Es la 2º vez que subo este post porque me lo borraron, me da mucha bronca que me lo hallan borrado porque este post no tiene nada de malo, asi que por favor no lo denuncien. En vez de denunciar este post que me llevo como 3 horas armarlo vallan a buscar posts crap que abundan en taringa!, no este...

Gracias






Hola!!!

Hoy no voy a hacerle un homenaje a Carlos Menem ni a Ricardo Fort (No

se lo merecen )

Voy a homenajear a alguien mucho mas grande e importante, el lugar

donde naci, vivi y aprendi,

Un lugar lleno de cultura: La Argentina

Espero que les guste




Comidas y Bebidas:




Soy argentino, homenaje a un gran pais



Asado: En su origen no es estrictamente argentino, aunque sí lo es la variedad con cuero. Se lo prepara de distintas maneras, según la región geográfica. En la Pampa Húmeda se lo cuece sin cuerear, clavado en estacas sobre brasas o bien sobre parrilla, en tanto que en las regiones del Noroeste Argentino (NOA) y Cuyo es práctica frecuente su cocción en pozos hechos en el suelo, que constituyen verdaderos hornos de tierra.



homenaje



Chimichurri: salsa sabrosa compuesta de diferentes especias y vegetales naturales (ajo, pimiento rojo, perejil, orégano, ají, tomillo, cebolla y laurel), mezclados con agua, vinagre, azúcar, sal y aceite.



Si



Salsa criolla: Es un preparado a base de cebolla, ajo, pimentón, especias y aceite.



algo



Empanadas: Bocados de masa rellena, preparados al horno o fritos en aceite o grasa. Originalmente se realizaban con grasa de pella, cebollas blancas o de verdeo, y carne picada a cuchillo. Con el tiempo surgieron otras variedades de relleno: humita, pollo, pescado, verdura, etc., con o sin picante. Actualmente se cocinan con pequeñas variantes, según las provincias. El menú las incluye: catamarqueñas (con papas, pasas, aceitunas y ajo); cordobesas (con pimientos morrones, papas, aceitunas, pasas, huevo duro y algo azucaradas); mendocinas (con huevos duros y aceitunas); salteñas (con papas, cebolla de verdeo, pasas, huevos duros y aceitunas); sanjuaninas (sólo con carne y mucha cebolla); santiagueñas (con huevos duros y pasas de uva) y tucumanas (fritas, con cebollas de verdeo y blanca, huevos duros y pasas de uva).



especial



Locro: El término es de origen quechua (luqru, comida de maíz) y consiste en un guiso muy popular que se consume en casi todas las provincias, hecho en base a trigo o maíz, con porotos, chorizo, patitas y orejas de cerdo y la clásica fritura que– preparada con cebolla, tomate, ají picante y pimentón – se agrega unos instantes antes de servirlo.



a



Puchero: En realidad, el puchero es conocido en distintas cocinas europeas. El criollo se caracteriza porque a la cocción de carne vacuna se le agrega cerdo, cueros de cerdo, garbanzos, repollo, choclos, batatas, mandioca, chorizos y, en algunas provincias del Norte, charqui, y se sirve acompañado con la tradicional salsa criolla, cruda o cocida.



muy



Dulce de leche: es un producto típico de la gastronomía del país. Se obtiene tras una cocción muy lenta de leche y azúcar aromatizada con vainilla. En Mendoza se lo llama arequipa.



Soy argentino, homenaje a un gran pais



Alfajor: Consiste en una golosina de masa esponjosa, con relleno dulce. Los hay de las más variadas preparaciones en función de la provincia de origen: cordobeses (de pasta esponjosa, rellenos de dulce de frutas o de leche y con baño blanco azucarado); salteños (con masa seca perfumada con anís en forma de discos superpuestos, rellenos con dulce de turrón y cubiertos con merengue); santafecinos (con masa en base a levadura de pan, manteca y muchas yemas, rellenos con dulce de leche y cubiertos con un baño blanco); santiagueños (con masa muy seca que lleva como ingredientes alcohol y anís en grano, rellenos con dulce de leche espeso y cubiertos con un baño glaceado de azúcar).



homenaje



Pastelitos: Bocaditos de masa muy hojaldrada, fritos y rellenos, por lo general con dulce de membrillo. En la región del Noreste Argentino (NEA) se combinan con queso y dulces regionales.



Si



Tortas fritas: bocados preparados con una masa de harina, agua, sal y grasa, sobada con los puños para que resulte masa tierna; se fríe en grasa de vaca, cerdo o de oveja.



algo



Chipa: bollitos característicos de la Provincia de Corrientes, hechos con harina de mandioca y queso fresco.



especial



Mate: Infusión de yerba–mate preparada con agua caliente, que se sirve en una calabacita destinada a tal fin y se bebe con sorbete o bombilla. Por lo común se toma sola y ocasionalmente se acompaña con yerbas medicinales o aromáticas.



a



Mate Cocido: infusión de yerba–mate colada, se bebe caliente en jarra o taza.



muy



Terere: infusión refrescante a base de yerba–mate con agua muy fría, tradicional en la región del NEA. A veces se le agregan cubitos de hielo o jugos de fruta.



Soy argentino, homenaje a un gran pais



Vino: Argentina posee una vitivinicultura que la ha hecho famosa en Latinoamérica. En la región, sólo los vinos chilenos compiten con los argentinos; y si quisiéramos contar a las tres Américas, solamente tendríamos que incorporar a la lista a los vinos californianos. La fama de los vinos argentinos se debe a varias causas: la tradición heredada de los españoles, las mejoras aportadas por inmigrantes provenientes de Italia y otros países también famosos por su vitivinicultura, un medio ambiente propicio, en el que un clima óptimo y la tierra adecuada permiten una excelente maduración de las uvas.



homenaje



Vino patero: Se realiza sin aditivos, sólo con uvas pisadas en cuero, generalmente de buey. Se bebe una vez bien fermentado y es consumido preferentemente en la Provincia de Catamarca.



