El Vino Sanjuanino, El Mejor (Editado)


San Juan es la principal productora de uva de mesa del país, con excelentes perspectivas y competitividad para el mercado internacional.



San Juan

Si actualmente y desde hace décadas Mendoza resulta cuantitativamente la principal productora de vino argentino, en lo cualitativo dicha región rivaliza con la provincia de San Juan. La segunda productora a nivel nacional y en Sudamérica es la, que en los últimos años se vio crecer en cantidad y calidad su producción, dejando de lado la histórica producción de vinos de mesa de la zona, para dedicarse a la producción de vinos de considerable calidad, sobresaliendo el varietal de Syrah
En cuanto a la zona de producción se destaca el Valle del Tulúm, (Pocito, Albardón, Caucete, San Martín y Sarmiento), como el principal productor, seguido por los valles de Zonda y Ullum, también se destaca en minoría él Valle de Calingasta.
A partir del año 2000, se comenzaron a exportar a diferentes lugares del mundo entre ellos Japón y China

vino
Viñedos en el Valle de Ullum, al fondo, el Embalse Ullum, en San Juan.


Vino argentino:









mejor


el

sanjuanino

El Vino Sanjuanino, El Mejor (Editado)




vino


El área de producción de vinos más importante de San Juan es el denominado Valle de Tulum, el cual presenta un clima seco y templado, óptimo para el cultivo y producción del Syrah (cepa muy bien adaptada a la región) y otros vinos finos de mesa y licorosos. Las principales bodegas sanjuaninas: Viñas de Segisa, Fabril Alto Verde, Champañera Miguel Más, Las Marianas, San Juan de Cuyo y La Guarda, están altamente equipadas con maquinarias de última generación, vasijas de acero inoxidable, refrigeración computarizada, barricas de roble para guardar sus vinos, además de contar con enólogos especializados y altamente capacitados.

mejor

el

sanjuanino


La ruta del vino en San Juan, Argentina

El Vino Sanjuanino, El Mejor (Editado)

La ruta del vino en San Juan, argentina, se llama así a las localidades que se encuentran sobre la R. Nacional 40 o se conectan a ella, productoras de vino en sus distintas variedades.
El vino argentino atrae a gran parte del turismo, beneficiado por la diversidad de condiciones climatológicas y situándose entre los primeros puestos a nivel mundial.

vino

Argentina el marco ecológico ideal

mejor

Con un territorio de 2.791.810 Km², Argentina es una Nación poseedora de una riqueza natural y paisajística notable, donde conviven las cumbres con los llanos, la vegetación exuberante con la aridez absoluta, los bosques con las estepas, los glaciares con las cataratas. Prácticamente no hay paisaje imaginable que no se dé en algún rincón del suelo argentino.

Dentro de esa diversidad de ecosistemas naturales, no podían faltar una serie de regiones altamente propicias para el desarrollo de la industria del vino. Salvo excepciones muy puntuales, el mapa vitivinícola del país comprende una vasta franja al oeste del territorio, ubicada de norte a sur desde los 22 hasta los 42 grados de latitud. Allí existe una superficie cultivada de más de 228.575 hectáreas.

el

Preferentemente situadas en valles amplios o llanuras inclinadas, las regiones del vino argentino cuentan con una serie de características bien definidas. La primera y tal vez más importante es la altitud. La cercanía del macizo andino hace que el cultivo de la vid se practique sobre planicies con pendientes del 0,2 a 2%, en altitudes que van desde los 300 hasta los 2.400 metros sobre el nivel del mar. Tal peculiaridad es única en el mundo, ya que no sólo abarca a los viñedos ubicados a las mayores alturas conocidas para la producción de vinos, sino que, además, el promedio general se ubica por encima de los 900 metros, algo que no tiene parangón en todo el planeta.

sanjuanino

Otro rasgo distintivo del vino argentino es su condición natural, fundamentada en las bondades de un clima seco, donde las enfermedades que afectan a la vid son poco frecuentes y, por tanto, apenas necesarios los tratamientos para combatirlas. El riego permite regular la fertilidad de los suelos, recurriendo a las aguas purísimas provenientes del deshielo de la nieve y los glaciares de los macizos andinos. El cielo, casi siempre diáfano, provee abundante sol para lograr altos tenores de madurez, pero convenientemente compensado con una importante amplitud térmica. Como dato adicional pero no menos remarcable, todos los viñedos se sitúan lejos de los centros poblados, carecen de contaminación y, mayormente, están sustentados por suelos jóvenes, escasamente labrados, lo que permite trabajar sin la adición de fertilizantes. Todo ello le imprime a los vinos un carácter único, reconocible por los colores intensos, los aromas profundos y los sabores carnosos, colmados de fruta y de frescura.

