Origen

Aunque arqueólogos e historiadores no se pongan de acuerdo, se cree que los incas procedían de una zona árida y montañosa ubicada en los Andes centrales. Por razones que también se desconocen, dejaron su lugar de origen en busca de nuevos territorios donde asentarse.

Civilizacion Inca

Civilizacion Inca

Al llegar a Cuzco, cerca del año 1100, decidieron establecerse allí. La razón fundamental de esta determinación fue la buena tierra cultivable que encontraron y lo protegidos que se sentían, entre sus montañas, de sus posibles enemigos. En efecto, Cuzco es un rico valle andino, situado donde confluyen los ríos Huantanay y Tullumayo, rodeado de un circo de montañas que se elevan a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar.

Civilizacion Inca

Civilizacion Inca

Para establecerse en Cuzco tuvieron que luchar y vencer al pueblo que vivía en la región, probablemente de lengua aymará. Según algunos investigadores, los incas se aliaron con los señores de la región del Titicaca, con quienes mantenían estrechos vínculos económicos.

En los relatos míticos de los incas se le atribuye a Manco Capac, considerado un héroe y un dios, la fundación de Cuzco. Él fue el primer Inca, nombre que se le dará después a los monarcas, y estableció las primeras reglas de la organización social, de lo que en ese momento era un pequeño Estado de muy poco poder.

Con Sinchi Roca, que significa héroe guerrero, sucesor de Manco Cápac, se inicia la serie de legendarios monarcas que fortalecieron su asentamiento en Cuzco y dominaron el territorio hasta el lago Titicaca.

Civilizacion Inca

Imperio

Los incas llamaron a su Imperio Tahuantinsuyo, que quiere decir las cuatro partes del mundo. Estaba dividido en cuatro regiones, las que, a su vez, se dividían en provincias. Al frente del Imperio estaba el Inca, y las zonas conquistadas estaban dirigidas por los curacas o los gobernadores de provincia.

La historia del Imperio se inicia en el año 1438 con Pachacútec. Este monarca, cuyo nombre significa “el transformador del mundo”, parece que fue un general afortunado en la guerra contra los chancas, un temible pueblo del noroeste que invadió y estuvo a punto de acabar con Cuzco y con los incas. Tras su victoria, fue nombrado Inca y se lanzó a una serie de conquistas militares en el norte, que lo llevaron hasta el territorio ocupado actualmente por Ecuador.

Civilizacion Inca
Civilizacion Inca

Durante sus últimos años, dejó las operaciones militares en manos de su hijo, Túpac, y se dedicó a organizar el territorio dominado, comenzando por mandar a hacer un mapa del mismo, en barro. Pachacútec tuvo la original idea de integrar a los pueblos vencidos como parte de su Imperio y no como provincias sometidas.

Combinó el sistema de tributos con un régimen de producción y distribución. También se le atribuye la reglamentación del sistema agrícola: épocas convenientes de siembra y recolección. Para ello mandó levantar columnas, en todo el Imperio, con el objeto de saber con precisión la posición del sol y de los astros. Pachacútec murió en 1471 y lo sucedió su hijo, Túpac Yupanqui.


Expansión y decadencia

El Inca Túpac Yupanqui gobernó el Imperio entre 1471 y 1493. Este gran conquistador llevó la frontera meridional hasta el norte de Chile y, en la costa, logró dominar al poderoso reino Chimú. Para derrotarlo, tuvo que cortar los acueductos que le suministraban agua potable desde la sierra.

Civilizacion Inca

Este Inca fracasó, en cambio, en su intento de dominar la selva amazónica, por lo que mandó a construir fortificaciones en las gargantas que descendían hasta ella, a fin de evitar posibles invasiones.

La muerte de Túpac Yupanqui en 1493, fue causada por una lucha entre sus mujeres, para asegurar la sucesión de sus hijos. Una de ellas lo envenenó y ocasionó una guerra civil con varias complicaciones. Finalmente se impuso Huayna Cápac, el hijo designado por el propio Inca difunto. Así comenzó el período en el que el Tahuantinsuyo llegó a su máxima extensión, aunque al alcanzarla enfrentó su fin.

Civilizacion Inca

Huayna Cápac estaba en medio de una de sus campañas de conquista, cuando súbitamente enfermó y murió en 1427. Si bien había tomado sus recaudos de elegir a su hijo como sucesor, éste también murió.

Se propusieron dos sucesores hermanos, Huáscar, avalado por la aristocracia de Cuzco, y Atahualpa, apoyado por las tropas militares. Así estalló la guerra civil de mayor encarnizamiento en la historia del Imperio, que se desarrolló entre 1428 y 1532. Finalmente Huáscar fue derrotado y asesinado. Atahualpa, por su parte, fue apresado por los españoles, quienes se habían aliado con pueblos enemigos de los incas para conquistarlos.

