Un chalet en el cielo - El sueño de Rafael Díaz




Buenos Aires





Ubicada en Sarmiento y Cerrito, casi escondida bajo carteles publicitarios, son pocos los ángulos desde los que se lo ve.


Cielo




No es fácil distinguirla entre los carteles de publicidad pero allí está: en un lugar impensado, sorprendente. Son los turistas, curiosamente, quienes suelen verla. Ellos viven con los ojos en el cielo, mirando hacia arriba y descubriendo una ciudad que los porteños creemos conocer. Y es esa casa, esa misteriosa casa sobre un edificio frente al Obelisco, que nos recuerda que nunca terminamos de conocer nuestra ciudad.

Un chalet, sobre un edificio de 10 pisos.




obelisco




Lo primero que se piensa al verla es: ¿Quién construyó esta locura y por qué lo hizo? La respuesta tiene nombre y apellido: Rafael Díaz. desde sus ventanas vio cómo, en 1936, se levantó el Obelisco
Con el tiempo llegó el Obelisco para igualar la altura del chalet, la apertura de la Avenida 9 de Julio y los grandes carteles publicitarios que hoy esconden, en parte, la casa soñada. El dueño moriría a fines de los 60 y el edificio se alquilaría para oficinas. Nadie vive hoy en la casa que alguna vez fuera de Rafael Díaz, pero permanece allí, para sorpresa de muchos, como un símbolo de la misteriosa Buenos Aires.




9 de julio



Don Rafael Díaz nunca imaginó que su esfuerzo iba a traducirse en un sueño realizado. Terminaba el siglo XIX. El tenía 15 años, era vendedor en una mercería de la calle Chacabuco y a la noche dormía sobre el mostrador del negocio. Su empleador, ante el empeño de Díaz, le auguró: "Usted va a ir al Paraíso, Rafael, usted tiene un chalecito reservado en el cielo".

La idea de tener una casita en el cielo obsesionó a don Rafael. Y no quiso esperar hasta la otra vida. Un día él iba a tener un edificio de diez pisos -en el que sólo se vendieran muebles-, coronado por un chalet normando como uno que había visto en Mar del Plata.

En 1927 terminó de construir su sueño. Inauguró Muebles Díaz, que se convirtió en una de las grandes tiendas de Buenos Aires. Todo el mundo la conocía como la mueblería del chalecito. Mónica Abal de Schiavon, su bisnieta, cuenta que el hombre decidió hacerse una sucursal de la casa.







sueño





Vivía en Banfield. No podía volver a almorzar: entonces, creó allí un segundo hogar. Comía en la primera planta. Hacía una siestita, ni muy corta ni muy larga, y volvía a trabajar.

Su chalet no sólo rascaba la panza al cielo. En días claros, permitía ver la costa del Uruguay. Le gustaba mirar la ciudad. Desde esas ventanas, el señor Díaz vio, bloque por bloque, cómo levantaron el Obelisco en 1936. También fue testigo de la apertura de la 9 de Julio. Nada de eso estaba cuando él llegó.



chalet






Hoy, para llegar al chalet hay que subir por ascensor. En la planta baja funciona la administración del edificio, y en el primer piso, oficinas con alfombra gris y muebles modernos. El techo es de teja francesa. El comedor conserva el bow window con vitrales. Sobrevivieron las baldosas con arabescos del baño.

Al último piso se llega por una escalerita de caracol. Está vacío. Pero mantiene la esencia de la casa. Los ventanales enmarcan una vista única. Es posible estar bajo el techo a dos aguas de un altillo y mirar cara a cara, la punta del Obelisco.

En la terraza se mantiene una decena de maceteros repletos de flores, una pincelada de cómo se vería cuando don Rafael la convirtió en un jardín donde se exponían muebles de exterior.




Un chalet en el cielo - El sueño de Rafael Díaz





Don Rafael falleció en 1968. El negocio quedó en manos de sus hijos y, hacia fines de los años 70, los pisos se alquilaron para otros usos. Y con el auge de los carteles lumínicos, el pequeño gran chalet, el símbolo del sueño del señor Díaz, quedó tapado.

Por años estuvo abandonado. Y oculto. Fue sede de una agencia de modelos y el laboratorio de un fotógrafo.

Y así fue como los porteños terminaron desconociendo la historia de aquella casita. Cada tanto, alguno se sorprende: ¿quién habrá sido el loco que se hizo semejante chalet en la punta de un edificio y asomándose a la 9 de Julio?



Buenos Aires



Cielo




obelisco




9 de julio