El barco de guerra mas grande la historia

El barco de guerra mas grande la historia


La historia del súper acorazado Yamato es una historia triste, como lo es la Segunda Guerra Mundial para Japón. Pero al mismo tiempo esta llena de heroísmo, valor e indomable espíritu combativo. En nuestros días se tiende a considerar la guerra como algo despreciable y que no debe repetirse jamás. Firmamos esa frase por completo, pero al mismo tiempo no olvidamos a todos estos héroes de guerra. Es nuestro deber perpetuar la memoria de estas personas que, a pesar de tener perdida la guerra, entregaron su vida en acto de servicio demostrando un coraje sin límite.

Yamato: es el nombre del mayor acorazado jamás construido. Una pieza de ingeniería que aún nos sorprende por sus mastodónticas características y la fecha en que fue construido. La Marina Japonesa daba los nombres a los acorazados en referencia a sus regiones principales. Yamato por Nagasaki y Musashi por Tokio. Los portaaviones eran nombres de islas de Japón y los destructores de fenómenos meteorológicos. Antes de continuar vamos a explicar brevemente las distintas unidades marítimas. Hablamos de destructores, submarinos, acorazados y portaaviones.

CA Portaaviones: sirven para el transporte de aviones de combate. Hay varios tipos según su tamaño. Su poder está en los aviones que transporta y su rango de acción en el rango que permita el combustible de sus aviones. Su punto débil está en los submarinos, que pueden hundir perfectamente a un portaaviones.

DD Destructores: son barcos rápidos, maniobrables y ligeros. Se usan para proteger a unidades más grandes contra aviones y submarinos. Rodean al portaaviones o acorazado y dan vueltas en torno a el dificultando que sean alcanzados por un submarino. En caso de que un submarino dispare un torpedo, los destructores lo detectaran y lo hundirán con cargas de profundidad. Un submarino no tiene posibilidades de escapar ante un destructor (generalmente actual en grupo) que lo ha detectado (sólo la suerte y las aguas profundas).

BB Acorazados: barcos de combate cuyo poder destructivo está en su artillería naval. Grandes cañones capaces de disparar a varios kilómetros de distancia. Son demoledores contra cualquier barco y prácticamente indestructibles si están bien protegidos (su coraza se compone de gruesas placas de acero, por eso su nombre, acorazados). No tiene sentido una lucha directa contra estos gigantes del mar, por eso se combaten con aviación, bombas pesadas, submarinos y minas. Los acorazados tuvieron gran importancia en la Primera Guerra Mundial porque la aviación era casi “de papel”, pero en la Segunda Guerra Mundial con una aviación letal, no tenían ninguna posibilidad. Dos acorazados del mismo tonelaje pueden estar horas disparándose mutuamente sin que ninguno cause daños críticos al otro. El punto más débil de los acorazados está en el almacén de municiones. Una bomba en este punto hará que el barco entero explote en mil pedazos. Se contaban por miles las toneladas de munición que transportaban. Un portaaviones puede destruir un acorazado lanzando sus aviones contra el antes si quiera de que pueda abrir fuego contra el portaaviones.

guerra


Historia


En 1905 Rusia desplegó su Flota del Báltico en el Mar del Japón. Esta fue la primera batalla a gran escala de “barcos de metal”. Rusia sufrió una amplia derrota (por subestimar a los japoneses) y Japón demostró a todo el mundo que un nuevo señor del mar había nacido, el acorazado. Inglaterra se apuntó a esta carrera por el dominio del mar y empezó a construir su armada de acorazados consiguiendo barcos con armas de 30,5cm. El que tuviera un mayor calibre de disparo podría alcanzar a su oponente a mayor distancia sin darle opción a defenderse. La batalla en alta mar dista mucho de las estrategia terrestre, como dijo un gran marino japonés “en el mar no hay donde esconderse”.

En 1923 se especuló con la posibilidad de crear, por parte de Japón, acorazados con cañones de 40,6 cm. de calibre. Tal calibre sólo podía ser montado en barcos de un tamaño considerable. Si Japón conseguía producir estos “monstruos” tendría el control del mar. El motivo es que su principal competidor, EEUU no podría construir barcos tan enormes por no ser capaces de atravesar el canal de Panamá.

