La casita de Pablo Escobar Gaviria
PUERTO TRIUNFO, Colombia - Diez hipopótamos salvajes deambulan por las ruinas de la abandonada finca del ex capo de la droga Pablo Escobar, dejando enormes huellas en el barro y asustando a las vacas que pastan en el lugar.

pablo escobar
La casita de Pablo Escobar Gaviria
pablo escobar


Los hipopótamos son lo único que queda del zoológico privado de Escobar. En sus tiempos de gloria, en la década de 1980, Escobar importó elefantes, rinocerontes, leones, jirafas y otros exóticos animales a su lujoso rancho en el centro de Colombia como tributo a su inmensa fortuna.
La mayoría de los animales fueron confiscados por las autoridades y transferidos a zoológicos locales después de la muerte del ex rey de la cocaína a manos de la policía en 1993. Pero los hipopótamos se quedaron atrás.
Pese a no tener ningún guardián que los cuide, los hipopótamos, algunos de los cuales pesan dos toneladas, se han adaptado y reproducido en una laguna llena de lodo cerca del Río Magdalena como si fuera su hábitat natural. Seis de los hipopótamos nacieron en la finca.
“Nunca he oído nada parecido en mi vida”, dijo Steve Thompson, un experto en hipopótamos en el Lincoln Park Zoo de Chicago, y quien ha viajado a Botsuana, Kenia y Tanzania para estudiar el comportamiento de esos animales.

La casita de Pablo Escobar Gaviria
(entrada a la finca, con el avión en el que Pablo Escobar aseguraba hizo su primer embarque)

pablo escobar
Yo sólo he visto hipopótamos salvajes en Africa, pero me imagino que si tienen la comida adecuada y el hábitat acuático adecuado también pueden vivir en Colombia”, afirmó.
Los grandes mamíferos africanos comparten la finca con unas pocas familias de desplazados, quienes huyeron de sus casas después de que fueran atacadas por la guerrilla. Los refugiados viven en lo que antes eran las lujosas casas de huéspedes en la finca, ahora carcomidas bajo el sol tropical.
Una decena de niños desplazados juegan en los alrededores y los hipopótamos los observan desde el lago. Sólo sus gordas cabezas rojizas y sus pequeñas orejas retorciéndose nerviosamente se asoman por encima del agua. Si los niños se acercan demasiado, los hipopótamos resoplan, braman y abren sus enormes bocas de forma amenazadora para asustarlos.
La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

El rey del narcotráfico colombiano, que estremeció los años 80 y dejó una estela de luto y muerte, es una difusa leyenda ahora. Donde otrora se elevó el palacete de don Pablo, no quedan más que telarañas, polvo y animales salvajes.

Los hipopótamos son lo único que queda del zoológico privado de Escobar. En sus tiempos de gloria, en la década de 1980, Escobar importó elefantes, rinocerontes, leones, jirafas y otros exóticos animales a su lujoso rancho en el centro de Colombia como tributo a su inmensa fortuna.
La mayoría de los animales fueron confiscados por las autoridades y transferidos a zoológicos locales después de la muerte del ex rey de la cocaína a manos de la policía en 1993. Pero los hipopótamos se quedaron atrás.
Pese a no tener ningún guardián que los cuide, los hipopótamos, algunos de los cuales pesan dos toneladas, se han adaptado y reproducido en una laguna llena de lodo cerca del Río Magdalena como si fuera su hábitat natural. Seis de los hipopótamos nacieron en la finca.
“Nunca he oído nada parecido en mi vida”, dijo Steve Thompson, un experto en hipopótamos en el Lincoln Park Zoo de Chicago, y quien ha viajado a Botsuana, Kenia y Tanzania para estudiar el comportamiento de esos animales.
Uno de los automoviles clásicos que Escobar coleccionó en sus años de gloria es como una pieza de museo.

“Yo sólo he visto hipopótamos salvajes en Africa, pero me imagino que si tienen la comida adecuada y el hábitat acuático adecuado también pueden vivir en Colombia”, afirmó.
Los grandes mamíferos africanos comparten la finca con unas pocas familias de desplazados, quienes huyeron de sus casas después de que fueran atacadas por la guerrilla. Los refugiados viven en lo que antes eran las lujosas casas de huéspedes en la finca, ahora carcomidas bajo el sol tropical.
Una decena de niños desplazados juegan en los alrededores y los hipopótamos los observan desde el lago. Sólo sus gordas cabezas rojizas y sus pequeñas orejas retorciéndose nerviosamente se asoman por encima del agua. Si los niños se acercan demasiado, los hipopótamos resoplan, braman y abren sus enormes bocas de forma amenazadora para asustarlos.

