Viví tres años en China (parte 6)

Hola nuevamente amigos taringueros! Perdón por no volver a escribir. Bien es sabido lo que pasó estos días con la enorme tormenta que pasó por Buenos Aires y debido a los cortes de luz como que se complicó un poco usar la computadora. Sin embargo, y como no hay mal que por bien no venga, aproveché estos días para abrir mi cuaderno de viajes, ese libro de campo que uno escribe cuando está fuera de casa y comenzar a recordar muchas de las cosas que pasaron durante mis tres años en China. Voy a intentar contarles entonces algunas de ellas, espero que les gusten.

Por supuesto, no puedo empezar sin antes agradecerles, no solo de mi parte si no también de parte de mi novia que se pone muy contenta gracias a todos ustedes que al día de hoy siguen pasándose por los post, dejando puntos, comentarios, uniéndose a twitter (donde ya somos 162), mandando mensajes privados, suscribiéndose...bueno, ustedes saben, porque toda la buena onda que recibí yo estando en tierras chinas ahora la está recibiendo ella no solo de tierras argentinas si no de toda Latino américa ya que recibimos mensajes de un montón de países que me dejaron sorprendido hasta a mí. Aún quedan muchos por responder así que les pido perdón por retrasarme un poco pero tengan paciencia que ya los responderé.

Lo que hoy les voy a contar es como fue mi viaje desde que partí desde Buenos Aires hasta que llegué a China a brazos de mi novia, y si me quieren seguir en Twitter esta es la dirección: @HernanAce87

Y mi blog es: HernanPorElMundo.wordpress.com


Aún recuerdo ese último día en Argentina. Durante semanas, durante meses me pasaba pensando como iba a ser el último día, esa última noche cuando apoyara la cabeza en la almohada sabiendo que al otro día estaría sobrevolando el espacio aéreo de no se que país. Sin embargo como siempre, por más que uno se prepare todo fue distinto a lo que había imaginado.

Creo que todos tenemos una parte en nosotros que no estamos seguros si es buena o mala, en mi caso esa parte es que muchas veces dejo que las cosas fluyan y muchas cosas que quizás son importantes las dejo más bien a la improvisación. En este caso en específico si bien lógicamente ya estaba todo planeado el pasaje lo compré solo una semana antes de viajar y las valijas las hice dos horas antes de ir al aeropuerto y cuatro horas antes de que el avión despegara.

Cuando uno viaja desde la Argentina hacia China puede elegir varios destinos donde hacer escala, entre ellos Francia, Inglaterra, Sudáfrica, Alemania, Estados Unidos o Canadá. De todos estos destinos Estados Unidos sonaba el más interesante por dos razones: la primera porque el pasaje era más barato y la segunda porque teniendo en cuenta que mi alemán se reduce a guten tag y mi francés a bonjour, y ambos los aprendí de los Simpsons, pasar por esos lugares no me generaba demasiada confianza. Sin lugar a dudas pasar por tierras gringas donde se habla inglés sería más fácil. No obstante no me había percatado de un pequeño detalle y era que para ir por Estados Unidos necesitaba una visa y teniendo en cuenta las restricciones de seguridad que impusieron en los últimos años dudosamente me la hubieran dado en poco tiempo. He aquí donde la improvisación deja de ser buena. Por suerte y a último momento me dijeron que podía pasar por Canadá donde el pasaje era mucho más barato que Europa y tras comprobar que esto era así compré mi pasaje que me llevaría primero hasta Toronto, de ahí hasta Vancouver, después a Hong Kong y por fin llegaría a Changsha.

Mi último día en Buenos Aires fue espectacular pero muy agitado. Era un típico día de diciembre, caluroso y soleado. Primero fui junto a mi hermano a buscar una valija a la casa de un amigo que vivía a unas dos horas de mi casa y que me prestaría para el viaje. Una vez que nos hicimos con ella volvimos y teniendo en cuenta que esa iba a ser mi última comida en suelo porteño debía elegir algo especial. Estaba entre comer una pizza o algo de carne pero por los relatos que a veces uno escucha de las tierras orientales me decidí por la carne, así que nos detuvimos frente al rió de la costanera sur para disfrutar de esos bifes que en China aún yendo al restaurant más caro jamás se encontrarán.

Al terminar la comida era hora de volver a casa pero fiel a lo que es Capital Federal el tráfico era enorme y nos movíamos a diez minutos por cuadra. Yo ya me imaginaba llamando a mi novia para decirle: tengo dos noticias para darte, una buena y una mala. La buena es que vas a conocer otro país. La mala es que me gasté la plata del pasaje y perdí el vuelo. Por suerte la llamada no fue necesaria y aunque con un tiempo limitadísimo llegué a mi casa, armé las valijas y salí.