En 1934 se comenzó el diseño del acorazado Yamato 大和. Este barco llegaría a ser el mayor buque de guerra de la historia (263 metros de largo y un desplazamiento de 72.800 toneladas a 27,46 nudos). Sólo el trasatlántico Queen Mary le superaba en toneladas desplazadas. Como curiosidad indicar que el primer diseño preveía un tamaño de 294 metros, pero la Marina Japonesa siempre apostó por la velocidad y no deseaban que tuviera menos de 27 nudos.

Los diseños fueron aprobados bajo el programa de refuerzo militar de 1937. El Yamato era el mayor secreto de la nación, intentando que el enemigo no pudiera imaginar que tal “monstruo” de estuviera construyendo. Y en caso de que el enemigo tuviera las mismas intenciones, el Yamato vencería por tener una coraza de acero impenetrable, capaz de resistir sus propios ataques (410 milímetros de acero). Pero esta característica es sólo uno de los nuevos conceptos de ingeniería naval inventados por los japoneses para el Yamato. Tenía, por ejemplo, un sistema automático de compensación de inundación del casco. Permitía, que si el caso era penetrado y el agua lo llenaba, distribuir y compensar la inclinación del barco. Este sistema demostró su eficacia extrema durante su último combate.

Cuando se pudo hablar con los ingenieros que diseñaron el Yamato dijeron que su fundamental espíritu era: “hundir lo que se pusiese a tiro”. Desde luego lo consiguieron, con un coloso de acero que no sólo disponía de una coraza impenetrable, sino de 9 cañones que podrían hundir cualquier punto que avistasen en el horizonte (teóricamente era capaz de disparar más allá de la línea del horizonte, unos 42 kilómetros).

La quilla del Yamato fue puesta en los astilleros de Kure el 4 de noviembre 1937 y se terminó de construir el 8 de agosto de 1940.

El acorazado más grande jamás construido fue terminado y puesto al servicio de la marina japonesa el 16 de diciembre el de 1941, una semana después de la declaración de guerra entre Japón y los Estados Unidos. Aunque el predominio del acorazado había sido eclipsado por el portaaviones en el tiempo que se aprobó la construcción del Yamato, la marina japonesa todavía puso confianza completa en el acorazado. Según sus cálculos dispondrían de 9 grandes unidades en un breve plazo de tiempo otorgándoles el control total del mar.

El Yamato Se unió a la primera división de acorazados (que componían en Nagato y el Mutsu hasta entonces). Inmediatamente comenzó un duro entrenamiento. El 12 de febrero de 1942 se convirtió en el buque insignia de la armada japonesa, siendo hizada su bandera por el almirante en jefe de la Flota Combinada Japonesa, Isoroku Yamamoto.

Cuando el almirante Yamamoto lanzó un impresionante ataque sobre la isla de Midway en junio de 1942, el Yamato también participó en la batalla como buque insignia. Como la operación terminó en un fracaso total, el Yamato volvió a alta mar con todos los oficiales descorazonados por su primera gran derrota.

Incluso después de la derrota en Midway, donde el Yamato y los otros acorazados no tuvieron ocasión de luchar sin cobertura aérea, el concepto de acorazado como nave capital seguía sin cambiar. Seguía siendo la fuerza principal para una batalla naval con la flota enemiga, que la marina japonesa deseó con impaciencia tener de una vez por todas. Midway supuso una perdida de portaaviones muy importante para Japón, por ese motivo, el que sería el tercer acorazado (hermano de Yamato y Musashi) se convirtió en portaaviones pesado (el Shinano).

Segunda Guerra Mundial


Cuando los esfuerzos de la guerra fueron dirigidos a las islas de Solomón debido a que los americanos tomaron la isla de Guadalcanal en agosto de 1942, el Yamato fue a la isla de Truk para ser utilizado en la reconquista de Guadalcanal. El 11 de febrero de 943 el Musashi asumió el control como buque insignia de Yamamoto (el Musashi es un barco gemelo del Yamato).

Después de la pérdida de Guadalcanal y la emboscada y posterior muerte del almirante Yamamoto en 1943, se decidió devolver al Musashi y al Yamato a aguas de Japón porque la guerra empezaba a aproximarse preocupantemente. El Almirante Mineichi Koga era el nuevo comandante en jefe designado.

Cuando el Yamato volvió a Japón fue reparado de daños menores. A mediados de 1943 el Yamato navegó de nuevo a Truk para unirse al Musashi y proteger la isla Gilbert y las Marshall. Nunca consiguió una ocasión para atacar al enemigo y estuvo el Truk la mayoría del tiempo.

