REPTILES

¿Qué es un Reptil?

Los reptiles forman un grupo muy diverso y colorido de animales que está representado en cada continente excepto la Antártida. Los reptiles más conocidos son probablemente las serpientes y los lagartos, por la simple razón de que se encuentran más ampliamente distribuidos que los cocodrilos, tortugas y tuátaras que también forman parte de la clase Reptilia; en efecto, mucha gente incluso desconoce que las tortugas son reptiles. Se han descrito más de 7.000 especies de reptiles, la mayoría de los cuales se encuentran en los trópicos y subtrópicos.
Todos los reptiles poseen escamas de algún tipo, la caparazón de una tortuga están formada por un grupo de escamas grandes y fuertes.
Los reptiles son en general fáciles de identificar, gracias a algunas características generales que los distinguen fácilmente de otros animales terrestres o semi-terrestres. El signo más visible que permite determinar que un animal es un reptil es la piel escamosa que les recubre la mayor parte del cuerpo. Todos los reptiles poseen escamas de algún tipo, algunas de las cuales se han adaptado fuertemente a propósitos específicos; la caparazón de una tortuga están formada por un grupo de escamas grandes y fuertes que han evolucionado de esta manera para proteger a su dueño. Otros reptiles poseen escalas tan pequeñas que pueden resultar casi invisibles para el ojo humano.
Todos los reptiles poseen columnas vertebrales, todos respiran aire (incluso aquellos que pasan la mayor parte de su vida en el agua), y casi todos tiene cuatro miembros, a pesar de que en el caso de las serpientes y algunos lagartos no sean visibles externamente. Además son todos amnióticos, lo que significa que el embrión en desarrollo está protegido por una serie de membranas y una fuerte coraza que impide que el huevo se deshidrate, creando además algo de protección contra los depredadores. De alguna manera, los reptiles se definen por las características que no poseen tanto como por las que sí poseen. A diferencia de los mamíferos y pájaros, que han evolucionado de los reptiles, los animales de la clase Reptilia son incapaces de regular sus propia temperatura corporal, y dependen del ambiente para conseguirla. Tampoco poseen piel o plumas.


Evolución de los Reptiles

Los reptiles se encuentran entre los grupos de animales terrestres más antiguos. Los primeros reptiles tal como los conocemos actualmente evolucionaron de los anfibios unos 250 a 300 millones de años atrás, y proliferaron rápidamente hasta convertirse en las criaturas terrestres más comunes de su tiempo. Los reptiles primitivos tenían probablemente mucho en común físicamente con los que existen en la actualidad, con pieles finas e impermeables que los ayudan a retener la humedad, y huevos acorazados que pueden desarrollarse en ambientes secos. Estas adaptaciones los ayudaron a completar sus ciclos vitales enteros en la tierra en vez de en el agua, lo que tuvo como resultado que fueran capaces de colonizar rápidamente casi cualquier ambiente terrestre.
Los reptiles que hoy en día conocemos representan un ejemplo muy pequeño de aquellas criaturas primitivas, la mayoría de las cuales evolucionaron con rapidez en otras direcciones. Los registros fósiles muestran por ejemplo que los dinosaurios y sus parientes eran descendientes de los reptiles primitivos, y no al revés. Con el tiempo, los grupos de reptiles se diversificaron, registrándose la presencia de reptiles parecidos a los mamíferos comparativamente pronto en los archivos fósiles. El descubrimiento en 1861 del famoso fósil Archaeopteryx demostró que los pájaros también descienden de estos primeros reptiles.

