Cocaína, heroína y opio. Los sorprendentes medicamentos que tomaban nuestros abuelos.

Heroína Bayer :

Un frasco de heroína Bayer. Entre 1890 y 1910, la heroína era divulgada como un substituto no adictivo de la morfina, y un remedio contra la tos para niños

Los raros medicamentos de nuestros abuelos

Vino de coca:

El vino de coca Metcalf, era uno de la gran cantidad de vinos que contenían coca disponibles en el mercado. Todos afirmaban que tenían efectos medicinales, pero indudablemente, eran consumidos por su valor “recreativo” también.

Cocaina

Vino Mariani:

El Vino Mariani (1865) era el principal vino de coca de su tiempo. El Papa León XIII llevaba siempre un frasco de Vino Mariani consigo y premió a su creador, Ángelo Mariani, con una medalla de oro.

medicamentos

Maltine:

Este vino de coca, fue fabricado por Maltine Manufacturing Company de New York. Obtuvo diez medallas de oro. La dosis indicada decía: “Una copa llena junto con, o inmediatamente después, de las refecciones” . Niños en proporción

abuelos

Propaganda:

Un peso de papel promocional de C.F. Boehringer & Soehne (Mannheim, Alemania), “los mayores fabricantes del mundo de quinina y cocaína”. Este fabricante tenía el orgullo de su posición de líder en el mercado de la cocaína.

Opio

Glyco-Heroína:

Propaganda de heroína Martin H. Smith Company, de Nueva York. La heroína era ampliamente usada no solo como analgésico, sino también como remedio contra el asma, tos y neumonía. Mezclar heroína con glicerina (y comúnmente azúcar y saborizantes) volvía al opiáceo amargo más agradable para su ingestión oral.

Los raros medicamentos de nuestros abuelos

Opio para el asma:

Este National Vaporizer Vapor-OL estaba indicado “Para el asma y otras afecciones espasmódicas”. El líquido volátil era colocado en una olla y calentado con una lámpara de querosene.

Cocaina

Tableta de cocaína (1900):

Estas tabletas de cocaína eran “Indispensables para los cantantes, maestros y oradores”. También calmaban el dolor de garganta y tenían un efecto “reanimador” para que estos profesionales, rindieran el máximo de su performance.

medicamentos

“Drops de Cocaína para Dolor de Dientes – Cura instantánea”:

Las gotas de cocaína para el dolor de dientes (1885) eran populares para los niños. No solo acababan con el dolor, sino que también mejoraban el “humor” de los usuarios.

abuelos

Opio para bebés recién-nacidos:

Usted cree que nuestra vida moderna es confortable? Antiguamente para aquietar bebés recién-nacidos, no era necesario un gran esfuerzo de los padres, pero si, el opio. Este frasco de paregórico (sedativo) de Stickney and Poor, era una mezcla de opio y alcohol que era distribuída del mismo modo que los condimentoss por los cuales la empresa era conocida.
“Dosis – (Para niños de cinco días, 5 gotas).
Dos semanas, 8 gotas. Cinco años, 25 gotas. Adultos, una cucharada llena.”
El producto era muy potente, y contenía 46% de alcohol.

Opio

Supositorios radioactivos

Estos supositorios con elementos radioactivos garantizaban a todo hombre que los tomara… o más bien que se los introdujese, habilidad mental y capacidad de vivir y amar en el más amplio sentido de la palabra. Vamos, una especia de viagra pero vía anal.

Los raros medicamentos de nuestros abuelos

Cocaina

medicamentos