La Ametralladora Gatling


Ametralladora Gatling

La ametralladora Gatling fue la primera arma de fuego de repetición que tuvo éxito, combinando fiabilidad, una alta cadencia de fuego y facilidad de recarga en un solo dispositivo. Fue diseñada por el inventor estadounidense Richard J. Gatling en 1861 y patentada el 9 de mayo de 1862. Actualmente, el término sistema Gatling normalmente se refiere a las armas con un sistema de cañones rotativos similar.
Según la definición del término, la Gatling puede ser considerada la primera "ametralladora". Las ametralladoras disparan de forma totalmente automática gracias al aprovechamiento de parte del impulso de los cartuchos disparados; en cambio, cuando apenas se había desarrollado esta tecnología, la Gatling necesitaba de un impulso exterior, como una manivela manual o un motor hidráulico o eléctrico.
La Gatling actual es una ametralladora moderna capaz de realizar hasta 6.000 disparos por minuto sin presentar problemas de interrupción. Esta elevada cadencia de fuego, unida a su incontestable potencia, la convierten en una de las armas más poderosas de la actualidad
.


La Ametralladora Gatling a través de la Historia


La Gatling fue diseñada en 1861, durante la Guerra Civil Estadounidense, por el inventor estadounidense Richard J. Gatling. Sin embargo, en 1862, el Gobierno de Estados Unidos no adquirió ninguna, ya que incluso el primer diseño presentado por su creador fue rechazado de plano porque se consideraba que era un arma demasiado potente, capaz de producir auténticas masacres.2
Aquella primera versión de Gatling era capaz de realizar 200 disparos por minuto, una cifra bastante alta para la cadencia de fuego que comúnmente se veía en esa época. Sin embargo, a pesar de ser un arma especialmente poderosa, la Gatling tenía un importante inconveniente: era demasiado pesada; lo cual hizo que su comercialización fuera demasiado lenta. En este sentido, sus más de 40 kilogramos la convertían en un arma difícil de manejar y transportar en el campo de batalla. Este peso excesivo, unido al temor de que su uso en plena guerra causara una matanza sin precedentes, hizo que ninguno de los dos contendientes de la Guerra Civil aprobara su adquisición.

Aunque su invento había sido rechazado por los contendientes de la Guerra Civil, y sabiendo el enorme potencial que escondía su arma, Richard J. Gatling continuó trabajando en posibles mejoras de su ametralladora.
Su modelo precisaba de la participación de un soldado que accionaba, manualmente, una manivela que hacía girar los seis cañones alrededor del eje central. Cada cañón disparaba una vez por cada giro, lo que permitía el mínimo tiempo de enfriamiento necesario para evitar problemas de sobrecalentamiento. Posteriormente, también se diseñaron nuevos modelos con más cañones (hasta 10), pero que seguían utilizando el mismo sistema del eje rotatorio inventado por Gatling. En este sentido, el inventor también logró reducir su peso y la preparó para disparar diversos calibres, que iban desde 11,43 mm a 25,4 mm. Estas nuevas mejoras de la Gatling acabaron por convencer al general estadounidense Benjamin F. Butler, quien en 1864 adquirió 12 unidades de esta mítica ametralladora por tan sólo 1.000 dólares cada una. Butler utilizó esta docena de Gatlings en el frente de Petersburg, donde obtuvo una inapelable victoria.
Un año después, en 1865, el Departamento de Defensa de la época sometió al modelo empleado por el general Butler en Petersburg a una serie de exigentes pruebas. Tras superar todos los exámenes oficiales, en 1866 el ejército de Estados Unidos la adoptó oficialmente. A partir de entonces, y aprovechándose de la fama obtenida durante la Guerra civil, el propio Gatling se dedicó a vender su diseño a otros países de todo el mundo. Esta venta masiva propició la aparición de numerosos modelos basados en su diseño original, aunque con sustanciales mejoras. De esta forma, la Gatling original se mantuvo como ametralladora oficial del Ejército estadounidense hasta 1911, cuando fue declarada obsoleta y fue sustituida por las primeras ametralladoras modernas. Fueron por tanto utilizadas durante 45 años al servicio de las tropas estadounidenses, las cuales, a pesar de poseer esta increíble capacidad de fuego, tuvieron un uso muy reducido en conflictos bélicos.

Con el transcurso de los años, la denominación Gatling ha pasado a utilizarse para referirse a cualquier arma de fuego que utilice el mismo sistema de múltiples cañones giratorios de la ametralladora original. De esta forma, las modernas Gatlings se presentan como armas de seis cañones rotativos capaces de efectuar hasta 6000 disparos por minuto. Y todo esto sin interrupciones y con el único impedimento de la falta de munición.
Esta elevadísima cadencia de fuego permite a sus usuarios poder atacar con solvencia a prácticamente cualquier objetivo. Los seis cañones que componen el sistema Gatling tienen su propio sistema de cierre, que se va desplazando alternativamente mientras todos giran alrededor de un mismo eje. Estos cañones de calibre 20 mm disparan los proyectiles a una velocidad inicial de 1030 metros por segundo.
En este sentido, se ha pasado de transportar esta pesada ametralladora sobre un antiguo afuste con ruedas de radios a montarla sobre navíos de combate o en aeronaves.
Su fiabilidad, su altísima cadencia de fuego, su sencillo mecanismo de acción y su rápida recarga han convertido a la Gatling en una de las ametralladoras más emblemáticas de la Historia.