Las despedidas nunca son fáciles, de hecho son horribles. Cuando crucé la manga del avión me encontré por primera vez en mi vida completamente solo y al ser una empresa canadiense la que me llevaría a recorrer el mundo todos a mi alrededor hablaban inglés. Si bien no era la primera vez que viajaba al exterior por cuestiones que explicaré al terminar este post, esta vez estaba viajando solo, alrededor del mundo, a través de cuatro aeropuertos con dos valijas enormes en países donde solo se hablaba inglés, francés y chino. Y si, daba miedito.
Al ingresar al avión una de las mejores cosas fue que cada asiento tenía una pequeña tele y aún mejor fue cuando descubrí que pasaban los Simpsons. Si bien es cierto que estaban en inglés hay capítulos que uno ya los vió tantas veces que los diálogos quedan grabados en la cabeza por lo cual si los pasan en chino, alemán o francés uno se puede llegar a reír igual. El vuelo era a las diez de la noche así que después de habernos dado la cena apagaron las luces para que todos los pasajeros pudieran descansar en las largas horas de vuelo. Para calmar un poco los nervios y como buen simpatizante del rock n’ roll que soy abrí mi notebook y me puse a escuchar la canción que pongo al finalizar este post. Fiel a mi despiste los auriculares no estaban bien conectados por lo cual yo escuchaba por ellos pero la música también salía por los parlantes de la computadora. Con el avión en plena oscuridad y antes de que los demás pasajeros decidieran tirarme por las nubes miré a mi costado un minuto más tarde y al ver la cara seria de la mujer que estaba a mi costado como diciendo ¿qué te pasa pibe? me saqué los auriculares y me percaté de que todo el avión se estaba rockeando conmigo. Casi al instante paré la música, apagué la computadora y le pedí perdón a la señora. Esta mujer, de unos cincuenta años o un poco más, se terminó riendo de la situación y se convirtió en mi amiga de viaje durante ese primer vuelo. En realidad ella es responsable en cierta medida de que yo pudiera llegar a China ya que cuando llegamos a Toronto había que hacer todos los trámites migratorios y yo no entendía nada. Para colmo solo tenía una hora y media entre ese vuelo y el próximo y aunque eso parezca suficiente en realidad no es nada. Las colas de personas mostrando sus pasaportes y llenando los formularios migratorios parecían no terminarse nunca. Creo que nunca sudé tanto en mi vida como en ese momento.

Cuando digo que la señora que viajaba junto a mí en el avión es en cierta forma responsable de que yo pueda estar escribiendo esto en vez de escribir una carta de rescate desde Canadá es porque ella, quizás al ver mi cara de pánico, se quedó junto a mí y me fue acompañando e indicando como llenar cada papel o para donde ir. Al final cuando pasamos todo ella se despidió ya que Toronto era su destino final y yo seguí mi rumbo. Aún con su ayuda me quedaban apenas escasos minutos antes de que despegara el próximo vuelo. Yo iba corriendo con mis valijas buscando la próxima entrada dejando las huellas de mis zapatillas argentinas por todos lados. Cuando por fin encontré el lugar literalmente tiré el equipaje y entré corriendo por la manga del avión. Para los que recuerden la película Tonto y Retonto hay una escena en que Lloyd (Jim Carrey) entra corriendo por la manga del avión para devolverle el maletín a la chica y cuando el guardia lo intenta detener dice “no se preocupe, soy conductor de limusinas” mostrando su licencia, sigue y se termina cayendo al asfalto porque el avión ya se fue. Ahí me pasó algo que viéndolo desde el futuro que es ahora me parece muy raro. Cuando uno entrega las valijas en el aeropuerto primero las pesan y después les ponen una etiqueta para que pueda uno retirarlas. En este caso la entrega del equipaje se hacía al costado de la manga por lo que en mi apuro dejé las valijas y entré corriendo, y nadie me detuvo ni me dijo nada. La diferencia con la película es que mi cara no terminó estampada contra el asfalto aunque sí casi lo hace contra la puerta del avión que cerraron justo detrás mío. Supongo que en los Estados Unidos me hubieran detenido pensando que llevaba una bomba.

Cuando por fin me senté intenté relajarme un poco viendo por la ventanilla el piso cubierto de nieve mientras las grúas echaban agua sobre las alas del avión para descongelarlas. Bueno, si nos caemos al menos me van a mostrar en las noticias pensaba yo.

