Fallschirmjägergewehr 42 (FG 42)
El Fallschirmjägergewehr 42 (FG 42), fue un fusil automático producido por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. El arma fue desarrollada para los paracaidistas (Fallschirmjäger) que encuadrados en la Luftwaffe, necesitaban un arma de apoyo especifica y ligera especialmente diseñada para sus necesidades ya que tras su experiencia en la Batalla de Creta quedo patente la necesidad de un arma así.
Mientras que otras naciones tenían un amplio número de ametralladoras de este tipo, como la Bren, la Browning o la Hotchkiss, no existía entonces ningún arma similar en Alemania. Antes de la FG 42 los paracaidistas debían de conformarse con un número limitado de ametralladoras MG34, la cual, la cual en su configuración de ametralladora ligera, era bastante pesada y voluminosa, también contaban con las K98k y los MP40. En consecuencia se busco un arma que tuviera una serie de requisitos: Que fuese suficientemente ligera para que el paracaidista la pudiera llevar en su lanzamiento. Que incorporase un sistema de disparo automático variable y que funcionara como un simple fusil de asalto en caso necesario. Una vez propuesta el tipo de arma que se estaba buscando fueron seis los fabricantes que fueron contratados y finalmente seria Rheinmetall la que tendría un diseño ganador que paso a ser producido por Heinrich Krieghoff de Suhl y L.O. Dietrich de Altenburg. La FG 42 se proyecto y fabrico como uno de los modelos de armas portátiles más notables de la WWII.
Fue este el arma que de alguna manera conseguiría comprimir el mecanismo para generar tiro automático en un volumen algo mayor que el de un mecanismo convencional de cerrojo. El FG 42 era un arma bonita, pues los primeros ejemplares tenían una empuñadura inclinada de pistola y una culata de plástico con una forma extraña, así como bípode prominente en la parte delantera y en la boca de fuego un dispositivo para montar una bayoneta puntiaguda. La alimentación del arma se hacia desde un cargador en la parte izquierda y el mecanismo era de gas. En conjunto, el FG 42 era un arma compleja pero innovadora, pues en ella se podían ver diferentes tecnologías cogidas de otras armas existentes. La fabricación del arma fue bastante problemática y aunque la Luftwaffe recibió con rapidez el FG 42 pronto se vio que las novedades del FG 42 tenían que pagarse con un proceso de fabricación muy costoso y complejo. En un intento de acelerar la fabricación se introdujeron simplificaciones para intentar suministrar más unidades a la Luftwaffe lo que hizo también que no se pudiera llegar a perfeccionarse. Para simplificar su diseño se le puso una culata de madera más sencilla que hacia tambien que no se sobrecalentara esta y la empuñadura de pistola se sustituyo por un componente más ortodoxo. El bípode se llevo a la boca de fuego y se introdujeron otras simplificaciones menores.
En el segundo modelo debido a los bombardeos Aliados la producción del arma empeoro ya que se tuvo que hacer con materiales mas pobres. Aun así, para el final de la guerra se habían fabricado unas 7000 unidades lejos que la cantidad necesaria. El FG 42 fue un arma muy avanzada para su tiempo por el mecanismo compacto de gas, que podía disparar desde una posición de cierre cerrado tiro a tiro, y desde la posición de cierre abierto en tiro automático. Otras de sus características avanzadas eran la disposición en línea recta desde la culata a la boca de fuego.Precisamente por ser un arma tan avanzada con una compleja fabricación y unos componentes caros al final de la guerra apenas se habían fabricado unas 7.000 unidades por lo que este arma no tuvo un impacto en la Guerra a favor de Alemania. El FG 42 fue bien recibido por los paracaidistas ya que no contaban con un arma diseñada para ellos, pero cuando se probo se vieron algunas desventajas. Tenía un cargador de 20 cartuchos, opcionalmente de 10, que se insertaba en el lateral izquierdo del arma.
Aunque la técnica del cargador lateral era común en los subfusiles, este gran cargador con una pesada munición tendía a desequilibrar la alineación del arma. Además, controlar el retroceso con fuego automático era complicado; aunque utilizaba un supresor en la boca del cañón para reducir el retroceso y bocacha apaga llamas para reducción de espurnas, estos efectos eran mayores que en otras armas similares. El FG 42 disparaba en modo semiautomático a cerrojo cerrado, lo que le daba cierta precisión. Cuando utilizaba el modo automático, el arma utilizaba el sistema de cerrojo abierto, lo que prevenía de algún modo el progresivo calentamiento del cañón, impidiendo que la recámara se recalentara excesivamente y eventualmente afectara a la pólvora o al fulminante del subsiguiente cartucho alojado. El FG 42 fue después de la guerra cuando dejo mas huella ya que muchas de las características de su diseño se incorporaron a otros posteriores. En la actualidad es una pieza de coleccionista extremadamente dificil de ver por sus pocas unidades producidas y estas hoy en dia pueden llegar a unos precios muy elevados en una venta.


Fusil FG 42 de la SGM

ea

86

Arg

argentna

Fusil FG 42 de la SGM

ea