“A mi pelotón lo ayudó Maradona” Soldados Argentinos e

“A mi pelotón lo ayudó Maradona” Soldados Argentinos e
guerra


irak


A mi pelotón lo ayudó Maradona”, cuenta Walter Gaya, y ofrece su primera sonrisa franca de la tarde. “En cada casa que entrábamos por un allanamiento o buscando a algún rebelde, buscaba al jefe de familia y le contaba que era argentino, sabiendo que a los iraquíes les apasiona el fútbol. Era automático. «¿Argentino? ¡Maradona! ¡Maradona, Batistuta!», y eso reducía la tensión. Al final, los jefes muchas veces nos mandaban primero a nosotros para que yo me presentara.” Gaya es el argentino con más altas condecoraciones en las fuerzas armadas norteamericanas por su desempeño en Irak. Recibió dos Corazones Púrpuras, tras dos ataques suicidas con bombas, una recomendación del Ejército al Valor y una Medalla de Bronce, también al valor en combate. Pero su historia es una de las tantas que cuentan los 91 soldados argentinos que prestan servicios en las fuerzas armadas de los Estados Unidos, según datos oficiales aportados por el Departamento de Defensa.

De ellos, 52 revisten en el cuerpo de marines, el resto se reparte en el ejército, la armada, la fuerza aérea y otras áreas militares. LA NACION rastreó a nueve de ellos, aunque de algunos sólo se sabe el nombre y poco más.

argentino


El Pentágono no aporta datos por razones de seguridad y privacidad. Varios sirvieron en Irak, alguno en Afganistán, otros en Bosnia, por las razones más diversas: por amor o agradecimiento al país que los cobijó cuando se marcharon de la Argentina, como salida laboral, por el apoyo académico o la ayuda económica, o para obtener la ciudadanía.

Esta semana, dos horas después de concluir su servicio activo en el ejército, Gaya dialogó con LA NACION. Sargento de Infantería, francotirador, en la guerra perdió media docena de amigos, otros fueron heridos, varios quedaron mutilados, alguno se suicidó. Pero él regresó. Sólo después obtuvo la ciudadanía norteamericana. Ahora le cuesta concentrarse, pero prefiere no hablar de pesadillas. “Digamos que tengo malos recuerdos", minimiza.

peloton


Al alcance de su mano, apoyada sobre la ventana del bar que da a la bellísima bahía de la ciudad, reposa una bolsa blanca de supermercado. Dentro hay un tarro de dulce de leche San Ignacio, alfajores Fantoche de chocolate y yerba mate Cruz Malta.

“En Irak no tenía tiempo para tomarla con bombilla, pero antes de salir de misión por las noches le preparaba mate cocido a todo mi pelotón. Se los daba para despertarlos, con alfajorcitos de maicena, que me enviaba mi vieja", recuerda.

Pelo corto al ras, gorra de béisbol de Nueva York azul, 31 años, Gaya se enlistó por varios motivos, uno en especial. “Siempre me atrajo ser soldado y pensé en alistarme en la Argentina, pero me dijeron que sería una locura. Además, después de tantos años en este país me siento más norteamericano que argentino, aun cuando en este Mundial voy a hinchar por la Argentina", dice.

“A mi pelotón lo ayudó Maradona” Soldados Argentinos e


Sus padres emigraron a Nueva York cuando él tenía dos años. Volvieron varias veces a la Argentina, hasta que en 1992 se quedaron en EE.UU. Ocho años después, ya casado con Jessica, una chica norteamericana, se enlistó en la Guardia Nacional. Y en 2002, seis meses después del ataque del 11 de Septiembre, pidió su pase al servicio militar activo. “Jessica no quería, pero le pedí tres años. Le dije que volvería. Lo aceptó. Ella es fantástica", la elogia. Ahora pusieron juntos una panadería en las afueras de Seattle, con lo que ahorraron de los 4300 dólaresque él cobró por mes, más un apoyo que recibe del ejército.

Cerca de la muerte

Pero no fueron tres los años de servicio. Fueron cinco, porque él lo extendió, con un curso Ranger y un tour por Irak incluido, como sargento.

El 17 de octubre de 2004 llegó a Mosul, la segunda ciudad del país y una de las más belicosas. “Diez días después retiraron las armas a la policía y el ejército iraquí y tuvimos que hacernos cargo de una ciudad que no conocíamos. Volaban los bombas y no podíamos confiar en nadie. Hasta un intérprete nos traicionó", lamenta.

La muerte lo rozó dos veces. La primera cuando un taxi se lanzó contra el camión militar en el que él ocupaba la torreta, con medio cuerpo afuera. “Fue tan grande el golpe que perdí el sentido. Terminamos todos heridos, pero tuvimos suerte y ninguno murió", dice. De aquel ataque le quedaron afectados los nervios de la espalda, lo que aún le causa dolores intermitentes.

guerra


En julio de 2005, la segunda bomba casera lo dejó aún más cerca de la muerte. “Unos centímetros más y no la cuento", desliza, en la misma media voz que mantuvo durante las tres horas de charla. La onda expansiva hizo volar por el aire su vehículo blindado Stryker, de 18 toneladas. El se llevó las peores heridas entre los 9 tripulantes: esquirlas en un ojo, cortes en todo el cuerpo, sordera temporaria, una pierna fracturada y con los ligamentos rotos de una rodilla.