Mi compañera de viaje esta vez fue una chica china que venía de Shanghai y para allá volvía. Ella me explicó que vivía en Canadá y lo de las alas era un ejercicio de rutina, todos los aviones hacían lo mismo por aquellas tierras heladas. Por supuesto me preguntó de donde era yo y para donde iba, y cuando le comenté el motivo de mi cruzada se sorprendió mucho.

Tras pocas horas de vuelo llegamos a Vancouver en el extremo oeste de Canadá, o sea uno de esos lugares que son fríos fríos, y ahí me despedí de la chica ya que al ir yo para Hong Kong obviamente teníamos vuelos distintos. Era hora entonces de ir por mis valijas. Comencé a buscar el lugar y al no poder encontrarlo decidí preguntar a un hombre que juzgando por su uniforme supuse que trabajaba en el aeropuerto. El hombre miró mi boleto y al ver que no tenía ninguna etiqueta de nada me dijo que yo no había declarado mi equipaje y por ende no lo iba a poder retirar. Ahí me acordé entonces que antes de tomar el vuelo anterior estaba tan apurado que tiré las valijas y seguí corriendo sin esperar a que alguien me pusiera una etiqueta o me diera algo para poder reclamarlas. ¿Qué puedo hacer? fue lo primero que le pregunté a lo que el hombre me respondió que me quedara ahí y que él llamaría a alguien para que me ayudara. Para ser sincero no me atemorizaba que detectaran la cantidad de películas y cds con música grabada que llevaba y me deportaran o me metieran preso, pero el hecho de llegar a China y los regalos que había comprado para mi novia se perdieran me ponía la piel de gallina.

Esta vez tenía cuatro horas de espera en el aeropuerto lo cual me tranquilizaba un poco, así que haciendo caso al hombre me quedé parado en mi lugar. Al rato llegó una mujer india para darme indicaciones quien más que hablar parecía ladrar y a quien no comprendí una sola palabra. Tal parece que mi cara de nene perdido no funcionó con ella por lo cual me despedí con un yes yes, thank you y mientras ella se fue para un lado yo hice uso de mi única ventaja de estar en un país cuya lengua no es el español y me fui para el otro puteándola en el idioma que me enseñó mi patria.

A los pocos minutos me crucé en el camino con otro hombre que trabajaba en el aeropuerto y arriesgándome por última vez fui por su ayuda. Para mi gran sorpresa cuando me preguntó de donde era y le dije que era de Argentina comenzó a hablarme en español y me dijo que él era de España. Esta vez el hombre me dijo que lo siga, me llevó a un lugar donde me pidieron el pasaporte y me dieron un permiso para retirar las valijas aunque me dijo que no me gaste en buscarlas ya que la aerolínea con la que yo viajaba las llevaría directamente a Hong Kong. Tras agradecerle con el alma por su ayuda ahora sí me fui a recorrer el aeropuerto mucho más tranquilo aprovechando las dos horas y media que aún me quedaban y descubrí así una de las terminales de avión más lindas y artísticas que haya pisado mirando todo y grabándolo en mi memoria, sabiendo que quizás nunca más en mi vida pase por ahí.

Cuando la hora llegó por fin subí al avión que me llevaría al otro lado del mundo sin problemas de papeles ni apuros. Por la ventana miraba todo congelado y nuevamente las grúas tirando agua sobre las alas. Recordando lo que la chica china me había dicho lo tomé con calma, sin embargo la misma fue desapareciendo a medida que las agujas del reloj avanzaban y nada parecía indicar que vayamos a despegar. Unos treinta minutos más tarde por fin se encendieron los motores y estuvieron haciendo ruido por diez minutos, y sin que nadie diera señal de nada se volvieron a apagar. No es que uno tenga mala predisposición pero creo que cualquiera se pondría nervioso ante una situación así y pensaría “las vidas de todos los que viajamos acá valen más que los millones que cuesta este avión, déjennos cambiar a otro pedazo de cerdos capitalistas”.

Por fin unos treinta minutos más tarde y sin que nadie diera señal de nada los motores se volvieron a encender y ahora sí el avión carreteó y voló. Los primeros minutos uno sigue nervioso y no puede dejar de arrepentirse el haber visto esos programas de catástrofes aéreas que pasan por Discovery Channel, pero es al llegar a las nubes cuando uno se da cuenta que es tan solo un pequeño humano y cae en el famoso consuelo de los que ya están perdidos y que dice “de todas formas de algo me voy a morir”.

