Diablada:
LA DIABLADA: DANZA DE LA REBELDIA

La danza de la diablada muestra una cosmovisión profundamente entroncada con el culto andino del maligno "supay", de "Huari" dios de las montañas, y del diablo de la liturgia católica.

La religión católica implantada por la Corona española en sus colonias, fue diseñada como un sistema educativo para la conversión de indígenas adultos "depurando" sus costumbres "paganas" mediante, por ejemplo, los autos sacramentales y procesiones o "entradas"

Los conquistadores querían "cristianizar" a los indios; practicaban la catequesis del cristianismo contra el "paganismo". Pero el mutuo influjo religioso produjo un sincretismo peculiar en nuestra sociedad.
¿A QUIEN PEDIR AYUDA?

Desarraigados de sus ayllus, los mitayos al servicio de los conquistadores invocaban en los socavones a su legendario dios de las profundidades: "Huari", trasuntado en el "dueño de los parajes" o "el tío"

Ocurrió así que el tío fue convertido en deidad benefactora del mitayo, quien le solicitaba protección y riqueza, ofreciéndole a cambio chicha, alcohol y coca.

Al pasar los años, el hombre andino adoptó la fe católica como estrategia de supervivencia, conjuncionando festividades nativas, como el "jatun poccoy" (florecimiento) con el carnaval europeo traído por los conquistadores.

El drama teatralizado de la lucha entre el Arcángel San Miguel y la Virgen de la Candelaria, frente a los diablos y satanaces, tiene una doble interpretación.

En el sentido cristiano, resultaría ser exponente de los siete pecados capitales de la corte del "Príncipe rebelde de Luzbel".

Pero como una "sátira al conquistador", la diablada implica una rebeldía del mitayo minero que, disfrazado del diablo contra sus opresores, utilizaba la danza religiosa para expresar su ansia de libertad y de lucha para lograrla.

El mitayo tenía escasas licencias y una de las excepciones era salir de su trabajo subterráneo en carnavales, mientras los bacanales proliferaban en la ciudad, tolerados por la Iglesia. Llegaba a un desenfreno de sus inhibiciones reprimidas por la mita, y la reivindicación de su dignidad perdida.
¿PREHISTORIA CON CUERNOS?

Desde la prehistoria, según un criterio legendario y zootista uru, el fenómeno demonológico nos lleva a los antiquísimos "chullpas jakes", cuyos descendientes fueron nuestros antepasados urus.

Las huellas hay que buscarlas con la arqueología: Dentro del culto "zoolátrico" de los más antiguos orureños se encuentran cabezas talladas en piedra de pumas, ciervos y fundamentalmente de llamas con formas de cornamentas.

Corresponde también a esté periodo la leyenda de dios "Huari", de la fuerza, del fuego y de las montañas, que quiso destruir a urus al caer éstos en virtual degeneración.

Tuvo que ser una deidad extraña, pero benéfica, la "ñusta", la que derrote a las huestes infernales de Huari: el sapo, la víbora, lagarto, convertidos en piedra, y el ejército de hormigas condenado a simples dunas de arena.

Según la leyenda, el derrotado "Huari", se refugió definitivamente en el interior de sus montañas donde existen ricos minerales, para no salir más.
CUATRO ETAPAS

En el periodo histórico de la diablada hay una etapa de transculturación que comienza con la fundación, en 1606, de la Villa San Felipe de Austria, donde el choque de culturas fue una norma, aunque los resabios ancestrales lograron subsistir.

Otra etapa, de dualismo religioso (1789-1900) se explica cuando la transfiguración de la "Pachamama andina" en la Virgen del Socavón amplía un sincretismo religioso, mientras germina un tercer ingrediente poderoso: el hecho contestatario de desahogarse de la profundas represiones psíquicas.

De esta situación surge la tradición del famoso bandido Anselmo Belarmino, el "Chiru-chiru" o "Nina-nina" que a pesar de sus fechorías ayudaba a los pobres y veneraba en su guarida del cerro "Pie de Gallo", a la virgen de Candelaria.

Durante la etapa de difusión social de esta danza (1900-1950), la tradición de la diablada siguió su curso junto a otros bailes en la festividad de la Virgen del Socavón.

Es el periodo de mayor auge por el renacimiento de otras danzas en proceso de desaparición, y la creación de instituciones como la Gran Tradicional y Autentica Diablada Oruro, que nació en 1904.

