Primero que todo quiero que sepan que hago este post con el objetivo de que conozcan mas a estos chicos que estan entre nosotros y muchas veces los pasamos por alto.
Con este post vamos a entender un poco mas que pasa por sus cabezas y capaz que a partir de ahi,cambiar.




Yo, ya no vivo en sociedad,
Porque la mayoría de las veces no te dejan entrar
Te piden datos, te hacen preguntas
Te revisan los bolsillos,
y ... sólo saben decir
"Sos un callejero más,
Los Dibujos de la Calle
no puedes entrar a tal lugar
porque no sabes vivir en sociedad"
Pero ... me acostumbré a estar en soledad
Yo soy así
Es la calle que me formó
.

Fragmento de Claudia Marinelich


Cuando hablamos de los chicos de la calle nos referimos a aquella parte de la población de niños/as y sus familias que viven o hacen de la calle su lugar. Ellos se encuentran privados de sus derechos fundantes, esto es: derecho a ser protegidos y provistos en sus necesidades por su propia familia y el derecho a que la escuela sea su principal actividad, además del juego y la recreación.

Ellos viven una violación sistemática de sus elementales derechos a la vida y a la integridad, tales como: a una alimentación suficiente, nutritiva y balanceada, a la salud, a la educación, a la protección contra cualquier acto de violencia, a una vivienda y un medio ambiente de vida sano y saludable.

Ellos son los excluidos, las víctimas de la pobreza, de la falta de proyectos gubernamentales. Constituyen los efectos de la crisis económica, son una de las consecuencias de las desigualdades producidas por el proceso de globalización.

Los chicos de la calle representan lo más temido en nuestra sociedad, probablemente porque no se los conoce, no se sabe como sienten, que desean o por qué están lejos de su familia. Ellos son frecuentemente víctimas del maltrato y del abuso, tanto físico como emocional y psíquico.

La problemática de los chicos de la calle aparece ante la sociedad como un hecho crítico en aumento, su cuantificación resulta sumamente dificultosa. Esta situación se debe a que los mismos chicos en general deambulan de un lado al otro de la ciudad y al hecho de que gran cantidad de ellos van al centro de las ciudades en calidad de trabajadores, solos o con sus progenitores, dificultando una evaluación clara y precisa de la situación.

Ante esta realidad de incomprensión, maltrato y olvido, surgen pequeños emprendimientos (laicos y religiosos) que constituyen grandes espacios de afecto y calidez, que si bien no revierten esta situación, brindan la esperanza de un futuro mejor.


He aqui Dibujos y Pensamientos de estos chicos, que si prestamos
atencion nos dicen mucho mas de lo que nuestros ojos ven


Amigos


chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle

Sueños


chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle


Drogas



chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos

Riesgos


Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos


Felicidad


Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos
Los Dibujos de la Calle
chicos


Que piensan estos chicos sobre algunos temas



Amigos en las Buenas en las Malas y en la Calle



Mi mejor amigo es el Chino. Siempre andamos juntos. Me ayuda. Corremos de la policía juntos. Anoche había razzia. Salimos corriendo todos. Yo me fui con el Chino y nos subimos a un tren que iba a Moreno. Dormimos en tren y después volvimos a Once. Y para comer sacamos helados de una máquina. Porque en la máquina queda helado cuando la gente se va.

(Rubén, 18, Once)



Con Maxi nos conocemos desde hace tiempo. Al principio solamente hacíamos quilombo y bardéabamos hasta que así nos conocimos mejor y nos hicimos amigos. Ahora nos bancamos todo, en las buenas y en las malas. Un amigo así tenés uno solo. O dos, nada más. Eso sí, por una mina nos podemos pelear. Digamos, si él me la saca. Pero no sé... Porque por ahí con la mina anduve solamente un mes. Y él es un amigo de toda la vida.
(Claudio, 16, Corrientes y Callao)


Claudio es mi mejor amigo. Pero en una parte. En otra parte son mis primos. Con ellos comparto todo. Con Claudio también. Pero un día Claudio se puso medio pesado. Lo mismo nos llevamos bien.