Si



algo



Musica:




especial



Musica indigena: Los pueblos originarios todavía conservan su música, aunque con posibilidades escasas de difusión masiva. La tradición oral de chiriguanos, chorotes, mapuches, pilagás, tehuelches, tobas, wichíes –entre otras comunidades originarias– ha sido recopilada con trabajos de campo desde 1931 por parte investigadores del Instituto Nacional de Musicología Carlos Vega.



a



Folklore: En la fusión con los elementos de la conquista española, se fue conformando lo que se conoce como el folklore nacional, destacándose especies como la zamba, el chamamé, el carnavalito o el pericón, cada uno con sus ritmos e instrumentos propios, característicos de cada región. Sin embargo, todas ellas fueron permeables a las influencias de regiones vecinas o de países limítrofes.
Sobre la base de estas creaciones colectivas, se afianzó una importante corriente apoyada en la individualidad creadora de destacados compositores como Atahualpa Yupanqui, Tránsito Cocomarola o Linares Cardozo, quienes nutrieron la denominada música de proyección folklórica. Recientemente, para su interpretación se han agregado instrumentos no convencionales como saxo, flauta traversa, órgano, teclados y batería, innovación que va ganando adeptos de manera paulatina.
Para más información sobre cancioneros y ritmos tradicionales, dirija su consulta al Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL).



muy



El tango: A partir de 1880, con la incorporación de corrientes de inmigrantes, nuestra música se enriquece. Con su contribución, en los suburbios de Buenos Aires se fue modelando el tango en arrabales y prostíbulos. En tiempos iniciales se interpretaba con violín, guitarra y flauta, pero hacia 1900 ésta fue reemplazada por el bandoneón, traído por los inmigrantes alemanes.
La danza fue un elemento esencial para la difusión del género y se desarrolló sobre dos vertientes: la de ritmo alegre, veloz y vivaz; y la triste, sentimental y reconcentrada. En esta segunda etapa cobró importancia la letra, a la que daba su impronta personal cada cantante. Entre los más destacados brilló Carlos Gardel, "el zorzal criollo", incuestionable divulgador del tango.
En la década del 40, con el aporte de músicos y poetas provenientes del interior, los solistas recurrieron a temas evocativos, familiares, amorosos o testimoniales.
La radiofonía y el cine nacionales contribuyeron notablemente a llevar al tango a un período de esplendor hasta iniciados los años 50, con letristas, cantantes y músicos de la talla de Osvaldo Pugliese, Francisco Canaro, Enrique Cadícamo, Aníbal Troilo, Horacio Salgán, Homero Manzi, Edmundo Rivero y los hermanos Virgilio y Homero Expósito.
Entre los años 60 y 70, las preferencias populares se orientaron hacia otros géneros. Sin embargo, el tango conoció un momento de especial fecundidad con variantes modernas como las del Sexteto Mayor, el Cuarteto de Colángelo y especialmente con Astor Piazzolla.
Las especies más tradicionales se conservarán, aunque renovadas con el aporte de personales intérpretes como Julio Sosa y Roberto Goyeneche.
Actualmente el género ha despertado el interés de las generaciones más jóvenes y han surgido compositores que cultivan incluso, el tango electrónico.
Para obtener información sobre discografía, espectáculos, dictado de clases, eventos, artistas o festivales, dirija su consulta al portal del tema desarrollado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.



Soy argentino, homenaje a un gran pais



La murga:Es otro género significativo de la cultura urbana, fuerte expresión de los sectores populares en los carnavales. Su origen es incierto, aunque se inscribe en la tradición carnestolenda del exceso y la liberación de los cuerpos, acrisolada con el candombe (surgido en el Río de la Plata y patrimonio de los esclavos traídos desde África).
La última dictadura militar argentina prohibió tales festejos, pero las murgas barriales sobrevivieron y con la conquista de la democracia renovaron su gracia y su brío.



homenaje



El rock: Iniciada la década del 60, la Argentina fue sacudida musicalmente por el fenómeno "beatle" y algunos grupos locales procedieron a imitarlos. Sin embargo, hubo talentos que encontraron su expresión propia. El éxito de ventas del primer LP de rock nacional grabado por Los Gatos, dio cuenta de que ya había en el país un público para el género y con Almendra y Manal, quedó configurada a comienzos de los 70 la trilogía fundacional. A esta etapa pertenece también el dúo Sui Géneris, que impuso sus temas acústicos, hoy verdaderos clásicos.
El segundo momento se caracteriza especialmente porque el género se convierte en un espacio urbano de resistencia al autoritarismo dictatorial. La máquina de hacer pájaros, Serú Girán, León Gieco y el regreso de los grupos fundacionales son hitos de esta etapa que culminó en un fortalecimiento del rock a partir de la guerra de Malvinas (1982), cuando la dictadura militar prohibió la difusión de música en inglés. Al mismo tiempo, aparecieron nuevas figuras que concitaron gran aceptación.
El retorno a la democracia se vio acompañado del regreso de músicos del exilio o del surgimiento de grupos que aportaron un estilo bailable.
En la década del 90 el género abarcó propuestas variadas: el rock puro, el pop, el punk, el metal, el rap. Actualmente ya ha incorporado el ska, el reggae y otras especies, con las connotaciones temáticas que diferencian tales vertientes entre sí.



Si



Otras expresiones: La cumbia se introdujo en el país desarrollándose con ritmos mucho más simples que en Colombia, su tierra de origen. Aunque esta música suele ser sinónimo de distracción o de evasión, hay una vertiente contestataria que, con expresiones, giros y jerga propia, intenta marcar la diferencia.
También el cuarteto, como expresión de la cultura popular ha tenido una importante expansión en los últimos tiempos, sobre todo entre los sectores de menos recursos.



algo




especial



Deportes:



Futbol: La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) es la institución responsable de organizar el fútbol en Argentina. Fue fundada en 1893 con el nombre de The Argentine Association Football League. Está afiliada a la FIFA desde 1912 y a la Conmebol desde 1916 (fue uno de sus miembros fundadores).
La AFA es el ente responsable de las distintas selecciones nacionales de fútbol. En mayores, la Selección participó en trece de las diecisiete fases finales de los Campeonatos Mundiales, logrando dos títulos, en 1978 y 1986.
La selección nacional obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y la de plata en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928 y en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y ganó la Copa América en 14 ocasiones.
En juveniles, la selección Sub-20 se consagró seis veces (1979, 1995, 1997, 2001, 2005 y 2007) campeona de la Copa Mundial de Fútbol Juvenil.
Por otra parte, vale decir que los equipos argentinos son -con 60 logros al finalizar 2008- los que han obtenido mayor cantidad de títulos internacionales oficiales a nivel de clubes en toda América, y son de los más laureados en el mundo.