Mis compañeros de turno esta vez eran una pareja de filipinos de unos cincuenta y tantos, aunque las personas de aquellos lugares de este ancho mundo suelen disimular bastante bien los años así que quizás tenían setenta y tantos. Más allá de su edad que poco importa, tanto el hombre como la mujer eran muy buena onda y charlaban mucho, más que nada al principio. Me llenaban de preguntas, el tema era que su inglés era muy difícil de entender y yo no podía hacer más que responder yes o no de manera incómoda y reírme cuando ellos lo hacían para que piensen que entendía sus chistes. Lo único que llegué a entender bien claro fue que al llegar a Hong Kong debían tomar otro vuelo hasta Manila que salía dos horas más tarde, pero teniendo en cuenta que este había salido con más de una hora de retraso estaban preocupados en que perderían el próximo avión. Lo que pasó con ellos jamás lo sabré pero realmente espero que hayan llegado bien a su destino. Una de las cosas que más me llamó la atención fue cuando el hombre me saludo con su mano y noté que tenía seis dedos.

Luego de quince horas viaje, de haber visto interminables campos de nubes blancas, gigantescos charcos de agua, enormes picos montañosos y darme cuenta de que los chistes filipinos no son para mí por fin el avión toco el suelo en el aeropuerto de Hong Kong. Eran las ocho de la noche y más allá de ver los carteles en chino que aunque uno no quiera generan un cierto shock inicial estaba tranquilo ya que debía permanecer en ese lugar hasta el próximo mediodía exacto. Cuando me vendieron el pasaje en Argentina me habían dicho si quería pasar la noche en un hotel pero para disimular mi falta de billetes dije que prefería quedarme dentro del aeropuerto por miedo a salir a la calle y después no saber como regresar.

Tranquilo y con el tiempo del mundo emprendí mi camino en busca de mis valijas tratando de seguir los carteles, y caminé, y caminé, y caminé, y bueno caminé un montón. El aeropuerto de Hong Kong es uno de los más grandes del mundo y no es difícil perderse cuando uno no conoce nada. La decisión de no salir a un hotel no había sido tan errada después de todo. En mi caso, luego de caminar durante una hora es como que di una enorme vuelta y me volví a encontrar con los filipinos que me saludaron de lejos haciendo señas con la mano. Sin más opción miré a mi alrededor tratando de pedir ayuda a quien tuviera cara occidental y dio la casualidad que hallé a dos canadienses que también iban a buscar su equipaje así que me dijeron que los siga. Por fin una pensaba yo en mi ineptitud sin darme cuenta de que nada se consigue sin pasar todas las pruebas. Cuando llegamos a las correas giratorias donde estaban las valijas me dirigí a las que venían desde Vancouver y para mi sorpresa no había nada. Miré mi reloj que marcaba las diez y media de la mañana a pesar de que por las ventanas se veía que era de noche y pensé sas, estuve una hora y pico dando vueltas y me robaron todo. Sin embargo más me sorprendí cuando al acercarme vi que alguien las había ya sacado y acomodado a un costado en un carrito. Ahora si me dediqué a pasear un rato por el aeropuerto y me metí en un local donde compré unos chocolates para mi novia como regalo extra. Me dieron de vuelto dos monedas de cinco dólares de Hong Kong cada una y como solo estábamos yo y mi alma, y cientos de personas desconocidas dando vueltas por ahí, fui a un teléfono público y llamé a mi casa para avisarles que al menos hasta Hong Kong había llegado. Llamo, tu tu tu, teléfono ocupado, me come la moneda. Pongo la otra entonces y llamo a mi novia para recordarle que al día siguiente me vaya a esperar en el aeropuerto. Yo sabía que no se iba a confundir con el horario por supuesto, pero siempre es mejor estar prevenido. Disco su número entonces, me atiende y le digo Hello my love, it’s me, I’m in Hong Kong now, don’t forget to go for me tomorrow at one o’clock (Hola mi amor, estoy en Hong Kong, no te olvides de ir por mi mañana a la una) y cuando terminé la frase se terminó la plata y se cortó la llamada. Tiempo más tarde ella me dijo que esa noche estaba muy nerviosa y después de mi llamada no pudo dormir.

