Poema al mejor Papá del mundo


En mis Sueños de Niño

El tiempo enmarca los sueños
en tu rostro se dibuja
una dulzura infinita,
en esos ojos amados,
en donde mi infancia recorro
y observo en ese pasado…
¡cuántos desvelos y sueños!
¡cuántos consejos olvidados!

El otoño tapizó
tu cabello, en ese invadir sentimientos
las ilusiones vividas.

En la promesa de un sueño
cuando niño acariciabas
los más preciados momentos
y jugabas a mi lado.

En el portal de la casa
te esperaba, muchas noches tan despierto…
otras tantas muy alegre,
porque a mi lado estabas
y hablábamos de ¡tantas cosas!

poemas muy lindos, para regalarle a un padre


De la escuela, los amigos,
de los juegos, travesuras
de todas esas diabluras,
de las risas en el parque
y de las tardes tranquilas.

Hoy, que ha pasado el tiempo
los años me han entregado
y sembrado con dulzura
de ese amor que llevas dentro…

Por ser mi héroe de siempre,
por esos juegos de niño,
por esos besos de noche
donde a mi habitación llegabas
de puntitas en silencio
y me abrigabas tan tierno…
por esas palabras tuyas, tan amadas…
“mi papito”… así te nombraba… padre
por los años que aun esperan
por los mágicos momentos
y el eterno dia donde sellaré con besos
tu nombre ¡padre adorado!
editaré en gran cariño
con letras de oro grabadas
en páginas de nuestra historia
y de una promesa que jamás será olvidada,
cuando acaricié tu rostro y cobijaste en tus brazos
la infancia de todos mis sueños.

Un Poema para mi Papá en su Día


Pedazos

Pedazos de un ser que quedo sin aliento
un ser que quedo sin fuerzas
ese que llora sin ser escuchado
ese que no sabe en que ha errado
esperando siempre en soledad
que desesperado pide piedad
recordando lo que en el pasado fue
recordando momentos que quisiera volver a ver.

Mira hacia atrás, él quiere luchar
pero el tiempo de esta oscuridad lo aterra
hundiéndose poco a poco en depresión
olvidándose de lo que es el amor a uno mismo
poco a poco cayendo en un profundo abismo
quizás el no siente el cariño
quizás se siente incomprendido.

padre


Daría todo por no verlo caer
daría todo por verlo renacer
porque él no tiene culpa
porque él no tiene maldad
porque a pesar de todo es el padre ideal
quizás yo no he podido mirarle a los ojos
por miedo a un mal momento
quisiera por siempre abrazarlo
quisiera llorar su pena
quisiera sacar su dolor
y con cada lágrima curar su angustia y desesperación
quisiera darle mis ganas de salir adelante
quisiera ver a ese ser sano de nuevo
quisiera verle orgulloso de lo que ha conseguido
quiero ver que está completamente conmigo.

Miro su rostro cada día decaído
mira sus ojos se alegran si estamos unidos
mira dentro de su alma esta gritando libertad
mira su corazón llorando en soledad
son pedazos de un ser al que quiero
pedazos a quien no he dicho te quiero
pido perdón a mi dios por no valorarle
pido a dios esperanza de despertarme y verle curado.

Rezo mis plegarias para que no sienta soledad
nadie entiende nuestras ganas por no verle así
porque cada día hago lo posible por hacerle feliz
con simples palabras que encierran amor
con simples detalles que alegren su corazón
y le doy gracias a mi dios de darme un padre especial.

Oración de Un Padre a Dios sobre los Hijos


Oración del Padre a Dios

Ayúdame, Señor, a comprender a mis hijos, a escuchar pacientemente lo que quieren decirme y responderles todas sus preguntas con amabilidad. Evítame que los interrumpa, que les dispute o les contradiga.

Hazme cortés con ellos para que ellos sean conmigo de igual manera, dame el valor de confesar mis errores y de pedirles perdón cuando comprenda que he cometido una falta.

Impídeme que lastime los sentimientos de mis hijos, prohíbeme que me ría de sus errores o que recurra a la ofensa y a la mofa como castigo.

No me permitas que induzca a mis hijos a mentir y a robar. Guíame hora tras hora para que confirme, por lo que diga y hago, que la honestidad es fuente de felicidad. Modera, te ruego la maldad en mí.

feliz


Evítame que los incomode y cuando este malhumorado, ayúdame, dios mío, a callarme. Hazme ciego ante los pequeños errores de mis hijos y auxíliame a ver las cosas buenas que ellos hacen.

Ayúdame a tratar a mis hijos como niños de su edad y no me permitas exigirles el juicio y convicciones de los adultos, facúltame para no robarles la oportunidad de confiar en sí mismos, pensar, escoger o tomar decisiones.

Oponte a que los castigue para complacer mi egoísmo. Socórreme para concederles todos los deseos que sean razonables y apóyame para tener el valor de negarles las comodidades que yo comprendo que les harán daño.

Hazme justo y ecuánime, considerado y sociable para con mis hijos, de tal manera que ellos sientan hacia mí, estimación hazme digno señor, de que sea amado e imitado por mis hijos.

En el nombre de Jesús, tu hijo te lo pido y hágase siempre tu voluntad, así sea Amen.

Última postal a mi padre


Última postal a mi padre

Debiste haber cumplido años hoy
y ya no estás, para tu bien.

Guardo tus palabras
y tu postrera ansiedad por mi
destino, porque la historia no te permitió
vislumbrar este momento,
mucho menos comprenderlo.

poemas


El juicio ya fue dado.
te cuento que conservo para mí sola
tu amor generoso.

Tu mano en la cuchara
dándole el último desayuno al nieto,
haciendo más ligera
la pesada atmósfera de la despedida.

Cada uno en su lado,
como dos caballeros antiguos y
nobles abrazándose, antes el duelo final, fatal.

Poema en Memoria a Mi Padre


Memoria a Mi Padre

Montaba a la mañana el sillonero
con el último mate en los pellones
y salía, ganándole a los peones,
puro brillo de plata en el apero.

Y cuando el sol caía en el potrero,
entre mulas, arneses y jergones,
regresaba cortando callejones
con todo el horizonte en el sombrero.

dee


Hoy que habito en un ser deshabitado
y al que miro vaciado como un higo,
borro los pasos por donde has andado.

Y te salgo a buscar, padre y amigo,
pues sé que estás aquí y te has quedado
para irte sólo si te vas conmigo.