Misiles estratégicos rusos

Misiles estratégicos rusos


Las Tropas de Misiles Estratégicos rusos celebran su 50º aniversario. El 17 de diciembre de 1959, estas unidades fueron separadas de las tropas de Artillería y Cohetería y pasaron a ser un Arma del Ejército soviético.

La formación de las Tropas de Misiles Estratégicos empezó, una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, cuando la URSS empezó a desarrollar misiles balísticos de largo alcance.

R-1, con un alcance de 270 kilómetros, diseñado por Serguei Koroliov, fue el primer misil de este tipo, o sea, la versión rusa del alemán V-2. R-1, lanzado el otoño de 1948 e incorporado en los arsenales en 1950, pasó a ser un material didáctico para la industria de Defensa y el Ejército de la URSS.

Nuevos misiles reemplazaron a R-1 uno tras otro. R-2, con un alcance superior a 500 kilómetros, fue lanzado en 1949 y entró en servicio operacional en 1951. R-5, con un alcance superior a 1.200 km, fue adoptado por el Ejército en 1951.

Como el radio de acción de los bombarderos pesados soviéticos no les permitía alcanzar EEUU, los diseñadores rusos pasaron a desarrollar un misil balístico intercontinental (MBI).

El primer misil balístico diseñado en la URSS fue R-7. Sus pruebas se realizaron en la base espacial de Kazajstán (actualmente, cosmódormo de Baikonur) en 1957. Este misil balístico intercontinental estuvo en servicio operacional de 1960 a 1963.

Sin embargo, se empleó durante muchos años en la URSS como cohete portador. R-7 y sus versiones modernizadas pusieron en órbita muchos satélites rusos y todas las naves espaciales tripuladas, desde el vuelo del primer cosmonauta de la Tierra, el ruso Yuri Gagarin, hasta hoy.

Las Tropas de Misiles Estratégicos fueron el principal instrumento de disuasión de la URSS. Este Arma tenía en sus arsenales la mayor parte de las más de diez mil ojivas con las que hacia 1991 contaba el país. Las Tropas de Misiles Estratégicos fueron sometidas a las más fuertes reducciones desde el inicio del desarme nuclear.

Hoy día, ante las Tropas de Misiles Estratégicos se plantea la tarea de retirar del servicio operativo los misiles obsoletos, producidos en la época soviética, cuya vida útil está a punto de expirar.

Según estimativas, hacia 2020 las Tropas de Misiles Estratégicos tendrán en sus arsenales unos 200 MBI fabricados entre 1997 y 2020. En estos misiles estarán instaladas de 500 ó 700 ojivas. Las medidas que se adoptan para prolongar la vida operativa de los misiles soviéticos más modernos permitirán disponer de unos 300-350 MBI con 800-1000 ojivas. Correspondientemente, las Fuerzas Nucleares Estratégicas rusas tendrán en su arsenal unos 500-550 vectores y 1500-1600 ojivas, lo que está conforme con las estipulaciones del nuevo Tratado de reducción de armas ofensivas estratégicas en proceso de redacción.

El aumento de la vida útil de misiles fabricados en la época soviética permitirá mantenerse hasta que la industria rusa esté en condiciones de fabricar vectores para reemplazar a los misiles obsoletos en los plazos establecidos.

Con este arsenal nuclear Rusia, en teoría, puede causar daños irreparables a un probable enemigo (o a una coalición enemiga) y superar cualquier escudo antimisiles que pueda ser articulado en unos próximos 15 ó 20 años. Actualmente, la defensa antimisiles global brilla por su ausencia.

Para mantener las Tropas de Misiles Estratégicos en estado de disponibilidad operacional, aún en caso de que contra Rusia sea asestado un primer golpe, el Kremlin insiste en eliminar las restricciones impuestas a las áreas de despliegue y desplazamiento de misiles estratégicos en plataformas móviles, estipuladas en el Tratado de reducción de armas ofensivas estratégicas (START-I). Moscú insiste también en vincular las reducciones de las armas ofensivas estratégicas con las restricciones sobre el desarrollo de los sistemas de defensa antimisiles. Cualquiera de estas medidas posibilitará disminuir drásticamente la capacidad de la defensa antimisiles en caso de un hipotético conflicto nuclear.