(Maxi, 18, Corrientes y Callao)


Mi mejor amiga se llama Verónica. Yo estaba con ella todos los días, antes. Porque era una amiga de cuando yo estaba en mi casa. Y me fui a la calle y no la vi más. Yo la extraño pero trato de no acordarme para no pasarla mal. Ahora a mí me gustaría verla pero me da cosa decirle que estoy en la calle.
(Viviana, 14, Once)


Mi mejor amigo está preso. Yo lo extraño. Y él también. Menos mal que yo ahora tengo teléfono. Vivo en una casa, viste. Y él me habla del instituto cuando puede.

(Diego, 18, Berazategui)



- Mi mejor amigo es él. Pero a veces no sé... Andamos juntos en la calle. Es un buen pibe, pero a veces se pone jodido.
- Y éste dos veces me dejó plantado. Para mí no es mi mejor amigo. Es el peor. Ayer este ortiva no me quiso pagar el colectivo.
- ¿Y vos que me sacaste la campera?
- Era mía. La laburé yo. Pero si me la pedís de buena onda te la doy.
- Yo nunca te pedí nada mal.
- Y pensar que yo a éste lo defiendo cuando le pasa algo...
- Vos no sabés peliar. Y yo te la doy. Además yo dibujo mejor que vos. Mirá la casa que dibujé.
- A mí no me gusta dibujar.


(Juan, 11, Once – Rubén, 11, Once)



El Chino me presta plata, me compra para comer. Me salvó de que me llevara la yuta cuando creyeron que los dos habíamos robado un estéreo. Él habló por él y por mí. Después nos soltaron y agarraron al chorro del coche. Y el chorro decía que los ladrones éramos nosotros. Era un tipo grande y mentiroso. Pero el Chino le habló bien a la yuta. Dijo que nosotros no sabíamos laburar estéreos.

(Jorge, 11, Once)


Es más chica. Le dicen "La Cuerva", por San Lorenzo. Se llama Sol. Es muy compañera. Te dice la verdad. Se preocupa por los demás y no por ella. Es como yo, en eso. Está en la calle. Comparte lo que tiene, siempre. No te trae problemas aunque tenga problemas. Yo pienso que tiene sida pero ella no lo va a decir para no preocuparme.

(Carolina, 18, San Telmo)



Yo no tengo un mejor amigo. Ni lo quiero tener. No me gustan los amigos. No confío en nadie, en la calle.
(María, 16, Once)



Se llama Andrés. Tiene trece años. Compramos comida mita y mita. Eso sí, si hay pelea, no nos ayudamos. Hoy lo estaban cagando a palos los canas y yo me quedé mirando. Lo que sí, salimos a joder.

(Eduardo, 12, Retiro)



Mi mejor amigo es el Emi. Es bueno. Compartimos cosas, vamos a joder por ahí. Me da comida cuando tiene. Una vez yo tenía una gorra y un pibe me la quiso sacar. El Emi se metió y le dijo "Qué hacés". Vino otro pibe amigo del otro y ahí nos empezamos a peliar los cuatro. Y ganamos nosotros porque los otros salieron corriendo.

(Fernando, 12, Patro)



El Dany tiene dieciséis años y es bueno y te defiende cuando te van a pegar. Pero con todos es bueno. Los defiende a todos.

(Martín, 13, Once)


Para mí todos mis amigos son iguales. Si me pasa algo, todos me defienden. La vez pasada, cuando nos peleamos con los de McDonals, por ejemplo, la empecé yo y todos me ayudaron. Los de McDonals siempre tiran hamburguesas a la basura. Nosotros fuimos a agarrar de ahí y nos echaron. Yo les hice frente. Uno me vino a arrebatar. Yo me corrí y lo arrebaté primero. Ahí saltaron los de ellos. Y entonces mis amigos me vinieron a ayudar. Los tipos se metieron para adentro a llamar a la policía y nosotros afanamos los patys.
(Cristian Álvarez, 12, Patro)



Era bueno, me daba la plata para el colectivo cuando yo iba al CAINA. A la noche me pagaba la comida. Conseguía la plata en la boletería del Mitre. Yo a veces lo ayudaba. Era un gran tipo. Tenía once años como yo.

