Lobo gigante o lobo terrible
 


Animales antiguos
 

anti
 


El lobo gigante o lobo terrible es una especie de cánido extinto de gran tamaño que vivió en América del Norte durante el Pleistoceno. Ciertas características presentes en este yacimiento invitan a pensar que los lobos terribles, al igual que muchos otros cánidos, eran 
animales
 sociables que vivían y cazaban en manada. 

A pesar de lo que invita a pensar su nombre común, el lobo gigante no era excepcionalmente grande comparado con su pariente, el lobo común o lobo gris (Canis lupus). En promedio, pesaba unos 80 kg. Sin embargo, las diferencias con este otro cánido, con el que compartió hábitat durante 90 000 años, son importantes. 

Canis dirus era mucho más robusto y sus patas proporcionalmente cortas, por lo que no sería un gran corredor. El morro era largo y las mandíbulas potentes, con dientes gruesos y fuertes capaces de triturar huesos. Todo esto indica que cazaba 
animales
 poco ágiles, heridos o enfermos, y que con frecuencia se alimentaba de carroña. El nicho que ocupaba en las praderas y estepas norteamericanas de la era glacial era similar al que las hienas tenían en otros continentes. Un gran número de fósiles de herbívoros machacados por las fauces de lobos gigantes refuerzan esta idea. 

Se extinguieron probablemente hace 10 000 años, como el resto de la megafauna americana. 


Algunos hallazgos fósiles realizados en Arkansas indican que pudieron vivir en las montañas Ozark hasta hace sólo 4000 años. 




Megaloceros o Ciervo gigante
 


n
 

im
 


El alce irlandés, ciervo gigante o megalocero es el mayor cérvido de la Historia. Semejante a un gamo de gran tamaño, sus astas medían hasta 3,5 m de punta a punta. Aunque vivió en toda Europa y gran parte de Asia desde hace medio millón de años hasta su extinción en tiempos recientes, suele ser conocido popularmente como "alce irlandés" por los abundantes hallazgos de ejemplares conservados en las turberas de Irlanda. 

El ciervo gigante alcanzaba una altura de 2,2 m a la cruz en el caso de los machos, bastante mayor que el más grande de los alces. Se trataba de una especie con fuerte dimorfismo sexual, pues las hembras eran considerablemente más pequeñas y gráciles que los machos, además de carecer de su impresionante cornamenta. 

Los ciervos gigantes eran 
animales
 pastadores que se nutrían de abundante hierba y plantas arbustivas en las grandes y frías llanuras que cubrían Eurasia durante gran parte del Pleistoceno. 

Tenían una cornamenta tan grande que exigía de gran cantidad de calcio y fosfato para formarla produciendo casos de osteoporosis entre los machos de alce irlandés, por lo que la mortalidad, ya de por sí alta, se incrementaba en los malos años. 


Curiosidad: Este fantástico animal se extinguió hace solamente 7000 años. Se extinguieron por alteraciones en el terreno que fueron causadas por los primeros granjeros neolíticos de Rusia 




Hoplophoneus
 


g
 

a
 



Hoplophoneus es un género extinto de mamíferos carnívoros que vivieron en Norte América durante el Eoceno-Oligoceno (hace 38—33,3 millones de años). 


Tenía el tamaño de un leopardo, con un cuerpo robusto y patas cortas, y unos 40 kg de peso. 


Poseían además un surco en la mandíbula inferior donde se acomodaban los largos caninos en forma de sable de la mandíbula superior, pero sin llegar a considerarse un dientes de sables. Los expertos creen que este mamífero se posaba pacientemente en las ramas de los árboles y luego saltaban sobre su presa y causándole heridas mortales con sus colmillos largos y afilados. 


El Hoplophoneus era similar a los félidos, aunque no lo eran. La estructura de los huesos del oído interno son diferentes; los félidos tienen una estructura externa denominada bulla auditiva separada por un tabique en dos cámaras; los nimrávidos carecen de bulla. 


Curiosidad: Al igual que Eusmilus, el Hoplophoneus, tenía dientes que escondia cuando no estaban en uso, este gato conservaba su caninos en bolsas especiales adaptadas en la mandíbula inferior. 