Después de la guerra del chaco surgieron otras tres: la Tradicional Folklórica Diablada de Oruro (1943), Diablada Circulo de Artes y Letras (1943), Fraternidad Artística y Cultural "La Diablada" (1944).

Sus componentes pertenecen a la clase media acomodada, denominados "pijes" o "Kharas". Es el inicio de la incursión de estratos "decentes" en la danza minera, para convertirla en rutilante ballet folklórico. El indio pierde su rol protagónico, el "khara" ocupa su lugar.

En la última etapa, de difusión folklórica (1950-1995), luego de la fundación de la Diablada Ferroviaria (1956) y la Diablada Urus (1960), esta danza inicia un ciclo expansivo de irradiación nacional e internacional. Premios y distinciones universalizan al país en el mundo. Viene la internacionalización, con mayor intensidad en el surperuano, el norte argentino, y el norte chileno. 0
Carnaval de Oruro, un poco historia y fotos
tobas
bolivia
tinkus
Diablada
carnaval de oruro
Carnaval de Oruro, un poco historia y fotos
tobas
bolivia
tinkus
Diablada
carnaval de oruro
Carnaval de Oruro, un poco historia y fotos




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=lTw8YfnYcVs


Morenada:
LA MORENADA

El origen de la morenada se remonta al empleo de esclavos negros en el Potosí colonial, donde eran comprados por los mineros para reemplazar a los mitayos indígenas.

Los negros ya habían desembarcado en América junto a los conquistadores, los indios quedaron sorprendidos con su color. Al fundar Paria en 1535, Diego de Almagro contaba en su travesía a Chile por los menos con 100 negros.

El tráfico de esclavos hacia Charcas, vía Panamá y luego Buenos Aires, fue monopolio de compañías mercantiles europeas. De acuerdo a los archivos de Liverpool, se calcula que en sólo diez años (1783-93), 878 barcos llevaron a la América 300 mil negros, que llegaron a ser vendidos en 15 millones de libras.
El valor económico del negro en Charcas se medía por la edad y su nivel de adaptación. Hombres y mujeres en edad hábil tenían mayor valor. Los morenos "criollos" que tenían algún oficio, costaban más que los "bozales" semisalvajes.

Luego de su remate público, las "piezas negras", iniciaban largas expediciones desde Lima o Buenos Aires hacia Potosí, donde debían suplir al indio mitayo.

Pero el hambre, la sed, el frío, la alta presión arterial, la insuficiencia de oxigeno, el rigor del látigo y las marchas forzadas presagiaban una muerte segura.

El trabajo obligatorio en las "huayrachinas" potosinas y en la Real Casa de la Moneda doblegó fuerzas y obligó a los ricos azogueros, a deshacerse de ellos.

Por su adaptación en los Yungas, se los requirió especialmente para el cultivo de coca y de esa forma Coroico , Yanacachi, Coripata, Chulumani, Irupana y Chicaloma, fueron los poblados con mayor presencia negra.

Sobresalía la hacienda de Mururata por su abolengo étnico, donde se mantuvieron por mucho tiempo las costumbres. Incluso, se cuenta la existencia de un "micro señorío" como la realeza de la dinastía de los Reyes.
Fue así que "angolas y congos bolivianos" , vistos con sorpresa y conmiseración por quechuas y aymarás, dieron lugar a la danza de la "morenada".

Y en ese contexto, el pesado pollerín plateado del moreno, tiene diversas interpretaciones: representaría, por ejemplo, la opulencia de su amo, y significaría también que vestía una costosa ropa de perlas en razón del alto precio que los azogueros pagaban por él.

Mientras tanto, el clásico sonido del traqueo de las matracas recordaría las cruciales marchas de internación de las "piezas negras" hacia charcas, Potosí y los Yungas, acompañadas por el continuo chirriar de las vetustas carrozas y las pesadas cadenas.
Resulta todavía un problema desentrañar exactamente cuando, donde y como surge la rutilante danza de fervor y entusiasmo por parte de los indios y mestizos del altiplano boliviano, y ya no por sus propios exponentes, los negros.

Una de las hipótesis se inspira en una rebelión contra el caporal (capatáz de esclavos) en un viñal: Una joven negra distrajo con su belleza al caporal, llevándolo a un torrente embriagador. "Fue allí donde lograron ridiculizarlo, obligándole a pisar la uva y mover el torno, convirtiendo el odio en una danza de irónica alegría y burla al poder". Pero lo Yungas no tienen tradición vitivinícola.