(Jonatan, Hogar Piedra Libre)


Ismael es bueno, macanudo. Me cuida cuando estoy mal, me lleva al hospital. Una vez fuimos a bailar y hubo un quilombo con los de seguridad. Yo salí corriendo y antes de cruzar la avenida, me agarró un coche. No pasó nada, me sacó un hueso de lugar. Ismael estaba ahí. Paró un taxi y me llevó al hospital. Como tres horas estuvo para conseguir taxi.
(Daniel, 16, Once)



Yo no tengo amigos, tengo conocidos. Los únicos amigos son mi vieja y mi viejo. Amigo es el que está en todas, el que no te deja nunca. La ranchada es otra cosa. Es para salir, para la joda. Pero nada más.

(Milau, 17, Patro)



Tuve una sola amiga: Marcela. Robábamos juntas, hacíamos la comida juntas. Cuando teníamos ganas de drogarnos nos drogábamos juntas. Nos decían que éramos tortilleras, pero nada que ver. La gente no puede creer que seas amiga de veras.
(Stella, 18, Conti)



Yo no tengo amigos. Solamente conocidos. Porque no hay amigos. No se puede confiar mucho en nadie. No en la calle, en la vida.
(Fernando, 17, Moreno)


Se llama Martín y no vive en la calle. Es de Boca, tiene buena onda. Lo conocí cuando lo estaban cagando a palos y yo lo defendí. Es jodido y amarrete con los pibes que no le caen bien. Es quilombero, hincha bolas y mal educado. No es un buen pibe: es igual que yo. Por eso es mi mejor amigo.

(Oscar, 14, Once)



Mi mejor amigo es Luis. Tiene trece años. Vive en la Villa 31, al lado de mi casa y vende heladitos. Es un buen chico porque me convida juguito y me acompaña a todos lados.

(Miguel, 13, Retiro)



Mi mejor amigo es Enrique. Anda todo el día conmigo. Compartimos todo. Si hay problemas, nos defendemos. Es chiquito pero pelea como una persona mayor. Tiene trece años.
(Pablo, 16, José C. Paz)


Un amigo te puede cagar pero las amigas, no. Las mujeres son más leales, más pata. A mí nunca me pasó pero lo vi en los demás.

(Miguel, 15, Once)



No hay amigos. Hay compañeros que están en tu misma situación. Yo no confío en nadie.

(Juan José, 18, Lezama)



Marcelo y Carlos. Son medio villeros pero son buenos pibes. Andamos jodiendo. Y además con Marcelo, por ejemplo, yo voy a comprar la lata de poxi. Él me lleva.

(Matías, 16, Once)



Era bueno, tenía quince años. Vivía en la calle. Tenía la re-guita porque trabajaba para Jorge Corona. Hacía publicidad en zancos para Jorge Corona. También para Cristian Castro. Dormía en la entrada del Gran Rex. Yo lo conocí porque le pedí a una chica para comprarme una hamburguesa y apareció él. Se dio cuenta de que yo no tenía casa igual que él. Me dio ropa que tenía en la mochila. Él tenía todo en la mochila. Me presentó a Jorge Corona.

(Pablo G, 11, Hogar Piedra Libre)


Mi mejor amigo es Héctor, que se llama como yo. Es un buen pibe. Nos ayudamos. Pero por ahí jugamos a peliarnos y uno le pega fuerte al otro y seguimos en serio.