Civilizacion Inca

Organizacion economica

Control vertical de la producción

Los Incas organizaron su economía en base al control de diferentes zonas productivas. Como estas áreas estaban determinadas por la altura a la que se encontraban, se llamó a este sistema control vertical de la producción. Esto les permitió contar con una gran variedad de productos que aseguraban su subsistencia.

Las cuatro zonas productivas eran: la sierra, la puna, la costa y el borde de la selva.

La sierra es una zona seca y fría a más de 3.500 metros de altitud. Para cultivar en ella, se valieron del sistema de aterrazamiento que consistía en excavar las laderas de las montañas para formar pequeños terraplenes, sujetados por muros de piedra. Sobre ellos se colocaba buena tierra y abono. Luego se irrigaban artificialmente por medio de canales. Los principales cultivos en esta zona fueron el maíz, el arroz peruano y la coca.

Civilizacion Inca

La puna es una zona desértica y fría, a más de 5.000 metros de altura. En ella se criaban llamas y alpacas, y se cultivaba papa y ají. La irrigación en la puna era natural, es decir, por deshielos.

La costa es una zona árida y seca. De ella provenían pescados y mariscos, calabazas, aguacates, maní y cacao. Para cultivar en esta región, tuvieron que apelar a la fertilización de la tierra y a la construcción de canales de riego.

Por último, el borde de la selva es una zona húmeda y cálida. De allí provenían productos tropicales, frutas, hierbas comestibles, hongos, miel, aves, ranas, liebres y madera.

Tributos

Una primera categoría de tributos eran aquellos entregados a los curacas o jefes del ayllu. Las comunidades debían suministrar a estos jefes comunales alimentos, materias primas y productos manufacturados.

Los curacas se quedaban con una parte de estas contribuciones y, el resto, era enviado al Estado central. El Inca podía saber exactamente cuánto se había producido, y la parte de ello que le correspondía, gracias al preciso sistema de contabilidad incaico.

Una segunda categoría de tributos eran los trabajos colectivos en tierras del Inca. Los productos que se obtenían estaban destinados a mantener al emperador, a los nobles y al ejército. Una parte de ellos se reservaba para alimentar a los campesinos, en tiempos de malas cosechas.

Civilizacion Inca

Los miembros del ayllu debían realizar, además, trabajos públicos, periódicos y rotativos, a los que se los denominaba mita. El tiempo de la mita era variable y podía extenderse durante bastante tiempo. De este servicio, obligatorio entre los 18 y los 50 años, estaban exentos los artistas y los artesanos.

El sistema de la mita era utilizado para hacer trabajos en las minas, en el empedramiento de calles, en la excavación y limpieza de canales, en la construcción de caminos y puentes, en la edificación de palacios y templos, en el transporte de bienes, y en el levantamiento de silos.


Reciprocidad y redistribución

La reciprocidad era común entre las comunidades de campesinos de la región andina, desde antes de la llegada de los incas. Consistía en la práctica de la solidaridad y la ayuda mutua entre los miembros de una comunidad. Por ejemplo, los habitantes de un ayllu, colaboraban entre sí para sembrar y cosechar en las parcelas de subsistencia. En ocasión de un matrimonio, toda la comunidad ayudaba a levantar la casa de los recién casados. Los Incas incorporaron el principio de reciprocidad de los ayllu, como una de las bases del funcionamiento económico y social de su Imperio.

Civilizacion Inca

La redistribución suponía el reconocimiento, por parte de los campesinos, de los diferentes niveles de autoridad que existían en la sociedad. Los ayllus entregaban los tributos a los curacas, y los bienes tributados se acumulaban en depósitos reales que estaban en aldeas, caminos y ciudades.

Civilizacion Inca

Cuando algunos pueblos del Imperio no podían satisfacer sus necesidades básicas porque las regiones en las que vivían habían sido afectadas por malas cosechas u otras catástrofes, el Estado incaico redistribuía una parte de los alimentos, materias primas y productos manufacturados almacenados.

También utilizaba los bienes acumulados para costear los gastos de las constantes expediciones militares, y para premiar los servicios realizados por algunos funcionarios, generalmente nobles.

Civilizacion Inca

Grupos sociales

Nobleza real

Los nobles fueron llamados por los españoles “orejones”. Esto se debió a la impresión que le causaron sus enormes orejas, ampliadas por los grandes pendientes que usaban.

Los “orejones” se educaban en escuelas especiales durante cuatro años. Cursaban lengua quechua, religión, quipus, historia, geometría, geografía y astronomía. Al terminar los estudios eran graduados en una ceremonia solemne, en la cual demostraban su preparación superando algunas pruebas.

Civilizacion Inca

Se los vestía de blanco y se los reunía en la plaza de Cuzco. Todos los candidatos llevaban cortados los cabellos y tenían la cabeza rodeada de un llautu negro con plumas. Tras unas plegarias al Sol, la Luna y el Trueno, subían a la colina de Huanacaui, donde guardaban ayuno, participaban de competencias y bailaban.

