Animales en cautiverio ¿Salvación o Dominación?


Animales en Cautiverio

Los zoológicos muchas veces sostienen que son “arcas”, que preservan las especies cuyo hábitat ha sido destruido, o que han sido extirpados del estado salvaje por otros motivos (por ejemplo, la caza). Sugieren que pueden mantener estas especies así, hasta que estas razones sean remediadas, y luego, reintroducirlas con éxito, para que formen poblaciones saludables.

animales en peligro

Ahora, ¿es esto es siempre así? Los zoológicos son un mercado, que esperan ganancias de
ellos, por lo que a la hora de pensar en que conviene, siempre está el dinero antes que la vida del animal. Sin mencionar que la restauración de los habitats trae consigo serias dificultades. Los animales amenazados por la caza nunca estarán a salvo, ya que existe una gran demanda suya, de parte de individuos "escasos de mentalidad sana".

cautiverio

Además, algo que los propios zoológicos deberían saber, es que debido al prolongado
contacto con los humanos, los animales olvidan como volar, cazar, construir nidos, y educar a sus crías; por lo que es necesario enseñárselo a cada individuo en particular, y esto no siempre es así.Debemos entender que mantener animales cautivos en zoológicos les hace daño, al negarles la libertad de movimiento y asociación; lo que es muy importante y frustra sus patrones de conducta naturales; volviéndolos desde aburridos hasta seriamente neuróticos.

maltrato de animales

En cuanto a los circos, también hay mucho para decir. Tratar a los animales como objetos para nuestro propio entretenimiento, es tratarlos sin el respeto que se merecen, sin olvidarnos que ese entretenimiento que tanta gracia nos hace, les cuesta muy caro a los animales. Los tigres están enjaulados, los elefantes encadenados, y otros animales son forzados a realizar largos viajes, muchas veces, en condiciones de frío o calor inaguantables.

Entendamos que esa no era su función en la Tierra, ellos deberían estar donde pertenecen, la vida del animal en circos o zoológicos, es como los campos de concentración para nosotros. Los tienen en lugares encerrados, en pésimas condiciones, para obligarlos a hacer distintas piruetas ridículas y ganar dinero. Para "los dueños del circo, los animales son partes del negocio".

Todo esto, sin mencionar que para que estos animalitos hagan esas gracias, han sido entrenados mediante algunas técnicas de “persuasión”, que van desde la privación de comida, aislamiento, intimidación, drogas, castigo físico con látigos, palos, electricidad y el sonido de armas. Esto no solo los lleva a enfermarse físicamente sino también mentalmente. Es una perversión que sabiendo todo lo que ocurre detrás de esas carpas coloridas, la gente continúe asistiendo. Además, existen circos realmente divertidos que no promueven el abuso de los animales, ofrecen un maravilloso espectáculo para la familia, llenos de suspenso y entretenimiento, pero más
importante, sin sufrimiento animal.
Para aquellos que no crean en el abuso, solo les queda pasar por alguno de los lugares nombrados, mirarles la cara los animales, y fijarse si esos ojos muestran agrado y felicidad.

La historia de Keiko

animales tristes

Un claro ejemplo de esta situación es la historia de Keiko, el verdadero nombre de la ballena que participó en la film "Free Willy", ya que después de tantos años de entrenamiento para protagonizar las películas, por fin se la iba a liberar, pero resultó imposible ya que perdió su instinto de caza. Keiko se dedicaba a jugar con los salmones en lugar de comérselos. Se moriría de hambre si nadie la alimentase, se agotaba tras unos minutos nadando. Piensa que los hombres son sus amigos. Su sistema de sonar estaba atrofiado y, lo que es peor, Keiko no aprendió nunca el idioma de su clan materno o, si lo aprendió, lo habría olvidado.


Pieles ecológicas: mal de muchos, consuelo de pocos

Animales en Cautiverio
Muchas veces escuchamos que comprar abrigos de piel de animales de criaderos es una alternativa más "humana" frente a las matanzas descabelladas que llevan a cabo los cazadores furtivos con sus armas y cepos. Se nos cruza por la mente la frase "uso sustentable" para aliviar culpas.
Pero, imagine por un momento que a usted lo apresan en una confusa situación, lo encierran en una jaula donde acurrucado apenas puede levantar la cabeza, y que luego de pasar varias semanas sin poder moverse, sin luz natural y con miles de tipos encerrados al igual que usted, gritando a su alrededor; lo vienen a buscar, y le dicen que lo han elegido para hacer un abrigo con su piel, por lo que están deliberando que técnica emplearán para matarlo: rompiéndole el cuello, electrocutándolo, golpeándolo con un mazo en la cabeza, por medio de una inyección letal, ó una muerte lenta causada por monóxido de carbono.
¿Aliviará su dolor, el saber que la miserable vida que le han hecho vivir, no alteró el equilibrio natural?

Millones de animales mueren anualmente en manos de la industria peletera, por medio de trampas que les provocan una lenta agonía, pero también por medio de criaderos donde se "fabrican" en serie dentro de diminutas jaulas y viven años de desesperante hacinamiento antes de una muerte tremendamente dolorosa. Los criadores tienen que lidiar con el canibalismo y la automutilación por parte de los animales, como consecuencia de la insoportable tensión que sufren: no se les permite comportarse de forma natural, tanto animales que recorren varios kilómetros por día, como otros que los nadan, son restringidos de moverse, domesticados y manipulados genéticamente.

Para fabricar un abrigo son necesarios: 8 lobos, 8 pumas, 8 focas, 15 zorros, 15 nutrias, 15 linces, 15 ocelotes, 25 canguros, 30 castores, 35 mapaches, 50 hurones, 55 martas, 60 visones, 250 ardillas, y 300 chinchillas.

En la calle todavía se pueden ver abrigos de piel auténtica, para orgullo de sus dueñas, e indignación de la gran mayoría, que no ve en los tapados de piel un estandarte de poder y prestigio, sino una prueba más del atraso intelectual del Hombre, una vuelta a la época de las cavernas; la valiosa vida de un animal, malgastada como artículo de decoración.
Esta industria ya ha extinguido al visón de mar y al zorro de las Malvinas, entre otros. La nutria de mar, el lince, y el ocelote, todavía corren grave peligro.

¿Qué se puede hacer?

El mejor argumento es el boicot. No compre pieles auténticas sino sintéticas. No se deje engañar por la propaganda peletera consistente en mencionar "piel de origen controlado" o "ecológica". Ya se ha visto que los criaderos son extremadamente crueles, y que "ecológico" no es sinónimo de benevolente. Nuestra vanidad no puede justificar semejante nivel de tortura física y psicológica sobre inocentes animales. La tortura y la muerte de seres sintientes no puede, ni debe, medirse con parámetros ecológicos. Digan lo que digan, con las pieles no hay excusas.

animales en peligro
cautiverio
maltrato de animales
animales tristes
Animales en Cautiverio
animales en peligro
cautiverio
maltrato de animales
animales tristes
Animales en Cautiverio
animales en peligro
cautiverio
maltrato de animales
animales tristes
Animales en Cautiverio
animales en peligro

cautiverio

maltrato de animales

Fuente: http://espacioverdeepilogo.blogspot.com/2007/12/animales-en-cautiverio-salvacin-o.html