Hacia finales de 1943 el Yamato recibió su primer daño importante a manos de un submarino de los EEUU, el Skate. El capitán del Skate lanzó cuatro torpedos contra la silueta más grande que detectó en su radar estando en superficie. El Yamato entraba en el atolón de Truk a 19 nudos después de volver desde Japón y fue torpedeado en la tercera torreta de estribor. La armadura lateral fue perforada en y 3.000 toneladas de agua inundaron el compartimiento número tres. Precisamente lo opuesto para lo que fue diseñado ocurrió, que un simple torpedo perforara su coraza. Entonces le ordenaron volver a Japón, a donde llegó 16 de enero de 1944. Atracaron en el dique seco de Kure para emprender las reparaciones y las modificaciones necesarias a las estructuras de la armadura lateral (necesarias para corregir los defectos revelados por el impacto del torpedo). Los principales diseñadores del Yamato, Yuzura Hiraga y Keiji Fukuda fueron duramente criticados y se les pidió una solución. Al mismo tiempo se quitaron las torretas de 155 mm. y se agregaron 3 cañones antiaéreos de 127mm. a cada cara. Las reparaciones y las modificaciones fueron terminadas en abril de 1944.

Entonces ordenaron el Yamato ir al sur de Singapur y unirse al resto de la Flota Combinada que estaba anclada allí. Llegó el 1 de mayo de 1944. Diez días después, la flota navegó hasta Tawitawi en el archipiélago de Sulu, que fue señalado como el punto de partida para el próxima confrontación con las potencias aliadas en el Pacífico, esta operación tenía el nombre clave de A-Go. El Musashi de unió a la flota el 16 de mayo. La primera división del acorazado era el grupo de ayuda para los portaaviones japoneses.

Barco


Cuando los EEUU aterrizaron en la isla de Biak en Nueva Guinea hacia finales de mayo, la marina japonesa decidió utilizar los dos buques de la clase Yamato (el Yamato y el Musashi) para lanzar un contraataque contra la fuerza enemiga de la invasión. Pero este plan ambicioso no se pudo materializar porque tuvieron que volver para detener la flota que pretendía la invasión de la isla de Saipan. La batalla de las islas Filipinas que sucedió a mediados de junio de 1944, terminó de mover la balanza de la guerra al lado americano. El motivo fue la perdida de tres portaaviones más y la mayoría de su aviación. El Yamato y el Musashi sin ningún daño, volvieron a casa llegando hacia finales de junio.

Entonces se prepararon para la defensa de las Filipinas, de Formosa, de Okinawa y de la patria japonesa que estaba amenazada por la invasión debido a la pérdida de Saipan y de otras islas en el atolón de las Marianas.

Estando en puerto se añadieron cinco ametralladoras antia aéreas de (25mm) que hacían un total de 29. Japón no tenía apenas potencial aéreo por haber sido totalmente destruido. Ahora más que nunca era necesario protegerse contra la aviación. El 9 de julio de 944 el Yamato y el Musashi salieron de Japón y se apresuraron al sur de Lingga, donde llegaron el 16 julio de 944 y se sometieron a entrenamiento para las batallas próximas. La potencia aérea japonesa era virtualmente inexistente, así que los japoneses estaban forzados a confiar solamente en los grandes acorazados.

Cuando un puesto de observación en la isla de Suluan en la entrada al golfo de Leyte informo de "enemigo avistado y enemigo aterrizando" la fuerza de superficie en Lingga fue alertada inmediatamente y la operación SHO-1 comenzó. Partieron el 18 de octubre de 944 y llegaron a Brunei dos días más tarde. Después reaprovisionados de combustible dejaron Brunei el 22 de octubre a las 1700 horas para hacer un arriesgado movimiento a través de las Filipinas y lanzar un ataque sobre el enemigo en el golfo de Leyte. Por la mañana temprano del 23 de octubre, al noreste de la isla de Palawan, dos cruceros pesados fueron atacados y hundidos y otro fue dañado gravemente por estar esperando los submarinos de los EEUU. La fuerza de ataque llegaba así al Sibuya. La mañana del 24 de octubre, fueron atacados por una gran ola de aviones de los portaaviones estadounidenses. Los barcos de la fuerza de ataque crearon una cortina de fuego antiaéreo que contuvo el primer ataque. El ataque enemigo se centró en el Musashi.

