El Unicornio si existe...

El unicornio existe, pero es marino
El narval, uno de los animales más misteriosos


Es una ballena (Narval-Monodon monoceros) de aspecto similar a la beluga, pero con un inmenso cuerno de marfil, por lo que ha sido perseguido por los cazadores desde hace varios siglos, y actualmente se encuentra en peligro de extinción. Por lo difícil que resulta verlos, es uno de los animales más curiosos y desconocidos para el ser humano.

insolitosublime


Los narvales son mamíferos rápidos y activos que se alimentan principalmente de bacalao. En otras áreas sus dietas se han adaptado a calamares, camarones y otros peces. Ocasionalmente, los narvales machos frotan mutuamente sus cuernos en una actividad llamada "tusking", que proviene de la palabra inglesa tusk, que significa colmillo.

Lo más curioso es que el cuerno del narval no es en realidad un cuerno... sino un largo diente (en raras ocasiones son dos), exclusivo de los machos. Es el diente del lado izquierdo de la mandíbula superior. Inicialmente se pensó que tenia funciones de defensa frente a los depredadores, para perforar el hielo del mar ártico, o incluso como método de cortejo con las hembras.


increible


Los depredadores principales del narval son el oso polar y la orca, pero también es una de las piezas mas codiciadas para los esquimales, se les permite cazarlas legalmente, ya que de sus cuerpos aprovechan prácticamente todo: su carne la ahúman para conservarla todo el invierno, sus tendones les servían para hacer cuerdas, sus huesos para construir trineos y aperos de caza, y su piel y grasa les sirve de alimento.

También como tejido y sobre todo como fuente de vitamina C, algo vital en una tierra donde no hay fruta ni verdura. A menudo, el hígado de estos animales es consumido inmediatamente después de la matanza, se realiza durante una ceremonia ancestral, que tiene un significado de respeto al animal. Y todo eso... por no hablar del cuerno-diente.

Encantador


Se cree que fueron los vikingos los primeros en traer los dientes de narval a Europa. Los inuits, los habitantes árticos, los cambiaban por utensilios, comida y abalorios, y aquí se extendió la leyenda de que eran los cuernos de auténticos unicornios, por lo que llegaron a alcanzar precios astronómicos.

En la actualidad el metro de diente de narval se paga a unos 300 euros, y en algunos anticuarios españoles se piden miles por uno antiguo.

Pero el animal que se escondía tras este misterioso y valioso diente no se conoció en Europa hasta el siglo XVI, gracias a Konrad Gesner, el padre de la zoología científica. Sin embargo, la discusión sobre su verdadera existencia se prolongó hasta bien entrado el siglo XIX. Desde entonces... muy poco se ha conseguido averiguar sobre el narval.

El Unicornio si existe...