Otra leyenda narra lo siguiente: "Durante la travesía, el crujir de los baúles de los amos marcaba el compás en el lento caminar de los negros. El cansancio se expresaba con la lengua afuera. Junto a ellos estaba el caporal y detrás el destello de las armaduras de los amos".


tobas
bolivia
tinkus
Diablada
carnaval de oruro
Carnaval de Oruro, un poco historia y fotos
tobas

Los Caporales:
LA DANZA DE LOS CAPORALES

Estamos en el tiempo nuevo del Pachakuti: del eterno retorno.

De la vuelta a los orígenes del mundo mítico, que se le conjura cada vez que se realiza la fiesta. Es un retorno a los orígenes de la humanidad, donde cohabitan la naturaleza, el cielo y la tierra; el alaxpacha , y el mankapacha (arriba y abajo).

Parte de este tiempo nuevo es el caos, la falta de reconocimiento de las cosas y su entorno. Esto lo que pasa con una cultura trasladada a los Andes como es la cultura negra o afroyungueña.

Ella es fuente de las danzas del Tundiqui o Negritos, de las cuales nació la danza de los Caporales. Sin embargo no se debe confundir lo que es la Saya de los negros, con los Tundiquis o Negritos de aymarás mestizos, con los Caporales de los sectores urbanos y clase media.
LOS AFROYUNGUEÑOS

Eran extranjeros y deshabitados, pero el divino Infinito, padre de los desposeídos y humildes les ofreció en herencia el territorio de los Yungas, para compartirlos con aymarás y mestizos. Las poblaciones de Coroico, Mururata, Chicaloma, Calacala, Coscoma, Irupana son ahora enclaves de producción cultural afroyungueña. Su vestimenta original fue cubriéndose de ropajes aymarás.

Desde su desgarramiento social tuvieron que luchar fuertemente contra la agresión colonial y el marginamiento. Por esta razón sus practicas culturales fueron perdiéndose, incluidas sus fiesta, idioma, sentido espiritual, formas de matrimonio etc.

Pero la resistencia se dio en el reducto de la danza y la música. Y una de estas danzas es la saya, junto al Candombe.
EL TUNDIQUI O NEGRITOS

Cuando en principio los negros compartieron el territorio, la cultura y el tiempo histórico con los aymarás, ambos desconocidos se reconocieron como parte de trabajo explotado.

Pero fue la lucha por la libertad la que unió a los desposeídos. Al mismo tiempo, la historia y la geografía se encargaron de posibilitar un dialogo entre culturas.

El aymará, hombre libre desde sus orígenes, siempre admiro a los negros por su paciencia y rebeldía. Los aymarás excelentes anfitriones, reconocieron en el negro a un hermano de lucha por la libertad. Como muestra tenemos a la leyenda del Sambo Salvito, que tenia a sus amigos entre mucho indígenas aymarás de Yungas.
LA SAYA

La danza y música de la saya son la expresión mas original que ellos mantienen de sus orígenes culturales: en su síntesis cultural. Tal vez por eso nadie puede interpretarla, sino son los propios afroyungueños.

Los instrumentos musicales que acompañan a la saya han sido reconstruidos o interpretados: Bombo mayor, sobre bombo; requinto y gangingo, como acompañamiento esta la Coancha.

El ritmo y la forma de interpretar es muy particular, el comienzo de cada ritmo de saya es marcado por el cascabel del capataz o caporal que guía a la danza de la saya.

El atuendo es sencillo. Las mujeres visten como las "warmis" aymarás: una blusa de colores vivos adornadas con cintas. La pollera vistosa, la manta en la mano y un sombrero Borsalino. Los hombres llevan un sombrero, camisa de fiesta, una faja aymará en la cintura, pantalón de bayeta y sandalias.

La tropa tiene como guía al caporal o capataz con un chicote o fuete en la mano, un pantalón derrocado y cascabeles en los pies: representa la jerarquía y el orden, no es el persevero y mandamás como entre los negros.

El papel de la mujer en la danza es tan importante como en la comunidad.

Entre ellas hay la mujer guía que ordena los cantos en la saya y dirige al grupo de mujeres.

