Las fotografías de guerra suelen contener una carga emocional bastante fuerte. Cuando en ellas aparece un niño se producen dos efectos: o bien se dulcifican, ganando en humanidad, o bien se endurecen, ganando en dramatismo. Conscientes del impacto que estas imágenes provocan, en los medios se han multiplicado de un tiempo a esta parte este tipo de instantáneas. De hecho, muchas de las premiadas en los concursos internacionales de fotoperiodismo tienen a los mas pequeños como protagonistas.

También sirven eficazmente como arma propagandística. Actualmente, las que se pueden encontrar de soldados yanquis protegiendo o jugando con niños iraquies se cuentan por decenas: se podría hacer un libro con todas ellas. Parecen estar ahí a propósito, para contrarrestar el efecto que han provocado algunas otras imágenes sobre la Guerra de Irak mucho menos conmovedoras.

El caso es que ellos, los inocentes, cada vez adquieren mayor protagonismo en algo que quizá no alcancen a entender: la guerra. Nosotros vamos a ver unas cuantas de estas fotografías que han pasado a la Historia.

Niños en una calle de Madrid. El 8 de noviembre de 1936 se inicio la Batalla de Madrid, en la que el ejército nacional intento, sin éxito, tomar la capital. Fotografía tomada por Robert Capa a finales de 1936. Guerra Civil Española.

Los niños y la fotografia de guerra

Un niño chino llora entre las ruinas tras un bombardeo aéreo llevado a cabo por el Ejercito Imperial de Japón sobre la Estación de Ferrocarriles Sur de Shanghai, China. Fotografia tomada el 28 de agosto de 1937. Batalla de Shanghai. Segunda Guerra Sino-japonesa.

guerra

Niños posando sobre los escombros de la que fuera su casa, destruida por los bombardeos que la aviación nazi realizo sobre ciudades de Gran Bretaña: el Blitz. Imagen tomada en una zona residencial del este de Londres en septiembre de 1940.

Niños

Niños británicos refugiados en una trinchera durante un ataque aéreo. Miran al cielo, donde seguramente los cazas británicos se estén enfrentando a los cazas y bombarderos de la alemana Luftwaffe. Algunos parecen angustiados, y otros simplemente entretenidos. Batalla de Inglaterra, Segunda Guerra Mundial, 1940.

fotografia

Phan Thi Kim Phuc, en el centro de la imagen, huye de un ataque aéreo con bombas de napalm. Aviones sudvietnamitas, que actuaban en coordinación con el Ejercito de los EEUU, bombardearon su aldea por error. El fotógrafo que capto la imagen llevo a Phuc, y a otros niños, al hospital Cu Chi de Saigon, donde en principio le dieron pocos días de vida por la gravedad de las quemaduras sufridas: presentaba quemaduras de tercer grado en la mitad de su cuerpo. Afortunadamente, tras 14 meses internada y 17 operaciones quirúrgicas la niña pudo volver a su aldea. Fotografía tomada por Ut Cong Huynh en Trang Bang, Vietnam del Sur, el 8 de Junio de 1972.

Los niños y la fotografia de guerra

En este video sobre el ataque pueden ver como quedo la espalda de Kim Phuc.



A la derecha vemos a un niño mutilado por alguna de las minas antipersona colocadas durante la Guerra Civil de Angola. Este largo conflicto duro mas de 20 años y dejo unos 100.000 mutilados, ademas de medio millón de muertos y cuatro millones de refugiados. Fotografía tomada por Francesco Zizola en Kuito, Angola, 1996.

guerra

Una madre llora con su hijo en brazos mientras esperan para ser evacuados de Sarajevo. Durante el sitio de esta ciudad murieron mas de 12.000 personas. Fotografía tomada por Tom Stoddart en 1992. Guerra de Bosnia.

Niños

Momento en el que el niño de dos años Agim Shala se reúne con sus padres en un campo de refugiados kosovares situado en la frontera con Albania. La Guerra de Kosovo produjo mas de 800.000 refugiados, la mayoría de etnia albanesa. Imagen tomada por Carol Guzy en mayo de 1999.

fotografia

Un medico del Ejercito de los EEUU sostiene entre sus brazos a una niña iraqui herida. Su familia quedo atrapada por el fuego cruzado durante un enfrentamiento entre soldados estadounidenses y milicianos de la resistencia iraqui. Fotografía tomada por Damir Sagolj el 29 de marzo de 2003.

Los niños y la fotografia de guerra

El Mayor Mark Bieger, del Ejercito de los EEUU, abraza a la niña iraqui Farah, muerta tras ser alcanzada por una explosión. La niña se hallaba cerca de unos soldados estadounidenses que sufrieron un ataque suicida con coche bomba. Fotografia tomada por Michael Yon el 2 de mayo de 2005 en Mosul, Iraq. El fotógrafo denuncio a Michael Moore por usar esta imagen en su web sin pedir permiso.

guerra

Samar Hassan, de 5 años, llora tras asistir al asesinato de sus padres. Soldados del Ejercito de los EEUU, que realizaban una patrulla nocturna, abrieron fuego contra el coche en el que viajaba con sus progenitores. Estos, sin darse cuenta, se aproximaron al punto de control sin detenerse ante los disparos de advertencia. La pareja, turcomana, viajaba a casa con sus cinco hijos acomodados en el asiento trasero del vehículo. Fotografía tomada por Chris Hondros en Tal Afar, Iraq, el 18 de Enero de 2005. Ver toda la serie.

Niños

Un padre consuela a su hijo en un campo de prisioneros de guerra situado en An Najaf, Iraq. Fotografía tomada por Jean-Marc Bouju el 31 de marzo de 2003. Según relato el fotógrafo:


Un día me informaron que estaban recibiendo prisioneros. Cuando llegué al lugar vi dos camiones que traían cerca de 30 prisioneros, y vi que también había un niño, lo que me pareció muy extraño.

Los soldados decían que de acuerdo a sus regulaciones debían encapuchar y atar las manos a todos los prisioneros. Cuando le colocaron la capucha al padre, el niño sufrió un ataque de pánico: estaba aterrorizado y empezó a gritar y llorar sin parar, aferrándose desesperadamente a su padre.

Aún así los trasladaron al interior del perímetro del campo de prisioneros improvisado, que no era más que un trozo de desierto delimitado con alambre de púas.

El padre tenía las manos atadas por detrás de la espalda con esposas de plástico. Se sentó con su hijo en la arena, y el niño todavía estaba llorando y gritando. En un momento determinado un soldado estadounidense se dirigió a ellos y cortó las esposas de plástico para liberar las manos del padre.

De modo que el padre pudo abrazar a su hijo y tratar de calmarlo. En ese momento tomé la foto.

fotografia

Fuente: http://blog.innerpendejo.net/2008/10/los-ninos-y-la-fotografia-de-guerra.html