Reproducción de los Reptiles
¿Que son los reptiles? Imagenes Propias
Los reptiles se reproducen sexualmente de la misma manera que otros vertebrados. Antes del apareamiento, muchas especies de reptiles se embarcan en elaborados rituales de cortejo que pueden durar horas e incluso días. El rango de conducta de apareamiento que despliegan es muy amplio y varía enormemente incluso entre los distintos órdenes; los lagartos machos cambian de color o despliegan las aletas de piel de alrededor de la garganta, algunas serpientes tienen complejas conductas de saludo o caza, las tortugas pueden golpear a sus futuros candidatos con los miembros delanteros, mientras que los cocodrilos y caimanes braman o rugen para indicar que están preparados para aparearse.
La mayoría de los reptiles ponen huevos, los cocodrilos hembras cuidan los suyos con celo, hasta que se produce el nacimiento.
En muchas especies, las conductas de apareamiento de los machos están diseñadas para intimidar a los otros machos, así como para atraer a las hembras. La cópula en sí misma puede ser una operación engorrosa y potencialmente peligrosa, en especial en el caso de las grandes tortugas y cocodrilos que están poco capacitados para moverse con agilidad en tierra. Las tortugas marinas se aparean en el océano, donde el agua las ayuda a soportar el peso del propio cuerpo.
La mayoría de los reptiles son ovíparos, lo que significa que ponen huevos. Esto adopta diversas formas en el mundo reptil. Algunas especies ponen grandes cantidades de huevos y luego dejan que se desarrollen solos, generalmente en nidos bien protegidos o escondidos bajo la tierra o la arena. Las tortugas marinas, en particular las tortugas verdes, van a la costa a poner sus huevos en la arena, donde son dejados a su propia suerte. En otras especies como los cocodrilos o las pitones, las hembras custodian fieramente su cría, pasando largos períodos cerca o enrolladas alrededor del nido, espantando a potenciales depredadores.
Muchas otras especies son ovovivíparas, lo que significa que los embriones se desarrollan en huevos de cubierta blanda dentro del cuerpo de la madre. Los huevos eclosionan justo antes del nacimiento, por lo que las especies ovovivíparas dan a luz crías ya desarrolladas. El ovoviviparismo es muy común en muchas especies de lagartos y serpientes.


Grupos de Reptiles

Lagartos :
tortuga
Los lagartos son probablemente los reptiles más abundantes, vistosos y variados en la actualidad. Pertenecientes al orden Squamata, que comparten con serpientes y anfisbénidos, se han descrito más de 4.000 especies en cerca de 26 familias en todo el mundo, presentes en cada clima excepto en las regiones polares. Varían en tamaño, desde menos de 2 cm. en el caso del lagarto Gecko enano, hasta más de 3 metros en el caso del dragón de Komodo, y varían también en otras formas; viven desde en árboles hasta en el desierto, comen desde insectos hasta cabras, y en algunos casos pueden cambiar de color para confundirse con el fondo o deslizarse a través de la selva techada usando aletas de piel especiales adaptadas como paracaídas.
Los lagartos se distinguen de las serpientes mayormente por la presencia de patas, empero poseen también aberturas auditivas, párpados movibles y mandíbulas mucho más flexibles. La mayoría de los lagartos cuentan con cuatro patas con cinco dedos en cada una, a pesar de que existen numerosas especies de lagartos sin patas, que han perdido sus miembros externos. Los lagartos son conocidos por su rapidez, su capacidad de estar alertas y su habilidad para trepar o dejar atrás obstáculos en su camino, evitando los depredadores. Muchas especies pueden incluso deshacerse de sus colas al sentirse amenazadas o atrapadas. A pesar de ser en general inofensivos, la mayoría de los lagartos son capaces de morder rápida y a menudo dolorosamente si son capturados. Dos especies, el lagarto de abalorios mexicano y el monstruo de Gila están equipados con veneno similar al de algunas serpientes, pero no representan un real peligro para los humanos.
Dragón de Komodo (lagarto) Varanus komodoensis:
cocodrilo
La especie de lagarto más grande del mundo, el dragón de Komodo es además uno de los descubrimientos reptiles más recientes. Desconocido para la ciencia occidental hasta 1912, el dragón de Komodo vive sólo en unas pocas islas del archipiélago indonesio, a pesar de que sus parientes cercanos, los lagartos monitor, pueden encontrarse en todo el globo.
Famosos por su tamaño, potencia y apariencia similar a la de un dinosaurio, los dragones de Komodo son hábiles depredadores que a menudo cazan en grupo grandes animales. A pesar de su voluminosa apariencia, pueden moverse increíblemente rápido y se conoce que han atropellado a humanos, así como a los cerdos, ganado y cabras que forman parte de su dieta. Sus poderosas mandíbulas y garras les posibilitan matar rápidamente sus presas, y los animales que logran escapar un ataque inicial mueren luego por la letal bacteria que se encuentra en la boca de este lagarto.
Debido a su limitado rango de influencia geográfica existe sólo un pequeño número de dragones de Komodo, pero los adultos no han conocido depredadores, y son ahora especies protegidas. La continuación de su existencia es beneficiada por su popularidad como atracción turística, a pesar del hecho de que se dice que al menos un turista ha sido asesinado por uno de ellos.
Tamaño: Hasta 125 Kg., 3,1 metros.
Distribución: Komodo, Rinca y otras dos pequeñas islas, Indonesia.
Dieta: Cerdos, cabras, ganado, búfalos, caballos, pequeños dragones, personas.
Reproducción: Ovíparos, ponen entre 15 y 40 huevos.