Más tarde, pasaban a la presencia del Inca quien les entregaba unos pantalones ajustados, una diadema de plumas y un pectoral de metal. Finalmente les perforaba personalmente las orejas con una aguja de oro, para que pudieran usar sus característicos pendientes, signo de su categoría.

Los “orejones” tenían numerosos privilegios, entre ellos los de poseer tierras y ser polígamos. A menudo recibían regalos del monarca, tales como mujeres, llamas, objetos preciosos, permisos para ir en andas o utilizar un trono.

Civilizacion Inca

Constituían el funcionariado del Imperio. En primer lugar se encontraban los cuatro apu, o administradores de las cuatro partes del Imperio, que asesoraban directamente al Emperador. Por debajo de ellos estaban los tucricues, o gobernadores de las provincias, que residían en sus capitales, y eran periódicamente inspeccionados.


Curacas

Los curacas constituían la nobleza local, algunos con ancestros más antiguos que los mismos emperadores. Una vez conquistadas sus comunidades por los incas, accedieron a incorporarse en la estructura imperial, a cambio de conservar parte de sus privilegios. Dentro de estas prerrogativas, se encontraba el derecho a cobrar tributo a los miembros de su comunidad.

Civilizacion Inca

Para asegurarse su fidelidad, el Estado obligaba a cada nuevo curaca que accedía al mando, a manifestar su adhesión al Inca, y a enviar a su hijo y sucesor a Cuzco para educarse. Allí recibía la enseñanza de la lengua quechua, de la religión oficial y de las costumbres del Imperio.

Los curacas ofrecían frecuentemente al Emperador, una hija o una hermana como esposa secundaria, y obtenían de él mujeres y servidores. Esta práctica reforzaba aún más la alianza entre ellos. Tenían obligación de peregrinar cada año a la ciudad capital para ofrecer parte de los bienes producidos.

Civilizacion Inca

Todo curaca dependía de los jefes de provincia y tenía una “segunda persona”, como la llamaron los españoles, con menor poder. Su nombre era huatunruna y se encargaba de tratar directamente con el pueblo.

Los curacas no se casaban con los demás miembros del ayllu sino que formaban, dentro de él, un grupo privilegiado de principales, enlazados con otras familias curacales de la provincia o del mismo Cuzco.

Civilizacion Inca

Grupos no privilegiados

El ayllu era la comunidad de campesinos unidos por vínculos familiares, que tenían antepasados en común y habitaban el mismo territorio. El Estado entregaba tierras a cada comunidad para su subsistencia. Anualmente, el jefe local o curaca, asignaba parcelas a cada familia según el número de sus componentes. Las tierras eran trabajadas colectivamente por todos los miembros de la comunidad. Regularmente debía entregar fuertes tributos en productos y en trabajo al Estado y a los curacas.

Los mitimaes eran comunidades campesinas que habían sido desposeídas de sus tierras de origen. En algunos casos se trataba de colonos que los incas enviaban a regiones rebeldes, para instalarlos allí como fuente de control e información. En su nuevo lugar de residencia, reproducían su ayllu y sus costumbres.

Civilizacion Inca

En otros casos, pertenecían a un pueblo que se había levantado en armas. Como castigo, se los desplazaba para poblar el confín más lejano a su lugar de origen.

Por su parte los yanas, o siervos, procedían de diversas extracciones. Lo más frecuente era que fueran prisioneros de guerra pero, a veces, eran simplemente jóvenes reclutados por el Emperador. No gozaban de los privilegios del ayllu y carecían de vínculos y atributos étnicos.

Frecuentemente eran regalados a los nobles, para que trabajaran sus tierras. Buena parte eran servidores del palacio imperial o los templos.

Civilizacion Inca

Pese a todo, no puede decirse que fueran esclavos, ya que les era lícito poseer tierras, ganados y bienes, que sólo podían transmitir a uno de sus hijos.


Organizacion politica

Estado teocrático

El Estado incaico fue teocrático porque el emperador, el Inca, era reconocido como el hijo del Sol, el dios más importante. Un consejo de nobles y sacerdotes, llamados orejones y pertenecientes a la familia real, asesoraban al Inca en las tareas de gobierno.

Cada vez que moría un Inca, se producía una guerra civil entre los pretendientes al trono: hijos del emperador fallecido, hermanos, sobrinos y miembros de otras familias. El que triunfaba era proclamado Inca y debía volver a restituir el orden, tras la anarquía en la que había estado sumido el Imperio.

Civilizacion Inca

De allí que los sucesivos Incas tomaran la costumbre de formar un linaje propio, llamado panaca. Terminó habiendo como una docena de panacas en Cuzco. Los parientes del Inca muerto, menos el hijo que lo sucedía, formaban una panaca y gozaban de las propiedades que había reunido el difunto durante su vida. Al asumir el nuevo Inca, era considerado huaccho o pobre, pero a través del ejercicio del poder volvía a acumular numerosos bienes.