Ya sin nada que hacer me senté en un banco que luego me serviría de cama y al ver que un hombre a unos metros míos estaba usando su notebook abrí yo la mía y al ver que había wi-fi me conecté a internet. Abrí entonces el MSN, programa tan poco popular en China que prácticamente lo dejaría de usar durante los siguientes tres años y uno de mis amigos estaba conectado. Cuando estaba en Buenos Aires no me creía que yo iba a viajar tan lejos. Al preguntarme ahora adonde estaba le contesté que en Hong Kong a lo que siguió sin creerme, entonces le dije que llamara a mi casa para avisar a mi familia que estaba conectado. Su respuesta fue que llamaría para decir que yo estaba conectado desde Hong Kong y si mi familia no lo negaba entonces ahí si me creería. Unos quince minutos más tarde mi hermano apareció online y tuvimos una de las mejores charlas. No hablamos demasiado de todas formas ya que a pesar del tiempo que sobraba yo quería estar tranquilo así que alrededor de una hora más tarde cortamos y yo me quedé ahí sentado, solo, contemplando como de a poco las luces del aeropuerto de apagaban y al igual que una enorme selva los sonidos desaparecían y la enorme bestia se iba a dormir.

A la mañana siguiente me desperté y apenas se abrieron los servicios para entregar las valijas ahí me fui y entregué todo. El encargado de chequear el equipaje era un chico que parecía de unos veintidós o veintitrés años y al preguntarme cual era mi destino le dije que iba a Changsha. En dos minutos miró mi pasaporte, me dio los papeles del equipaje y ya estuve libre pensando que ya nada podía salir mal. Tonto de mí. Años de mirar películas con una escena que dice ya nada puede salir mal y después sale algo peor no me enseñaron nada.

Tranquilo fui a la sala de espera y en medio de tantos ojos rasgados y personas hablando en inglés me senté junto a un hombre que tenía una notebook y estaba escribiendo en español. No es que uno sea chusma, ¿pero quién no miró alguna vez el teléfono o la computadora del que está al lado?. Me acerqué a él y le pregunté de donde era, y poniéndose súper contento de escuchar a alguien hablando en español me dijo que era de Chile. Que mundo este piensa uno, recorrer todo el globo para terminar sentándose junto a alguien que viene de un país vecino. Con una sonrisa de feliz cumpleaños nos quedamos los dos hablando un rato mientras esperábamos la hora de partida y en el mientras tanto mi nuevo amigo me fue contando con lo que me iba a encontrar porque él había estado trabajando ahí desde hacía dos meses.

Por fin habían llegado las once de la mañana así que abrieron las puertas del avión y todos comenzamos a hacer la fila. Cuando ya varios habían ingresado vinieron dos hombres con uniforme de policía, o eso parecían al menos, y nos sacaron al chileno y a mí que éramos los únicos extranjeros. Mi amigo que ya tenía el oído más acostumbrado al inglés con acento chino logró entender que dijeron que había un problema con un extranjero. Nos miraron las caras y se llevaron nuestros pasaportes mientras el resto de las personas ya había ingresado al avión. Bueno pensé yo, al menos ahora no estoy solo, y al ratito le devolvieron el pasaporte a él y le dijeron que podía ingresar. Un minuto más tarde que pareció una hora vino uno de los hombres con ese uniforme que parecía policial y me dijo que lo siguiera. Teniendo en cuenta que China es el paraíso de la falsificación pensé: por los cds no me pueden hacer nada, me habrán metido droga entonces. Yo sin saber que decir lo seguí y me llevó por unas escaleras que dieron justo abajo del avión, afuera del aeropuerto, y mostrándome mis valijas me preguntó:

- ¿Son tuyas?
- Sí- respondí
- ¿Vas a Changsha?
-Sí
-A, no te preocupes, era para corroborar, lo que pasó fue que el que chequea las valijas anotó mal el nombre y estaban por mandar tu equipaje a la ciudad de (yo que sé, alguna aldea china) jaja (se rió inocentemente el hombre).

Mientras regresábamos pensaba lo que cualquier otro argentino hubiera pensado en mi lugar: pendejo boludo y la p*** que te parió. Perdón por las palabras, pero seamos honestos.

Al fin, una vez más en la entrada, me devolvieron el pasaporte, chequearon mi boleto, se disculparon y me dejaron ingresar al avión. Una vez más era el último, pero como dice ese sabio refrán, los últimos serán los primeros.
Ahora sí solo faltaba una hora para encontrarme con mi novia y mil pensamientos pasaban por mi cabeza. Al no estar completo el avión me senté junto al chileno atrás de todo y al verme solo me preguntó que hacía por aquellos lugares, y al responderle que iba en busca de mi novia que había conocido por internet se quedó un poco sorprendido. Era un poco gracioso ver el avión donde todos eran chinos, pero de esos chinos chinos que apenas hablan inglés y en el fondo dos seres extraños riéndose en un idioma que quizás jamás hayan escuchado. Si bien la compañía del chileno me tranquilizaba un poco, lo que no me tranquilizaba era el hecho de llegar y encontrarme con mi novia acompañado por él. Lo que quiero decir, me incomodaba un poco el imaginarme a mi novia esperándome expectante a que yo llegara y de repente aparecer yo, verla por primera vez y decirle hola mi amor, te presento a mi amigo. Por suerte el buen muchacho se portó de primera y al tocar suelo en Changsha me dejó su teléfono para que lo llamara ante cualquier problema y me dejó para que me encontrara con ella.
Ahora sí, llegaba la hora. Solo debía recoger las valijas, pasarlas por el escáner, cruzar la línea amarilla y por fin tenerla en mis brazos. Mi corazón latía a mil millones de pulsaciones por minuto, quizás más, y calculo que el de ella también.

