¿Por qué cada cara es única?

Tu cara me suena… Todos sabemos que los rasgos del rostro son, por encima de otras características personales como la manera de andar o la voz, la principal pista para identificar a un semejante. Otros animales, en cambio, se guían del olor y el sonido. Por eso los humanos han desarrollado el repertorio gestual y físico en la cara más amplio de la fauna terrestre.
¿Por qué cada cara es única?


Científicos de la Universidad de California en Berkeley se propusieron averiguar si esta variabilidad es verdaderamente un resultado de nuestra evolución como seres hipersociales que utilizan la vista para reconocerse. Los resultados acaban de publicarse en la revista Nature Communications.

Primero, los investigadores ratificaron que los rasgos de la cara son los más variados. Para ello, se basaron en una base de datos de mediciones corporales compilada por el Ejército de Estados Unidos en 1988 con el fin de diseñar equipos militares. Así comprobaron que características como la distancia entre los ojos o la anchura de la nariz cambian efectivamente más de un sujeto a otro que, por ejemplo, el tamaño de las manos. El triángulo formado por los ojos, la boca y la nariz es la zona que presenta más variabilidad.

Además, las diferencias del rostro no están relacionadas con otras partes de nuestra fisonomía, como sí ocurre en el resto del cuerpo: alguien con largos brazos suele tener también, por ejemplo, las piernas largas.

Por último, y para completar el estudio, los expertos indagaron en la base de datos del proyecto 1000 Genoma, que ha secuenciado los genomas de mil personas desde 2008. Y como habían predicho, encontraron que los genes relacionados con el aspecto facial presentaban más variabilidad que otros, como los que determinan la altura de un individuo. Esto indica que tener una cara única y reconocible es una ventaja adaptativa, favorecida por la evolución.




Que

cara