Por la tarde después de la segunda oleada de ataques de aviación el Musashi estaba inundado hasta la tercera cubierta y puso rumbo a puerto. Su velocidad tuvo que ser reducida a 22 nudos. Había sido impactado al menos por 7 bombas, y 9 torpedos, habiendo fallado 15. Que pudiera permanecer a una velocidad de 22 nudos era simplemente asombroso. Solamente después de la tercera oleada de ataques aéreos cuando impactaron 10 nuevas bombas y 11 torpedos, el Musashi comenzó a perder la maniobrabilidad debido a que empeoró el ajuste del escora. Su escora era tan grave que la velocidad tuvo que ser reducida a 6 nudos. Con todo ella todavía recuperó su inclinación 4 grados. Hacia el atardecer, cerca de cuatro horas y media después del tercer ataque, la situación empeoró. Cada vez escoraba más y se hundió a las 1835 horas con una pérdidas de 1.039 oficiales y 2.400 marineros.

El Yamato había recibido el impacto de una bomba a las 1330 horas y se inundó con 2000 toneladas de agua, provocando que escorara levemente. Pero se corrigió automáticamente con la tecnología anti inundaciones del Yamato. La fuerza se retiró temporalmente a las 1500 horas y después invirtió curso a las 1614 bordeando San Bernardino y llegando a la isla la mañana del 25. Al amanecer se encontró dentro del rango de ataque con el grupo de protección de los portaaviones americanos, Taffy III. A las 0549 horas un puesto de observación avistó barcos enemigos a 28.000 yardas y el almirante Kurita pidió la "persecución general" y la velocidad creciente a 24 nudos, pero toda la cohesión se rompió desde aquí.

La batalla del golfo de Samar comenzó aquí. El Yamato abrió fuego a las 0558 horas con sus cañones principales en su primer contrato con una flota enemiga. En 0610 le indicaron que había cañoneado al escolta de portaaviones Bahía de Gambier. Disparó un total de 104 salvas sus cañones de 450mm (antes de que tuviera que interrumpirlos disparos para evadir torpedos), entonces se detectaron trayectorias de torpedos y se suponía que impactarían a 100 grados de la cara de estribor, por eso dieron la vuelta, después otro giro evasivo. Esta efectividad saco al Yamato del combate gracias al comandante Kurita que estaba en él.

El escolta de portaaviones Bahía de Gambier, dos destructores y un escolta de destructor fueron hundidos por el ataque japonés. Tres cruceros japoneses fueron dañados gravemente y las otras naves sufrieron daño por bomba o torpedo de los aviones de los portaaviones ligeros. El Yamato salió indemne de este ataque.

A pesar de la desesperada lucha y de mostrar el deseo combativo del almirante Kurita, él mismo dio la orden de retirada. Perdiendo una excelente oportunidad de dañar seriamente la flota de invasión. El Yamato y las fuerzas japonesas restantes se retiraron a la bahía de Brunei en Borneo. Porque Borneo estaba bajo ataque casi constante del aire, las naves se dirigieron todo a la izquierda y desde allí hacia Japón. El Yamato se fue escoltado por los destructores el 16 noviembre de 1944 y llegado al mar interior de Japón el 23 de noviembre de 1944.

Su armamento antiaéreo fue de nuevo aumentado por la adición de 35 ametralladoras de 25mm (23 de un cañón y 12 de dos).

Cuando el aterrizaje aliado en Okinawa ocasionó contraataques kamikaze de las fuerzas aéreas japonesas en abril de 1945, el Yamato fue repentinamente asignado a una muy inusual misión de nombre clave Ten-Go.

japon


Puesto que las fuerzas aéreas japonesas lanzaban todo lo que tenían, incluso empleando métodos suicidas en la zona Okinawa, la fuerza marítima sería utilizada del mismo modo, sin importar el resultado.

Llenaron a la media capacidad los depósitos de combustible con casi todo el combustible que quedaba y prepararon el Yamato para la tarde del 6 de abril de 1945. El Yamato fue escoltado por los el crucero Yahagi y los destructores Isokaze, hamacase, Asashimo, Kasumi, Hatsushimo, Fuyuzuki, Suzutsuki y Yukikaze.