Dos minutos más tarde junté todo, chequearon mi pasaporte y caminé. Fue el único aeropuerto en el que no tuve problemas, como una señal de que había superado todas las pruebas, y ahí estaba ella, con la sonrisa más linda que jamás haya visto. Nos abrazamos muy fuerte, quizás fueron segundos pero para mí estuvimos horas. No nos besamos, no porque estuviera prohibido o cosas así que uno tiende a imaginar sino por cuestiones culturales que los chinos no se besan en público por pensar que eso es algo privado de la pareja. Sea como sea, después de abrazarnos nos tomamos de la mano y caminamos hacia afuera del aeropuerto hasta el taxi que nos llevaría al lugar donde viviríamos los próximos tres años.

Y ahora como siempre les dejo algunas fotos, espero que les gusten:

Esta es la canción que todo el avión escuchó hasta la mitad en plena oscuridad cuando aún sobrevolábamos el cielo de Buenos Aires: Hammer to Fall de Queen, del disco Live at Wembley '86









link: http://www.youtube.com/watch?v=JVYccHAG6gk



Viví tres años en China (parte 6)
La razón por la que no era la primea vez que viajaba al exterior fue porque cuando tenía nueve años de edad competí en los Estados Unidos, en la ciudad de Atlanta en un campeonato mundial y obtuve el título de campeón mundial. Por supuesto, en aquella ocasión el viajé duró dos semanas y estuve acompañado de mis padres, mi profesor y una delegación argentina de artistas marciales.

amor
Este es un diploma que me entregaron en el Honorable Concejo Deliberante de Avellaneda, ciudad que vivía por aquel entonces.



español
Para los que me preguntaron como se leían las calles en China, acá la respuesta

Las siguientes seis fotos las saqué aquella noche que pasé en el aeopuerto de Hong Kong. Como no tenía cámara las saqué con la webcam de mi notebook. O sea, yo iba con la computadora abierta apuntando con la pantalla haciendo clic para tomar las fotos. Sí, era un poco ridículo pero de todas formas nadie me conocía. La primera la saqué en el avión.

estudio

locura

chino
Un papá noel dorado

viajar

trabajar

beijing

Una ópera en China
Estudiar

El budismo es la religión más practicada en China, al menos en las grandes ciudades
Pekin

La universidad de Hunan, en Changsha, la ciudad donde yo estuve los tres años es la más antigua del mundo y comenzó así:
Viví tres años en China (parte 6)

Hoy en día es un enorme campus con algunos de los siguientes edificios:

amor

español

estudio

locura

chino

viajar

trabajar

beijing

Zhufen y yo el día de su primer cumpleaños juntos.
Estudiar

Acá los dos en un enorme parque acuático en Changsha
Pekin

Bueno, eso fue todo por ahora. Espero que les guste

Fuentes de Información - Viví tres años en China (parte 6)

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Dar puntos
1.503 Puntos
Votos: 231 - T!score: 7/10
  • 12 Seguidores
  • 12.455 Visitas
  • 56 Favoritos

Comentarios Destacados

@kopersv100 Hace más de 2 años +272
español
@Goku_Darsenero Hace más de 2 años +151
PapelVS dijo:en 1 minuto 18 puntos anda a cagar, tiene que ser top de vuelta otra vez Viví tres años en China (parte 6)

son tadingas que primero dan puntos y despues leen amor

82 comentarios - Viví tres años en China (parte 6)

