, robusto, con movimientos de oso, nariz corta y respingada, ojos saltones, y un mirar semidormido. Medía casi dos metros de altura y apenas podía entrar en la carlinga de los aviones. Enamorado del cielo y el desierto, cuando no volaba, escribía. Con una grandeza espiritual y muy intelectual, despertó en las niñas una admiración muy peculiar la que fue compartida, ya que el se sintió seducido por la vida de ellas, casi adolescentes, que se desempeñaban de forma muy diferente a los niños de la ciudad. Fue atrapado por sus travesías, sus historias y juegos. Descubre en ellas a dos princesitas que le enseñaron a valorar cosas que hasta ese momento, no había aprendido. El contacto con esa casona y esta familia, le dan la posibilidad de percibir la magia que envolvía el lugar, y es lo que cautivó completamente a Saint Exupery. En 1932, ya en Francia, Saint Exupery escribió una nota periodística en una revista de París con un título sugerente: “Las princesitas argentinas”. Resulta inevitable asociar su experiencia entrerriana con la fábula infantil que lo haría famoso en el planeta. Un esbozo de “El Principito” con esas dos chicas que eran muy especiales, sobre todo con la impresión que le causó Edda. También refleja exactamente lo vivido en esta experiencia, en el capitulo “Oasis” del libro Tierra de Hombres, donde dice: “Había aterrizado en un campo y no sabía que iba a vivir un cuento de hadas; fue en un campo, cerca de Concordia en la Argentina”escribirá años después. .El piloto volvería varias veces a ese lugar, al encuentro de sus “amigos deliciosos” que “vivían en un castillo de leyenda, una casa donde se aspiraba como incienso ese olor de vieja biblioteca que vale por todos los perfumes del mundo”. Cada vez que pudo contó y recordó con sus amigos esta experiencia inolvidable, y siempre mantuvo en su mente a esas dos princesitas que le permitieron descubrir un mundo nuevo, lleno de valores y esencias que enriqueciera su alma con mucha fuerza, hasta el último día de su vida. La familia Fuchs permaneció en el castillo hasta cumplir con su contrato con la Municipalidad, en el año 1935 se fueron a vivir a una estancia que adquirieron y se trasladaron con todos sus animales. Nunca mas supieron de su amigo pero siempre lo recordaron.

LA DECADENCIA DEL CASTILLO
La casona luego, quedo abandonada y por varios años fue saqueada, perdiendo así todo lo de valor que contenía. Abandonado a su destino, aquella casa integra fue perdiendo su gracia, eran ya una leyenda sus primeros dueños, las fastuosas fiestas, sus industrias, ya que todo quedo como una entramada novela cuya conclusión queda en la imaginación del lector. Las depredaciones se sucedieron, el tiempo y la erosión sumaron su desgarro, y el fastuoso castillo al estilo Luis XV, con sus dos plantas, sus jardines y sus estatuas transitaron una agonía que termino con un gran incendio, que se desató el 25 de septiembre de 1938, quedando en las ruinas que en la actualidad pueden verse. Pero el castillo no muere, como no mueren los sueños. Si usted visita Concordia, lléguese hasta él. Es posible que los duendes del pasado le tiendan una mano, le llenen el espíritu de fantasía, la misma que Eduardo De Machy tuvo al levantar San Carlos, un imperio de luz y color; y que puedan descubrir la magia que encantó a Saint Exupery e hizo que este lugar quede inmortalizado en esas dos grandes obras literarias: El Principito y Oasis, del libro tierra de Hombres."

El texto pertenece al trabajo realizado por el Prof. Héctor Fabián Rivero, publicado por la Municipalidad de Concordia.

El Sabado tuve la suerte de estar en el Castillo, y con mi nikon coolpix L4 saque mas de cien fotos como en estado de extasis, totalmente poseido. No he tocado ninguna foto. Si prestan atención van a ver un ojo casi perfecto en las nubes de las ultimas dos fotos.


El lugar que inspiró a "El Principito" (Fotos P

entre rios

Saint Exupery

concordia

el princito

Castillo de San Carlos

El lugar que inspiró a "El Principito" (Fotos P

entre rios

Saint Exupery

concordia

el princito

Castillo de San Carlos

El lugar que inspiró a "El Principito" (Fotos P

entre rios

Saint Exupery

concordia

el princito

Castillo de San Carlos

El lugar que inspiró a "El Principito" (Fotos P


Comenten o revienten

Fuentes de Información - El lugar que inspiró a "El Principito" (Fotos P

Dar puntos
44 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 1 Seguidores
  • 12.624 Visitas
  • 17 Favoritos

20 comentarios - El lugar que inspiró a "El Principito" (Fotos P

@TavoT Hace más de 6 años +1
Yo fui ahi en 2 año me parece, no me acuerdo que curso era... Es muy lindo el lugar
@senderocerebral Hace más de 6 años -2
No me importa el principito, pero muy lindas fotos.
@MrYhi Hace más de 6 años
mis viejos fueron ahi hace unos meses ...

y por el video que filmaron parece muy buen lugar x)

saludos
@senoritak Hace más de 6 años
Es muy lindoo el lugar, y el libro uno de los mejores que lei.
@riverplei Hace más de 6 años
muy lindas las fotos, y el principito un libro fundamental...
@mago88 Hace más de 6 años
buen post!!!
@toctoc Hace más de 6 años
che con la que alguien levanta por el libro podría tirar unos mangos para restaurar ..esas ruinas
@teufelsohn Hace más de 6 años
Excelente.
@EspeOnTheGuillotine Hace más de 6 años
¡Colosal!
@carpee34 Hace más de 6 años
@Davis83 Hace más de 6 años
yo estuve ahi! hace muchos años, antes de que pongan la estatua esa del principito... ES MARAVILLOSO!
@Tanguitouno Hace más de 3 años
Que buen aporte a la cultura, gracias.
@Cristian_Troy Hace más de 3 años
GENIAL!!!!
@Taringa_aguante Hace más de 1 año +1
Hermoso libro, de lo mejor que leí en mi corta vida. En mi cabeza, se me daba la imagen de otro lugar, quizás más básico y apegado al relato. De todos modos te dejo puntos por la info, y el lugar es lindo también.
@JereJS10 Hace más de 1 año +1
xD yo vivo aji
@ALEXANDRARINANDR Hace más de 8 meses +1
ME ENCANTO MUY BONITO EL LUGAR q bonito jaja conocer un poco mas de Argentina y que gran post
@HFalcon Hace más de 8 meses +1
DE HECHO AHORA YA LO ARREGLARON :3 YA FUI A VERLO HACE UN TIEMPO AJAAJA QUEDO LINDO , VOY A IR EN ESTOS DIAS DE NUEVO XD @ALEXANDRARINANDR Y ALGUN DIA TE VOY A LLEVAR AHI AMOR Y VAMOS A CAMINAR JUNTOS , ME ENCANTARIA ENSEÑARTE UN POCO DE SAN CARLOS Y EL RIO TAMBIEN TE KIERO <3