Henodus
 


ales
 

uos
 


Henodus ("diente plano"
Animales antiguos
 es un género representado por una única especie de saurópsido placodonte, que vivió en el período Triásico, en lo que hoy es Alemania. 

Medía alrededor de 1 m de anchura, y tenía el aspecto de una tortuga con el caparazón aplastado. Este caparazón era un escudo óseo que servía de protección, y sólo la cabeza, las patas y la cola sobresalían de éste. De esta manera minimizaba el efecto de depredación mientras surcaba los mares buscando comida. Las mandíbulas del animal eran anchas y muy fuertes, gracias a la acción de poderosos músculos. Los huesos del paladar y las mandíbulas inferiores conferían una gran fuerza a la mordedura. Las patas eran cortas, y sus dedos estaban unidas por una delicada membrana epitelial, a semejanza de los patos. Probablemente, usaban las patas a modo de aletas para mejorar el rendimiento de la natación. La cola era corta y plana, y se movía a los lados mientras nadaba. La cabeza era pequeña, al igual que las cuencas oculares. Se cree que no tenía la facultad de retraer la cabeza bajo la concha como las tortugas actuales. A ambos lados de la parte superior del cráneo, poseía un orificio característico que también poseen otros reptiles. 

Aunque el aspecto recuerda a las tortugas, su modo de vida difería. Henodus nadaba hasta alcanzar el fondo marino cerca de la costa. Allí se encontraban sus presas preferidas, seres como almejas, bígaros, lapas u ostras. Una vez localizados, el animal los arrancaba con su pico córneo sin dientes, y trituraba los duras valvas con sus muelas. 




Apthoroblattina
 


anti
 

n
 


Apthoroblattina es un género extinto de insectos blatópteros primitivos del período Pérmico que probablemente eran los mayores insectos de su época. Presentaban una morfología parecida a la de las cucarachas, pero con una longitud de aproximadamente 50 cm, 6 veces mayor que las mayores cucarachas modernas que pueden llegar a una longitud de 9 cm. 

Se considera una de las cucarachas más grandes del mundo. 

Al igual que las cucarachas actuales, el diseño de las cucarachas del carbonífero les permitía ser un animal todo-terreno. Incluso podría llegar a alcanzar una velocidad de 45 Km/h ... 

Presumiblemente, sus hábitats serían también similares a los de las cucarachas, correteando a lo largo de la maleza y alimentándose de cualquier cosa comestible, posiblemente desde presas muertas hasta anfibios y reptiles primitivos. 




Xiphactinus
 


im
 

g
 



Xiphactinus era un pez depredador voraz, medía de 4,3 hasta 6 metros de longitud. Poseía radios óseos que sobresalían del cuerpo y se introducían en las aletas para mantenerlas firmes. Controlaba su enorme cuerpo gracias a estas aletas, y de esta manera conseguía una buena maniobrabilidad para su talla, optimizando su eficacia depredadora. Sus mandíbulas tenían un gran tamaño, y pudieron funcionar a modo de tubo de succión para atrapar sus víctimas. La cabeza era chata y su cola más bien fina. 

Xiphactinus vivieron en el Cretácico. Se le atribuyen clásicamente instintos caníbales. Su nombre significa «aleta de espada». Vivió en el sur y suroeste de Estados Unidos. Y compartió el mar interior con el Halisaurus, Hesperornis, Hainosaurus, Archelon, Pteranodon y el Elasmosaurus. 


Curiosidad: En uno de los ósiles encontrados se descubrió un pez sin digerir de 1,8 metros de largo, se le atribuyó la muerte del Xiphactinus a que el pez que había ingerido aún vivo, dañó uno de los órganos internos. Produciendo pues, la muerte a los dos. 




Incisivosaurus
 


a
 

ales
 


Incisivosaurus ("lagarto Incisivo"
uos
 vivió a principios del período Cretácico, hace aproximadamente 128 millones de años en el Barremiano, en lo que hoy es Asia. 