a



Básquetbol: A pesar de tener un rico pasado, llegando a ser campeón mundial en 1950 y cuarto en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952, el básquet argentino fue perdiendo protagonismo en la segunda mitad del siglo XX, hasta que la creación de la Liga Nacional en 1984, lo hizo recuperar y ganar en popularidad nuevamente. La irrupción de Emanuel Ginóbili en la NBA y las grandes actuaciones de la selección argentina a nivel internacional, contribuyeron a un mayor seguimiento por parte del público.
En 2002, la Selección dirigida por Rubén Magnano alcanzó la final del Campeonato Mundial en Indianápolis, y dos años más tarde obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, el título más importante de su historia. En los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, en cambio, fue derrotado por la selección de Estados Unidos en semifinales. Aun así luego venció a Lituania y gano la medalla de bronce
Es la única selección de baloncesto de América Latina en conquistar la cuádruple corona: Campeona del Mundo, Campeona Olímpica, Campeona de América y Campeona Panamericana. Además, es 10 veces Campeona Sudamericana.
El basquetbolista más destacado del país es Emanuel Ginóbili, Manu, tres veces campeón de la NBA con su equipo San Antonio Spurs en 2003, 2005 y 2007.



muy



Automovilismo: El automovilismo, junto al fútbol y el boxeo, integra la base tradicional del deporte popular en la Argentina. Tiene sus comienzos a fines del siglo XIX y logra una gran popularidad a partir del establecimiento del Turismo Carretera en 1937.
La máxima figura de este deporte en la Argentina es Juan Manuel Fangio, quien fue 5 veces campeón mundial de Fórmula 1 con cuatro marcas: Alfa Romeo (1951), Mercedes Benz (1954–1955), Ferrari (1956) y Maserati (1957).
En los años 70 la figura destacada dentro de la Fórmula 1 fue Carlos Alberto Reutemann, quien a lo largo de su carrera logró un total doce grandes premios, siendo 1981 el año de su mejor perfomance, cuando finalizó como subcampeón de la categoría.
En la actualidad las dos categorías más importantes del automovilismo argentino son el Turismo Carretera, el Top Race y el TC2000.



Soy argentino, homenaje a un gran pais



Atletismo: El atletismo en la Argentina mostró un desarrollo importante hasta 1956, obteniendo cinco medallas olímpicas, constituyéndose en el segundo deporte olímpico detrás del boxeo, en el período 1924-1952. Sus mayores logros se produjeron en la maratón, disciplina en la que obtuvo dos medallas de oro, con Juan Carlos Zabala en Los Ángeles 1932 y Delfo Cabrera en Londres 1948, y una de plata, alcanzada por Reinaldo Gorno en Helsinki 1952. También obtuvieron medalla de plata Luis Brunetto en salto triple en París 1924 y Noemí Simonetto en salto en largo, en Londres 1948.
Luego de 1956 el atletismo se vio afectado por problemas políticos, falta de apoyo y la profesionalización del deporte en todo el mundo. Entre los atletas más destacados desde entonces se encuentran Tito Steiner en decatlón, Alejandra García en salto con garrocha y Antonio Silio en carreras de fondo.



homenaje



Boxeo: El boxeo, es tradicionalmente en la Argentina, uno de los tres deportes de máxima popularidad, junto el fútbol y el automovilismo.2 Los boxeadores argentinos se han destacado tanto en el amateurismo y los Juegos Olímpicos, como en el profesionalismo masculino y femenino.
El boxeo amateur se desarrolló ampliamente desde comienzos de siglo XX, dominando durante varias décadas la disciplina en Sudamérica. Como deporte olímpico, ha sido el que mayor cantidad de medallas ha aportado al olimpismo argentino, obteniendo 24 sobre un total de 66, que equivalen al 36%. Luego de celebrados los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, siete boxeadores argentinos habían obtenido medalla de oro olímpica: Víctor Avendaño (1928), Arturo Rodríguez Jurado (1928), Carmelo Robledo (1932), Alberto Lovell (1932), Oscar Casanovas (1936), Rafael Iglesias (1948) y Pascual Pérez (1948).
El boxeo profesional masculino, hasta 2009, registra treinta y cuatro campeones mundiales reconocidos por la FAB, y ocho reconocidos por otras asociaciones.3 El primer campeón mundial fue Pascual Pérez en 1954, siguiéndole Horacio Acavallo, Nicolino Locche, Carlos Monzón, Victor Galíndez, Miguel Ángel Castellini, Miguel Cuello, Hugo Corro, Sergio Palma, Santos Laciar, Gustavo Ballas, Ubaldo Sacco, Juan Martín látigo Coggi, Pedro Décima, Julio Vázquez, Néstor Giovanni, Jorge Fernando locomotora Castro, Marcelo Domínguez, Carlos Salazar, Juan Córdoba, Hugo Soto, Victor Godoi, Pablo Chacón, Raúl Balbi, Omar Narváez (superando al histórico Carlos Monzón, en número de defensas de su título mundial, con 15 defensas exitosas), Héctor Velazco, Jorge Rodrigo la hiena Barrios, Carlos Manuel Baldomir, Mariano Carrera, Juan Carlos Reveco, Hugo Garay, Sergio Gabriel Martínez, Victor Emilio Ramirez y Marcos René Maidana aún defendiendo su título. Cabe destacar también a los que consiguieron títulos de organismos no reconocidos por la FAB: Darío Mateoni, Ramón Britez, Pablo Sarmiento, Sergio Gabriel Martínez, Aldo Rios y Javier Álvarez. Pascual Pérez y Carlos Monzón han sido incluidos en la lista de los mejores boxeadores de todos los tiempos. Aún sin haber sido campeones mundiales, se destacan también en la historia del boxeo argentino, Luis Ángel Firpo, Justo Suárez y Oscar Bonavena.



Si



Ciclismo: El ciclismo fue introducido en Argentina en 1898 por la comunidad italiana que se radicó a partir de la gran ola inmigratoria que se extendió entre 1850 y 1950, organizándose en el tradicional Club Italiano de Buenos Aires, llamado inicialmente Club Ciclista Italiano.5
En la primera década del siglo XX, el ciclismo se convirtió en uno de los deportes más populares del país, construyéndose gran cantidad de velódromos. Luego se extendió la práctica del ciclismo en ruta.6
Los primeros grandes campeones del ciclismo argentino fueron los Mendoza|mendocinos Martín Remigio Saavedra y su hermano Cosme Saavedra. El primero ganó más de 300 competencias (200 en pista y 100 en ruta).5 Otro ciclista destacado fue Clodomiro Cortoni, dos veces campeón panamericano (1951 y 1955) y 4º en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952, en la prueba de un kilómetro contra reloj.
Entre las décadas de 1950 y 1960 se destacó Jorge Batiz, dos veces subcampeón mundial de velocidad. Batiz ganó también en 1958, junto al italiano Fausto Coppi, considerado el más grande ciclista de todos los tiempos, los Seis Días en Bicicleta, una de las más reconocidas competencias que se disputan en el país.7
Jugadores argentinos de críquet en 1949.
El ciclismo argentino ha tenido una participación destacada en las actuaciones del país en las competencias internacionales. En los Juegos Olímpicos, en total ha aportado trece diplomas olímpicos, constityéndose así junto al yachting y precedido por el boxeo (30), en el segundo deporte que mayor cantidad de diplomas olímpicos ha obtenido. En los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, Juan Curuchet -el mejor cicilista de la historia argentina- y Walter Pérez obtuvieron la medalla de oro en la prueba Madison. La misma pareja había logrado en 2004 la primera medalla de oro para la Argentina en la historia de los mundiales. Previamente, Juan Curuchet, junto a su hermano Gabriel, obtuvieron las medallas de plata y bronce en la Copa del Mundo de Cali y Trexeltown en 1997, entre otros logros