A medida que las ametralladoras evolucionaban, las Gatling fueron cayendo en el olvido hasta finales de los 1940. Por entonces, la velocidad de los aviones de combate era tan alta, que incluso las ametralladoras más rápidas resultaban demasiado lentas para acertar de forma satisfactoria en los breves encuentros. Esto creó el famoso "Proyecto Vulcan", cuyo objetivo era desarrollar un arma super-rápida para las Fuerzas Armadas de EEUU. El proyecto fue llevado a cabo por General Electric.

Durante la Segunda Guerra Mundial, se desarrolló el M61 Vulcan, un precursor del moderno cañón automático Gatling. Consta de 6 cañones de 20 mm y tiene una cadencia de 6600 balas por minuto (es decir dispara 110 proyectiles por segundo).
Desarrollado en junio de 1946, por la General Electric, supervisada por la USAF, fue ideado para ser usado en aeronaves. Este poderoso cañón automático es el arma principal de los Lockheed Martin F-16 Fighting Falcon.

Desarrollado en 1970, el cañón automático rotativo GAU-8 Avenger es un arma de siete cañones calibre 30 mm basado en el principio Gatling. En la actualidad solo se encuentra instalado en el avión Fairchild A-10 Thunderbolt II de apoyo cercano, para destrucción de blancos sin blindaje y como arma antitanque. El cañón está instalado en la parte delantera de la aeronave, bajo la cabina del piloto, y fue diseñado y construido por la sección de Sistemas de Armamento de Martin Marietta

El sistema fue desarrollado a principios de los años de 1960 con el fin de reemplazar al M42 de 40mm. Las primeras unidades de producción fueron terminadas en 1986 por General Electric, construyéndose un total de 671 unidades. El M163 cuenta con una tripulación de cuatro hombres, uno de los cuales opera la torreta y el cañón automático de 20 mm, el cual es guiado por un sistema de radar colocado al lado derecho de la torreta

Es un sistema de defensa automático, controlado directamente por la computadora de un barco, que intercepta cualquier objeto volador identificado por la misma como enemigo. Con una velocidad de disparo altísima y proyectiles de 20 mm especiales, puede tender, literalmente, una barrera de balas alrededor de un barco en medio segundo.
El Phalanx comenzó sus pruebas operacionales y sus evaluaciones a bordo del USS Bigelow en 1977, y superó las especificaciones de confiabilidad y mantenimiento. La producción del Phalanx comenzó en 1978, con una orden de 23 unidades.
La fecha de entrada en servicio del Phalanx fue 1980, a bordo del USS Coral Sea. Ocho años más tarde se estrenó el Block 1, a bordo del USS Wisconsin, mientras que el Block 1B se estrenó en 1999 en el USS Underwood.10

El arma de Gatling era accionada a manivela y tenía seis cañones que giraban alrededor de un eje central, basado en el arma de Puckle, permitiendo así la recarga de los demás cañones mientras uno disparaba. Los primeros modelos eran capaces de disparar aproximadamente 600 balas por minuto, y contaban con una estera fibrosa que se podía empapar con agua para refrigerar los cañones; esto último fue eliminado en modelos posteriores al demostrarse ineficaz. La munición, inicialmente un cilindro de acero cargado con la pólvora negra y cebado con un fulminante (pues los cartuchos autónomos de latón todavía no habían sido inventados), era alimentada por gravedad a través de una tolva o un cargador insertado encima del arma. Cada cañón tenía su propio mecanismo de disparo. Después de 1861, los cartuchos de latón, similares a los cartuchos modernos, sustituyeron al cartucho de papel, pero Gatling no los adoptó hasta más tarde.11
El modelo de 1881 fue diseñado para utilizar el sistema de alimentación de Bruce (las patentes US 247.158 y US 343.532) que aceptaría dos filas de cartuchos del calibre .45/70. Mientras una fila era disparada, la otra podría ser recargada, y así permitir el fuego sostenido. El arma final requería cuatro operadores, de los cuales uno se encargaba de disparar, dos más de recargar y el cuarto de refrigerar el arma, normalmente con agua. En 1876, la ametralladora Gatling podía disparar hasta 1200 balas por minuto, aunque 400 eran más razonables.12
Desde sus orígenes, en 1860, hasta la actualidad, la Gatling se ha visto obligada a convivir en medio de un sentimiento contradictorio. Su increíble cadencia de fuego provoca auténtico pavor entre quienes son blanco de sus múltiples disparos.


fuego

sistema

cartucho

ametralladora

gatling

ca��on