niños vendedores ambulates y otros oficios callejeros
Vendedores ambulantes y otros oficios callejeros, a principios del siglo XX. 1900 a 1927

Preston de Costa era un mensajero de quince años de edad. Su trabajo consistía en llevar los mensajes de ida y vuelta entre una prostituta en la cárcel y su proxeneta, a veces también llevaba drogas. El chaval solía leer las notas y conocía todo lo que sucedía entre ellos. Según el fotógrafo, era un buen muchacho. Lleva haciendo esto desde hace seis meses y conoce a fondo la calle. "Muchas prostitutas son mis clientes habituales. Les llevo mensajes y también bebidas ó drogas". San Antonio, Texas en 1913.
niño
Vendedores de chicles cerca del Teatro Nacional. Eli Marks de 8 años saca unos 25 centavos de dólar por noche. Morris Marks, de 10 años suele sacar el doble, 50 centavos de dólar la noche. El otro es Harvey Schneider, de 11 años que declara: "Cuando la policía nos ve, nos persiguen pero si los vemos venir a tiempo nos deslizamos las cajas en los bolsillos, hasta que se marchan". Washington, 1921.
vendedor
Un puesto ambulante de frutas y otro de periódicos en Washington, 1922. Según los periódicos de la época, Salvatore Scalco presidente de la Compañía Nacional de Frutas, envió varias cartas de protesta a los comisionados de distrito pidiéndoles que la policía dejara de molestar a los comerciantes ambulantes de frutas, ya que no les permitían estacionar sus carros en las calles para vender su mercancía. En su escrito declaró que los vendedores ambulantes se habían quejado de que fueran detenidos una y otra vez por el estacionamiento de los carros cerca de los bordillos para la venta y pidió un poco de permisividad para esta situación. También argumentó que era incongruente que se les hubiera concedido licencias para ejercer su actividad y que luego se les impidiera hacerlo y afirmó que los vendedores ambulantes venden el 70 por ciento de las frutas y hortalizas que se consumen en la ciudad a un precio muchísimo mas bajo que en los comercios tradicionales.
callejero
El camión de reparto era una Walker Electric Truck Model P. Llevaba un motor eléctrico con una autonomía de 80 a 90 kilometros que alcanzaba una velocidad de 20 kilómetros por hora y era utilizado para servicios locales. La refrigeración, para la conservación de los helados, se realizaba con hielo seco que podía mantenerlo fresco durante todo el día. El mismo método que hoy en día sigue siendo utilizado por una gran cantidad de vendedores ambulantes. Albert Carry, el propietaro de Carry's Ice Cream, era un notable empresario de Washington que anteriormente había sido dueño de la antigua fábrica de cerveza Jueneman.
diario
foto
Pequeño vendedor de cacahuetes en las calles de Wilmington en Delaware,1910 Hine, Lewis Wickes. Biblioteca del Congreso

Joseph Severio, un vendedor de maní con 11 años de edad. Lleva empujando el carrito por las calles de Wilmington, Delaware, desde hace 2 años y trabaja normalmente unas 6 horas al día. Todas sus ganancias las entrega a su padre.
imagen
Los repartidores de leche eran una presencia grata en los barrios, en este caso a pesar del aspecto sombrío de alguno de ellos. Hacían el reparto todos los días en este auto que pertenecía a la empresa Walker Hill. Washington, 1922.
años
frutas
Vendedor ambulante en Nueva York, 1915. George Grantham Bain, Biblioteca del Congreso

Vendedor ambulante y lo que parece un bar al aire libre a la derecha. El caballero que saluda, con su sombrero en la mano y mirando directamente a la cámara, da la impresión de que está algo bebido. Nueva York, 1915
washington
niños vendedores ambulates y otros oficios callejeros
Este cuerpo de policías fue establecido en 1791 por George Washington para patrullar los parques en el distrito de Columbia, y han estado en servicio activo desde entonces. Hoy en día son una unidad dependiente del Servicio de Parques Nacionales del Departamento del Interior. Cuerpo de policía de parques del distrito de Columbia. Washington, 1918. Se observa que las bicicletas carecen de guardabarros.
niño
Chaval vendedor de periódicos gastando parte de su dinero en helados. El joven con gorra que está detrás parece que habla por teléfono móvil pero como los viajes en el tiempo no existen, debe estar entonces arrascándose la oreja. Wilmington, Delaware en 1910.
vendedor
El barrio donde se encuentra este vendedor ambulante de almejas es el famoso Five Points, un barrio pobre conocido principalmente por sus bandas irlandesas e italianas. Al Capone era un miembro de la banda de Five Points. También fue aquí donde Martin Scorsese grabó parte de la película "Gangs of New York".
callejero
diario
Vendedor de periódicos de 12 años de edad, gana 20 centavos de dolar al día que deposita en el banco Pont Savings con permiso de su padre. Los sábados trabaja de repartidor para la tienda de dulces Reynold. Trabaja 5 horas diarias excepto los sabados que trabaja 11 horas. Wilmington en Delaware, 1910.

Fuente: ibytes.es

Gracias por visitar este post, recuerda comentar.