@ihvela Hace más de 2 años +7
*comentario absurdo sobre ser de los primeros en un top post*
@meeolvidee Hace más de 2 años +12
terrible viaje te mandaste chaboon.. que bueno que te valla bien
@maxyorellana Hace más de 2 años -44
Otro Top?
@PapelVS Hace más de 2 años +13
en 1 minuto 18 puntos anda a cagar, tiene que ser top de vuelta otra vez español
@taringachupamsta Hace más de 2 años +11
te felicito buen post . espero que seas feliz con los top de taringa
@rosarinoderosario Hace más de 2 años +6
practicaste karate?
q estilo
@reyhackista Hace más de 2 años +5
Buen post segui asi!!!!!!!!!!!!!!! +10
@Kaoru91T Hace más de 2 años +4
wow que bien che, buenas fotos
@Goku_Darsenero Hace más de 2 años +151
PapelVS dijo:en 1 minuto 18 puntos anda a cagar, tiene que ser top de vuelta otra vez Viví tres años en China (parte 6)

son tadingas que primero dan puntos y despues leen amor
@Niico_90 Hace más de 2 años -7
NOSE PORQ T DOY PUNTOS :S
@kopersv100 Hace más de 2 años +2
estudio
@kopersv100 Hace más de 2 años +272
español
@211996 Hace más de 2 años -7
hace más video blogs de humor !!!
@ironmaiden1234 Hace más de 2 años +19
Me encanta esta historia tuya en china, que sean mil post por mi... te daria 100000 puntos. no me importan los puntos
@Juan_Marfetan Hace más de 2 años +17
Che loco como robas puntos con estos Post , pero la verdad que no me canso de leerlos jaja +10
@Charlomerex Hace más de 2 años +5
lo que admiro es que en general todo esta muy limpio..que lastima que aca no!
Buen post!
@truketrains Hace más de 2 años +11
muy bueno.. cuando lei lo de las valijas ya pensaba.... NO POBRE CHABON LO RE CAGARON... pero despues era una boludes y quedo todo bien!!
@frankito5800 Hace más de 2 años +10
Espera que yo voy por la 3ra parte recién !!
@XxREAPERxX Hace más de 2 años -2
TOP!
@luksruiz10 Hace más de 2 años
TOP!
locura
@jhozecolom Hace más de 2 años -10
otro que pendejos apenas di puntos hasta la 3 despues denjate de joder ya te felizito
@Joker_147suspen Hace más de 2 años
Hammer to fall, temazo!
@claud21 Hace más de 2 años +5
Mexico Potencia en Estadios de Futbol
@HardRock90 Hace más de 2 años +18
chino

jajajaj me mato tu cara en esta foto
@Giusty90y Hace más de 2 años -6
no se cuantos post te pregunto y el certi?
@nena_on20100 Hace más de 2 años +3
cuando vi parte 6 pense q era joda,....q sean felices
@therayame Hace más de 2 años +10
habrá 7a parte??
@EriMane Hace más de 2 años +4
parte 6 o_O me qede en la 3 jajajja
@alejandra1810 Hace más de 2 años +13
el momento mas lleno de emocion de mi vida fue al conocer y recibir por vez primera a mi novio en el aeropuerto... es una sensacion qe no se puede explicar, miedo, amor, nervios, felicidad, alegria, paz, tanto mezclado que estás en shock.. entiendo porque dices qe no se besaron, yo no iba a besar a mi novio, y el se lanzo a mi boca, al final fue algo qe se sentia TAN CORRECTO... estoy tan feliz por ti... en mayo vuelvo a recibir a mi novio por ultima vez, se muda a mi ciudad a vivir, para estar conmigo... felicidades por la aventura de tu vida, yo estoy viviendo la mia, y no habria otra manera en que quisiera vivirla.

saludos hermano!
@ihvela Hace más de 2 años +9
El budismo es la religión más practicada en China, al menos en las grandes ciudades

viajar


hermano yo estuve en 6to de primaria 2 meses de intercambio en India. La familia con la que me quedé era hindi, pero muchos de la zona (Lucknow, no muy lejos de Nepal y China) eran budistas. No tenían al buda chino gordito, sino a Buda Gautama. Pero mas que una religión (con conceptos de infierno, castigo, obediencia, premios, paraiso) es una filosofía y un código de ética y conducta.

En china es igual? o si lo adoran como al Dios de occidente?
@aguss2711 Hace más de 2 años -26
Derribando mitos sobre el alunizaje.
@elezedelciclon Hace más de 2 años +3
reco
@hernanmp Hace más de 2 años +12
Simplemente GENIAL...no sólo tenes una buena historia sino que la contas de una manera que resulta atrapante...seguí así...mucha suerte a los dos...!!!!
Saludos
@locopex14 Hace más de 2 años +5
Se hace extrañar tu post trabajar
@julianpg Hace más de 2 años
Aquí en Francia e
ihvela dijo:
El budismo es la religión más practicada en China, al menos en las grandes ciudades


hermano yo estuve en 6to de primaria 2 meses de intercambio en India. La familia con la que me quedé era hindi, pero muchos de la zona (Lucknow, no muy lejos de Nepal y China) eran budistas. No tenían al buda chino gordito, sino a Buda Gautama. Pero mas que una religión (con conceptos de infierno, castigo, obediencia, premios, paraiso) es una filosofía y un código de ética y conducta.