Dejaron en tierra a todo el personal enfermo y de entrenamiento. Posteriormente emprendieron camino desde Tokuyama a las 1600 horas hacia Okinawa. A las 0400 horas la mañana próxima estaban ya en el sureste pacífico, al norte de Kyushu. A las 0900 horas el Asashimo señaló que tenía problemas en el motor. La fuerza se compuso en formación circular alrededor de Yamato. La fuerza de Ten-Go dio vuelta al sureste a las 1115 horas y se descubrió un planeador americano 15 minutos más adelante.

Los planeadores japoneses entonces fueron mandados de vuelta a Kyushu. Pronto se recibió un informe de hasta 250 aviones que se dirigían hacia el Yamato. A las 1220 horas, el Yamato señaló que había detectado aviones a 33 kilómetros de distancia, momentos antes de que comenzará una pequeña tormenta. Cuando la tormenta pasó llego la autentica tempestad de fuego.

A las 1252 todas las naves abrieron fuego e incluso el Yamato uso su revolucionaria arma que se unía a sus grandes cañones. Un nuevo tipo de munición que creaba una cortina de fuego y que se lanzarían contra los aviones. La flota estaba solo a 285 kilómetros de Kyushu y ahora no había esperanza de alcanzar Okinawa. El crucero ligero Yahagi era la primera nave hundida después de intentar atraer a todos los aviones hacia si mismo para proteger al Yamato. Las bombas lo golpearon así como varios torpedos, se hundió rápidamente. Los destructores también fueron atacados incesantemente.

El Hamakase fue hundido primero y después el Isokaze. El resto fue gravemente dañado pero cinco de ellos volvieron a Sasebo llevando a los heridos. Las bombas que golpearon al Yamato comenzaron a las 1240 horas. 10 minutos después un torpedo le golpeó a babor. Encajó 8 torpedos más en babor y dos en estribor, con lo que se escoró a la derecha. A las 1405 apenas podía maniobrar y comenzó a escorarse. A las 1417 un torpedo impacto cuando se escoraba 20 grados así que no se pudo evitar que el buque escorar por completo. Su compartimento de munición estalló a las 1435 produciendo una nube enorme del humo semejante a el “hongo” atómico (se dijo que se vio desde Japón). Sus pérdidas materiales eran astronómicas y tres cuartas partes de su equipo había muerto. Recibió 12 torpedos y casi 10 bombas pesadas.

El barco de guerra mas grande la historia


Una expedición japonesa encontró al Yamato en los años 70 y señaló que la nave estaba en dos pedazos con el completamente volcada hacia el lado de babor. No se han recuperado sus restos y ha quedado como una tumba en honor de los caídos


Notas de construcción


Cuando la construcción de la clase de Yamato fue planeada, no había astillero en Japón capaz de construir tales naves sin ampliar seriamente sus instalaciones. Puesto que la marina japonesa se propuso construir cuatro naves de la clase Yamato, profundas modificaciones tuvieron que ser realizadas en los astilleros designados. La primera modificación es la ampliación de la capacidad del muelle. Además sistemas de grúas capaces de mover los grandes cañones del Yamato y cortinas para mantener toda la construcción en el mayor de los secretos. La profundidad del muelle del en la base naval de Kure, en la cual el Yamato fue construido, fue aumentada considerablemente para que el casco pudiera flotar sobre el muelle. La capacidad de la grúa se aumentó en 100 toneladas para levantar las pesadas planchas de armadura. Además, gran parte del muelle se cubrió con una azotea para que pasara por una colina cercana ante reconocimientos aéreos. En el distrito de Yokosuka un dique seco fue especialmente construido y la tercera nave de la clase de Yamato, el Shinano (posteriormente cambiado a portaaviones), fue realizada allí. Nagasaki co. Ltd. de Industrias Pesadas Mitsubishi era la única capaz de proporcionar otro astillero que permitiera la construcción de acorazados de la clase Yamato.

Huelga decir que desplazar un casco de 30.000 toneladas generó algunos problemas técnicos. Toda el área de desarrollo tuvo que ser ampliada y reforzada. Se construyeron grúas flotantes de 350 y de 150 toneladas para levantar las placas de armadura y las guarniciones de las armas.

