Dr. Eduardo Ramírez J.

La infección por Enterobius vermicularis se presenta en todo el mundo, y afecta a cualquier persona sin importar su nivel socioeconómico. Como casi siempre, la falta de higiene y los alimentos contaminados son determinantes en la aparición de esta parasitosis.

En muchas ocasiones se piensa que si algún familiar, o uno mismo, presenta falta de apetito, palidez en la piel y desgano para realizar trabajos cotidianos, es posible que se padezca una infección parasitaria. En sentido contrario, cuando alguien llega a rascarse el ano se cree que se debe a deficiente higiene personal, sin detenernos a pensar que se puede tratar de una infestación por parásitos, por lo que en esta ocasión trataremos de explicar en forma breve y clara la causa de este síntoma.

En principio, hay que decir que los oxiuros son gusanos que tienen como único huésped al hombre, miden aproximadamente entre 0.5 cm a 1 cm de longitud y que, por lo regular, se encuentran enroscados sobre sí mismos y viven en el recto (porción terminal del intestino grueso). Pueden vivir entre 15 y 45 días, y sus huevecillos ingresan al organismo humano a través de las manos, alimentos o bebidas contaminadas.

Esta parasitosis es una de las más frecuentes y reincidentes, y aunque el rango de mayor exposición a la enfermedad se encuentra entre los 5 y 14 años de edad, causa grandes contrariedades a la población adulta, pues la principal manifestación es la intensa comezón que se genera en la zona anal, hecho que determina sinnúmero de dificultades en el ámbito social.

El parásito se llama Enterobius vermicularis u oxiuro, aunque en lenguaje coloquial solemos llamarle a estos helmintos (gusanos) simplemente lombrices.

¿Cómo ingresa al cuerpo?
La infestación del intestino de los seres humanos se realiza, preferentemente, por el consumo de alimentos contaminados con los huevecillos del parásito, que se encuentran en posibilidades de vivir hasta 20 días después de haber sido desovados por la hembra.

Pero no es la única manera, pues las vías respiratorias también son puerta de entrada para los huevecillos que se encuentran en el polvo casero de las habitaciones, las prendas de cama e incluso la misma ropa que viste la persona, lo que propicia que en el momento de realizar la limpieza de la habitación y sacudir colchones, sabanas, cobijas, etcétera, la larva del parásito sea aspirada por el tracto respiratorio y de esta manera se pueda iniciar la contaminación de toda una familia.

Otra forma de contagio es la autoinoculación del gusano, lo que ocurre cuando un individuo infestado se rasca constantemente la región anal y los parásitos se alojan entre las uñas de sus manos, lo cual determina que si hay falta de higiene se ingieran al momento de consumir los alimentos, o incluso se transmitan a otras personas a través de simple saludo.

La ruta del gusano
Cuando el parásito ingresa al organismo se desarrolla dentro del estómago debido a la acidez de esta región, para posteriormente trasladarse hacia el ciego (porción inicial del intestino grueso) donde madura y se convierte en gusano adulto (son pequeños y de color blanco). Mientras tanto, las hembras migran a la región perianal (alrededor del ano) con el fin de depositar masas de huevos, los cuales miden entre 30 y 60 micrómetros (milésima parte de un milímetro), y después de un periodo de incubación de aproximadamente seis horas puede observarse al microscopio una larva en forma de anillo dentro de cada huevecillo.

Manifestaciones y diagnóstico
Cuando la hembra concluye su tarea de depositar las larvas se presenta irritación en la zona perianal, lo cual induce a que el afectado se tenga que rascar, pues la comezón es intensa; generalmente, los huevecillos son desalojados durante la noche, por lo que las personas infestadas se quejan fundamentalmente de prurito (comezón) anal nocturno e insomnio.

La anterior es una señal de la posible presencia de oxiuros, pero para hacer un diagnóstico definitivo se deberán encontrar los huevos de los parásitos o, incluso, algunos gusanos. Para tal efecto se solicitará al paciente que acuda al laboratorio clínico, a primera hora y sin previo aseo de la región perianal, donde un técnico colocará una cinta adhesiva (prueba de Graham) en el ano, la cual se pondrá posteriormente sobre un portaobjetos para observarla directamente al microscopio.

¿Qué hacer?
Si el resultado de la prueba es positivo deberá administrarse tratamiento, tanto al afectado como a los demás miembros de su familia, en base a diferentes agentes antiparasitarios, como albendazol, que es el fármaco de primera elección en la actualidad, mebendazol y sales de piperacina, que ya casi no se utilizan debido a sus efectos secundarios, entre los cuales se encuentran alteraciones neurológicas severas, que incluyen somnolencia, vértigo, incoordinación muscular, así como espasmo o contracción sostenida de los músculos y pérdida de reflejos. También se pueden presentar perturbaciones visuales pasajeras, como diplopía (duplicar una imagen) y estrabismo.

Es necesario establecer que la higiene personal es básica, a pesar de no existir pruebas concluyentes de su papel en la prevención de esta parasitosis.
comezon en el ano ??

Para finalizar, es justo comentar que aunque la infestación por oxiuros es considerada por gran parte de la comunidad médica una enfermedad casi inocua (que no hace daño), que causa más molestias de tipo social que médicos, es importante tener presente que la frecuencia con la que aparece es muy alta y, por tanto, sigue y seguirá siendo un problema de salud pública que amerita adecuada prevención.

Por ello, no está de más que se tenga en mente desparasitarse, usted y su familia, al menos una vez al año, aunque no presenten síntomas. Consulte a su médico.

por medio de esta fuenta de la informacion, si desean saber mas ahi esta link:

http://www.saludymedicinas.com.mx/nota.asp?id=1287