algo



Golf: Golfistas argentinos como José Cóceres, Roberto De Vicenzo, Eduardo Romero, Angel Cabrera y Ricardo González, están entre los mejores jugadores de América Latina.
Antonio Cerda y Roberto De Vicenzo ganaron la Copa del Mundo de Golf en 1953. Recientemente Angel Cabrera sorprendió a la afición pública al convertirse en 2007 en el primer hispano hablante en ganar el US Open y en 2009 al ser el primer latinoamericano en triunfar en el Masters de Augusta.



especial



Rugby: El rugby, se juega aproximadamente desde 1873 en la Argentina, antes que el fútbol. En un comienzo fue jugado por británicos residentes en el país. La actual Unión Argentina de Rugby data de 1898 o 1899, y a partir de 1910, ya había numerosos jugadores argentinos. Actualmente el rugby cuenta con más de setenta mil cultores registrados (según International Rugby Board, entidad rectora a nivel mundial de este deporte,19 aunque esta cifra parece exagerada, ya que se calcula que los rugbistas registrados no superan los treinta mil. El seleccionado nacional argentino o Los Pumas, se encuentra entre los cinco mejores del mundo, habiendo intervenido, con diversa suerte, en todos los campeonatos mundiales de esta especialidad deportiva. Su mejor desempeño ha sido en el año 2007, donde obtuvo el tercer puesto (medalla de Bronce) después de haber triunfrado frente al organizador Francia (dos veces), Georgia, Namibia, Irlanda y Escocia. Solamente perdió, en seminifinales, con quien a la postre sería el campeón, los representantes sudafricanos. Las mayores plazas rugbísticas del país son Buenos Aires (Unión de Rugby de Buenos Aires), Rosario (Unión Rosarina de Rugby), la provincia de Córdoba (Unión Cordobesa de Rugby), la provincia de Tucumán -la más importante del interior del país- (Unión Tucumana de Rugby) y la Unión de Rugby de Cuyo, que agrupa a clubes de las provincias de Mendoza y San Juan y en cuyos torneos suelen jugar equipos de la vecina República de Chile. El deporte está difundido por todo el país, y de hecho, es el único país americano que cuenta con una cantidad importante de clubes que lo practican habitualmente, superior incluso a los Estados Unidos y Canadá.



a



Tenis: El tenis en la Argentina es un deporte de práctica masiva desde la década de 1970, predominando ampliamente el uso de superficies de arcilla, en la modalidad de polvo de ladrillo. Los jugadores más destacados de su historia han sido Guillermo Vilas y Gabriela Sabatini, ambos en el Salón Internacional de la Fama del tenis. También han obtenido logros deportivos excepcionales Paola Suárez, única argentina en alcanzar el puesto #1 del ránking mundial (en dobles), Gastón Gaudio ganador del Torneo de Roland Garros en 2004, y David Nalbandián, ganador del Torneo de Maestros en 2005.
En la actualidad, jugadores de primer nivel como David Nalbandian, Juan Martín del Potro, Guillermo Cañas, Juan Ignacio Chela y Juan Mónaco entre otros, ubican a Argentina como una de las potencias del tenis mundial, habiendo terminado la temporada 2007 con cuatro jugadores entre los primeros 25 y once entre los primeros 100 del mundo.
El tenis argentino ha ganado tres medallas olímpicas (dos de plata y una de bronce) y se ha consagrado tres veces campeón mundial por equipos. Ha sido también tres veces subcampeón de la Copa Davis.
La competencia más importante que se disputa en el país es el Torneo de Buenos Aires, denominado Copa Telmex a partir de 2006, que integra el grupo de torneos de la ATP International Series. Es uno de los cuatro torneos que conforman la denominada Gira Latinoamericana sobre polvo de ladrillo que tiene lugar a principios de año, entre la finalización del Abierto de Australia y el comienzo del Masters de Indian Wells. En 2006, acudieron al mismo más de 64.000 personas durante los siete días de competencia, lo que lo hace el tercer ATP del tipo "International Series" con mayor concurrencia de público, detrás del de Sidney y Los Ángeles. El jugador más ganador es Guillermo Vilas con ocho títulos individuales en el torneo porteño.



muy


Voleybol: El voleibol (llamado generalmente "voley" es un deporte popular en Argentina. Este deporte fue introducido en la Argentina en 1912 por la Asociación Cristiana de Jóvenes. En 1932 se funda la Federación del Voleibol Argentino, conjuntamente con la de pelota al cesto. Al año siguiente se organiza el primer campeonato nacional de primera división, consagrándose en categoría damas el INEFA y en caballeros, la YMCA (Asociación Cristiana de Jóvenes).
La publicación del primer reglamento oficial se produjo en 1936, aprobándose luego el de pases y clasificación de jugadores. En 1939 se reglamentan tamaño y peso de los balones; en 1941 la Federación ingresa en la Confederación Argentina de Deportes y al Comité Olímpico Argentino. Al año siguiente se resuelve que el voleibol y la pelota al cesto marchen por caminos independientes.
La Selección de vóleibol de Argentina masculina de mayores participó por primera vez en una competencia oficial internacional en 1951: el Campeonato Sudamericano en Río de Janeiro, Brasil, alcanzando el cuarto puesto. También en dicha ciudad tuvo lugar, en 1960, la primera participación en un Campeonato Mundial de Voleibol, ocupando nuestra selección el décimoquinto puesto.
En el Campeonato Mundial de Voleibol masculino, Argentina fue la sede de la edición disputada en 1982 en la que realizó una de las mejores campañas de su historia, quedándose con el tercer puesto. Argentina volvió a organizar el Campeonato Mundial de Voleibol Masculino de 2002 oportunidad en que salió sexta.
En los Juegos Olímpicos, la selección masculina otuvo la medalla de bronce en Seúl 1988, y alcanzó el 4º lugar en Sídney 2000.
Desde su creación en 1990, la Argentina fue invitada a participar por la FIVB en 11 de las 20 ediciones de la Liga Mundial de Voleibol disputadas hasta 2009 inclusive, torneo que reúne a las dieciséis mejores selecciones del mundo. En 1999 Argentina organizó la ronda final (los 6 mejores), que se jugó en Mar del Plata, y por esa razón participó de la misma, quedando en sexto lugar. En 2009 clasificó por primera vez para disputar la ronda final de la Liga Mundial de Voleibol de 2009, luego de vencer a Francia; allí Argentina perdió los tres encuentros que disputó (Serbia, Cuba y Brasil) pero los sets ganados le permitieron finalizar en la 5ª posición, la mejor colocación de la historia en la Liga.20
Algunos voleibolistas argentinos son considerados de los mejores del mundo, como Waldo Kantor, Daniel Castellani, Hugo Conte y Marcos Milinkovic.
La selección femenina de voleibol, conocida como Las Panteras, también han conseguido actuaciones destacables.
Posee 3 ligas nacionales, dos masculinas y una femenina. Maculina: Liga A1 Liga A1 de Voley Argentino, Liga A2 Liga A2 de Voley Argentino y Femenina: Liga Femenina Liga Femenina de Voley Argentino