Los hombres tocan simultáneamente el bombo y uno de ellos rasga la coancha (req´e). Las mujeres cantan y danzan, moviendo las caderas, los hombros y agitando las manos, en contrapunteo o un dialogo con los hombres.

La coreografía no se parece en nada al ritmo de los caporales. Los que confunden estos ritmos lamentablemente nunca han sido ni oído la danza y música de la saya, no hay matices ni semejanza, la saya es la saya, el caporal es el caporal.
bolivia

Tobas:
Una versión antigua dice que los tobas habrían llegado al Collasuyo con el inca Tupac Yupanqui, pero se cree que vinieron a Oruro con su vestimenta típica atraídos por la fama de la Virgen de la Candelaria. Posteriormente, se constituyó una comparsa que intervenía en las fiestas religiosas con un disfraz de vestimenta selvática.



La danza de los Tobas proviene de una etnia asentada al sur del territorio boliviano, a orillas del Río Pilcomayo, pertenece a la familia de los Tupy-Guaranies, Tapietis, Matacos y otros ubicados en el Gran Chaco (Departamentos de Tarija y Santa Cruz) que expresa a través de movimientos ágiles y elásticos, la actitud guerrera, basada en sus fervientes creencias, manifestadas en ritos de veneración a dioses extraídos de la naturaleza. Por eso, el uso de plumas en su vestuario, lanzas, collares de semillas y caracoles se adosan a su coreografía caracterizada por movimientos ágiles.


Los tobas fueron una de las tribus que ni los collas, ni mucho menos los españoles pudieron doblegarlas o conquistarlas, lo cual les permitió conservar sus expresiones culturales hasta nuestros días, interpretándosela con mayor énfasis en la región andina.
Raza activa y soberbia, que posee un concepto muy arraigado de su libertad, al igual que muchos grupos selváticos existentes en Bolivia.


El clima tropical con dos estaciones definidas: Lluviosa y seca; el ámbito majestuoso de los grandes bosques, bañados por innumerables lagunas, caudalosos ríos engendraron características similares entre las numerosas tribus. Como su economía que es fundamentalmente recolectora y agrícola.
Muchas de ellas antiguamente fueron transplantadas a la zona altiplánica, entre las que podemos citar, por su predominancia, a los “Tobas”, “Chiriguanos” y “Chunchos”.


La tradición recopilada por los cronistas, cuenta que las fuerzas Incaicas de avanzada al mando del Inca Yupanqui, fracasaron en la conquista de la zona oriental del territorio del kollasuyo, por la resistencia de estas tribus; quienes les recibieron danzando acrobáticamente, con saltos guerreros munidos de largas y efectivas lanzas. Con tal impresión volvió el Inca Yupanqui que adoptó los instrumentos bélicos para el mundo Andino a través de la “danza ceremonial” de guerra.

Fraternidades: CONJUNTO FOLKLORICO TOBAS “ZONA SUD”
FRATERNIDAD TOBAS “ZONA CENTRAL”
CONJUNTO ARTÍSTICO TOBAS “URU – URU”
tinkus
Diablada
carnaval de oruro
Carnaval de Oruro, un poco historia y fotos
tobas
bolivia
tinkus
Diablada
carnaval de oruro
Carnaval de Oruro, un poco historia y fotos
tobas


LOS TINKUS

LINDEROS, PACHAMAMA Y DUELO

En los últimos años, el carnaval de Oruro ha sido enriquecido con la presencia de la danza del "tinku", que llama la atención por su expresión singular y sus características de beligerancia y belicosidad que se manifiesta en los enfrentamientos personales o "thinkunacuy" del norte de Potosí.

Existen criterios dispares que tratan de explicar la causa generadora de esta práctica ancestral entre los habitantes del mundo andino, particularmente representada por "Laimes", "jucumanis", "qaqachakas", etc.; ayllus pertenecientes al norte de Potosí y sur de Oruro.

"Tinku" es una palabra quechua que significa: "encuentro", y es precisamente lo que representa, un encuentro o pelea entre dos comunidades.
SIMBOLOGIA DEL MACHISMO

Prevalece en dichos criterios, principios dispares que tratan de explicar este hecho mediante la simbología del "machismo", así como en la práctica civil normativa, en la adquisición de la mayoría por los adolescentes y, finalmente, el hecho resultante de la defensa del patrimonio territorial.