Serpientes:
reptiles
Cercanas a los lagartos, las serpientes se reconocen por sus largos cuerpos sin miembros, que las distinguen de otros reptiles. Algunas serpientes han retenido rastros internos de sus miembros escondidos, especialmente las boas y pitones. Debido a sus cuerpos poco comunes, largos y angostos, las serpientes son distintas por dentro de los otros reptiles, y tienen columnas vertebrales largas con varios pares de vértebras. Poseen una buena visión, y a pesar de no ser capaces de oír como los mamíferos, pueden detectar vibraciones de baja frecuencia en el suelo, que les indican la presencia de depredadores o de presas.
Al igual que los lagartos, las serpientes son enormemente variadas en apariencia, y se han adaptado a vivir en casi cualquier nicho ecológico, excepto las regiones polares. La mayor parte de las aproximadas 3.000 especies de serpientes no son venenosas, y usan sus dientes traseros para atrapar y retener la presa. Muchas especies, especialmente aquellas que cazan presas ágiles o grandes, sofocan la presa constriñéndola enrollándose alrededor de su cuerpo.
Alrededor de dos tercios de las especies de serpientes pertenecen a una sola familia, la Colubridae, que incluye las especies más comunes y no venenosas, tales como las culebras rayadas, verdes y negras, reales y ratoneras. Más pequeñas en número, las serpientes ponzoñosas están distribuidas por todo el mundo, especialmente en los trópicos, y están equipadas con colmillos adaptados que utilizan para inyectar veneno en su presa. Las serpientes con veneno más peligroso pertenecen a las familias de las víboras, las víboras de fosa y las cobras.
Pitón verde (Pitón arbórea verde Morelia viridis) :
python
La hermosa pitón arbórea verde es un miembro típico de la familia pitón. No tan grande como sus parientes gigantes, por ejemplo la pitón reticulada, comparten el cuerpo grueso, la característica forma de la cabeza y las fosas sensibles al calor alrededor de la boca. Como su nombre sugiere, las pitones verdes son exclusivamente arbóreas, y prefieren alimentarse, beber e incluso reproducirse en las ramas de los árboles, antes que en el suelo. A pesar de no ser ponzoñosas, están equipadas con largos dientes traseros puntiagudos, diseñados para penetrar las plumas de los pájaros que forman la mayor parte de su dieta.
Las pitones arbóreas verdes son notable por la variación de color a través de su rango, reflejando tal vez las distintas dietas o la coloración de las hojas de sus bosques nativos. Muchos adultos son de un verde iridiscente, pero las jóvenes son a menudo de color amarillo brillante. Estas pitones están comenzando a encontrarse amenazadas por la destrucción de su hábitat, pero pueden criarse en cautiverio y a veces se las guarda como mascotas. Los ejemplares capturados de la vida salvaje son conocidos por su agresividad y pueden inflingir dolorosas heridas en aquellos que las manejen con descuido.
Tamaño: Hasta cerca de 1,5 mts.
Distribución: Selva de Papúa-Nueva Guinea, unas pocas islas indonesias y el lejano noreste de Australia.
Dieta: Pájaros, lagartos, mamíferos.
Reproducción: Ovípara.


