Los 10 niños más letales de la historia

Los niños siempre han sido sinónimo de inocencia y actitudes positivas, pero no todos saludaron a su infancia con esa perspectiva de vida. Cuando un adulto comete un asesinato resulta estremecedor, pero cuando un niño mata no sólo causa un conflicto moral, también resulta impensable. En esta ocasión se presentan los diez niños que cambiaron su inocencia por crueldad pura.


Niños

1. Natsumi Tsuji
historias

A los once años esta niña japonesa fue sentenciada, en el 2004, a pasar nueve años en prisión por degollar a su compañera Satomi Mitarai con una navaja en un salón de clases después de vendarle los ojos. A pesar de que el sistema legal japonés no permite revelar la identidad de criminales juveniles, se cree que Natsumi Tsuji es el nombre real de la chica que conmocionó Japón y fue conocida en la red como "Nevada-chan" (chica Nevada) debido a una fotografía grupal de su clase en la que aparece con una sudadera de la Universidad de Nevada, en Reno y haciendo la señal de la victoria con los dedos. Natsumi Tsuji ha inspirado dibujos mangas y memes en la internet.


2. Jon Venables y Robert Thompson
asesinos

El caso de estos amigos aún sigue estremeciendo a Inglaterra y al mundo, pues con tan sólo diez años secuestraron, torturaron y mataron a James Bulger, de dos años de edad. Primero le arrojaron ladrillos encima, luego lo golpearon repetidas veces con una barra de metal finalmente le quitaron los pantalones, los pañales y lo torturaron con baterías eléctricas. El cadáver de James Bulger, fue encontrado cuatro días después de su secuestro, el 16 de febrero de 1993, en una vía férrea del paraje de Walton; un tren había cortado su cuerpo en dos.


3. Craig Price
fotos

En septiembre de 1989 el estadounidense Joan Heaton, un hombre de 39 años de edad, fue encontrado muerto en medio de un gran charco de sangre junto a sus dos hijas Melissa (8) y Jennifer (10). La policía informó que Joan tenía aproximadamente 60 puñaladas en todo el cuerpo, mientras que sus hijas tenían 30 cada una. Fueron apuñalados tan brutalmente que el cuchillo se rompió en el cuello de Melissa. Durante una ardua investigación la policía concluyó que el asesinato sólo podía haber sido causado por alguien del vecindario en Warwick, Providence, Rhode Island.

Craig, de 15 años, fue avistado por la policía con unas vendas en su mano, pero dijo que se había pillado la mano con la ventanilla de su coche. La policía no le creyó. Le investigaron y acusaron después de encontrar varios objetos personales manchados de sangre en su casa. Más tarde admitió el crimen, y otro asesinato que tuvo lugar dos años antes en el mismo barrio. Las autoridades ya sospechaban de esto al tratarse de un caso muy parecido.


4. Joshua Phillips
Los 10 niños más letales de la historia

A los 14 años, golpeó a su vecina de ocho años hasta matarla, después escondió su cuerpo bajo su cama durante una semana, cuando su madre descubrió el cuerpo de la niña por el olor fétido proveniente del cuarto, él le confesó que la había matado mientras jugaba con ella, su madre salió corriendo de la casa y Joshua aprovechó para apuñalar el cuerpo 11 veces. Phillips incluso había sido voluntario en la búsqueda de la niña cuando fue reportada como desaparecida.

Como era menor de 16, no pudo ser condenado a pena de muerte por lo que fue condenado a cadena perpetua por la policía de Florida en 1999.


5. Eric Smith
Niños

En 1994 en Estados Unidos, Eric Smith fue sentenciado a los trece años a cadena perpetua por el asesinato de Derrick Robie, un niño de cuatro años. El pequeño fue estrangulado, golpeado en la cabeza con rocas de gran tamaño y sodomizado con un palo.


6. George Jr. Stinney
historias

Una foto sin fecha proporcionada por el Departamento de Archivos e Historia de Carolina del Sur muestra a George Jr. Stinney la persona más joven en ser ejecutado en Carolina del Sur (14 años). George fue declarado culpable de las muertes de dos niñas llamadas Betty Jane Binnicker (11) y Mary Emma Thames (8), ambas fueron encontradas en un agujero mal cavado. Las niñas sufrían varias fracturas de cráneo hechas con un trozo de vía de ferrocarril arrancado, y que fue encontrado cerca del enterramiento. George confesó los crímenes, y dijo que había intentado tener relaciones sexuales con Betty, pero ésta se negó y terminó matándola a ella y a su amiga Mary Emma. Fue juzgado como adulto y condenado a morir en la silla eléctrica; la sentencia no fue recurrida porque su familia no tenía dinero para continuar con el procedimiento.