Pero es necesario diferenciar la práctica del "tinku" y el "tinkunacuy"; si ambas persiguen como objetivo el encuentro traducido en pelea corporal, difieren, sin embargo en su contenido cuantitativo. Así el "tinku" significa, pelea en conjunto, entre las comunidades o ayllus coyunturalmente antagónicos, protagonistas de este ritual de práctica milenaria. En cambio, "tinkunacuy", es una pelea entre pares, de dos a dos. La contienda empieza con el desafío de las parejas y termina generalizándose.
EL ROL DE PELEAR

La pelea se realiza en la plaza principal de la población o comunidad, bajo un rol previamente confeccionado. Cada pelea dura, aproximadamente, entre veinte a treinta minutos, de acuerdo a la resistencia de cada contendor.

Es vigilada, a manera de árbitro, por las autoridades máximas de estas comunidades: El Cacique y el Alcalde Mayor, quienes, en demostración de su don de autoridad, como medio de coerción y obediencia, blandea un látigo contra quienes no observan las reglas previamente acordadas.
DEVOCION A LA PACHAMAMA

Para algunos, esta práctica nace como consecuencia de la defensa del alinderamiento de sus terrenos; para otros como una devoción mística a la "Pachamama" que, para recibir sus dones de prodigalidad y abundancia del cultivo, es necesaria la abundancia de sangre.
bolivia
tinkus
Diablada
carnaval de oruro
Carnaval de Oruro, un poco historia y fotos
tobas
bolivia
tinkus



LA KULLAGUADA

DE ANTIGUOS HILANDEROS A TEJEDORES

Agrupaciones gremiales de llameros o callahuayas son fuente importante de la gran variedad cultura andina. Una de las danzas que expresa la vinculación a una actividad económica y social es la kullawa, que representa a los antiguos hilanderos y tejedores aymarás.

En general, los textiles tenían gran importancia en las relaciones sociales y de reciprocidad de los pueblos prehispanicos, especialmente de los kollas. El origen de esta danza se vincula, por ejemplo al relato mítico del "ayllu kyllawa, desterrado por el mallku Inti Willka" (1942).
VESTIMENTA

La vestimenta tradicional incluye montera (kh´ara) con bordados en pedrería, flequillos de perlas de fantasía, tanto para hombres como para mujeres; un ponchillo bordado con los mismos elementos de las monteras y adornados con placas circulares, representado a la platería antigua.

El pantalón en forma de buzo tienen una faja de monedas de plata.

Los hombres llevan también guantes de lana, rueca (k´apu), lluch´u, polq´os y sandalias. Las mujeres visten polleras, una pechera bordada y en los hombros una pequeña manta (lliclla) bordada igual que los ponchillos; de la cintura cuelgan bolsas con monedas. Se cubre con antifaz, y muestra pendientes y anillos en todos los dedos.
"LA NUEVA OLA"

A fines de los años 70, la juventud de los barrios populares de ciudad de La Paz – influenciada por la "nueva ola" reflejada en cabello largo, pantalón de botapié ancho y música urbana – se incorporó masivamente a las fiestas del Gran Poder, adoptando a la kullawa como portadora de un nuevo sincretismo cultural.

Así es como se producen cambios. En el varón, el buzo es sustituido por el pantalón de botapié ancho y un chaleco con algún personaje de moda en la espalda; el sombrero bordado es colgado en la cintura; todos los bailarines usan cabello largo para moverlos mientras bailan. Ambos dejan los antifaces.

En la retina de muchos ha quedado grabada la forma de mover la cabeza como característica principal de la kullawa, lo cual es un error, pues en el baile tradicional las monteras puestas impedían giros.
PERSONAJES

Dos personajes acompañan a la tropa: el "waphuri" o maestro y guía de los hilanderos, con traje ostentoso y una rueca grande, y la burlesca "awila" cargada de una muñeca de trapo. Esta figura solo puede ser interpretada por un hombre vestido como mujer, lo que no quiere decir que sea necesariamente homosexual.

Luego del auge de los años 70, la kullawa casi desapareció en la ciudad de La Paz, pero como toda la cultura aymará, continuaba viva en las comunidades y hoy esta regresando a los grandes centros de la riqueza cultural como las entradas del Gran Poder, de Oruro y Universitaria.
Diablada
carnaval de oruro
Carnaval de Oruro, un poco historia y fotos
tobas
bolivia


LA LLAMERADA

CUARENTA SIGLOS DE ARRIEROS

La llamerada es una de las danzas más antiguas del folklore boliviano; pertenece en sus orígenes a la nación aymará. Su nombre original es "karwani" .