Tortugas y Galápagos:
iguana
Las tortugas pertenecen al orden Chelonia, uno de los órdenes más antiguos de reptiles. Las primeras tortugas evolucionaron más de 200 millones de años atrás, cerca de la época de los dinosaurios primitivos, y muchas familias apenas han cambiado desde entonces. Las tortugas son criaturas altamente distinguibles por sus mandíbulas afinadas y sin dientes, y sus caparazones duros hechos de placas huesudas superpuestas. Las tortugas acuáticas, como las tortugas de agua dulce y de estanque, a menudo poseen pies con dedos unidos por membranas y caparazones achatados que les permiten nadar efectivamente; mientras que las especies terrestres tienen pies agarrotados más pesados con caparazones en forma de cúpula.
Existen más de 300 especies de tortugas en todo el mundo, muchas de ellas viven cerca o en ambientes acuáticos. El ejemplo más famoso es probablemente el de las tortugas marinas, a pesar de que la gran mayoría están asociadas con estilos de vida en aguas frescas o en tierra. Sin importar donde pasen sus vidas, todas las tortugas respiran aire y ponen sus huevos en la tierra. La gente las considera criaturas pacíficas, pero muchas son cazadoras carnívoras, y comen desde pequeños invertebrados hasta peces y otros animales grandes. Algunas, como la extraordinaria matamata de América del Sur y la mordedora caimán de Estados Unidos, han desarrollado formas de camuflaje altamente sofisticadas que las ayudan a capturar peces con mayor efectividad. Otras alimentan su reputación de indolentes y pastan lentamente la vegetación que constituye su dieta.
Las tortugas son valoradas como alimento en varias partes del mundo, tanto por su carne como por sus huevos, y varias especies se encuentran en peligro de extinción debido a la caza y la pérdida del hábitat. Otras, como las tortugas de agua dulce de orejas rojas, han sido disminuidas en gran parte debido a su popularidad como mascotas.
Tortuga Baula (Tortuga laúd o cardon Dermochelys coriacea)
fotos
La tortuga viva más grande del mundo, así como una de las más viejas. Se la puede encontrar en los océanos de todo el mundo, desde el borde del Círculo Ártico hasta las aguas del Pacífico alrededor de Nueva Zelanda, y migra cientos de kilómetros cada año en búsqueda de alimento. Los machos nunca abandonan el agua, pero las hembras van a la costa cada 3 a 4 años para poner sus huevos y pueden anidar hasta diez veces en una temporada.
Estas tortugas reciben su nombre de sus particulares caparazones suaves y flexibles, sin las placas huesudas de otras especies de tortugas. Poseen además largas aletas y una silueta más hidrodinámica que otras tortugas marinas. Las tortugas laúd han existido en una forma parecida a la actual por más de 60 millones de años, pero su número se ha visto severamente reducido en los últimos 25 años gracias a la caza furtiva de huevos y la destrucción de su hábitat playero de nidada. Los adultos se ahogan luego de ser atrapados en redes pesqueras, y muchos no llegan a vivir lo suficiente como para reproducirse. En la actualidad se cuenta con menos de 25.000 tortugas laúd vivas, y la especie está al borde de la extinción en el Océano Pacífico.
Tamaño: Promedio de 700 Kg., 1,7 metros de largo. La tortuga laúd más grande encontrada fue un macho que pesaba 916 Kg.
Distribución: En los océanos abiertos de todo el mundo, vuelven a las playas arenosas de las regiones cálidas para poner sus huevos.
Dieta: Mayormente medusas, incluyendo especies de “carabela portuguesa”.
Reproducción: Ovíparos, ponen entre 70 y 110 huevos.