El Incisivosaurus incluye un hocico largo que media más de la mitad de la longitud total del cráneo, una quijada inferior delgada con una larga fenestra, sus distintivos dientes delanteros, grandes y aplanados (Lo más característico e inusual de este animal prehistorico es su aparente adaptación a un estilo de vida herbívora u omnívora. Al igual que los roedores se han encontrao patrones de desgaste en sus dientes. El cráneo, de unos 10 centímetros de largo, preservaba la más completa dentición conocida para un oviraptorosauriano.) 


Del Incisivosaurus se piensa que estaba emplumado y que pudo haber perdido la capacidad de vuelo secundariamente. El largo total del cuerpo se estima en menos de un metro. 


Se piensa que al contrario que otros ovirraptorosauriano, este dinosaurio era hervíboro y se ha descubirto recientemente los dientes interiores como reserva a los dientes que poseía. 




Moa
 


Animales antiguos
 

anti
 


Al parecer, habría pertenecido al grupo de 
aves
 hoy conocido como rátidas, 
aves
 terrestres, bípedas e incapaces de alzar el vuelo, tal como los avestruces. Según los cálculos actuales podía haber unas 11 especies diferentes de moas (aunque se han manejado cifras de hasta 37 especies), algunas tan pequeñas como un pavo y otras de descomunal tamaño. Entre ellas era la Dinornis giganteus (Moa Gigante) la más llamativa pues ostenta el título de haber sido la ave más grande que alguna vez pisó la Tierra, con más de 3' 7 metros de altura, un metro más por encima de uno de sus parientes el avestruz, quien ocupa el segundo lugar con sus 2' 7 metros. Por su tamaño y corpulencia debía consumir a diario tanta cantidad de alimento como un buey. 

A parte de la talla, otra diferencia que separa al avestruz de los Moa, es que éste último no vivía en las llanuras sino en los frondosos bosques que, por entonces, cubrían por completo las islas de Nueva Zelanda. Asimismo otra de las características particulares de este animal, se encuentran por ejemplo, que las hembras, que medían algo ser algo más que los machos, delegaban en ellos la tarea de incubar los huevos y el cuidado de los polluelos. Éstos, nidífugos y vivaces, salían de los gigantescos huevos (con cerca de 5 litros de capacidad en las especies más grandes) en un estado de desarrollo lo bastante avanzado para seguir a su padre en pocos días. 

En 1658 el gobernador de Madagascar aún las incluía en su catastro de las especies de la isla, siendo éste el último registro concreto que se conserva de una de las 
aves
 más espectaculares que hayan existido, y que por sus dimensiones, debió protegerse como un patrimonio de la biosfera. 


Se estima que los últimos ejemplares habrían perecido en los albores del siglo XVIII. Aun así, versiones poco fiables señalan que incluso a mediados del siglo XIX se habrían avistado ejemplares en la isla. 


La imagen que se ve arriba es una reconstrucción de la caza de la Moa, de hecho se observa que el perfil del cazador princial cumple las características estéticas de los años 20. 




Archelon, la tortuga prehistorica más grande
 


n
 

im
 


Archelon es un género de extinto de tortugas marinas, La más grande que jamás se haya documentado. 


A diferencia de las especies de tortugas más modernos, la Archelon no poseia un caparazón sólido, sino que tenía un esqueleto de cuero o de apoyo sobre un caparazón óseo. 

Otros rasgos distintivos son una cola puntiaguda, un cráneo estrecho, una concha bóveda relativamente estrecho, alta, y una fuerte mordedura llegando a 100 kg de presión 


Probablemente la capacidad de la presión mandibular le servía a la Archelon para poder comer duros moluscos. 


El peso podía llegar hasta 2.200 kg y con una longitud de cutro metros y y una altua que rondaba el 1,5 metros. 


Se sabe que la Archelon vivió en el Cretácico y pobló los mares occidentales de norteamérica. 




Odontochelys semitestacea
 


g
 

a
 


Odontochelys semitestacea ( significa literalmente "tortuga con dientes con medio caparazón" ) es la tortuga prehistórica más antigua que se ha descubierto. 

Vivió en el Triásico (hace unos 220 millones de años )en Asia. 


