El tío de las minas bolivianas

La actividad minera acá en Bolivia ha sido fuente de inspiración para escritores, pintores, directores de cine, entre otros; Todos, unos mas logrados que otros, han intentado plasmar la cruda realidad de estos hombres que se internan en las oscuras entrañas de la tierra.
Mas, hay un lado, o un ente mejor dicho, de la minería boliviana que poco o nada se conoce, (inclusive acá en Bolivia), y es por esta razón que deseo compartir con ustedes algunos apuntes, videos y claro imagenes que encontré en la red sobre el tema.



El tío de las minas bolivianas

El Tío, es una deidad andina y dador de minerales de alta ley, se encuentra sentado en los lugares más recónditos de la mina. Su presencia inspira respeto y mantiene un equilibrio de reciprocidad entre sus sobrinos mineros y su persona. Esta reciprocidad consiste en quienes lo tratan bien, serán protegidos de accidentes en el interior de la mina y; además, con su poder mágico, les mostrará la veta tan buscada con sacrificio.
Si alguien le trata mal, le falta al respeto o no le rinde pleitesía, el Tío lo mira con sus ojos de fuego y se enoja como un volcán en plena erupción. Empieza a lanzar chispas por la boca. Y en consecuencia de ello, se desprenden enormes piedras de las rocas, los callapos caen como granizo de la parte superior de los socavones, la copagira se vuelve ácido sulfúrico y ninguna lámpara de carburo alumbra la oscuridad de los socavones. De pronto surgen gases venenosos, aguas malolientes, cambios bruscos de temperatura y corrientes de vientos helados. Es decir, el Tío pone trancas diabólicas hasta ocasionar la muerte.
Para evitar todas esas desgracias, los trabajadores del subsuelo boliviano, veneran al Tío cada que entran y salen de la mina. Pero también hacen una gran ceremonia, los primeros viernes de cada mes. Le dan comida, coca, quemapecho (aguardiente), k’uyunas y confites (pasta de azúcar y otros ingredientes en forma de bolitas). Le ponen incalculables metros de serpentina en el cuello, le cuelgan chuspas (bolsas pequeñas) llenas de coca. Le riegan con mixtura (pequeños círculos de papel, de diferentes colores.) todo el cuerpo. Ponen 7 hojas de coca a sus pies, como símbolo de los siete pecados capitales. Todos los mineros que están a su alrededor pijchean (mascan hojas de coca), fuman también k’uyunas, echan trago a la Pachamama para que les muestre los minerales que oculta en sus entrañas. A veces pawan (mirar la suerte en coca) junto al Tío.
El viernes de ch’alla (ceremonia, en la cual se riega aguardiente) del Carnaval, suelen sacrificar una llama blanca y con su sangre riegan las herramientas, las rocas y los parajes donde trabajan. Las menudencias las entierran en diferentes partes de la mina y con la demás carne hacen un sabroso asado.
“El Tío de la mina consume alcohol puro y vino dulce apenas se encuentra solo y libre de ruidos y trajines humanos” (Alberto Guerra G.). Por eso, los mineros le dejan botellas de aguardiente, comida, abundante coca y le prenden una k’uyuna en la boca antes de abandonar la ceremonia.
En la ofrenda al Tío, se quema un conjunto de pequeñas piezas, llamadas misterios, hechas de azúcar y harina. Existen también otros ingredientes como por ejemplo las millmas (lanas de colores). El color verde representa a la Madre Naturaleza y a todos los seres vivos, el amarillo representa la riqueza aurífera, el rojo a la sangre del animal sacrificado y el celeste a la vida de los mineros.
El culto al Tío es un rito para alcanzar un equilibrio entre los mineros, el Tío mismo y la explotación de minerales.