Imposibles de encerrar

Los hipopótamos son herbívoros, pueden vivir hasta 40 años y llegan a pesar 4,5 toneladas, dijo Thompson.
El período de gestación de los hipopótamos es de aproximadamente 235 días y el cachorro al nacer puede pesar entre 27 y 50 kilos.
La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar
Al anochecer, los animales salen del agua a pastar en las orillas del lago y a hacer escapadas nocturnas a los establos, donde les gusta comerse la sal de las vacas.
Los desplazados han intentado varias veces encerrar a los hipopótamos con una cerca de alambres para evitar que deambulen por la finca y trastornen a las vacas. Pero la cerca fue sólo una molestia para estos animales, no un obstáculo


autos antiguos
La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria
“Cada vez que pongo la cerca la rompen y dejan todo hecho un desastre. Pero ¿qué puede hacer uno? Son enormes”, dijo Perea, un campesino de 64 años, señalando una cerca derribada en el suelo y cruzada por un rastro de huellas de hipopótamos.
La Hacienda Nápoles, una finca de unas 3.000 hectáreas en la provincia de Antioquia, cerca del pueblo de Puerto Triunfo, se convirtió en el símbolo del imperio multimillonario de Escobar y de su extravagante estilo de vida.
Escobar construyó aeropuertos, lagos artificiales, piscinas, una plaza de toros, un jardín con 100.000 árboles frutales, gigantes dinosaurios de cemento y el zoológico para entretener a sus invitados, que incluían políticos, jueces, estrellas de fútbol y reinas de la belleza.
pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria

cartel
pablo escobar
Abierto al público

El zoológico, que ofrecía visitas gratuitas en autobús para el público, tenía cientos de animales exóticos traídos de todos los rincones del mundo, desde cisnes negros hasta camellos y flamencos. “El Patrón”, como era conocido Escobar, transportó los animales en barcos desde Asia y Africa.
“Yo vi pasar en camiones a los hipopótamos, las jirafas, las cebras y los leones”, dijo Marcos, un taxista de 24 años que de niño vendía paletas a los turistas a la entrada de la finca. “Esto era un paraíso”, agregó.
La casita de Pablo Escobar Gaviria

vistas

pablo escobar
La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar
Lo único que queda hoy del zoológico es un cartel borroso que dice: “Bienvenidos Parque Zoológico Natural Nápoles”. Por un tiempo, unas pocas cebras, también abandonadas, correteaban por la finca. La última cebra solitaria, ya senil, desapareció en la maleza el año pasado, afirman testigos.
Nápoles pertenece a una época en la que los capos de la droga colombiana presumían en público de sus fortunas y asesinaban a quien se pusieran en su camino.
Escobar, quien inició su carrera criminal como ladrón de lápidas funerarias, acumuló una fortuna valorada en 3.000 millones de dólares a la edad de 33 años.
Los traficantes mantienen hoy un perfil más bajo, debido en gran parte a nuevas leyes que permiten su extradición a Estados Unidos. Pero Colombia exporta más droga que nunca.
La mansión cobija hoy a los niños.
Después de que fuera confiscado por el Estado, Nápoles cayó en el olvido. Las mansiones fueron saqueadas por vecinos en busca de tesoros que se decía estaban escondidos en suelos y paredes.
La avioneta en la que Escobar transportó su primer cargamento de cocaína a Estados Unidos fue bajada de la parte alta de la entrada de la hacienda y desmontada por curiosos.
Nápoles es ahora un gran jardín infantil. Los niños exploran las habitaciones de Escobar, invadidas por la maleza y donde las lagartijas duermen al sol. Los pequeños juegan a las escondidas en las piscinas vacías y cubiertas de maleza, donde los capos y sus amigos se bañaban en medio del más absoluto lujo
La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

detalles
La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria
El estacionamiento aún guarda un número de automóviles desvencijados de la época de los gángsters, incluido uno que fue tiroteado por Escobar para darle un aire más auténtico. Los niños se suben a las chatarras de los automóviles y juegan en una carroza colonial. Los dinosaurios de cemento son sus columpios.
Muchos de estos niños tienen historias atroces de cuando huyeron de sus casas después de que sus familiares fueran asesinados por la guerrilla, pero en Nápoles parecen felices.
“Aquí nos divertimos mucho. Tenemos todo esto para jugar”, dijo Leo, un niño de 13 años.
Sentado bajo una gran acacia que se mece al viento, Perea, quien se gana la vida con sus vacas y vendiendo plátanos, dijo que a veces extraña su tierra en la provincia de Chocó.
“Me gustaba tocar la guitarra y cantar en las noches con mis amigos y tomarme unos tragos, pero tuve que dejar la guitarra en el pueblo. Esta es mi casa ahora”, relató Perea, mirando a los hipopótamos.
“Supongo que soy un poco como los hipopótamos. Ellos también vinieron de lejos, pero ahora son felices aquí”.
pablo escobar


dinos
La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria

pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria

La plaza de toros
pablo escobar

La casita de Pablo Escobar Gaviria


Video


La Casita de Pablo Escobar (segundo post)
http://www.taringa.net/posts/imagenes/893369/La-casita-de-Pablo-Escobar-Gaviria-II.html

Texto: www.elsalvador.com
Fotos: inet