Las funciones del Inca eran muchas y variadas. Dirigía el gobierno, a veces la guerra, mandaba construir ciudades y celebraba matrimonios. Cada año debía abrir los campos con un bastón de oro para devolverles la fertilidad, y barrer las enfermedades cuando llegaba la época de lluvias. Se cuenta que el Inca Pachacútec, tuvo que ir en persona a Arequipa, para apagar un volcán en erupción, con bolitas de arcilla mojadas en sangre de llama lanzadas con una honda.

Civilizacion Inca


Ejército

La gran expansión del Imperio fue posible gracias a la cuidada organización de la fuerza militar. Todo Inca entre 25 y 50 años tenía la obligación de servir en el ejército. Los altos mandos eran siempre miembros de las panacas nobles de Cuzco, y la jefatura suprema del ejército la tenía el propio Inca, que podía delegarla en alguno de sus generales o parientes cercanos.

Paralelamente a este ejército, se fue formando un grupo de militares de profesión, incluso a niveles medios y bajos de la tropa, reclutados especialmente entre ciertas etnias vencidas y luego incorporadas a esta tarea.

La acción militar se iniciaba con un desfile para impresionar al adversario. Los soldados marchaban con sus distintivos. El generalísimo iba en su litera y llevaba en su mano el emblema de su mando. A la vista del ejército enemigo, se hacía el alarde. El general o el Inca, pasaba revista a sus tropas mientras se hacían sonar instrumentos musicales. Luego venía la arenga y, finalmente, se efectuaba el ataque.

Civilizacion Inca

El poder del ejército Inca residió en dos elementos: la intendencia y la disciplina. Para facilitar el desplazamiento de sus ejércitos, los incas construyeron una vasta red de caminos. La existencia de postas a lo largo de esos caminos, servía para el descanso de las tropas en campaña y para el recambio de animales y armas. En cuanto a la disciplina, era muy rígida. No se permitía que un soldado abandonase la formación, ni siquiera durante la marcha de aproximación.


Camino del Inca

Los Incas son considerados excelentes ingenieros viales. Los caminos que construyeron se extendieron en todos los sentidos del Imperio, constituyendo una red de 40.000 kilómetros de longitud.

Había dos grandes caminos que iban de norte a sur. Uno por la costa y otro por la parte alta de las sierras, desde Ecuador hasta Chile y el norte de Argentina. Una compleja red secundaria penetraba selvas, bordeaba valles y ascendía, en algún caso, hasta 5.000 metros de altura.

Civilizacion Inca

Como los Incas no empleaban vehículos, bastaba una superficie que permitiera transitar cómodamente hombres y llamas. Los caminos eran lo más rectos posibles a fin de hacer ganar tiempo a los viajeros y a los correos. Es por eso que con frecuencia trepaban las pendientes de las montañas por largas escaleras, o cruzaban ríos con puentes hechos de fuertes sogas o de piedra.

El Camino del Inca era en realidad mucho más que una simple vialidad que unía las diferentes ciudades, geografías y ecosistemas del Imperio. Representaba la presencia simbólica del poder y autoridad del Estado inca, cuyo uso era exclusivo de sus miembros.

Además, facilitaba la recaudación de tributos, a los que todos los habitantes estaban obligados, y el transporte de la población que estaba forzada a realizar trabajos individuales en beneficio del Estado, los curacas o los sacerdotes.

Por último, agilizaba el desplazamiento de los ejércitos y, a través de sus conquistas, la imposición a casi un centenar de pueblos de las leyes, las creencias religiosas y la lengua oficial incaica.

Civilizacion Inca

Religion

Dioses

La religión Inca dominante tenía como dios tutelar al Sol, llamado Inti. Se suponía que una representación del Sol, bajo la forma del dios Viracocha, había aparecido en tiempos muy antiguos para traer la civilización al mundo. Hizo el cielo, la tierra y una generación de hombres que pecó contra él. Viracocha los convirtió en piedras y creó, después, una nueva generación. Una vez cumplida su misión, se fue al oeste, alejándose sobre el mar.

El dios Sol proporcionaba luz y calor, y regía las estaciones del año y el ciclo agrícola. El representante de Inti en la tierra, era el Inca. Mama Quilla, la Luna, era la hermana y la esposa del Sol, y afectaba al mundo femenino. Los templos que fueron construidos para ella, tenían sus paredes revestidas con hojas de plata.

Los Incas creyeron que las estrellas eran guardianes celestiales y que cada clase de animal y ave tenían su propia estrella o constelación. Los arrieros de llamas oraban a la constelación de la llama, que conocemos como Lira. Nuestra constelación, las Pléyades, fue Collca para los incas, que significa almacén. Se la hizo responsable de la preservación de las semillas y fue especialmente honrada.

