Rolls-Royce
los autos preferido de los Millonarios

Si sos multimillonario y deseas ser respetado por tus pares, manejá un Rolls-Royce. La clásica marca británica de sangre azul, ahora propiedad del fabricante alemán BMW, fue clasificada en lo más alto por su influencia como marca entre quienes respondieron la encuesta del Luxury Institute, en base a calidad, exclusividad, estatus social y a una asociación positiva entre los aspectos destacables del producto y el interrogado. El modelo que muchos aclaman es el Ghost. Este sensacional sedán es grande para los estándares normales pero se ve moderado en tamaño si se lo compara con el Rolls-Royce Phantom, el coche preferido por músicos famosos y magnates petroleros deseosos de alardear de su fortuna frente a nosotros, pobres transeúntes.

Bentley
fotos

Bentley es la segunda marca mejor clasificada de acuerdo con aquellos con suficiente dinero como para comprar un auto de tal calibre. La compañía dice que los propietarios de su línea Continental, que arranca en US$ 185.395, tienen entre $ 5 y $ 15 millones de patrimonio. Los verdaderos derrochones, quienes cuentan $ 15 a 20 millones, van detrás del Mulsanne. Este sustituto del Arnage, un sedán con mucho tiempo en cartelera, es lo último de Bentley, y fue rediseñado de cero. Su interior está cubierto con 17 paños de cuero y rodeado de madera que lleva dos semanas enchapar.

Maybach
autos

La marca de ultra lujo de Mercedes-Benz iguala a Bentley como la segunda mejor en los corazones y las mentes de los millonarios. Si fuera solo por su estilo, Maybach no se diferenciaría de sus rivales. Pero el fabricante recurre a la extravagancia más inimaginable para atraer a los más pudientes. Piensa, por ejemplo, en el techo panorámico electro transparente. Cambia de claro a opaco, pasando por ser traslúcido, con el simple toque de un botón. Si dejas de lado este opcional que vale US$ 15.300 y está disponible en el Maybach 57, que vale US$ 368.750, o en el Maybach 62 S, de US$459,250, podés pasar directo al Laundaulet de US$ 1,38 millones con su capota retraíble sobre la cabina trasera.

Bugatti
alta gama

Quien guste de tener colgados pósters de autos deportivos, difícilmente consiga algo mejor que un Bugatti Veyron con su motor de 16 cilindros y 1001 caballos de fuerza. Para aquellos que pueden pagar el millón trescientos mil dólares que vale esta bestia, la marca Bugatti ocupa un lugar detrás de Rolls, Bentley y Maybach por estatus. Quizás esto llevó a la firma a desarrollar el modelo Super Sport, que recientemente estableció un récord mundial Guiness de velocidad máxima para un auto de calle con una registro promedio de 267,8 mph. Se fabricarán solamente 300 Veyron cupé, de los cuales 30 serán Super Sport.

Aston Martin
preferidos

Como Bugatti, Aston Martin fabrica autos sensuales que poseen una sobriedad no siempre evidente en sus competidores italianos. El fabricante del One-77, presentado allá por 2008 y que será entregado este año, cuenta con chasis de fibra de carbono y carrocería de aluminio, lo que evidencia que no han reparado en gastos al crear este auto de US$ 1,5 millones. Prácticamente todas las características de esta máquina pueden hacerse a la medida del comprador, hasta la sensibilidad de los mandos que controlan la transmisión de 6 velocidades. Su belleza es más que cosmética: cada pieza fue diseñada para un desempeño óptimo.

Ferrari
por millonarios

Ferrari es una de las tres compañías que los consumidores de altísimo poder adquisitivo clasifican con una nota promedio por el estatus global que exhala la marca pero por debajo del promedio por singularidad y exclusividad, de acuerdo al estudio del Luxury Institute. Las otras dos son Aston Martin y Lamborghini. El modelo que acaparó las luces del escenario, últimamente, es el 458 Italia. Ha revigorizado a la marca con esa característica sangre caliente, tan italiana, que parecía haberse enfriado algo en los últimos años. Solamente míralo: el auto es sexo puro sobre ruedas.

Lamborghini
los autos preferido de los Millonarios

No existen Lamborghini, mansos, dóciles ni tibios. La gente que busca esta marca hace lo propio para destacarse: ser puro y simple. Y hay un Lamborghini que en este momento se destaca sobre el resto: el Murcielago LP 670-4 SuperVeloce a US$ 455.400. Posiblemente supere al exótico Reventon, un producto de US$ 1,25 millones de la misma compañía. El SuperVeloce -- "súper veloz" en italiano -- le saca 10 caballos de ventaja al Reventon, un total de 670 caballos, aun siendo mucho más liviano que el mediocre Murcielago LP 640 Coupe de US$ 360.400. Esto traducido a tiempos significa: 3,2 segundos para pasar de cero a 60 mph y una velocidad máxima de 212,5 mph.

Maserati
fotos

El estudio del Luxury Institute confirma una idea sin dueño que ubica a Maserati en tercer lugar detrás de los fabricantes de autos deportivos Ferrari y Lamborghini, tan italianos como aquél. Lo que parece hacer de Maserati menos deseable entre los autos deportivos es su toque más civilizado por sobre una ingeniería de máximo desempeño. Son estos rasgos los que permiten que Maserati sea más atractiva para compradores híper pudientes que de otro modo considerarían un Mercedes SL o un Jaguar XK. Qué tanto: el convertible Maserati GranCabrio compite con el más caro Bentley Continental GTC, ofreciendo un poco más de sex appeal y una conducta más deportiva por casi US$50.000 menos.

Lotus
autos

Nada afirma el valor de una fuerte herencia de marca como el estatus irradiado por Lotus entre los más pudientes. La pequeña compañía británica fabrica autos que cuestan bastante menos que sus competidores -- el Elise comienza en US$ 47.250 -- y no compromete su desempeño para lograrlo. Su filosofía es simple: construir autos sin complicaciones, muy livianos y veloces. Después de casi una década fabricando solamente el biplaza Elise y el Exige, Lotus creó finalmente un nuevo modelo, el Evora. Con éste, ubica a la marca en una categoría superior y sigue avergonzando a la competencia ofreciendo un desempeño estelar.

Porsche
alta gama

Cuando se trata de estatus, Porsche ha sido considerada sin competencia por largo tiempo. Aunque sus autos son más exclusivos que otros autos de lujo de marca alemana, son algo más trillados si se los compara con las propuestas más exóticas de origen italiano y británico. Para un millonario que quiere dejar bien en claro quien es, esta suerte de punto medio está mal visto. Si aquellos que rechazan por vulgares un Porsche Boxster de US$ 48.550 o un 911 de US$78,750 condujeran uno, comprenderían por qué la empresa continúa generando fidelidad en sus seguidores. Uno de los últimos modelos que mantiene esa tradición es el Porsche Panamera, el primer auto de Porsche cuatro puertas, cuatro plazas, que promete generar envidia entre los conductores de BMW y Mercedes.

Fuente:http://noticias.latam.msn.com/xl/fotogaleria.aspx?cp-documentid=29539499&page=10