El Primer Cielo: La Atmósfera de la Tierra

el misterio de los tres cielos

Dt 11:17: “y se encienda el furor de Jehová sobre vosotros, y cierre los cielos, y no haya lluvia, ni la tierra dé su fruto,…”
Dt 28:12: “Te abrirá Jehová su buen tesoro, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos"[/color][/b][/align]
El Segundo Cielo: Fuera del Espacio

Sal 19:4, 6: “4Por toda la tierra salió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol. 6De un extremo de los cielos en su salida, Y su curso hasta el término de ellos”
Jer 8:2: “Y los esparcirán al sol y a la luna y a todo el ejército del cielo, a quienes amaron y a quienes sirvieron"


Las nebulosas (nebula singular, nebulae plural, en latín e inglés) son regiones del medio interestelar constituidas por gases (principalmente hidrógeno y helio) y polvo. Tienen una importancia cosmológica notable porque muchas de ellas son los lugares donde nacen las estrellas por fenómenos de condensación y agregación de la materia; en otras ocasiones se trata de los restos de estrellas ya extintas.


nebulosa cabeza de caballo

Cielo

nebulosa mariposa

misterio

la burbuja lyman

romanos

nebulosa de orion

Salvación

nebulosa piel de zorro

el misterio de los tres cielos

nebulosa del anillo

Cielo

nebulosa carina

misterio

nebulosa trífida

romanos

nebulosa de cangrejo

Salvación

nebulosa de mano

el misterio de los tres cielos

nebulosa del huevo

Cielo

nebulosa de lápiz

misterio

nebulosa variable

romanos

El Tercer Cielo: La Habitación de Dios

El cielo más alto, el tercer cielo, por referencia indica, el Trono de Dios.

1 R 8:27: “Pero ¿es verdad que Dios morará sobre la tierra? He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto menos esta casa que yo he edificado?”
Dt 10:14: “He aquí, de Jehová tu Dios son los cielos, y los cielos de los cielos, la tierra, y todas las cosas que hay en ella.”

Romanos 10:9 Porque si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvado. 10:10 Con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se confiesa para obtener la salvación.

imaginen si así son los dos primeros cielos como sera el tercero