El Vino Sanjuanino, El Mejor (Editado)

Debido al evidente matiz árido y seco de la geografía descripta, es frecuente hablar de las regiones vitivinícolas argentinas refiriéndose a ellas como "oasis". Tales oasis (que realmente lo son), se encuentran clasificados en diferentes regiones y sub regiones de acuerdo a un esquema bien definido.

vino

San Juan

Altura del viñedo: 600 a 1.350 metros sobre el nivel del mar
Promedio anual de temperatura: 17/18 °C
Promedio anual de lluvia: 10 mm por año
Superficie de viñedos: 49.279 ha
Regiones principales: Tulum, Ullum-Zonda, Calingasta, Iglesia and Valle Fértil
Varietales predominantes: Torrontés, Bonarda, Malbec, Merlot and Chardonnay
La segunda región vitivinícola de la Argentina, San Juan, tiene una superficie de más de 49.000 hectáreas. Varios valles atraviesan esta región, siendo el Valle del Tulum, a orillas del río San Juan, la zona más importante. Otros valles son el Ullum-Zonda, Calingasta, Iglesia y Fértil. Esta zona tiene altitudes que van desde los 600 a los 1350 m.

El valle del Tulum se extiende entre las latitudes 31º y 32º S, entre la cordillera de los Andes y la Sierra de Pie de Palo, a lo largo del río San Juan. Es la zona vitivinícola más antigua de la provincia. A unos 630 m sobre el nivel del mar, las lluvias son limitadas y la temperatura media anual es de 17-18 ºC.

San Juan se jacta de tener uno de los climas más soleados del mundo, con menos de 30 días de cielo cubierto al año. Las noches son frías y los días son calurosos. Esta amplitud térmica es ideal para el cultivo de uvas ricas en polifenoles y para la elaboración de vinos de sabores intensos y frutados.

Syrah, Malbec, Cabernet Sauvignon, Bonarda, Chardonnay y Torrontés son las variedades más cultivadas. El Syrah de San Juan merece especial mención ya que su expresión varietal ha logrado captar la atención mundial.

Los cepajes más cultivados son Bonarda, Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Torrontés, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Viognier y Moscatel de Alejandría. Especial atención merece el Syrah, ya que en esta región alcanza un desarrollo de carácter internacional.

mejor

No es para sorprenderse, pero tenemos el agrado de comentarles que un vino Argentino ganó la medalla de oro en el Japón Wine Challenge, uno de los concursos más prestigiosos del mundo y el más reconocido de Asia.

el

Para todos aquellos que viajen a la provincia de San Juan sin disponer de un auto y quieran recorrer las extensas y distintas bodegas, la Secretaría de Turismo de la provincia va a habilitar un ómnibus que recorra diariamente la Ruta del Vino sanjuanina. La iniciativa fue anunciada recientemente y se pondría en marcha antes de fin de año. Un emprendimiento altamente diferenciado que resalta a la provincia Cordillerana.

“Este colectivo es una prueba; vamos a ver cómo funciona y si sirve para el turista; hay que instalarlo y al principio será subsidiado por el Estado porque aunque el turista pague un boleto no va alcanzar para solventar los gastos de ese bus”, sostuvo al Diario de Cuyo Dante Elizondo, secretario de Turismo provincial. El funcionario informó además que el Bus del Vino “va a dejar al turista en la puerta de la bodega, lo esperará y lo llevará de vuelta”.

El funcionario explicó también que la mayoría de los turistas que llegan a la provincia lo hacen sin auto, por lo que hacía falta ofrecer algún medio de transporte económico que uniera las distintas bodegas, bastante alejadas entre sí.