Soy argentino, homenaje a un gran pais



Polo: Fue introducido en la Argentina por inmigrantes ingleses hacia 1875. Actualemente en la Argentina se juegan los tres torneos de polo más importantes del Mundo: Campeonato Argentino Abierto de Polo el Abierto de Hurlingham, y el Abierto de Tortugas, que conforman la honorífica Triple Corona.
Históricamente, la Argentina fue y sigue siendo líder indiscutido en este deporte en el alto handicap internacional. Son argentinos los jugadores de polo más destacados internacionalmente, participando en torneos en todo el Mundo. Hasta 2008, Argentina ha gando tres veces el Campeonato Mundial de Polo, al igual que Brasil, encontrándose segunda en el medallero histórico. Sin embargo los equipos participantes deben tener un handicap de hasta 14 goles. Es por esta razón que los mejores exponentes del polo, no pueden tomar parte del campeonato mundial. Además, cuando antiguamente este deporte era olímpico, Argentina logró dos veces la medalla de oro, en 1924 con Arturo Kenny, Juan Miles, Guillermo Brooke Naylor, Juan Nelson y Enrique Padilla, y en 1936 con Luis Duggan, Roberto Cavanagh, Andrés Gazzotti y Manuel Andrada.
Entre los equipos más destacados de la actualidad se encuentran La Ellerstina y La Dolfina.



homenaje



Natacion: La natación es un deporte muy practicado en la Argentina, tanto en sus modalidades de piscina, como de aguas abiertas fluviales y marítimas. Fue uno de los primeros deportes en ser practicados masivamente por las mujeres en Argentina.
El primer logro histórico de primer nivel fue la medalla de oro obtenida por Alberto Zorrilla en 400 metros libres, en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928. En los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 fue la primera alteta olímpica argentina, Jeanette Campbell, la que obtuvo medalla de plata en 100 metros libres. La tercera medalla olímpica fue obtenida por Georgina Bardach en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, al obtener el bronce en los 400 metros medley.
Otros importantes nadadores argentinos han sido Lilian Harrison (primera persona en cruzar a nado el Río de la Plata), Enrique Tiraboschi (recordista mundial en el cruce del Canal de la Mancha), Luis Alberto Nicolao (recordista mundial en 100 metros mariposa), José Meolans (varias veces campeón mundial), Ana María Schultz (1ª ranking mundial en 400 m libres), Pedro Candioti, Claudio Plit, Diego Degano, Susana Peper, etc.



Si



Hockey: El hockey sobre césped en Argentina creció en audiencia gracias a las grandes actuaciones del seleccionado argentino de hockey femenino conocido como Las Leonas a partir del año 2000, obteniendo la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 2000, el Champions Trophy en 2001, en 2008 y en 2009, el 10º Campeonato Mundial jugado en Perth en 2002, la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 2004 y en los Juegos Olímpicos de 2008 y la medalla de bronce en el Campeonato mundial del 2006. Luciana Aymar ha sido considerada varias veces como la mejor jugadora de hockey del mundo.

El hockey sobre patines es un deporte muy practicado en la zona de Cuyo (principalmente en San Juan). La calidad de los jugadores es internacional. La selección nacional ha conseguido el título mundial 7 veces a lo largo de la historia (4 con los hombres y 3 con las mujeres). En San Juan, la calidad de competencia alcanza niveles internacionales. Clubes como Olimpia o UVT han consequido títulos tales como ¨La Copa Intercontinental¨, entre otras. Este deporte no es muy tenido en cuenta por la gran mayoría de los argentinos, a pesar de su gran calidad.



algo



El pato: En 1953 se declaró al pato, como deporte nacional. El mismo fue inventado por los gauchos que habitaban la pampa, existiendo testimonios que dan cuenta de su existencia ya en 1610.14 En sus inicios se lo practicaba con un pato muerto, o a veces vivo, colocado dentro de una bolsa, de donde procede su nombre.14
En el siglo XIX, el juego fue prohibido por el gobierno y castigado por la Iglesia católica con la excomulgación, sin embargo sobrevivió en los campos, practicado de modo irregular. En 1937 Alberto de Castillo Posse redactó el primer reglamento, transformándolo en deporte.14
Se encuentra regulado por la Federación Argentina de Pato, creada en 1941. Tiene un equivalente europeo, el horseball, aunque sus reglas difieren ligeramente



especial



Jineteada gaucha: La jineteada gaucha, jineteada argentina o doma gaucha es un deportes ecuestre característico y tradicional de la Argentina, que integra la cultura folklórica de ese país, en particular la cultura gauchesca. El deporte consiste en que el jinete debe sostenerse por entre 6 y 15 segundos sobre un potro (bagual). Se realiza en varias categorías: crin limpia o potro pelado, grupa sureña o cuero, bastos, con encimera, sin boleadoras, silla, etc., o combinaciones.
Existen dos estilos básicos de jineteada gaucha: la surera y la de los valles norteños. La primera suele realizarse montando sólo sobre un cuero y con el potro conducido por un freno en la boca, en tanto la segunda se utilza el apero completo y el potro es conducido por una guatana o semiguatana, una pieza de cuero circular colocada en la boca del caballo.
La vestimenta del jinete se encuentra reglamentada para mantener las tradiciones gauchas. Existen normas estrictas para las espuelas, riendas y el rebenque o guacha.
Entre los torneos de jineteada gaucha se destaca el Festival Nacional e Internacional de la Doma y Folklore de Jesús María, que se realiza anualmente en enero en la Provincia de Córdoba.



a




muy



Juegos:



Soy argentino, homenaje a un gran pais homenaje



El truco: Se trata de un juego de naipes en el que pueden participar 2 ó más jugadores (por lo general, se busca que el número de jugadores sea par) en el que priman la suerte y la habilidad. Su nombre deriva justamente de su metodología, ya que se puede mentir o engañar al adversario, como en el póker, para hacerlo desistir de una apuesta.
Se juega con barajas españolas de 48 cartas, de cuyo mazo completo se retiran todas las barajas correspondientes a los números 8 y 9, quedando así reducido a un total de 40 cartas. Tiene una escala propia de valores que reconoce en primer término al as de espadas, seguido por el de bastos.