65 años después, un activista de la comunidad está luchando por limpiar el nombre de Stinney, diciendo que el joven negro no podría haber matado a dos niñas blancas. George Frierson, un miembro de la junta escolar de 56 años de edad, y el inspector de textiles, cree que la confesión de Stinney fue forzada, y que su ejecución era sólo otra muestra de la injusticia que sufrieron los negros en los tribunales del sur en la primera mitad de la década de 1900.


7. Mary Bell
asesinos

El 25 de mayo de 1968, un día antes de cumplir once años, la británica Mary Flora Bell asesinó por estrangulamiento al niño de cuatro años Martin Brown, seis días después vuelve a asesinar también por estrangulamiento a otro niño, convirtiéndose en una de las más jóvenes asesinas en serie de la historia. Su segunda víctima, Brian Howe, tenía tres años y ella le mutiló los genitales y le cortó parte del cabello. Los informes policiacos concluyeron que después de estrangular a Brian Howe, regresó más tarde para marcar con una navaja sus iniciales y las de su amiga Norma Bell sobre el cuerpo. En la foto aparece Mary Flora Bell a los 16 años, en 1973.

La familia de Mary fue encontrada responsable de su comportamiento. Su padre, o quien ella pensaba que era su padre, ya que su padre biológico es desconocido, Billy Bell era un criminal habitual que había sido arrestado por robo con intimidación. Mary dijo que su madre Betty, que era prostituta, la había forzado a tocar sexualmente a algunos de sus clientes desde que tenía 4 años. Mary terminó en un reformatorio en el que ella era la única chica a la edad de 11 años. Fue puesta en libertad 23 años más tarde en los que luchó por su anonimato y el de su propia hija.


8. Cayetano Santos Godino
fotos

Este chico argentino, también conocido como El Petiso Orejudo, comenzó su carrera criminal en 1904, con tan sólo siete años de edad, escogiendo a otros niños como sus víctimas. Cayetano Santos también era pirómano, de hecho quemó a una niña viva. Otra de sus víctimas fue Jesualdo Giordano un niño de tres años al que estranguló con una cuerda y posteriormente le atravesó la sien con un clavo de tres pulgadas. Resumiendo, fue responsable de la muerte de cuatro niños, siete intentos de asesinato y el incendio de siete edificios.


9. Jesse Pomeroy
Los 10 niños más letales de la historia

"Sí, supongo que yo lo hice, deténganme" fue lo que contestó en 1874 cuando los policías de Massachusetts le pidieron que confesara por qué había torturado y matado a ocho niños menores de 10 años. Ha sido la persona más joven en ser acusada de asesinato en primer grado en la historia de Massachussets e inició sus crímenes a los 11 años. Fue sentenciado a cadena perpetua, y enviado a prisión donde murió a los 72 años.


10. Jordan Brown
Niños

En el año 2009 cuando tenía once años de edad, tomó la escopeta de su padre y le disparó en la cabeza a su madrastra la cual tenía ocho meses de embarazó, después de cometer el crimen salió de su casa y se subió al autobús para ir a su escuela en Pensilvania.


Plus - Graham Young
historias

Desde muy temprana edad, Graham Young había estado fascinado por la química, y los efectos de las sustancias en el cuerpo humano. Su otro gran interés, era idolatrar asesinos tales como Dr. Hawley, Crippen, Willam Palmer o Adolf Hitler entre otros. Young empezó a experimentar con sustancias cuando tenía 14.

Normalmente mentía sobre su edad, y cuando compraba sus ingredientes decía que eran para un experimento de clase. Su familia y amigos fueron sus víctimas. Su padre se puso enfermo, originalmente pensó que se trataba de un virus. Después, la misma enfermedad atacó a su madrastra y hermana. Los tres sufrían de diarrea, vómitos y dolores corporales continuos. En 1962, la madrastra de Young murió por envenenamiento.

A los 14 años, Young ya sabía sobre química más que un licenciado universitario, todo aprendido por sí mismo en libros de la biblioteca. A veces, su propio veneno le afectaba a él, cuando se olvidaba en cuales alimentos lo había puesto y en cuales no. Young fue descubierto por un profesor que inspeccionó su taquilla tras un día de case, sospechoso por la actitud del muchacho, que sugería realizar extraños experimentos químicos. El profesor encontró botellas con veneno, artículos sobre prisioneros famosos por asesinatos, y bocetos de dibujo de personas moribundas. Ante tal descubrimiento llamó a la policía. Young fue enviado a un hospital mental de máxima seguridad, pero eso no le detuvo a la hora de seguir probando sus venenos en el personal del hospital y sus compañeros internos (uno de los cuales murió).

Su conocimiento era tan extenso que podía extraer cianuro de hojas de laurel. Young fue puesto en libertad a los 23 años, su hermana le acogió en casa. Su obsesión por el veneno continuó, ahora, sus víctimas eran compañeros de trabajo. Young fue posteriormente mandado a prisión al ser detenido en posesión de antimonio, talio y aconitina, donde murió de un infarto años más tarde.


asesinos