Esta coyuntura proporciona a Rusia una margen de maniobra en las negociaciones sobre la reducción de armas ofensivas estratégicas.

Pero de todas formas, la propia posibilidad de negociar los términos de la reducción de las armas estratégicas ofensivas existe gracias al escudo antimisiles creado por la abnegada labor de tres generaciones de los soviéticos.

El escudo garantizaba la seguridad de la URSS en la época de la Guerra Fría y sigue cumpliendo esta misión ahora que la desarticulación de los sistemas existentes de disuasión y cooperación entraña el peligro de nuevos conflictos por el reparto del mundo.


Misiles estratégicos rusos

Las Tropas rusas de misiles estratégicos (TME) celebran en estas fechas su 50º aniversario: se convirtieron en un arma autónoma dentro de las Fuerzas Armadas de la URSS el 17 de diciembre de 1959. En la foto: militares antes de entrar de guardia.

defensa

A la creación de las TME le precedió una labor prolongada que se inició después de la Segunda Guerra Mundial, período en que la URSS procedió al desarrollo de misiles balísticos de largo alcance.]

arma

Hacia finales de los años 60, el crecido potencial de las TME permitió a la Unión Soviética lograr paridad con EEUU en materia de misiles y armas nucleares. El diseño de los proyectiles siguió perfeccionándose con el transcurso del tiempo, y las ojivas monobloque cedieron el terreno a los misiles de cabezas múltiples, guiadas individualmente. En la foto: durante los preparativos de un lanzamiento.

misil

La aparición de misiles balísticos intercontinentales de plataforma móvil Topol, hacia mediados de la década del 80, hizo menos vulnerables las fuerzas estratégicas.

cohete

De más de 10 mil ojivas que la Unión Soviética tenía en 1991, la mayor parte estaba en el arsenal de las TME que se vieron especialmente afectadas cuando se inició el proceso del desarme. En la foto: los equipos de un centro de control en la ciudad de Balabánovo, a unos 96 Km de Moscú.

Rusia

Las TME constituyen a día de hoy el eje de las fuerzas nucleares estratégicas de Rusia y le permiten mantener equilibrio frente a EEUU aunque los cambios en la composición numérica fueron desfavorables para Moscú. En la foto: un centro de control en la ciudad de Balabánovo.

ojiva

Actualmente, las TME cuentan con 1.248 ojivas nucleares emplazadas en 367 misiles. La Fuerza Aérea de Rusia dispone de 844 ojivas instaladas a bordo de 76 bombarderos pesados; la Armada tiene 624 ojivas en 176 misiles estacionados en 11 submarinos nucleares. En la foto: modelos de misiles balísticos de primera generación expuestos en el museo de la Academia Militar “Pedro el Grande” de las TME.

Misiles estratégicos rusos

Las armas más numerosas en el arsenal de las TME son misiles de producción soviética emplazados en silos: 59 sistemas R-36M /R-36M2 (SS-18 Satán, según la clasificación de la OTAN), con un total de 590 ojivas, más 70 misiles UR-100N (SS-19 Estilete), con 420 misiles. Como promedio, tienen 25 años y, con pocas excepciones, se darán de baja para 2020.

defensa

Las TME tienen también 174 misiles de plataforma móvil Topol, así como 49 sistemas modernizados Topol-M de emplazamiento en silos y otros 15 que son móviles. Todos ellos son sistemas monobloque. En la foto: el convoy de un Topol-M.

arma

Este diciembre, las TME darán de alta el primer grupo de sistemas móviles RS-24 Yars, cada cual, con cuatro ojivas de reentrada múltiple e independiente, desarrollados a partir del Topol-M. Paralelamente se desarrolla un nuevo misil pesado capaz de portar entre 6 y 10 ojivas. En la foto: un Topol-M con elementos de camuflaje.



Fuente: Ria Novosti

6 comentarios - Misiles estratégicos rusos

@Dilan47
ojo.. los comunistas quieren venganza
@madball
son viejos esos yaaa