¿Qué significado tienen los dibujos de los niños?



Si los padres nos proponemos controlar el uso del televisor, limitándolo a una hora diaria y en su lugar motivamos a los chicos a dibujar, a hacer trabajos manuales y a leer, tuviéramos un menor índice de niños con dificultades de aprendizaje y emocionales.

Leyendo sobre el tema me he dado cuenta que el principal problema de los dibujos de los niños son los adultos. La falta de conocimiento y tino, la imapciencia y el falso orgullo de algunos padres y educadors pueden bloquear considerablemente el libre desarrollo de la expresión creativa del pequeño. Sin darnos cuenta, poco a poco se llenan las páginas con dibujos esquemáticos introducidos por adultos que aparecen como cuerpos extarños entre los trazos hermosamente irregulares pero infinitamente expresivos del niño. Junto a esto está la corriente que pretende indentificar en cada trazo o dibujo del niño algún símbolo interpretable. Sobredimensionan este medio de comunicación tan especial, desviando los objetivos hacia metas no adecuadas.

La pregunta que planteo con esto es: ¿Qué significado tienen los dibujos de los niños? Este interrogante nos lleva necesariamente a pensar alrededor de las siguientes preguntas:

1. ¿Puede deducirse el nivel maduracional de un niño en base a sus dibujos?

La capacidad para graficar con precisión es un signo de madurez de la coordinación fina. Nos da una pauta de la edad de desarrollo psicomotor.

Lo importante es tener en cuenta que, para poder evaluar el dibujo desde esta perspectiva, es indispensable que quien lo interpreten, sepa con certeza lo que se debe esperar en cada edad madurativa y el nivel de desarrollo. Por ejemplo, es común la ausencia de tronco cuando el niño de 3 años y medio dibuja personas.

El primer paso en el desarrollo de la graficación está en los garabatos casuales que traza un niño alrededor de los 15 meses. Desde allí hasta los 3 años, usualmente garabatea líneas verticales horizontales, diagonales y círculos. Poco a poco asigna a estos dibujos casuales una representación: “Este es mi papá”.

Al llegar a trazar círculos, los va convirtiendo en caras y soles. Esta primera figura humana, parecida a un renacuajo, con patas saliendo de la cabeza, es el primer intento representativo. La persona así dibujada puede estar de costado o patas para arriba como si flotara dentro de la hoja. A medida que va madurando en la adquisición de nociones especiales, va verticalizando sus figuras y al lograr mayor dominio de su trazo va perfeccionando su figura human con detalles de vestuario y complementos.

2. ¿Podemos juzgar los dibujos infantiles con criterios adultos en relación a perspectiva, tamaño, color, etc.?

La mente del niño funciona muy distinto que la del adulto en etapas iniciales del desarrollo. Si observamos un dibujo de un niño, debemos tener muy presente que no está representado en forma realista lo que ha visto, sino, sobre todo, su impresión menta. Siendo una representación y no una reproducción, estará impregnado de elementos emocionales e imaginativos. Los dibujos de los niños dicen más acerca del autor y lo que siente que del objeto que ha representado. El objeto estará distorsionado por los pensamientos y sentimientos propios del niño. Son, entonces, una revleación de lo que es importante para él en el momento en que lo está dibujando. El niño que dibuja espontáneamente no lo hace para agradarnos y recicbir nuestros aplausos, sino para comunicarnos sus vivencias. No usa reglas de perspectiva. Dibuja más grande lo que más le impresiona. No se fija en el color que usa. El gato puede ser verde y el árbol azul. El hermano recién nacido puede ser el más grande de la familia. La casa puede ser más pequeña que las personas, ect.

3. ¿Tienen los dibujos infantiles un valor diagnóstico?

Siendo los dibujos de los niños su medio más importante de comunicacion y expresión, son más reveladores y duraderos que las palabras. Esto les asigna un valor considerable a la hora de diagnosticar o trabajar por interpretar. El dibujo, sin el niño en relación, sólo posee un débil valor informativo. Los dibujos seriados de un mismo niño nos pueden indicar muchas cosas en relación a lo que le passa y siente, así como proporcionarnos datos importantes de progresos, detenciones o regresiones. Como los dibujos son menos susceptibles que las palabras a estar influenciados por las defensas, pueden decirnos mucho más que las palabras para llevarnos a comprender al niño y sus problemas, al proyectar aspectos importantes de sus deseos ocultos.

En los casos de perturbaciones emocionales graves como la neurosis y psicosis, los dibujos con rasgos raros e inconscientes; las transparencias y las partes disgregadas reflejan la desorganización interna que está vivenciando el niño.

4. ¿Qué datos podrían ser revelados al dibujar a la familia?

Al dibujar a la familia, el niño puede revelar lo que siente y piensa de cada persona que la compone, asì como su ubicaciòn en el grupo familiar. Es importante observar el orden en que dibuja cada persona. Usualmente inician por aquellas personas especialmente significativa, ya sea por lo queridas y admiradas como por ser temidas o celadas. Usualmente encontramos que acentùan aquello que es màs importante y omite o disminuye lo indeseable. Existe una tendencia a dibujar màs grande a la persona màs significativa, asì como tambièn omitir a quien le provoca molestar. A veces es el niño mismo que se representa ùltimo o no se dibuja. Esto se nota especialmente en chicos con baja autoestima.

El lugar en el que ubica a cada persona, junto o alejado de, puede ser significativo. A veces nos llama la atenciòn que acentùa alguna parte del cuerpo en especial.

Los dibujos de los niños tiene las siguientes características: plasman en ellos sus impresiones mentales; son una representación, mas no una reproducción; están impregnados de elementos emocionales; y revelan lo que realmente es importante para ellos.

Para sintetizar podemos recalcar que los dibujos de los niños nos dan pautas importantes de su nivel maduracional, de sus estados emotivos y sus vivencias de relaciones interpersonales. Al realizar interpretaciones debemos manejarnos con cautela, puesto que las exageraciones pueden llevarnos a conclusiones desviadas de la realidad. Lo que ningún momento debemos perimiti es BLOQUEAR la capacidad creadora limitando al niño a copiar cosas.

Para finalizar, es aquí donde el psicólogo debe ayudar e intervenir con cautela para lograr identificar que está expresando o mostrando el niño a través de su dibujo. También resulta importante no sólo basarnos en el dibujo sino también en el diálogo e historia que relata el niño.

Jordana Velasco

- ¿Qué está tratando de decir el niño? *Evelyn Brachetti de Areco, Psicóloga Clínica.




¿Qué significado tienen los dibujos de los niños?
Niños
educacion
taringa
dibujos
practica educativa
¿Qué significado tienen los dibujos de los niños?
Niños
educacion
taringa
dibujos
practica educativa
¿Qué significado tienen los dibujos de los niños?
Niños
educacion
taringa