Cocodrilos y Caimanes:
lagarto
Se conocen sólo 23 especies de cocodrilos, todos pertenecientes a la familia Crocodylidae y compartiendo varias características comunes. Inmediatamente identificables por sus cuerpos poderosos y fuertemente armados, con narices alargadas y dientes feroces, todos los miembros de la familia de los cocodrilos están adaptados a estilos de vida acuáticos; todos poseen pies con membranas interdigitales, fosas nasales ubicadas en la punta del morro para evitar respirar en el agua y membranas transparentes que protegen los ojos bajo el agua.
A pesar de estas similitudes, muestran un arco remarcablemente diverso de estilos de vida y hábitat. Los caimanes se encuentran sólo en América, pero los cocodrilos verdaderos se encuentran en regiones tropicales desde África hasta Australia. Un tercer grupo, los gaviales, se encuentran sólo en el sur y el este de Asia.
Las diferentes especies pueden variar en tamaño, pero son todos animales grandes en la adultez, desde de cerca de 1,7 metros en el caso de los caimanes enanos hasta más de 7 metros en el caso de los cocodrilos de agua salada. Debido a su tamaño y velocidad en el agua, son peligrosos depredadores dondequiera que vivan. Los jóvenes comen comúnmente pequeños peces, ranas e insectos, pero los adultos pueden engullir grandes peces, tortugas e incluso grandes animales terrestres (incluyendo humanos), en el caso de las especies más grandes como el cocodrilo de agua salada o el del Nilo. La presa es generalmente ahogada, y despedazada o tragada entera antes que masticada.
Los cocodrilos despliegan conductas sociales mucho más complejas que la mayoría de los reptiles y a menudo son muy territoriales, especialmente durante la temporada de cría. A diferencia de muchos otros reptiles son animales muy vocales, y pueden emitir un amplio rango de sonidos incluyendo rugidos, bramidos e incluso ronroneos. Las hembras son muy protectoras de sus crías y pueden ser mortalmente agresivas hacia los intrusos. A menudo cargan con sus pequeños en la boca para protegerlos de los depredadores.
Cocodrilo Australiano (Cocodrilo de mar Crocodylus porosus)
caiman
El enorme cocodrilo estuarino o de agua salada es el cocodrilo más ampliamente distribuido. Se lo encuentra en las regiones costeras de todo el sudeste asiático, Indonesia y Papúa-Nueva Guinea, y es probablemente mejor conocido en el norte tropical de Australia, donde se ha convertido en un icono reptil gracias a su feroz naturaleza, sus larga historia de interacción con los humanos y su nuevo rol como estrella de cine.
Los cocodrilos de agua salada están amenazados de extinción desde largo tiempo, gracias a la caza incentivada por sus valiosa piel, y por la degradación y desarrollo de su hábitat preferido. Ahora son raros en gran parte de su anterior rango de influencia, pero todavía están bien establecidos en Australia y Papúa-Nueva Guinea, gracias a los programas de cría y otras medidas de conservación. A pesar de su nombre, pueden encontrarse hasta a 300 Km. tierra adentro en lagos de aguas frescas, pantanos y ríos, y son a menudo divisados por pescadores y navegantes recreacionales. En estas áreas pueden representar un peligro considerable para personas incautas. Mientras que los ataques de estos cocodrilos son bastante raros, generalmente resultan fatales, y no es en absoluto recomendable entrar al agua en las áreas donde ellos habitan.
Como todos los cocodrilos, los cocodrilos de agua salada exhiben complejos comportamientos sociales, que determinan su distribución y abundancia. Las hembras son especialmente protectoras de sus pequeños, a los que crían desde el nido y de los que se ocupan durante sus vulnerables primeros meses.
Tamaño: Hasta 7 metros, se han reportado algunos ejemplares más grandes.
Distribución: Salobre costero, áreas de aguas frescas y de mareas desde India a través del sudeste de Asia hasta Indonesia, las Filipinas, Papúa-Nueva Guinea y el norte de Australia.
Dieta: Peces, mamíferos, pájaros, tortugas, cangrejos, lagartos, monos y ocasionalmente humanos.
Reproducción: Ovíparos, ponen 40-60 huevos.


Tuataras:
Aligator
Las tuátaras pertenecen a un orden de reptiles separado de un sólo un género, Sphenodon. A pesar de que superficialmente se parecen a los lagartos, y comparten algunas características con los cocodrilos, difieren en rasgos anatómicos y fisiológicos que las distinguen, incluyendo un tercer párpado e incluso un tercer ojo en el centro del cráneo que puede ser claramente distinguido en los ejemplares jóvenes.
Las tuátaras viven solo en unas pocas islas pequeñas de Nueva Zelanda, a pesar de que alguna vez estuvieron ampliamente distribuidas, durante el período Cretáceo, cerca de 120 millones de años atrás. Viven cerca de las pardelas (también conocidas como pardelas sombrías), con las que comparten las madrigueras, y se alimentan de insectos y gusanos. Ocasionalmente, pueden también alimentarse de los huevos y nidos de las pardelas. Es raro que las tuátaras crezcan más de 80 cm. de largo, y lo hacen muy lentamente, no alcanzando la madurez hasta los 20 años aproximadamente. Pueden vivir largo tiempo, algunos especimenes en cautiverio en Nueva Zelanda han vivido cerca de 80 años.
Tuatara (Tuátara Sphenodon punctatus) :
A pesar de tener la apariencia de un lagarto, la tuátara es un reptil único que pertenece a un grupo propio. Sólo se conocen dos especies de tuátaras, pertenecientes al género Sphenodon. Estos raros y elusivos animales viven sólo en 30 pequeñas islas frente a la costa de Nueva Zelanda, donde comparten un hábitat de ventosos acantilados con aves marinas, especialmente pardelas.
Las tuátaras viven sólo en madrigueras, las que en algunas ocasiones comparten con sus vecinas las pardelas, pero que usualmente defienden contra otros miembros de su propia especie. Son más activas durante la noche, pero se las ha visto tomando el sol a la entrada de sus madrigueras. Los machos tienen impresionantes crestas y espinas en el cuello. Son famosas por su tercer parietal o tercer ojo, situado en el medio de la frente, y fácilmente visible en los jóvenes, sin embargo este ojo se encuentra también en algunas especies de lagartos. Se desconoce la función de este tercer ojo, que se vuelve invisible en los animales adultos ya que le crecen escamas por encima.
Tamaño: 40-60 cm.
Distribución: Unas pocas islas pequeñas frente a la costa de Nueva Zelanda.
Dieta: Gusanos de tierra, caracoles, grillos y ocasionalmente huevos de aves y nidos.
Reproducción: Ovíparas, ponen 5-20 huevos.