Maroma: Es un juego en el que se demuestra la destreza del gaucho para montar a caballo.
Para comenzar, se encierran los potros sin domar en un corral. Se coloca una barra a una altura proporcionada en la única entrada del mismo, por la que sólo hay espacio para que pase un caballo. Un hombre se ubica sobre la barra con las piernas abiertas y salta sobre el lomo del animal que pasa a galope. El objetivo es que se sostenga en pelo, sin silla, asegurando sus espuelas sobre la barriga del potro.



La payada: Consiste fundamentalmente en un juego de destreza verbal e intelectual. Se trata de una disputa argumentativa, acompañada con guitarra en que los contrincantes establecen un tema y se van alternando con el canto de manera improvisada. Gana aquel que resiste con mayor gracia y maestría. En la campaña era frecuente que durara varias horas y hay testimonios que dan cuenta de algunos contrapuntos que llegaron a extenderse por una jornada.



El juego de cañas: Es uno de los juegos gauchos más antiguos, de origen español. Consiste en que los jinetes deben imaginar cargas de combate y por ende, escapar, hacer círculos, semicírculos, ya sea en grupos o en hileras. Se inicia cuando el primer jugador pasa frente al bando contrario, de donde sale un adversario en su persecución y bolea simbólicamente a su caballo (con boleadoras hechas de material inofensivo); el boleado debe entrar al bando opuesto y permanecer allí. Un tercero sale entonces en persecución del que arrojó las bolas y a su vez le bolea su caballo, debiendo éste ingresar al grupo enemigo. El juego termina cuando los hombres de un bando están en el de los contrarios y éstos se mantienen en el propio.



El pato: Cuenta la tradición que esta diversión criolla nació, como su nombre lo indica, a raíz de una disputa entre paisanos por un pato de verdad, generándose el clásico tironeo para arrebatárselo unos a otros. Actualmente el juego consiste en que 2 equipos de 4 jinetes cada uno deben introducir una pelota blanca, envuelta en cuero y con seis manijas, dentro de un arco de 2,70 metros de alto con una red de 1 metro de circunferencia en la punta. La cancha debe tener un largo máximo de 220 metros y mínimo de 180, por un ancho de 90 (máximo) u 80(mínimo). Los caballos pueden ser de cualquier alzada.



La taba: Se trata en realidad de un juego de origen griego, introducido en nuestro país por los españoles. Se difundió muy pronto entre el paisanaje cuando los hombres se reunían en la pulpería en momentos de descanso o en reunión de cuadreras. La taba es un hueso de la pata de los animales, con un lado cóncavo y el otro plano. La cancha se delimita por un par de rayas en la tierra, separadas algunos metros entre sí. El juego consiste en arrojar el hueso desde atrás de una de esas rayas, debiendo caer más allá de la otra. Si el lado cóncavo queda hacia arriba se gana: eso implica "suerte"; si queda hacia abajo se pierde. Suele ir acompañado de apuestas realizadas por participantes y espectadores.



La carrera de sillas: Es otro de los juegos típicos de nuestro campo y se realiza generalmente en el marco de una jineteada. Consiste en la reunión de varios jinetes que forman una rueda alrededor de varias sillas, siempre una menos que la cantidad de participantes. Al comenzar la música comienza también la vuelta alrededor de los asientos; al interrumpirse aquélla, los jinetes deben desmontar rápidamente y sentarse, quedando fuera del juego el que no consiguió su silla. Así, descalificando al paisano que queda de pie y quitando un asiento por vuelta, el juego continúa hasta que quede un único ganador. Este entretenimiento tiene su versión urbana, obviamente sin caballos.



La carrera de sortija: Este juego es otra diversión criolla traída por los conquistadores españoles y ha perdurado hasta nuestros días. Consiste en pasar a caballo bajo un marco de madera del que pende, apenas atada, una sortija. A toda carrera del animal cada jinete debe retirar la sortija enganchándola con un palito. Si lo logra, recibe un premio y el aplauso festivo de la concurrencia.



La cogoteada: Se practicaba antaño en la campiña. Consistía en un rudo pasatiempo entre dos jinetes que, previo desafío, arrancaban a escape luego de pasar sus brazos por la nuca o parte posterior de sus cuellos. A toda furia, se esforzaban por derribarse recíprocamente del caballo, resultando vencedor aquél que conseguía tumbar al adversario.




Si



Cine:



algo



Origenes del cine nacional: El 18 de julio de 1896 en el Teatro Odeón de Buenos Aires tuvo lugar la primera exhibición cinematográfica en nuestro país, mediante el uso de la tecnología de los hermanos Lumière, y al año siguiente comenzó la importación de cámaras francesas.

Entre los primeros aficionados se destacó Eugène Py, quien se convirtió en el primer realizador y camarógrafo con el corto La Bandera Argentina, donde se aprecia la enseña patria flameando en el mástil de la Plaza de Mayo. Por su parte, el médico Alejandro Posadas filmó, con afán documental, varias de sus intervenciones quirúrgicas.

Con el arribo del siglo XX se inauguraron las primeras salas y aparecieron los noticieros, entre los que se destacó El Viaje de Campos Salles a Buenos Aires en el que junto al mandatario brasileño aparecían Julio A. Roca y Bartolomé Mitre. En estos años, las temáticas se limitaron a reflejar eventos sociales, paisajes, desfiles militares y grandes sepelios. En estos rubros se destacaron La Revista de la Escuadra Argentina de 1901 y las exequias de Mitre en 1906.

En 1907 se produjeron los primeros ensayos de cine sonoro en los que la imagen era acoplada a un registro fonográfico.

El primer realizador de ficción fue Mario Gallo y su primera película fue El Fusilamiento de Dorrego en 1909. Tras esta producción siguió una serie de trabajos de carácter histórico como La Revolución de Mayo, primer filme de ficción con actores profesionales, y La Batalla de Maipú.