Odontochelys semitestacea difiere mucho de las tortugas modernas en varios aspectos. Las tortugas modernas poseen un pico córneo sin ningún diente en su boca. En cambio, esta tortuga prehistórica tenían dientes encajados en sus mandíbulas superiores e inferiores. Una de las características más relevantes de las tortugas, modernas y prehistóricas, son sus caparazones dorsales, que forman un caparazón armado sobre el cuerpo del animal que les sirve de protección frente a depredadores. Odontochelys sólo posee la porción inferior de la armadura de tortuga, el plastrón. Esta tortuga media medio metro y pesaba unos 35 kg, aún no tenía un caparazón sólido como la mayoría de las otras tortugas lo tienen. En vez de un caparazón sólido, Odontochelys tenía costillas ensanchadas como los de los embriones de las tortugas modernas en las que aún no ha comenzado a desarrollarse el plato osificado de un caparazón. 


Por otra parte, existe la hipótesis que lo que ha sido interpretado como costillas ensanchadas en la descripción de la Odontochelys son en realidad costillas fusionadas con placas costales. En otras palabras:el caparazón está ahí pero hay una placa dérmica sobre cada costilla dorsal. 


El cráneo de Odontochelys es mucho más alargado pre-orbitalmente (detrás de los ojos) comparado a otras tortugas. La cola de las tortugas prehistóricas era más larga en proporción a su cuerpo. Además, los procesos transversales que se encuentran en la cola no están fusionados como en las tortugas más recientes. Por otra parte, las escápulas de los especimenes que se identificaron carecían de proceso acromión. Estas diferencias anatómicas tomadas en conjunto, han sido interpretadas por sus descubridores como que significan que Odontochelys tiene algunos de los rasgos más primitivos vistos algunas vez en tortuga alguna y de fósil transicional. 


Es probable que Odontochelys fuera acuática, como los especimenes fósiles fueron encontrados en abundantes depósitos marinos con conodontas y ammonites. Se ha hipotetizado que las tortugas primitivas frecuentaban aguas marinas bajas cercanas a la costa. 




Crassigyrinus Scoticus
 


ales
 

uos
 



Crassigyrinus Scoticus (gran renacuajo) poseía un cuerpo aerodinámico de hasta 1,5 metros de longitud y 30 cm de ancho. 

Las patas de este animal prehistórico eran pequeñas en comparación a su cuerpo y probablemente de poca utilidad, esto indica que el Crassigyrinus Scoticus estaba adaptado perfectamente a medios acuáticos y no se aventuraba en zona terrestre. 


Lo más destacado de el Crassigyrinus Scoticus era que tenía grandes y fuertes mandíbulas, equipado con dos filas de dientes afilados. 

Los estudios han demostrado que este animal del Carbonífero tenía una apertura mandibular de hasta 60º pudiendo agarrar fácilmente a sus presas. A esto hay que sumarle una gran presión mandibular que hacía de su mordedura una de las más temibles de la época. 


La apertura mandibular así como la rapidez y agilidad que le proporcionaba su cuerpo alargado y aerodinámico, hace pensar que entre sus presas entraban 
peces
 de movimientos rápidos. 


Crassigyrinus tenía ojos bastante grandes, ayudándole así a encontrar presas en lugares de oscuros o en aguas turbias. 


Este anfibio prehistórico vivió en Europa (los fósiles se han encontrado principalmente en Escocia) durante el Carbonífero. 


(*En la foto el presentador está muy sonriente, si fuera de verdad no creo que estuviera tan relajado.) 




Josephoartigasia monesi
 


Animales antiguos
 

anti
 


Josephoartigasia monesi fue un gigantesco roedor prehistórico del Plioceno, el mayor conocido hasta la fecha. Se estima que vivió hace entre cuatro a dos millones de años en lo que hoy es Uruguay. Es una especie extinta de roedor y como se ha dicho el roedor más grande de la historia. 


La especie medía aproximadamente 3 m de largo y 1,5 m de alto. En vida tenían aproximadamente el tamaño de un coche. Sus incisivos eran de más de 30 cm de largo. El animal pesaba alrededor de una tonelada, y se alimentaba de pastos blandos. 