Anfisbénidos:
panchodeboulogne
Miembros del orden Squamata, los anfisbénidos son raros reptiles que se emparientan cercanamente a las serpientes y lagartos. La mayor parte de las cerca de 160 especies de anfisbénidos no poseen patas, los miembros han sido o completamente perdidos o reducidos severamente a vestigios internos, a pesar de que una familia han retenido los miembros delanteros que usan para cavar sus madrigueras. Se distinguen de serpientes y lagartos por sus cráneos finos, colas cortas y el reducido tamaño del pulmón derecho.
Los anfisbénidos se encuentran mayormente en África, el Cercano Oriente y América del Sur, con unas pocas especies conocidas en Europa y América del Norte. La mayor parte vive en madrigueras, a menudo en regiones desérticas de suelos secos y arenosos, y pasan la mayor parte de su vida bajo tierra. Su dieta consiste de pequeños invertebrados.
Lagarto gusano (Lagarto gusano moteado Amphisbaena fuliginosa) :
Este reptil anfisbénido es un animal de madriguera que pasa gran parte de su vida bajo tierra. A pesar de su nombre, no es realmente un lagarto, sino que pertenece a un grupo separado de animales particulares con estilos de vida muy similares. Como la mayoría de los anfisbénidos, no posee miembros discernibles, y tiene pequeños ojos que están casi ocultos bajo escamas transparentes. Durante el día, excava su madriguera valiéndose de su cabeza afilada, que está reforzada por un cráneo especialmente grueso.
Tamaño: Hasta cerca de 50 cm.
Distribución: Regiones boscosas de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Panamá, Perú, Surinam, Trinidad, Venezuela.
Dieta: Pequeños invertebrados.
Reproducción: Ovíparo.


Hábitat y Distribución :

Los reptiles son criaturas con una gran capacidad de adaptación, que han evolucionado para ocupar una increíble variedad de ambientes. Se los encuentra en cada continente excepto la Antártida, y la mayoría de los países cuentan con al menos una especie de reptil terrestre. Pueden encontrarse reptiles en cada clase de hábitat concebible, desde el desierto más seco y caluroso hasta la selva más húmeda y vaporosa. Son especialmente comunes en las regiones tropicales y subtropicales de África, Asia, Australia y América, donde las altas temperaturas y la gran diversidad de presas les permiten crecer con fuerza.
Los reptiles viven en distintos ambientes, existe incluso una especie de lagarto marino, la iguana marina de las islas Galápagos, que se alimenta a menudo bajo el agua.
Muchas especies de serpientes y lagartos son arbóreas, mientras que otras prefieren vivir en el piso de las selvas, en pantanos y ciénagas o en el campo abierto. Algunas especies, como las tortugas y serpientes marinas pasan casi toda su vida en el océano abierto, y existe incluso una especie de lagarto marino, la iguana marina de las islas Galápagos, que pasa gran parte de su vida en tierra, pero se alimenta a menudo bajo el agua. Sólo unos pocos países (generalmente islas) se encuentran totalmente desprovistos de reptiles, y algunos poseen sólo un pequeño grupo de especies –Nueva Zelanda por ejemplo no posee serpientes nativas, pero es el hogar de numerosas especies de lagartos y el único hábitat de las raras tuátaras.
Debido a que dependen del calor del ambiente, el área de influencia de los reptiles está limitado por la temperatura, y se hacen cada vez más raros a medida que se acercan a los polos. Pero incluso en áreas con inviernos severos o largos períodos fríos, persisten muchas especies de reptiles gracias a su habilidad de hibernar.