mitología


En las minas de Bolivia, existen Tíos de diferentes formas y tamaños.
Los mineros empiezan a construir al Tío con un trozo de mineral explotado en la mina. Este trozo sirve de base, desde donde se va a levantar al dueño de los minerales. Luego se utiliza barro para formar su extraño cuerpo y darle una aspecto de diablo. La cabeza lleva dos astas grandes que le sirve de radar para detectar los metales preciosos. Los pómulos son sobresalientes. Los ojos están hechos de una mezcla de cristal y espejo.
Precisamente para que brillen en la oscuridad de las galerías (sitio rectangular que se dirige a los parajes de trabajo), y alumbrar el metal que va saliendo a flor de piel. La boca es grande y semiabierta, dispuesta a recibir coca, trago y k’uyunas (cigarros). La nariz es ancha y tiznada por el humo de las k’uyunas. La quijada suele ser unas veces puntiaguda y otras veces redondeada. Generalmente lleva guantes y botas de minero y esta sentado mostrando, al aire libre, un enorme falo como símbolo de virilidad. Es decir, el Tío es capaz de preñar a la Pachamama (Madre Tierra) con los minerales que él quiere.
Los Tíos tienen diferentes nombres o denominaciones. A veces se los llama con nombres de mineros que han muerto en el interior de la mina, o simplemente Tío del nivel 300, Tío del nivel 350 etc.

bolivia

El Tío es un miembro más de la familia minera. Los que están a su alrededor, le dan comida, bebida, le cantan, le hablan de sus penas y alegrías. Comparten sus comentarios de fútbol. También hablan de los sindicatos, de un futuro mejor y de las dictaduras militares.
“En cuanto al sustantivo “Tío”, se cree fue introducido entre los años 1676 y 1736. Utilizando como nexo el término español de parentesco “Tío”, los mitayos buscaron un vínculo que estableciera una relación parental con la divinidad amanecida en su imaginario. Los mineros serían sus sobrinos” (Carlos Condarco S.).

mineria

Cuenta la leyenda que cuando llegaron los conquistadores con su carga evangelizadora, los urus empezaron a olvidar a su dios nativo Wari. Entonces fueron castigados con plagas. Wari envió un gran sapo por el norte, una serpiente por es sud, hormigas por el oeste y un lagarto por el este. A salvarlos llegó una Ñusta, que se asimila a una Virgen y convirtió en piedras y arena a los animales. La Ñusta derrotó a Wari que descendió al infierno. Esta figura, equiparable con el Supay (ser dividido, diablo) andino, devino en el Tío o dueño de la mina que, lejos de la concepción occidental, “ni es totalmente bueno ni totalmente malo” La Ñusta protectora de los urus, era la Virgen del Socavón.

tio
El tío de las minas bolivianas



mitología

Algunos videos:

En este video se ha trabajado sobre los cuentos del escritor boliviano Victor Montoya que tienen como protagonista al tío.



link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=7XxhSYoPyBk



link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=leWrgyEctZQ&feature=player_embedded


Es todo, espero les haya gustado...

Fuentes:
ecdotica.com/2008/12/17/ensayo-el-tio-en-la-mina-boliviana

Para los interesados en profundizar sobre el estudio de este ser mitológico en la direccion de arriba pueden encontrar un ensayo más que interesante....

Comentarios Destacados

11 comentarios - El tío de las minas bolivianas

@AntonioMarcos
al fin!!!!! tenia pendiente enterarme algo mas sobre ese extraño personaje y aun mas extraña feligresia. . . . . taringa. . . . . te debemos tantas!!!!

bueno, mejor voy preparando yo tambien mi primer post! aguarden noveles linuxeros!

que buen aporte bolivia
si tuviera puntines te dejaba
(espacio para la troleada)
aguante taringa
bla bla bla
@themauri01
Buena la imfo..
Soy camba pero esta bien saber algo más!
@metilman
Excelente aporte, sobre un tema no tratado en Taringa.

Saludos!
@jetrosx
tu no eres boliviano mierda! VIVA COCHABAMBA
@Ogurio
che ¿esto no va a poriga? los hacian dotados los muñecos, eh...
@Germax95
yo vine por las minas...
@CARLOS418
Muy interesante, aunque no me gustan los mitos relacionados con el diablo o las cosas diabólicas, admito que es un rasgo cultural muy interesante. Muy buena información.
@Ares898
y las chicas donde estan las chicas? Jajaja