Civilizacion Inca

Hubo diosas femeninas, a las que se creía encargadas de velar por la reproducción. Gracias a ellas, el mar y la tierra, las dos fuentes más grandes y pródigas de recursos alimenticios, eran de fecundidad inagotable. Se las llamó Mama Cocha y Mama Pacha: madre mar y madre tierra, respectivamente.


Huacas

Una huaca era una fuerza sobrenatural que se encarnaba en cualquier objeto o lugar sagrado. Cada cerro, río, roca y cada manifestación singular de la naturaleza u objetos específicos como templos y enterramientos, eran considerados por sí mismo sagrados. Tenían una fuerte relación con el culto a los antepasados, cuya máxima expresión era la momificación del cuerpo de cada Inca.

Los mallqui, cadáveres sagrados y momificados de los fundadores de los ayllu, eran también una categoría especial de huaca y, como las otras, estaban jerarquizados.

Las huacas estaban ordenadas en el espacio y jerarquizadas, de acuerdo con sus funciones y con el prestigio de aquellos a quienes representaban y de quienes recibían el culto. El Cuzco mismo era una huaca impresionante y en torno a él, orientados en líneas o ceques que partían en todas las direcciones, se organizaban en el espacio las huacas.

Civilizacion Inca

Como a las huacas se les adjudicaban poderes especiales, se les hacían ofrendas para pedir ayuda. Se ofrecían niños en sacrificio y llamas que eran matadas y enterradas junto a ellos.

Durante el imperio incaico había existido un antagonismo entre las divinidades de la etnia dominante y las de los grupos regionales, cada uno de los cuales tenía sus huacas. Vencer a un pueblo era equivalente a que el dios de los Incas había vencido a las huacas locales. Hubo períodos de persecución contra las huacas, mientras que en otros momentos se intentó su incorporación a un panteón conjunto.


Sacerdotes

Los sacerdotes incas parece que fueron más importantes a comienzos del Imperio, cuando tuvieron cargos importantes e intentaron apoderarse de la administración. Derrotados por los nobles, debieron ceder sus privilegios, entre ellos el de dar acceso en su oficio a gente del pueblo.

El pontífice de los sacerdotes era Villca Humu, hermano o primo del Inca. Debía ser célibe, aunque se cree que tenía concubinas. Se alimentaba sólo de hierbas, bebía únicamente agua y ayunaba hasta ocho días seguidos. Vivía en el campo, cerca de Cuzco, y vestía una túnica de lana, larga hasta los tobillos, y una manta gris, marrón o negra.

Civilizacion Inca

En las ceremonias, Villca Humu se cubría con una manta blanca y se adornaba con un pectoral de oro en forma de media luna, con brazaletes y ajorcas de oro y con una tiara del mismo metal, en la que figuraba el símbolo solar.

El pontífice era el juez supremo de todo lo religioso y presidía un Consejo formado por ocho o diez altos sacerdotes. Nombraba, al parecer, al alto clero el cual, a su vez, designaba al subalterno.

Los sacerdotes comunes eran los hatun villca, encargados del culto y de los sacrificios. Todos los días, al amanecer, mataban una llama blanca en su templo. Después de ser degollado el animal, le arrancaban el corazón y los pulmones y rociaban con su sangre la imagen del Sol. Si el rito no era realizado con cuidado, podía originar grandes males, como sequías o lluvias torrenciales.


Vida cotidiana

Comidas

Aunque la dieta de los incas era muy variada, había muchas diferencias entre los alimentos que consumían los distintos sectores de la sociedad.

La gente del pueblo tomaba sólo dos comidas al día. El plato usual de los Andes era el chuño, o harina de papa deshidratada. Se le añadía agua, ají o chile, y sal y se ponía a hervir. También preparaban el locro con carne seca o cocida, con mucho ají, pimienta, papas y frijoles. Comían, además, gran cantidad de frutos, como la tuna del cactus o el tarwi. El maíz era bastante consumido y se preparaba hervido o tostado.

Civilizacion Inca

Los nobles y la familia real, se alimentaban mucho mejor que el pueblo. En la mesa del Inca no solía faltar la carne, tan escasa para el pueblo. Comía carne de llama, de vicuña, de patos salvajes, de perdices de la puna, de ranas, de caracoles y de pescado.

La comida comenzaba con frutas. Luego venían los manjares, presentados sobre una estera de juncos trenzados que se tendía en el suelo. El Inca se acomodaba en su asiento de madera, cubierto con una tela fina de lana, y señalaba el que le apetecía. Entonces, una de las mujeres de su séquito, se lo servía en un plato de barro o de metal precioso, que sostenía en sus manos mientras el Inca comía. Las sobras y todo cuanto el Inca había tocado, debía ser guardado en un cofre y quemado luego, dispersándose las cenizas.


Bebidas y coca

Los Incas bebían alcohol después de comer o en las fiestas y celebraciones. Cualquier ritual de pasaje (nacimiento, pubertad, matrimonio o muerte), y hasta cualquier trabajo extraordinario, iba acompañado de abundante ingestión de alcohol.