Termoregulación e hibernación :

A diferencia de los otros animales terrestres, que generan su calor corporal a partir de la energía que extraen de los alimentos, los reptiles no pueden generar su propio calor. Por el contrario, son ectotérmicos –dependen del calor externo del ambiente para mantener estable su propia temperatura corporal. Muchas especies pasan largos períodos tendidas tomando el sol, a menudo estirando sus cuerpos para aumentar la superficie que recibe calor.
Debido a que no necesitan utilizar el excedente de energía alimenticia para mantenerse calientes, los reptiles tienen requerimientos energéticos mucho más bajos que animales endodérmicos como los mamíferos, y por lo tanto pueden mantener un índice metabólico también mucho más bajo. Esta es una de las razones por las cuales muchos reptiles son capaces de hibernar por largos períodos sin necesidad de alimentarse para permanecer vivos –sus procesos corporales internos pueden ralentizarse tanto que son capaces de sobrevivir sin alimento durante varios meses.
Muchas especies de serpientes, lagartos y tortugas en regiones templadas y desérticas se retiran bajo tierra durante los meses de invierno, donde se hayan protegidas de las heladas. Algunas cavan madrigueras, pero otras especies hacen uso de las guaridas hechas por otros animales, o de las cavidades en la base de los tocones de los árboles. Algunas especies son conocidas por hibernar en grandes grupos, por ejemplo la serpiente de cascabel es conocida por formar grandes bolas que contienen docenas de individuos, que se agrupan para pasar el invierno.


Dieta :

La mayoría de los reptiles son carnívoros, se alimentan de pequeños animales de diversas clases. Como consecuencia, han desarrollado instintos altamente predatorios y oportunistas, junto con asombrosos reflejos que los ayudan a cazar y capturar presas veloces. Los lagartos, tortugas, cocodrilos y serpientes simplemente atrapan su alimento con la boca y lo muerden o tragan completo, pero otros reptiles poseen maneras más sofisticadas de dominar sus presas. Las serpientes ponzoñosas muerden a sus víctimas con precisión y les inyectan poderosas toxinas con las que las paralizan o matan. Las serpientes constrictoras, tales como las pitones y boas, exprimen literalmente a su presa hasta matarla antes de engullírsela, enrollándose alrededor del animal, y apretando hasta impedirle respirar.
Los lagartos, tortugas, cocodrilos y serpientes simplemente atrapan su alimento con la boca y lo muerden o tragan completo.
Los lagartos más pequeños tienen una dieta típica que comprende insectos y otros invertebrados; mientras que muchas serpientes comen ranas, pequeños lagartos, peces, roedores y otros mamíferos chicos. Pero algunos reptiles tienen dietas sumamente especializadas, alimentándose casi exclusivamente de un sólo tipo de presa. La serpiente comedora de huevos norteamericana, por ejemplo, come casi exclusivamente huevos como indica su nombre, mientras tanto la cobra real se mantiene en una dieta basada casi enteramente en otras serpientes. Y las tortugas laúd, que son las tortugas marinas más grandes, se alimentan casi exclusivamente de medusas u otras criaturas marinas de cuerpos suaves. Algunos reptiles, como las tortugas, son herbívoros y se alimentan solo de plantas y frutas. La iguana marina come sólo algas que encuentra en rocas submarinas. Otras, como las iguanas terrestres verdes, son omnívoras e incluyen material vegetal en su dieta diaria junto con insectos y otros animales pequeños.
Reptiles más grandes, como las grandes serpientes constrictoras y los cocodrilos atacan y comen presas mucho más grandes: cerdos, ganado, lagartos grandes e incluso seres humanos. Las serpientes en particular pueden engullir grandes animales enteros –desencajando las mandíbulas inferiores y estirando la piel pueden ingerir animales considerablemente más anchos y pesados que ellas mismas.