En Sasebo, una de las tres bases navales principales en Japón, un dique seco capaz de acomodar un acorazado de la clase Yamato también fue construido. Algunas medidas tomadas para salvaguardar la seguridad del Musashi son dignas de mención. Para la cortina que cubría los talleres donde se construyó se necesitó cuerda por longitud de 2707 Km. y que en total pesó 408 toneladas. Este gran consumo de cuerda causó una escasez temporal de este artículo en el mercado, y causó quejas entre pescadores. También fue necesaria la construcción de un recipiente especial para el transporte de los cañones de mayor calibre que eran construidos por maestros armeros en Kure y llevados a los puntos de fabricación del Musashi y el Shimano.

Incluso en la comodidad, el Yamato tenía características notables. Era el primer buque de guerra japonés que se equipará de un sistema de aire acondicionado. Aunque esta comodidad no la tenían todos los cuartos. el Yamato y su hermano gemelo, el Musashi, tenían una reputación favorable entre marineros como las naves más cómodas en la Marina Japonesa.

guerra


Características del casco


Una de las características más notables del casco del Yamato era que su cociente de desplazamiento/longitud era grande, y su cociente de velocidad/longitud era pequeño, comparado con otros acorazados. Mientras que estos cocientes para el Nagato eran 98,14 y 1,001 respectivamente, con respecto a 101 y a 0,852 para el acorazado Nelson de la Marina Real Inglesa, los del acorazado japonés eran 112,2 y 0,94 respectivamente. Por otra parte su coeficiente del bloque era 0,612, quizás la cifra más elevada entre todos los acorazados en el mundo.

Cómo reducir la resistencia del casco y aumentar la eficacia propulsiva eran el problema siguiente que los diseñadores se esforzaron solucionar. Las pruebas fueron conducidas con los varios modelos de casco en el estanque de modelos experimentales en Tokio. Este estanque era el más grande de Japón, teniendo una longitud de 60 metros, 30 de ancho y 14 de profundidad. Estos experimentos cuidadosos y muy largos, condujeron a la adopción de un arco con base de bulbo gigantesco. Con un tamaño que pocos ingenieros navales habían soñado en su vida. El resultado era único; la reducción de la resistencia del casco por el uso de este arco con forma bulbosa alcanzó 8,2% a una velocidad de 27 nudos. Mejorando la guarnición de en los soportes del eje y las quillas se consiguió una nueva mejora. Representado en términos de caballos de fuerza eficaces, se produjo un ahorro del 1.900 ehp y 475 respectivamente. En los ensayos a toda máquina con las 69.500 toneladas Yamato, accionado por 153.553 shp se consiguió 27,46 nudos. La eficacia propulsiva a su velocidad estándar de 18 nudos demostradon ser 58,7%. Tal eficacia fue obtenida por solamente algunos barcos de la marina japonesa. Otra característica importante era el uso extenso de uniones solapadas en el casco. El método de reduccion de fricción se probó muy eficaz cuando la nave fue terminada.
Maniobrabilidad

La capacidad que giro del Yamato era excelente. Su diámetro táctico, cuando se giraba con un ángulo máximo del timón de 36 grados a una velocidad de 26 nudos era de 1.600 metros. Estos valores eran consideradas superiores cuando se comparadas a otros acorazados. El Yamato tenía dos timones, el principal y auxiliar, en vez del sistema del timón gemelo de los buques de guerra ordinarios. Fue planeado originalmente para instalar dos timones, uno en la parte delantera y otro a popa, en la vista del lo acontecido al acorazado alemán Bismarck que perdió su capacidad de la maniobrabilidad debido al daño a sus timones. Pero el diseño fue cambiado más adelante para instalar el timón auxiliar 35 metros delante del principal. En sus funcionamientos de ensayo fue descubierto que el timón auxiliar por si sólo no podía parar el ímpetu de una vuelta una vez que se había comenzado.
Estabilidad Y comportamiento en condiciones de dañado

Comparado con otros acorazados japoneses, el Yamato fue bien diseñado para que pudiera sobrevivir a pesar de estar gravemente dañado. Esto se demostró durante las horas de agonía del Yamato y el Musashi antes de ser hundidos. Su flotabilidad de reserva alcanzó 54.450 toneladas que comparadas a las 29.292 toneladas del Nagato dan buena prueba de su bonanza. El Yamato fue diseñado para mantener estabilidad hasta escorara por encima de los 20 grados.
Armadura