Su paso por el 1er. Batallón del Regimiento 24° de Infantería terminó ahí. Más de 2450 soldados estadounidenses murieron desde el inicio de la ofensiva Libertad Iraquí, en 2003; otros 18.000 sufrieron heridas, de los que 8300 no volvieron al servicio.

Muchos, Gaya entre ellos, debieron ser trasladados a una base militar en Alemania y desde allí a Estados Unidos. “No fue un buen viaje. A uno debieron resucitarlo tres o cuatro veces", dice.

La herida en el ojo izquierdo fue grave. Ya no utiliza parche y la cicatriz dentro del globo ocular apenas se percibe, pero perdió un alto porcentaje de la visión. “Es como si lo abriera debajo del agua", explica. Eso lo preocupa. Quiere dedicarse a la fotografía profesional.

Gaya muestra algunas de las fotos que sacó en Irak con su Leica. Expresan la soledad de los soldados, el dolor de los iraquíes, en blanco y negro, a diferencia de las fotos en color que saca de Corina (5) y Julián (3), sus hijos. “Pienso que la guerra debería fotografiarse así, en blanco y negro, porque así es como lo viví yo y como lo recuerdo", argumenta. “¿Para qué fuimos a Irak? No lo sé ¿Valió la pena? Creo que lo sabremos dentro de 20 años", imagina.

Buenos y malos recuerdos

De los 27 soldados de su pelotón, dos murieron -Adam Plumondore y Ben “Rata” Morton- y 14 fueron heridos, algunos tres veces. De su compañía de 300 hombres murieron 27 y fueron heridos 181. Aun así es optimista. Cree que Irak saldrá adelante. “El mejor recuerdo es de cuando apoyamos el referéndum. Estaba custodiando el acto eleccionario con un soldado iraquí y me pidió que lo cubriera unos minutos. Se fue a votar. Entonces sentí que estábamos haciendo una diferencia", destaca.

irak


Otros recuerdos son peores. “Uno cambia de humor con las cosas que vive en una guerra", dice. Se toma su tiempo antes de hablar. Mira por la ventana, hacia la bahía. Y habla de reacciones impensables en otras circunstancias. “Una vez nos reímos viendo con binoculares a un tipo que estaba preparando una bomba contra nosotros, pero como el material ruso o chino que usaba era muy inestable explotó en cuanto la dejó. Perdió un brazo y una pierna y dio vueltas en círculo hasta que murió desangrado", cuenta.

Pero ahora no ríe. “La guerra te cambia tanto “, insiste. Pero también remarca que, luego de varios meses, se redujeron en Mosul los ataques con morteros, al tiempo que mejoró la efectividad de sus redadas, en parte “gracias a Maradona".

Y aunque se muestra reservado, expresa cierta melancolía. “Pienso a menudo en Irak y pienso en volver como fotógrafo. Siento que dejé un pedazo de mí allá. Algo me ata", explica, mientras mueve ambas manos, en gestos breves, rápidos.

¿Qué vas a hacer ahora, en tu primera tarde fuera del ejército?

Gaya sonríe por segunda vez. “Voy a plantar dos arbustos en el jardín delantero de mi casa en memoria de Ben y Adam -cuenta-. Y a las seis voy a buscar a Julián a la guardería.”


Por Hugo Alconada Mon
Corresponsal en EE.UU.

argentino

peloton Clikea en la Imagen para Ingresar a la comunidad

“A mi pelotón lo ayudó Maradona” Soldados Argentinos e mas de 7 mil usuarios ya nos eligieron!


guerra

Clikea en la Imagen para Ingresar a la comunidad
irak

Fuentes de Información - “A mi pelotón lo ayudó Maradona” Soldados Argentinos e

Dar puntos
1 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 802 Visitas
  • 1 Favoritos

3 comentarios - “A mi pelotón lo ayudó Maradona” Soldados Argentinos e

@MaxiMinistry Hace más de 1 año +16
argentino

que hay que reconocer? Que estan juntos a otros soldados de otros paises "ayudando" a combatir el terrorismo?
@GaanzZ Hace más de 1 año
No, quizás, reconocer el valor de estos hombres, o hacerle saber a la gente que Argentina existe, participa...
Informar aunque sea, que es lo que hace la nota, hasta recién no sabia
@MaxiMinistry Hace más de 1 año
@GaanzZ rescato lo de informar... pero no creo que sea algo para enorgullecernos participando en Irak.. igual pongo en duda la imagen, Argentina es un pais que se mantiene neutral (tengo entendido) ante conflictos belicos.
@GaanzZ Hace más de 1 año +1
@MaxiMinistry Si, hasta el momento se mantiene neutral ante la gran mayoría. Igual, son argentinos soldados en EEUU, no soldados del ejercito argentino, así que creo que esta bien
@malayi4 Hace más de 1 año
son soldados de eeuu, como dijo uno (al pedo en la nota, solo para hacer quedarnos mal) era una locura enlistarse en argentina.....
@pipopapito Hace más de 1 año +1
peloton
desmotiva que alla argentinos en guerras coloniales como la de irak y afghanistan