En esa línea, Julio Raúl Alsina produjo Facundo Quiroga y Cielo Centenario, síntesis de los actos realizados durante los festejos de los cien años de la Revolución de Mayo.

Una figura de relieve en el campo del documental fue Federico Valle, creador de Film Revista Valle, un noticiero semanal que apareció entre 1916 y 1931.




especial



Teatro:


a


El teatro hoy: Actualmente el teatro sigue siendo una actividad muy fecunda en la Argentina.

En cuanto a la dramaturgia, puede decirse que se ha consolidado la producción, a partir de la obra de figuras como Ricardo Monti (Maratón), Mauricio Kartun (Chau Misterix), Eduardo Rovner (Sócrates, el Encantador de Almas), Jorge Goldenberg (Cartas a Moreno), Bernardo Carey (Bar Grill), Roberto Perinelli (Landrú, Asesino de Mujeres), Víctor Winer (Postal de Vuelo), Alejandro Tantanian (Juegos de Damas Crueles) y José Luis Arce (La Conspiración Amarga). Han surgido nuevos talentos como Daniel Veronese (La Noche devora a sus Hijos), Enrique Morales (Huellas), y Javier Daulte (Marta Stutz).

Las mujeres, por su parte, comienzan a ser justamente reconocidas por su quehacer. Al nombre siempre vigente e innovador de Griselda Gambaro, pueden sumarse los de Alicia Muñoz (Un León bajo el Agua), Susana Gutiérrez Posse (Brilla por Ausencia), Adriana Cursi (¿Quién espera a Papá Noel?), Cristina Escofet (Señoritas en Concierto), Patricia Zangaro (Las Razones del Bosque), Amancay Espíndola (Mujeres de Colores), Andrea Garrote (La Ropa), Cecilia Propato (Pieza Veintisiete) y Mariana Trajtenberg (Mar de Margaritas).




muy



Literatura:



Soy argentino, homenaje a un gran pais



La literatura hoy: En los años ´60 la industria cultural produjo en el continente americano una verdadera revolución editorial, conocida como el boom. Dos novelas anteriores pueden considerarse precursoras: Sobre Héroes y Tumbas de Ernesto Sábato y Bomarzo de Manuel Mujica Láinez, que tuvieron una importante repercusión en el público lector. Una relectura de la obra de Roberto Arlt desde la crítica académica, más los importantes cambios político–sociales que caracterizaron a esta década configuraron un campo para la literatura de aquellos años, que tuvo sus mejores expresiones –más allá de las variables de género y estilos– en la producción de Julio Cortázar (Rayuela), Alejandra Pizarnik (Los Trabajos y las Noches), Manuel Puig (La Traición de Rita Hayworth), Juan José Saer (El Limonero Real), Abelardo Castillo (Cuentos Crueles), Tununa Mercado (Celebrar a la Mujer como a una Pascua), Noemí Ulla (Los que Esperan el Alba), Liliana Hecker (Los Bordes de lo Real) y Horacio Salas (La Soledad en Pedazos), entre otros.

La década siguiente se ensombreció con la dictadura militar, que provocó el exilio de notables creadores como el poeta Juan Gelman (Cólera Buey) y los narradores Antonio Di Benedetto (Zama) o Daniel Moyano (El Vuelo del Tigre), y la desaparición forzada de Haroldo Conti (Mascaró), Roberto Santoro (No Negociable) y Rodolfo Walsh (Operación Masacre).

El retorno de la democracia permitió la reedición y relectura de textos y autores, entre ellos: David Viñas (Jauría), Ricardo Piglia (Respiración Artificial), Eduardo Belgrano Rawson (No se Turbe Vuestro Corazón), Miguel Briante (Ley de Juego), conjuntamente con la aparición de una “escritura de la memoria” que intentaba dar cuenta –con dispares resultados– de lo ocurrido en los años de plomo: Pedro Orgambide (Pura Memoria), Osvaldo Soriano (No Habrá Más Penas Ni Olvido), Juan Martini (La Vida Entera), Tomás Eloy Martínez (La Novela de Perón), Javier Torre (Quemar las Naves) o Jorge Manzur (Tinta Roja).

En cuanto a la actualidad, la proximidad temporal impide un análisis equilibrado. Las elecciones de los lectores recaen en la obra de César Aira (La Serpiente), Juan Forn (Nadar de Noche), Alberto Laiseca (Los Soria), Roberto Fontanarrosa (No sé si he sido Claro), Angélica Gorodischer (Menta), Elsa Osorio (Cielo de Tango), Martín Caparrós (El Tercer Cuerpo), Sylvia Iparraguirre (El Parque), Josefina Delgado (Salvadora, la Dueña del Diario Crítica) y Federico Andahazi (El Anatomista) –por citar sólo a algunos–.




homenaje



Radio:



Si



Historia de la radio en la Argentina: La mayoría de los estudiosos del tema coinciden en que, si bien en 1920 el invento de Guglielmo Marconi era ya en Estados Unidos y en Europa una herramienta usual de la radiotelefonía (comunicación interpersonal con fines privados o bélicos), le cabe a la Argentina el rol de pionera en la radiodifusión. Fueron el médico Enrique Telémaco Susini, junto a otros tres estudiantes: Miguel Mujica, César J. Guerrico y Luis Romero Carranza quienes el 27 de agosto, tras cumplir la hazaña de convertir a la radio en un incipiente medio de comunicación masivo, se ganaron el histórico apodo de "Los locos de la azotea". A través de la transmisión en vivo desde el Teatro Coliseo de la ópera Parsifal de Richard Wagner, nacían Radio Argentina –la primera emisora del país– y un público conformado por apenas unos cincuenta radioaficionados.
Ya en esa primera década de su historia, la radio ofrecía de manera incipiente los géneros y formatos que la habrían de caracterizar posteriormente. En 1921, la transmisión de música clásica se convertía en un hecho de frecuencia casi diaria. Al año siguiente, la noticia cotidiana ganaba espacio con la transmisión en vivo de la asunción de Marcelo T. de Alvear como presidente de la República. En septiembre de 1923 entraba el boxeo, con la célebre "pelea del siglo" entre Luis Ángel Firpo (a) El Torito de las Pampas y Jack Dempsey desde el Polo Grounds de Nueva York y en octubre del año siguiente lo hacía el fútbol, con un partido disputado por uruguayos y argentinos. Alrededor de esa fecha también – algunos estudiosos señalan que un poco antes– se ponían al aire los primeros reclames (el galicismo denominaba así a los avisos publicitarios). Hacia el final de la década nacía el radioteatro, cultor inicial de la vertiente criollista y nativista de delgado hilo argumental, centrado en canciones y payadas. El origen se atribuye hoy a Francisco Mastandrea con La caricia del lobo, éxito que continuará Andrés González Pulido con su conjunto Chispazos de tradición y que luego concretará expresiones más rigurosas con dramas históricos y escenas nativas de Arsenio Mármol y Héctor P. Blomberg.
A la pionera Radio Argentina, se sumarían en breve: Radio Cultura, Radio Sud América, LOU Radio Brusa (hoy Excelsior), Radio Libertad (hoy Mitre), Radio Casa América, Radio Grand Splendid (hoy Splendid) y Radio Nacional (luego Belgrano). En 1924 surgía en Rosario "la primera emisora cerealista del país", mientras se producía una de las innovaciones tecnológicas más radicales: la introducción de los parlantes, modificando sustancialmente las condiciones de escucha. El aparato receptor se ganaba así un lugar importante en el hogar, reuniendo a su alrededor a la familia entera. En tres años, el número de aparatos había crecido de manera sorprendente y surgían ya los primeros conflictos que llevaron a reglamentar la frecuencia de emisión entre 1925 y 1929.
Los años 30 acentuarán esta tendencia a la expansión. Al éxito de Splendid y Belgrano se suma Radio El Mundo en 1935 con un edificio monumental de siete estudios y dos auditorios, mientras el empresario Jaime Yankelevich crea desde Belgrano las primeras transmisiones en cadena. Las revistas especializadas: La canción moderna y Radiolandia dan cuenta de este auge.
A la vez el radioteatro amplía su temática extrayendo asuntos de la producción folletinesca, donde abundaban huérfanos, madres solteras, grandes villanos y amores imposibles pero eternos. Por su parte, hacia fines de la década, el deporte había consolidado su audiencia y Alfredo Aróstegui ponía al aire El Relato Olímpico, en tanto que Tito Martínez Delbox creaba Gran Pensión El campeonato que mantendría su vigencia por más de diez años. Las voces de Horacio Belbo y Ricardo Lorenzo "Borocotó" con sus relatos de fútbol y boxeo atrapaban a la audiencia de entonces.
El público se segmentaba de acuerdo con la edad, el sexo y la extracción social. Crecía por entonces el género infantil, mientras se posicionan las historias policiales y la comedia breve para el gusto adulto.
En 1937 inició sus transmisiones Radio del Estado desde el entrepiso del Palacio de Correos y Telégrafos y sin emitir publicidad comercial. Ante la demanda de un aporte mayor a la cultura, llevó adelante un proyecto innovador para la época: la "Escuela de aire", que permitía la escucha de programas elaborados por el Ministerio de Educación en todos los establecimientos públicos del país.



algo



Television:



especial



Historia de la television en la Argentina: La televisión en la Argentina se inicia en 1951, respondiendo a una política estatal desarrollada por el gobierno de Juan Domingo Perón. De la mano de Jaime Yankelevich, la primera transmisión tuvo lugar desde LR 3 Radio Belgrano, con los mismos locutores que hasta el momento trabajaban para la emisora. Con una antena instalada en el Ministerio de Obras Públicas y el discurso de Eva Perón en los actos centrales de la Plaza de Mayo, fue inaugurado oficialmente el pionero Canal 7. Pocas fueron las personas que contaban con aparatos receptores en sus hogares y la novedad fue compartida en bares, cafés y negocios de Buenos Aires entre un público que hasta entonces había sido esencialmente radioescucha. Precisamente, fueron locutores radiales quienes pronto se convirtieron en primeras figuras del nuevo medio: Guillermo Brizuela Méndez, Nelly Trenti, Nelly Prince, Adolfo Salinas, Pinky (Lidia Elsa Satragno) y Antonio Carrizo.
En el único canal estatal se irían formando artistas, técnicos, camarógrafos y directores, la mayoría de ellos provenientes del mundo del espectáculo que en aquel momento atravesaba su época de oro: el teatro, con dos funciones diarias, y el cine, con una cuantiosa producción de títulos. Los programas se emitían por la noche y en vivo, modalidad que dio lugar al más frondoso anecdotario de equivocaciones y obstáculos.
El primer formato de producción nacional fue el telenoticioso, al que seguirían los musicales y los programas culinarios con la mítica figura de Petrona C. de Gandulfo. La grilla televisiva se completaba con series norteamericanas de media hora de duración, como Patrulla del camino, El llanero solitario o Cisco Kid. A partir de 1956, atendiendo a las demandas de un público predominantemente femenino se pusieron en pantalla las primeras telenovelas; pionero en el género resultó el Teleteatro a la hora del té, con Fernando Heredia y María Aurelia Bisutti.
En la programación general, en tanto, la oferta comenzó a ampliarse: se impusieron los periodísticos con figuras como Blackie o Tito Martínez del Box; las comedias de asunto familiar con Mirtha Legrand, Ángel Magaña, Jorge Salcedo y Osvaldo Miranda; y los shows musicales con la presentación de cantantes solistas. Nuevos nombres ganaron un lugar indiscutible en el nuevo medio: Augusto Bonardo, Juan Carlos Thorry, Analía Gadé, Chas de Cruz con su Diario del cine y hasta el diseñador de modas Jean Cartier. Al mismo tiempo, la exhibición de series norteamericanas se extendió a una hora de duración y así se impuso en la Argentina el mítico lejano Oeste con Cheyene, Cuero Crudo y Caravana.
Los aparatos receptores de la década inicialmente habían sido importados hasta que comenzó la producción nacional; la normativa, en tanto, dio cuenta de los cambios generados por el nuevo medio al sancionarse en 1957 el Decreto/Ley que establecía el carácter individual de las licencias.
En 1959 diez cronistas de radio y televisión fundaron la Asociación de Periodistas de la Televisión y Radiofonía Argentinas (APTRA) en la sede de Argentores, bajo la presidencia de Manuel Ferradás Campos. A fin de año se realizó la entrega del primer premio: “El gaucho”, una escultura de Perlotti. Entre los ganadores se destacó Narciso Ibáñez Menta, primer actor y director del ciclo Obras Maestras del Terror. Al año siguiente, ya bautizada la estatuilla con el nombre de “Martín Fierro”, APTRA distinguió a Tato Bores, un actor clásico del humor político que mantendría su vigencia hasta los 90, con interrupciones impuestas por la censura de distintos gobiernos.




Gracias por su tiempo. Espero que te haya gustado mirarlo

como a mi me gusto hacerlo el post.


Espero sus comentarios!!!


Saludos