El Yamato era indudablemente la construcción de guerra más protegida a nivel de armadura. Sus piezas vitales fueron protegidas lateralmente por las placas de armadura endurecidas Vickers de 51 cm de grosos, las únicas capaces de soportar la fuerza de un proyectil de 41 cm. Sus placas de la cubierta de 21 cm se podían penetrar solamente por una bomba perforante de blindaje de 1 tonelada lanzada a una altura de 3000 metros o más. Incluso la parte de las cubiertas más exteriores y en popa la parte vital fue protegida por CNC de 5 cm a 14 cm, el último suficiente para rechazar una bomba de 250 kilos lanzada desde un bombardero en picado.
Los sistemas anti inundación y de bombeo de agua

Los sistemas de inundación y de bombeo del Yamato fueron diseñados para satisfacer los requisitos siguientes: 1) la escora y el ajuste que del primer impacto de torpedo se podrían rectificar hasta en 4 grados de inclinación y 2 metros de diferencia entre popa y proa en un tiempo de 5 minutos a partir de la activación del control de daños. 2) la escora y el ajuste de un segundo impacto de torpedo podrían ser controlados en 30 minutos por los tanques de control de inundación del lado opuesto. El Yamato se podría también escorar como máximo 13,8 grados y otros 4,5 grados cambiando la distribución de combustible. Con este sistema el Yamato podría mover 18,3 grados la línea de quilla.
Armamento

El armamento principal del Yamato lo componían los cañones de 41,6cm de calibre montados en 3 series de 3 cañones. Este fue el primero diseño de este tipo en la Marina Japonesa. Se inspiraron en los cañones de la clase Mogami. Las torretas una y dos se montaron en la parte delantera y la tercera en la parte posterior. Esta distribución del armamento principal (con la segunda torreta a mayor altura que la primera) se decidió tras varios estudios, intentando maximizar la puntería y reduciendo el peso de la protección.

Se preveían los demoledores efectos del disparo de las armas principales. Al disparar los cañones principales se producía una deflagración y cortina de fuego de dimensiones colosales. Esto se refleja en la presión que el casco tiene que soportar. Evidentemente ninguna persona podía estar cerca cuando se disparaban estos cañones de tal calibre. Se hicieron pruebas con cerdos y los cuerpos fueron literalmente desintegrados. Estamos hablando de 35 kg./cm2. Esto significó que nada en la cubierta estaba seguro cuando el Yamato disparaba. Las baterías antiaéreas podían disparar por estar protegidas especialmente. Los ventiladores de la cubierta del tiempo fueron reducidos a un mínimo e instalados en lugares donde la onda expansiva de la deflagración hiciera el menor daño posible. La necesidad de proteger los cañones antiaéreos para que se usaran al mismo tiempo que se disparaban los cañones principales redujo en gran medida la efectividad de las baterías antiaéreas.

Por otra parte su cubierta rasante del Yamato permitía bajar la altura de esas torretas considerablemente, así contribuyendo a la estabilidad total. Para el armamento secundario, la marina japonesa decidió montar cuatro torretas triples de 14cm. Estas torretas habían sido montadas a bordo de los cruceros ligeros de la clase de Mogami y se eliminaron de estos cuando aumentaron el calibre de los cañones. El uso de este armamento secundario fue un defecto importante, debido a que la protección que tenían era de propia de un crucero ligero, no de un acorazado. Posteriormente se eliminaron dos de estas para añadir más protección antiaérea. El armamento básico antiaéreo del Yamato consistió en seis de dos cañones de 127mm, tres en cada lado. Ocho ametralladoras triples de 25mm, cuatro en cada lado y dos de 13mm. Este poder antiaéreo se aumentó considerablemente durante su vida activa como hemos explicado antes en su historia.

Al igual que la mayoría de los buques de guerra japoneses, el Yamato y el Musashi fueron tenían un tipo de munición incendiaria antiaérea conocida comúnmente por "San Shiki" (la colmena). Era una bala de más de una tonelada con 900 tubos incendiarios y 600 bolas de de acero. Se usaba un detonador interno para fijar la distancia a la que detonaría creando una cortina de acero y fuego. Generalmente se usaba a 1 kilómetro y con un cono de apertura de 20 grados. Al producirse la activación de la munición se llegaba a crear una temperatura de 3.000 grados centígrados y una llama de 5 metros. La idea subyacente de esta munición era cortar el paso a las maniobras de aproximación aérea. Lamentablemente esta munición se demostró inútil y hizo más daño a propio barco que a los aviones que lo atacaban.. Por ejemplo, el Musashi inhabilitó uno de sus cañones principales al disparar pro primera vez esta munición.
Aviones