Sentido Reptil :

Los reptiles poseen un amplio abanico de aparatos sensoriales que utilizan para localizar alimento y pareja sexual y, en momentos críticos, para rechazar depredadores. Muchos tienen buena visión binocular, gracias a la posición de los ojos en el frente de la cabeza, y pueden distinguir una potencial presa a muchos metros de distancia. En algunos reptiles los ojos pueden ser altamente especializados –los camaleones poseen ojos especialmente montados lejos de la cabeza, los que pueden mover independientemente uno de otro, explorando continuamente los alrededores en busca de alimento.
Los sentidos del gusto y el olfato están altamente desarrollados en los reptiles, y muchas serpientes y lagartos los utilizan para localizar y perseguir su presa. Recolectan de manera continua partículas dispersas en el aire con sus lenguas, las que pueden insertar en un órgano altamente sensitivo ubicado en el paladar, llamado órgano de Jacobson. Los receptores que se hallan en esta pequeña cavidad reconocen e identifican los cambios y concentraciones químicas en los alrededores, ayudando al animal a decidir en que dirección debe dirigirse para conseguir alimento o pareja.
Algunas serpientes como las pitones, boas y víboras de fosa, así como las serpientes de cascabel, usan sensores especiales ubicados en agujeros en sus cabezas que detectan el calor corporal de animales cercanos. Este asombroso aparato es tan sensitivo que estas serpientes pueden encontrar y matar su presa incluso en la más completa oscuridad. Los cocodrilos y caimanes poseen un set de órganos similares, llamados órganos sensitivos integumentarios, que les permiten detectar olas de presión en el agua, y les dicen cuán lejos se encuentra su presa –lo que resulta especialmente útil para los animales que pierden visión rápidamente bajo el agua.

Mecanismos de Defensa :

Muchos reptiles son objetivos tentadores para otros animales más grandes, que dependen de ellos para alimentarse. En consecuencia, han desarrollado mecanismos de defensa ante los depredadores. Algunas especies son maestras del camuflaje, y están equipadas con marcas en la piel y una coloración que les permite fundirse perfectamente con el entorno; serpientes como la hermosa víbora Gabón se hacen prácticamente invisibles de esta manera.
El lagarto volador australiano está armado con aletas de piel alrededor de la cabeza, que pueden inflar o izar para parecer mucho más grandes de lo que son en realidad.
Algunas serpientes, como la culebra hocico de cerdo, se fingen muertas cuando un depredador se acerca, yaciendo inmóviles de espaldas, con la esperanza de evitar ser detectadas. Otras poseen colores brillantes que advierten a potenciales atacantes que son peligrosas, y algunas especies inofensivas tales como la serpiente escarlata real y la falsa coral llegan a imitar los colores de las peligrosas para engañar al enemigo.
Pero algunos mecanismos defensivos de los reptiles son considerablemente más agresivos que éstos. Muchos lagartos, tales como el lagarto volador australiano, están armados con aletas de piel alrededor de la cabeza, que pueden inflar o izar para parecer mucho más grandes de lo que son en realidad y menos comestibles –un truco imitado con perfección por miembros de la peligrosa familia de las cobras, que elevan sus impresionantes capuchas al sentirse amenazadas. Otros, como el diablillo erizado, están cubiertos de espinas de aspecto feroz, mientras que otros se elevan en sus patas delanteras e inflan sus cuerpos para parecer más grandes. Muchas otras serpientes silbarán o abrirán sus bocas de par en par al sentirse amenazadas, a menudo llamando viciosamente la atención de los potenciales intrusos. Estas advertencias pueden ser un poco menos agradables. Muchas serpientes inofensivas exudan sustancias de olor nauseabundo desde glándulas especiales que tienen cerca de la cola; y existen especies de cobra escupidora que escupen chorros de veneno a los ojos de los depredadores desde ranuras especialmente modificadas en sus colmillos, que pueden cegar fácilmente animales incautos.
Algunos reptiles son tan grandes y agresivos que no necesitan de mecanismos de defensa al llegar a la adultez. Los cocodrilos grandes y las serpientes constrictoras cuentan con pocos depredadores naturales, y confían sólo en su tamaño intimidatorio y sus impresionante armazones de dientes o músculos para ahuyentar visitantes curiosos.

Fuente: http://www.animalplanetlatino.com



IMAGENES PROPIAS :


geko¿Que son los reptiles? Imagenes Propias
tortugacocodrilo
reptilespython
iguanafotos
lagartocaiman
Aligatorpanchodeboulogne
geko¿Que son los reptiles? Imagenes Propias
tortugacocodrilo
reptilespython
iguanafotos
lagartocaiman
Aligatorpanchodeboulogne
geko¿Que son los reptiles? Imagenes Propias
tortugacocodrilo

Espero que lo difruten