La chicha era su principal bebida alcohólica. Se obtenía principalmente del maíz. Su elaboración se encargaba a las mujeres ancianas, que tenían gran experiencia y sabían darle el punto adecuado. Ellas masticaban los granos y los escupían en una vasija, donde fermentaba gracias a las encimas de la saliva. La pasta obtenida se trasladaba a un cántaro con agua, que se enterraba, para que el calor activase mejor la fermentación. El grado alcohólico de la bebida aumentaba con el transcurso de los días. Podía tomarse chicha de una semana, de dos, o de un mes, según el nivel de embriaguez que deseara el consumidor.

Civilizacion Inca

La ingestión de estimulantes fue muy común entre los incas. El más usual fue la coca, que permitía trabajar ininterrumpidamente, sin experimentar cansancio ni hambre.

Las hojas de coca eran mezcladas con polvo de cal, procedente de conchas marinas trituradas o de una variedad de arroz andino, formándose una bola, que se iba pasando de un lado a otro de la boca.

Los Incas traían grandes cantidades de coca de la zona oriental y tenían regulada la administración de este producto. El uso de la coca fue anterior a la formación de su imperio y, además, se consumía en muchos pueblos situados fuera de sus dominios.


Fiestas y espectáculos

Las fiestas oficiales tenían una parte de ceremonia religiosa u oficial, pero después daban ocasión para las diversiones. La ciudad con más fiestas programadas era Cuzco, donde se ha dicho que había hasta 158 al año. Lo habitual en el mundo inca eran tres fiestas por mes. Las de labranza y de las papas iban acompañadas de bailes populares. En la primera cada uno danzaba llevando su azada y, en la segunda, las mujeres bailaban mientras sostenían los mantos con las dos manos, simulando la siembra.

Civilizacion Inca

La verdadera fiesta venía, sin embargo, después, cuando se celebraba la gran comilona, regada con abundante chicha. Cada invitado llevaba su comida y su bebida y se colocaba en una fila. El Inca, o alguno de sus representantes, presidía la fiesta sentado en uno de los extremos de las filas. Había cantos, relatos de narradores, y los comensales se invitaban mutuamente a beber. El alcohol desataba las lenguas y se contaban chistes y chismes. También se aprovechaba para bailar una de las danzas más populares, el way-yaya.

Además de las fiestas, existían espectáculos públicos que combinaban la danza, el canto y el teatro. Este último desarrolló dos géneros principales, aparte del religioso: las comedias y las tragedias sobre la vida de los Incas, o sobre la vida íntima de las personas. La wanca era una representación de evocación histórica. La aranway una dramatización jocosa acompañada de música y canto. El espectáculo tenía lugar en el walki, que era el centro sacralizado del teatro.

Civilizacion Inca


Ciclo vital

Nacimiento

Desde su embarazo, la mujer tenía que cumplir con una serie de requisitos, como no comer determinados alimentos y, frecuentemente, abstenerse de tener vida sexual. El nacimiento solía ser consultado a un adivino, quien pronosticaba si venía con buen o mal augurio.

Las mujeres del pueblo parían sin partera y con dolor. Era difícil arreglárselas solas. Tras el alumbramiento, cortaban el cordón umbilical con un trozo de cerámica filoso y lo guardaban para dárselo de comer al niño cuando se enfermara. Luego, se bañaban con la criatura en una corriente de agua cercana, lo envolvían en una cobija, lo depositaba en una cunita y volvían al trabajo que habían interrumpido cuando las sorprendió el parto.

Civilizacion Inca

Una práctica muy usual era matar o abandonar a los niños considerados contrahechos o deformes. Tampoco era raro abandonar a los niños cuyas madres morían en el parto o durante la lactancia, a menos que hubiera alguien capaz de hacerse cargo de ellos.

Después del nacimiento de su hijo, el padre se acostaba en una hamaca quejándose por las dificultades que había sufrido en el parto, mientras que la madre solía seguir trabajando. En realidad, era la forma de proclamar públicamente, quién era el padre del recién nacido.


Crianza

El cuidado de los niños no era excesivamente complicado. El destete era tardío, en general los niños mamaban hasta los dos años. Esto se debía a que la lactancia suplía una alimentación infantil deficiente. Aunque la leche materna se iba combinando progresivamente con comestibles, el destete era muy complicado. Para lograrlo, las madres se colocaban en los pezones determinadas sustancias amargas, o maltrataban físicamente a sus hijos cuando pedían el pecho.

Civilizacion Inca

A fin de continuar ocupándose de sus labores, las mujeres incas cargaban pronto a sus hijos. Lo frecuente era llevarlos en la espalda, sujetos con tiras de tela hechas con lana de llama o algodón, decoradas con finos bordados que expresaban la ternura de la madre.

Los niños ayudaban en las labores para aprender a ser útiles; los varones en la caza o el cultivo, y las mujeres en el hogar. Cuando hacían algo indebido se los castigaba.

