Movimiento gotico


Informacion:

La subcultura (o cultura underground) gótica es un movimiento subcultural existente en varios países. Empezó en el Reino Unido entre finales de los ’70 y mediados de los ’80, en la escena del Rock gótico, una derivación del Post-Punk. Su estética e inclinaciones culturales provienen principalmente de las influencias de la literatura de terror, las películas de horror, y en menor medida, de la cultura BDSM.

La subcultura gótica comparte gustos estéticos, musicales y culturales en común. A pesar de que la música gótica abarca varios subgéneros y estilos, todos estos comparten una tendencia hacia una apariencia y un sonido “dark” u “oscuro”. Los estilos de vestimenta dentro de la subcultura toman influencias del death rock, el punk, el estilo andrógino, y hasta el estilo de vestimenta del Renacimiento; sin embargo, los góticos tienen una estética propia, que se centra en el color negro: trajes negros, maquillaje para resaltar palidez en el rostro, peinados que cubran la cara y hasta lápiz labial de color rojo aplicado atropelladamente en los labios. Es importante aclarar, sin embargo, que no todo aquel que se viste de acuerdo al estilo gótico es considerado gótico por los miembros de la subcultura. De la misma manera, no todos los góticos visten de negro ni tampoco siguen siempre el estilo.

Imagenes goticas:


movimiento gotico

Gotico

informacion

imagenes

movimiento gotico

Gotico

informacion

imagenes

movimiento gotico

Gotico

informacion

imagenes

movimiento gotico

Gotico

informacion

imagenes

movimiento gotico
Gotico


Musica gotica:

Siempre han existido sonidos oscuros que expresen soledad, tristeza, angustia e ira, tanto en la música popular como en la música culta; la Música Gótica es sin embargo un acontecimiento cultural que se restringe a finales del siglo XX tras la explosión de optimismo que caracterizó al movimiento Hippie a finales de los sesentas.

Los antecedentes musicales directos, de sonidos lúgubres y temáticas oscuras, se pueden rastrear hasta la banda californiana The Doors, quienes con su lóbrega fantasía influenciaron de modo indirecto el posterior sonido Gótico.

También se debe citar al británico David Bowie, quien presentaba un espectáculo fastuoso, con luces que alumbraban el escenario mientras la figura del cantante se agitaba entre velos y vestidos medievales, entonando letras que narraban mitos y leyendas fantásticas, y que de cierto modo recreaba una atmósfera eminentemente Gótica.

El antecedente inmediato de la música gótica se da a fines de los setentas, con el surgimiento del Punk, una entonces nueva forma de Rock disonante que destacó con la aparición de los Sex Pistols, quienes se presentaban con los cabellos deliberadamente despeinados, trajes rotosos y una apariencia sucia al igual que la música que interpretaban.


Inicios del Movimiento

Muchas bandas seguidoras de los Sex Pistols dieron rienda suelta a sus instintos más oscuros, en donde la agresión que antes era volcada hacia el exterior se transformó pronto en un descontento depresivo que manifestaba todo su odio encerrándose en introvertidas fantasías, si el Punk protestaba contra la sociedad, el ahora llamado Post-punk veía en el individuo la fuente de toda oscuridad y perversión humanas.

El Post-punk se hizo sentir con bandas como The Damned, The Cure, Siouxsie and the Banshees, Bauhaus, o Joy Division (quienes luego del suicidio de su vocalista Ian Curtis tomarían el nombre de New Order), en general solían vestir trajes completamente negros, maquillajes mortecinos y toda una presencia muy propia a las películas de terror y en especial al vampirismo; el sonido era el de un Rock lento cuyo vínculo con el Punk aun se advertía por ciertas melodías simples donde lo importante no era la variedad sino la repetición de una o dos tonadas bien estructuradas.

Hasta entonces el nuevo estilo estético era conocido con infinidad de nombres, entre ellos el ya mencionado Post-punk en Europa, también llamada Música Dark (oscura), o Deathrock (rock de la muerte) principalmente en Norteamérica; existen variedad de historias sobre cómo fue acuñado el término Gothic, sin embrago se hizo público cuando a comienzos de los ochentas, en una entrevista al grupo británico UK Decay, a la pregunta sobre como definiría su música respondieron Gótica, seguramente haciendo referencia a las conocidas películas de terror gótico que a su vez se basaban en novelas góticas del siglo XIX, donde los vampiros y lo sobrenatural eran el tema principal.

En realidad el término Gótico hace referencia al primitivo pueblo de los visigodos, quienes hace aproximadamente 2000 años habitaron el noreste de Europa. Hacia la baja edad media apareció en Francia un estilo de influencia árabe para construir iglesias y castillos, y a modo de burla se le dio el nombre de arquitectura gótica como sinónimo de bárbaro. Mucho después, hacia el siglo XIX, nace en toda Europa una corriente de literatura gótica que ambientaba las historias de sus libros en aquella ya lejana edad media, este modo de escritura fue llamado Gótico por su estética... lo demás es historia.

Pero regresemos a la Inglaterra de inicios de los ochentas, y situémonos en Londres y en especial en aquel centro de reuniones sobre cuyos escenarios se presentaba la nueva movida Gótica; el local tuvo el acierto de llamarse la Batcave, en alusión seguramente al escondite de aquel conocido personaje de historietas que, como ya sabemos, habitaba en una imaginara ciudad llamada Ciudad Gótica. La Batcave pronto se convirtió en el lugar desde donde la primera movida Gótica presentó a sus mejores exponentes.

En tanto que esto sucedía en Inglaterra, en los Estados Unidos surgían seguidores cuyo estilo se hizo conocido bajo el nombre de Deathrock, con una estética más bien cruda y menos romántica que en el viejo continente, inspiradas muchas veces por películas de horror e historietas cómicas aparecieron en Norteamérica nuevas bandas entre las que destacan The Misfits, 45 Grave y Christian Death, engendrada esta última por Rozz Williams, quien luego de una prolífica carrera musical daba termino a su propia vida a fines de los noventa.