El fósil encontrado (el craneo), de más de medio metro de longitud, perteneció a una especie emparentada con los actuales hámsters, y es el primer cráneo hallado de un animal del que se sabía que había existido, pero sobre el que no se habían encontrado restos completos. 


Entre sus depredadores se pueden encontrar el Smilodón y el león cavernario. 




Pulmonoscorpius
 


n
 

im
 


Pulmonoscorpius Kirktonensis, es un escorpión gigante que vivió durante el Carbonífeo. Este animal prehistorico podía llegar a pesar 15 kg y medir 1 metro de longitud con una similitud superficial a los escorpiones modernos. 

Se cree que el motivo del enorme tamaño se debe a la mayor cantidad de oxigeno contenida en la atmósfera del carbonífero. Actualmente el porcentaje de oxigeno en la atmósfera es de 20 % y en aquel entonces era del 35 %. 

El Pulmonoscorpius era un gran depredador diurno. Cazando sus presas gracias a su rapidez y a su aguijón . Aguijón comparativamente mucho mayor al del los escorpiones actuales. Debido a su gran tamaño, se piensa que comieron pequeños tetrápodos. 

Dado que los mamíferos no habían evolucionados en la época del Pulmonoscorpius Kirktonensis, el veneno era inofensivo para los mamíferos. 




Thylacoleo carnifex
 


g
 

a
 


Los leones marsupiales eran carnívoros cuadrúpedos de 75 cm. de altura y 151 cm. de longitud, más o menos del tamaño de un leopardo grande. Estas medidas pueden parecer modestas, pero dentro de los marsupiales (que suelen tener tamaños menores que los de sus homólogos placentarios, debido a su particular sistema de desarrollo), son bastante respetables. De hecho, el león marsupial es el marsupial carnívoro de mayor tamaño conocido, sólo seguido de cerca por el Thylacosmilus del Plioceno de Sudamérica. Con una constitución fuerte, se estima su peso en 130 kilos (algunos cráneos indican que algunos individuos llegaban a pesar 163 kg). 


Debido a su dieta herbívora, todos los diprotodontes del Oligoceno hacía ya tiempo que habían reducido considerablemente o perdido sus colmillos con su capacidad trituradora, y los tilacoleónidos no volvieron a desarrollarlos. En su lugar,los incisivos y premolares se hicieron cortantes y pasaron a cumplir la función de capturar y matar las presas. La mandíbula era excepcionalmente robusta y recientemente se ha calculado la presión de su mordida en unos 180 kg., lo que convierte al Thylacoleo en el mamífero con el mordisco más potente en relación a su tamaño que ha existido. Esto le permitía matar presas mucho más grandes que él, como los grandes canguros de la subfamilia de los estenurinos o incluso al Diprotodon, el marsupial más grande que ha existido, de tamaño algo mayor al de un rinoceronte blanco. Indicar que la forma de los incisivos junto con la presión ejercia por la mandíbula producia la asfixia de la presa. 


La línea evolutiva de los tilacoleónidos se separó de las de otros diprotontes hace unos 24 millones de años, durante el Oligoceno, momento en el que comenzó a producirse el cambio de la dieta vegetariana a la omnívora y posteriormente carnívora. Las formas de esta familia fueron de tamaño pequeño y vida arborícola hasta finales del Plioceno, unos 2 millones de años atrás, cuando un clima más seco redujo la extensión de los primitivos bosques australianos y su sustitución por una sabana arbolada. En este hábitat prosperó la última especie del grupo, Thylacoleo carnifex. 




Elasmotherium
 


ales
 

uos
 



Longitud: 6 metros y 2 de alto. 

Peso: 5 toneladas aproximadamente 

Época Prehistórica: Cuaternario(150000-10000 años) 

Reino: Animal 

Grupo: Vertebrados 

Familia: Mamíferos 


Dieta: HerbívoroEl elasmoterio (Elasmotherium sibiricum, en latín "bestia plana siberiana"
Animales antiguos
 fue un enorme rinoceronte extinto asiático que pudo ser el origen de la leyenda del unicornio, pues tenía un solo cuerno largo, puntiagudo y excepcionalmente grueso, producto de la fusión de los dos cuernos habituales en los rinocerontes. Debido a ello, también se le suele llamar unicornio gigante. 