La vinculación con la llama y con los auquénidos en general, data de la época preagrícola, hace más de cuarenta siglos. La llama dá desde esos tiempos alimentación, transporte y abrigo. Por eso aparece pintada en cuevas y cerámicas, esculpida en piedra .

Para muchas culturas precolombinas, la danza era arte y magia, para que lo bailado se reproduzca en la realidad; por eso los llameros imitaban las escenas de pastoreo a fin de mantener el rebaño.

La llamerada ha cambiado en su sentido mágico y existen innovaciones en la coreografía, vestimenta, participantes, música. Pero no ha dejado de representar la relación entre el hombre andino y los auquénidos
EL RODEO ANDINO

Según la tradición esta danza se remota a un gran cerco humano en torno a los rebaños de auquénidos; la gente obligaba paulatinamente a los animales a estrecharse en un anillo hasta llegar a tocarlos con las manos. Las llamas, alpacas, vicuñas capturadas eran esquiladas; a los animales viejos o heridos pasaban a ser alimento.

Concluido el rodeo, se efectuaba la "Huilancha" o el sacrificio de la llama propiciatoria, cuya sangre era ofrecida a los dioses.
POSTILLONES Y ARRIEROS

De acuerdo a otra tradición, recuerda a los postillones incaicos encargados de arrear a los auquénidos. También rememora a los arrieros del Potosí colonial.

En la interpretación actual, es una danza mimética, porque trata de imitar la vida diaria de arrieros y a los pastores; pero, también representa la vinculación ritual con la llama, por eso, la vestimenta de los danzantes es elegante y recupera antiguos signos de poder.
EN ORURO

Se tiene noticias de que la danza participa en Oruro desde hace 70 años. La más antigua es la llamerada Norte, fundada en 1921, integrada también por residentes de Challapata. El segundo bloque de llameros de la Norte, esta conformado por catedráticos y estudiantes de la Universidad Mayor de San Andrés.

La llamerada socavón es identificada con el barrio del mismo nombre. Destacada la creciente participación de la juventud. La danza ésta en crecimiento. Hace pocos años, los residentes paceños han formado una llamerada en Santa Cruz.
MUJERES Y VESTIMENTAS

En la mayor parte de nuestras danzas, la mujer participa recién desde hace tres décadas, pero en la llamerada la mujer esta desde tiempos antiguos, porque las labores del postillón o del arriero a Potosí eran actividades familiares.

El atuendo es una mezcla de antiguos elementos - utilizados por los aymarás desde tiempos precolombinos y coloniales hasta el siglo XIX- con partes del vestuario aymará actual.

La montera es lo más típico; es cuadrada bordeada de flecaduras, hecha de paño; recuerda el sombrero que utilizaban las autoridades aymarás.

El hombre lleva camisa de lana, de bayeta o de seda, el pantalón de bayeta, corto hasta poco más abajo de las rodillas; calcetas de cayto; abarcas; un aguayo de colores amarado sobre el pecho; un chumpi o faja multicolor que rodea la cintura; una soga enroscada en sentido contrario que el aguayo. En las llameradas más tradicionales, los hombre también llevan una careta de yeso, con los labios fruncidos, en actitud de silbar.

El hombre y la mujer portan, en la mano derecha, una honda o Korawa, símbolo de pastores y arrieros, parte fundamental de la coreografía y de la vestimenta. La mayor parte de los "pasos" incluyen el movimiento de la honda, simulando el arreo o el lanzamiento de piedras.

La mujer lleva una o más polleras anchas largas; debajo de las polleras uno o más centro o mankhanchas del género blanco; blusa y sobre ella un aguayo cruzado.

Los colores han variado. El tradicional color negro lo utilizan los tatalas; la tropa, ésta es una de la innovaciones, utiliza diferentes colores, según la festividad.
tinkus
Diablada
carnaval de oruro
Carnaval de Oruro, un poco historia y fotos


Seguire agregando

Fuentes de las historias: http://www.micarnaval.net/
http://carnavaldeoruro.***/danzas/diablada.html
http://www.redboliviana.com/elpais/patrimonios/carnavaldeoruro.asp
Fuente de las Imagenes :http://www.google.com.ar