La imposición del nombre implicaba la idea de reconocer al niño como persona. Se hacía entre los 5 y los 12 años, cuando se le cortaban el pelo y las uñas en una ceremonia a la que asistía toda la familia. Generalmente efectuaba el ritual un tío, sirviéndose de un cuchillo de sílex. Una vez terminada la ceremonia, se le hacían regalos al niño y se anunciaba a todos su nombre. El nombre tenía dos partes, una correspondiente a su ayllu (clan), y otra de índole personal. Por fin se hacía una fiesta con danzas, cantos y borracheras.

Civilizacion Inca

Pubertad y matrimonio

El inicio de la pubertad era acompañado por una serie de ritos. La muchacha que tenía la primera regla ayunaba 48 horas, tomaba un poco de maíz crudo al tercer día y el cuarto se purificaba mediante un baño. Recibía entonces un vestido nuevo, unas sandalias y su nombre definitivo. Los muchachos también obtenían, al alcanzar la pubertad, su primer atuendo de varones y las armas, junto con el nombre.

El matrimonio era un acto exclusivamente civil, sin la menor intervención religiosa. El estado incaico partía de la premisa de que la soltería era un lujo innecesario y todo el mundo tenía que casarse. Se fijaba una fecha para la gran boda general y dicho día los hombres y las mujeres casaderos se colocaban en filas. Entonces el Inca, o sus representantes en las ciudades de provincia, preguntaba a cada varón cuál era la mujer que había escogido (comúnmente después de haber tenido con ella un matrimonio de prueba). La sacaba de la fila y se la entregaba al novio.

Civilizacion Inca

Una vez casada, la joven pareja se presentaba en la casa de los padres de la novia y les comunicaba la buena nueva. El padre hacía una entrega simbólica de la desposada y el novio la recibía.

Luego el matrimonio iba a la casa de las autoridades del ayllu, donde le daban dos equipos completos de ropas nuevas, una casa, una pareja de llamas y la parcela de tierra en la que trabajarían para subsistir.


Enfermedad y muerte

Los Incas atribuían la enfermedad a dos posibles causas: el pecado o el maleficio. El pecado solía redimirse con expiaciones de la persona en falta. En cuanto al maleficio, se conjuraba mediante las manipulaciones de los brujos. Cuando el enfermo era desahuciado, bien por la gravedad de sus pecados, bien por el poder del maleficio, era abandonado a su suerte para que no contagiara a los vivos.

Civilizacion Inca

Se creía que la vida de ultratumba tenía relación con la vida moral que habían llevado las personas. Quienes se habían comportado bien, iban a un paraíso donde disfrutaban de todo. Mientras que los malos eran condenados a un infierno, donde hacía frío y no había más comida que las piedras.

La idea de que la muerte no alejaba del todo al espíritu del difunto, motivaba celebraciones especiales para contentarlo. Sus parientes solían organizar banquetes o brindar ofrendas en su honor.

Las formas de enterramiento variaban según las regiones. En las centrales, el cadáver era enterrado con sus prendas de uso y colocado en posición fetal. En la costa se enterraban en urnas funerarias y, en el interior, los cadáveres se envolvían en pieles de llamas.

Civilizacion Inca

El enterramiento estaba en consonancia con la importancia del muerto. Si había sido poderoso en la vida, podía seguir siéndolo después de fallecido. En la costa peruana se momificaba a los grandes personajes. En Cuzco se embalsamaba a todos los emperadores. Sus momias eran sacadas en algunas ocasiones para pasearlos por la ciudad o para presidir ceremonias.


Educacion y sabiduria

Escuelas

Los padres eran los educadores por excelencia entre la gente común. Enseñaban a los varones a cultivar, cazar, hacer cerámica, tejer, y a las mujeres a cocinar, limpiar y cuidar a los animales.

Aparte de esta instrucción, se ocupaban de ilustrarlos sobre el comportamiento social adecuado. Esta educación tenía una doble vertiente: positiva, de buenos consejos, y correctiva, castigándolos cuando violaban las pautas de comportamiento establecidas. Los castigos se proferían, a veces, de forma muy violenta, como azotando o rasguñando con espinas muy filosas.

Civilizacion Inca

Tras los padres, los ancianos constituían el segundo nivel pedagógico. Su influencia educativa era enorme porque se los consideraba depositarios de dos valores fundamentales: experiencia y tiempo.

Sólo los hijos de la familia real y de los nobles concurrían a las escuelas. Se creía que las ciencias le pertenecían solamente a ellos.

La enseñanza de las escuelas se limitaba a aprender contenidos de memoria. Comprendía un extenso programa de religión, gobierno, urbanidad, arte militar, cronología, historia, educación de los hijos, poesía, música, filosofía y astrología.

Los maestros se llamaban amautas, que es sinónimo de sabio o filósofo, y eran muy estimados.