Al igual que el rinoceronte lanudo, el elasmoterio también tenia espeso pelo lanoso, por eso a veces se le llama rinoceronte lanudo unicornio. Este animal alcanzaba una longitud tan grande como la de un elefante, de 6 metros de largo y dos de altura. El cuerno frontal podía llegar a alcanzar los 2 metros, y el peso de un ejemplar adulto era de 5 toneladas. 


Los elasmoterios desaparecen del registro fósil a finales del Pleistoceno, hace unos 10.000 años, junto con gran parte de la megafauna del Hemisferio Norte, por lo que se considera esa como la fecha más probable de su extinción. No obstante, hay quienes afirman que algunos ejemplares pudieron sobrevivir algunos milenios más, dando lugar a algunas 
bestias
 del folclore de las estepas de Eurasia. 



Sarcosuchus imperator
 


anti
 

n
 



Hasta le fecha se sabe que el Sarcosuchus imperator, el Purussaurus y el Deinosuchus tenían un tamaño similar ( entre 11 y 15 metros y un peso de 10 toneladas) y sobrepasado por el Rhamphosuchus crassidens de 18 metros y 12 toneladas.Deinosuchus 

Descubrimiento: Geólogos franceses descubrieron los primeros especímenes en el desierto del Teneré, en Nigeria, en 1964, pero hasta el segundo semestre de 2001 no se había descrito su anatomía, hábitos, dieta, etcétera 


Era inmenso. Tenía el tamaño de un autobús, el peso de una pequeña ballena y una mandíbula que deja en ridículo a la de sus parientes de hoy en día. 'Sarcosuchus imperator' vivió en Africa mucho antes de que el ser humano apareciera sobre la faz de la Tierra. 



En pleno reinado de los dinosaurios, hace unos 110 millones de años, este gigante, cuyo tamaño multiplicaba por diez o quince veces el de sus descendientes actuales, imponía su ley en los cursos fluviales. Y no se alimentaba sólo de 
peces
, como sus coetáneos, sino que incluía en su dieta pequeños dinosaurios.Han pasado casi cuarenta años desde que se descubrió la especie hasta que se ha contado con una descripción fiable del comportamiento y la apariencia de estos
animales
. Fue en 1964, en el desierto nigeriano del Teneré, cuando geólogos franceses sacaron a la luz los primeros restos fósiles de este reptil. 


Casi cuatro décadas después, el paleontólogo Paul Sereno, de la Universidad de Chicago, describe, en las páginas de la revista 'Science', la anatomía, el crecimiento y los posibles hábitos del emperador de los cocodrilos, gracias al hallazgo de nuevos cráneos y esqueletos parciales del monstruo. «Este material nos da una buena idea de lo que eran los cocodrilos 'supergigantes': ha habido una especulación desenfrenada sobre su apariencia y dónde encajaba en el árbol genealógico de los cocodrilos, pero hasta ahora nadie tenía las piezas suficientes del cráneo y el esqueleto como para colocarlos en el lugar correcto», indica Sereno. 


Además de las dimensiones, del estudio de los nuevos fósiles se deduce que 'Sarcosuchus imperator' estaba cubierto, desde la cabeza hasta la cola, por una armadura de escamas -a modo de platos incrustados en la piel-, cada una de las cuales lucía aros de crecimiento similares a los de los troncos de los árboles. El estudio de las escamas en un individuo que alcanzó el 80% de su tamaño antes de morir, revela la existencia de 40 anillos de crecimiento. Según Sereno y su equipo, eso quiere decir que a estos 
animales
 les llevaba entre 40 y 50 años alcanzar su tamaño final.Hace 110 millones de años, vivían en lo que hoy es Nigeria seis especies de cocodrilos. 'Sarcosuchus imperator' era el gigante de una familia en la que también había una especie de cocodrilos