En china es igual? o si lo adoran como al Dios de occidente?


Aquí en Francia estabamos buscando temas polémicos para armar un debate. Yo propuse "enseñar religión en las escuelas públicas". Curiosamente a todos los occidentales, profesor incluido, nos parecio un buen tema. Sin embargo un japonés alzó la mano y dijo que no entendia la polémica, luego todos los demás asiaticos (todos del sureste) también dijeron que no tentendían qué tenía eso de polémico.
@jucrap Hace más de 2 años +18
Felicidades amigo! otra gran historia, ya haces parte de la historia de Taringa! beijing


PD: te di follow en Twitter, y la en la proxima cuenta mas de las rusas!! Estudiar
@Banana210 Hace más de 2 años +2
Genial Pibe! Muy Buena tu Historia! +10 y Reco!!
@etternauta Hace más de 2 años +2
Buenisimo. Ojala sigas escribiendo. No me pierdo un solo post.
Abrazos!!!
@ihvela Hace más de 2 años
julianpg dijo:Aquí en Francia e
ihvela dijo:
El budismo es la religión más practicada en China, al menos en las grandes ciudades


hermano yo estuve en 6to de primaria 2 meses de intercambio en India. La familia con la que me quedé era hindi, pero muchos de la zona (Lucknow, no muy lejos de Nepal y China) eran budistas. No tenían al buda chino gordito, sino a Buda Gautama. Pero mas que una religión (con conceptos de infierno, castigo, obediencia, premios, paraiso) es una filosofía y un código de ética y conducta.

En china es igual? o si lo adoran como al Dios de occidente?


Aquí en Francia estabamos buscando temas polémicos para armar un debate. Yo propuse "enseñar religión en las escuelas públicas". Curiosamente a todos los occidentales, profesor incluido, nos parecio un buen tema. Sin embargo un japonés alzó la mano y dijo que no entendia la polémica, luego todos los demás asiaticos (todos del sureste) también dijeron que no tentendían qué tenía eso de polémico.


Si, con el concepto de religion que tienen los Orientales, es muy dificil manipular a la gente, por eso no es tan peligrosa como aqui en Occidente
@andreshrendon Hace más de 2 años +15
iglesia
@nena_on20100 Hace más de 2 años -18
che parece una novela... capitulo 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 ................. cuantos capitulos son?????` podes armarte una novela flaco ?
@nihao Hace más de 2 años +9
Wow, historia muy interesante, y además muy bien redactada!
@andrestonefull Hace más de 2 años -8
armate la novela y la subes para descargarla Ok
@Santee_PJ Hace más de 2 años -3
No quiero ser ortiva pero nose si sos vos... Esque nunca certificaste, igual .. reco
@juanchos87 Hace más de 2 años +16
No le hagas caso a los que te bardean. A mí personalmente, me parece una gran historia. Muchos de los que bardean seguramente lo hacen porque tienen vidas vacías, no salen ni a la esquina por miedo a que les roben y bueno... demás está decir que no se subirían a un avión ni en pedo para ir a la otra parte del planeta a conocer a una chica. Vos te llenaste de anécdotas para contar (aparte de tener a tu pareja al lado tuyo actualmente, que no es poco), y si tu vida despierta interés aquí es porque verdaderamente se trata de una vida interesante. +10
@Alterojo74 Hace más de 2 años +7
REGROSO! COMO ENVIDIO EL HECHO QUE TE PUSISTE LOS COJONES Y VOLASTE A MEDIO MUNDO NO SE DONDE Y TE ENCONTRASTE CON EL AMOR DE TU VIDA
Lei todo Valio La pena!
@CALI_DOSO Hace más de 2 años +3
No podess!!! que historia loco! Felicidades!!
posta saca un libro y te lo compro seguro

Mil gracias por compartir todo esto... espero la siguiente parte
Saludos desde Colombia!!!
@flexirace Hace más de 2 años +1
Cuando la 7ª entrega de esta saga aun me quedan dudas sobre cuanta pasta se necesita para vivir alla y como cuanto valen las cosas sencillas como una coke
@fedulin Hace más de 2 años +4
todavia no te lo desmintieron? ya va a aparecer alguno
na, mentira, como siempre te dejo los puntos
@pablo64 Hace más de 2 años +11
Pekin