El Yamato tenía varios aviones de reconocimiento:

2 unidades de Aichi 13A1

2 de Mitsubushi F1M2
Epílogo

La historia la escriben los vencedores y multitud de publicaciones de origen estadounidense hablan de que el mejor acorazado jamás construido fue el Iowa, con unas características similares a las del Yamato y las ventajas de un radar sobresaliente y un control de daños igualmente destacable (pero con inferior armadura y cañones de menor calibre). Evidentemente el Iowa es un magnífico barco de guerra, pero con una coraza protectora como la del Yamato, el Iowa sería un pedazo de metal dejado caer en alta mar. En lucha uno contra uno estos mastodontes eran muy difíciles de hundir y los tiros “afortunados” como el que le aconteció al Bismarck pueden marcar verdaderas diferencias. En un supuesto encuentro a plena luz del día entre el Iowa y el Yamato, si el Yamato hubiera conseguido acercarse lo suficiente al Iowa, este hubiera sido mandado al fondo del mar.

En el japonés actual se usa la expresión “Eres como el Yamato”. Es una expresión negativa que significa que algo ha costado mucho esfuerzo para nada. Efectivamente, Japón debió haber invertido en otros proyectos porque la construcción de la clase Yamato supuso casi la quiebra del sistema económico y consumió gran parte del acero necesario para todo el país, no dando a la larga ningún resultado. Pero así es una guerra.

Pearl Harbor donde los japoneses provocaron todo el daño que pudieron a la Marina de los EEUU, se descubrió que el tiempo de los acorazados como ases del mar había terminado. Era el tiempo de los portaaviones. Siempre se dice que Japón cometió un grave error al apostar por el acorazado. Es cierto, pero en aquella época todas las superpotencias apostaron por el acorazado, so sólo Japón. Y es necesario recordar que Japón se lo jugo el todo por el todo durante la guerra y perdió, pero por que esa era la única forma de hacerlo. La suerte jugó un papel muy importante, siempre en contra de Japón. Poner como ejemplo que no destruyera los depósitos de combustible de Pearl Harbour y que el único avión que detectó la flota americana en Midway tuviera la radio estropeada. Estos dos acontecimientos hubieran cambiado el rumbo de la historia y posibilitado la cobertura aérea necesaria para demostrar la valía de la clase Yamato.

Japón era muy inferior en potencial de guerra al bando Aliado, pero luchó con un coraje increíble e infringió un altísimo daño a sus enemigos a pesar de contar siempre con una inferioridad manifiesta. Japón, una pequeña isla en el planeta Tierra estaba en guerra con medio mundo. Y desde luego que lucho de forma memorable. Recordemos las palabras de Sun-Tzu en el clásico chino “El Arte de la Guerra”: “Un país que no puede ser grande ni pequeño está condenado a la derrota”.

Fuente: http://www.editorialbitacora.com/armagedon/yamato/yamato.htm

15 comentarios - El barco de guerra mas grande la historia

@uyV8
MUY BUEN POST
@Riqu10elmE
El más grande y poderoso...

Sin embargo, nunca pudo ser probado el poderío de fuego y resistencia en la coraza, pues nunca tuvo una batalla directa contra otro acorazado, como si la tuvo por ejemplo el Bismarck o los buques británicos o italianos.

Gran post!
@agurebak
te felicito por el aporte.

Aca les dejo uno mio sobre las Malvinas
@NAZA1793
el mejor lejos aguante japon carajo y alemania la guerra no se perdio un carajo por lo menos nos llevamos a muchos de la aliados carajooo
@Nico_CAT +2
NAZA1793 dijo:el mejor lejos aguante japon carajo y alemania la guerra no se perdio un carajo por lo menos nos llevamos a muchos de la aliados carajooo

paraaaa europeo
@SCIFIQAZ2 +1
lastima que hoy no se vean las imagenes....
@Luisgosu
me gusto, pero si tubiera imagenes mucho mejor........................
@AyaxMochila
Tremendo barco, en history channel dijeron que solo 16 aviones hundieron el yamato, pero es mentira como todos los documentales de la 2º guerra.
me dijo mi profesor de historia que en realidad fueron mas de 320 aviones, 4 submarinos y 20 bombarderos, eso demuestra el miedo que el yamato imponía a los estadounidenses