Civilizacion Inca


Las escuelas se concentraban en un barrio de Cuzco y se denominaban Yacha huaci, o casa de enseñanza. Allí vivían los amautas y los haravec, o poetas.

Lo verdaderamente sorprendente es que toda esta enseñanza la hicieran con tan sólo la ayuda de los quipus, o cuentas de nudos, donde registraban su historia, su legislación, su demografía y los ingresos y gastos estatales.


Educación femenina

Las “vírgenes del Sol” y las esposas del Inca, eran mujeres escogidas para ser educadas en los conventos de Cuzco y de las ciudades importantes de provincia. Los españoles se llegaron a confundir cuando vieron tantas vírgenes y conventos y, finalmente, no distinguieron unas de otras; pero eran muy diferentes entre sí.

Las “vírgenes del Sol” eran mujeres escogidas, por su linaje y por su hermosura, para aprender a tejer ropa fina de lana de vicuña para su esposo, el Sol. Como el Sol no podía vestir esos atuendos, se los enviaba al Inca por ser su hijo natural y heredero. Cuando el Inca completaba su guardarropa, mandaba que los vestidos restantes fueran sacrificados al dios Sol.

Civilizacion Inca

El otro grupo de mujeres escogidas eran las esposas del Inca. Sus conventos estaban en todas las ciudades notables, pues se reclutaban en las provincias del Imperio. En estos conventos se reunían doncellas de diversas extracciones. Muchas eran de sangre real o eran hijas de nobles y de curacas pero, la mayor parte, procedían del pueblo y eran mujeres de una belleza sobresaliente.

En los conventos vivían y se educaban las mujeres que serían nombradas esposas secundarias del Inca, y aquellas que finalmente no eran escogidas. Mientras las primeras eran destinadas al gran palacio de Cuzco, las segundas se quedaban en los conventos provinciales, donde se mantenían vírgenes toda su vida. Cuando eran ancianas, se las dejaba elegir entre morirse en el convento o regresar a sus ciudades de nacimiento.


Civilizacion Inca

Sistema contable

El gran problema de la contabilidad incaica era el registro, la anotación, ya que no existía escritura. Se resolvió con unos instrumentos elementales, llamados quipus, y con unos hombres excepcionales, llamados quipucamayoc.

El quipu era un conjunto de hilos, de diversos colores, que se anudaban a distintas alturas. El quipucamayoc, o contable, dotado de una enorme memoria, iba registrando con nudos las cargas de maíz o de lana que entraban en los almacenes reales, las sandalias que salían, y hasta los hombres que nacían en determinada región.

Había quipus para la riqueza existente, para la producción, para la distribución o para la demografía. Los colores y el orden eran fundamentales. Así, el color amarillo significaba oro en los quipus de riqueza y, maíz, en los de producción. En los demográficos los hombres se anotaban primero, luego las mujeres y al final los niños.

Civilizacion Inca

Los quipucamayoc registraban y reproducían los datos con facilidad. Jamás se equivocaban porque un error les costaba la vida. La técnica era difícil, y cada uno estaba especializado en un ámbito diferente: militar, económico, demográfico. Pasaban sus anotaciones al jefe superior y éste, a su vez, a otro. Así llegaban hasta Cuzco donde se llevaban las cuentas totales del Imperio.

El quipucamayoc debía instruir a alguno de sus hijos para que lo pudiera reemplazar en caso de necesidad. Se aseguraba, de esta forma, la continuidad y perfección del sistema de contabilidad.

Civilizacion Inca


Calendario solar

Las observaciones que hacían los incas del sol, les permitieron calcular los solsticios de verano (21 de diciembre) y de invierno (21 de junio). La enorme extensión de territorio del Imperio comprendía los dos hemisferios. De allí que descubrieron la existencia de la zona ecuatorial, donde el sol del mediodía no daba sombra en algunas columnas o pilares durante determinadas jornadas, las del equinoccio.

Este hallazgo lo hicieron en Quito, lugar que pensaron estaba mucho más cerca del sol que ningún otro. Probablemente esta constatación haya influido en la decisión del Inca Huayna Cápac de trasladar la corte a Tomebamba (Ecuador). Aunque tuvieron una idea pragmática del ecuador terrestre y de las jornadas del equinoccio, no llegaron a entenderlas en un proceso científico, sino religioso.

Los astrónomos Incas establecieron un calendario de 365 días, cada uno de los cuales estaba materializado en una huaca o lugar sagrado. Diez de estas huacas venían a representar una especie de semana, y tres de éstas formaban el mes, o quilla, doce de las cuales daban lugar al año.


Civilizacion Inca

Este calendario fue utilizado para las labores agrícolas y para las fiestas. El año se iniciaba en diferentes meses, para las distintas etnias del territorio. En general, entre los agricultores comenzaba en agosto-septiembre, con la siembra, y acababa en junio-julio, después de las cosechas.

Por su parte, el reloj solar de Machu Pichu permitía precisar el solsticio de invierno, para la gran celebración al dios Sol.




.....