(Héctor, D, 13, Conti)



A un amigo se le puede confiar cualquier cosa. Hasta también te podés sacar la bronca contándole la bronca que tengas. Y si es tu mejor amigo te puede dar el hombro para que llores. Yo hasta ahora lloré con un solo amigo. Uno de antes. Yo tenía tanta bronca por lo que pasaba en mi casa y él me dijo "Sacate la bronca". Y yo me puse a llorar como media hora.
(Andrés, 16, Berazategui)



Jhonny era más grande que yo. Tenía once años. Íbamos al parque, a todos lados. Comprábamos comida. Yo lo veía hasta que vine al hogar. Lo extraño. Era muy bueno.

(Pedrito, 7, Hogar Piedra Libre)


Yo tenía un gran amigo. Un hombre grande. Me ayudaba, me aconsejaba. Ahora hace tres años que no lo veo. Está preso.

(Marcos, 18, Once)


La Felicidad es una cosa linda


A veces estoy contento. Porque jodo, juego, voy al río. A veces me dan sánguches en la parrilla y yo me pongo contento. Estar feliz es como estar contento, como cuando uno se ríe. Yo en la calle la mayoría de las veces estoy contento. A veces, cuando estoy aburrido, estoy triste. Pero es porque ando solo. Pero ésas son pocas veces.

(Javier, 12 años)


Para mí la felicidad es cuando estoy con mi vieja. Y que salga campeón el rojo.

(Andrés, 16)


Cuando me metí de novio. Yo sabía que me iba a aceptar, pero lo mismo me puse contento.

(Diego, 17)



Lo más lindo que me pasó fue tener mi primer hijo. Ahora estoy más feliz porque se viene el segundo. Estar feliz es una re-emoción. Y más porque un hijo es algo mío, de mi propiedad y de mi sangre.
(Guillermo, 18)



Estar bien de salud. Poder estar acá, con los amigos. Ser libre. Cuando yo volví con mi familia, después de estar meses en la calle, fue una de las cosas más felices que me pasó. Pero después no funcionó. A la larga fue triste, me tuve que ir. Ahora mi felicidad más grande es ir al Parque de la Costa. Fue lo que más me hizo levantar el ánimo y me dio esperanzas. El Parque de la Costa es todo. Sabés el amor que te brindan. Bah, a mí me quieren los empleados. Yo tengo amigas que trabajan ahí. A mí hay empleados que hasta me pagan sánguches.
(Pablo, 14)



Cuando fui a Necochea. Fuimos a la playa, fuimos a pasear, fuimos al cine. Yo fui con la colonia. Ahora voy a ir de vuelta. Voy a volver a ser feliz.

(Cristian, 9)


Cuando estoy en Once, porque estoy con los pibes. Jugamos, nos divertimos, hablamos entre nosotros. Más bien con las chicas que con los varones. Para mí la felicidad es cuando estás tranquilo y contento. Por ejemplo como cuando yo estoy con los pibes.

(Viviana, 16)


Un día con mi perro, los dos solos, nos pusimos a jugar en la canchita. Yo después me fui a la Costanera en bicicleta y el perro me siguió corriendo y nos metimos los dos en el agua. Pasé todo el día con mi perro.

(Milau, 17)


Me acuerdo al primera vez que vine al CAINA. Me gustó. Sobre todo conocer a la gente del CAINA. Me trataron bien. Me dieron comida, ropa. Ése, a lo mejor, fue el día más feliz de mi vida. Yo hace tres años que estoy en la calle.

(Gonzalo, 14)


Fue un día hace mucho. Era una fiesta. Estaba joya. Y yo estaba contento. Había un montón de chicos, había música. Fue una sola vez única. Era en la casa de mi tía. A mí me gustaría que se repita. Pero es difícil. Lo mismo yo en la calle estoy feliz. Y si vengo acá, estoy más contento por la gente, por los chicos, porque me dan ropa y como.

(Gustavo, 13)



Fue cuando lo encontré a Gastón en el Hogar Piedra Libre. Hacía diez meses que no nos veíamos. Él se puso a llorar. Yo casi me desmayo. Yo le pregunté "¿Te puedo abrazar?". Él dijo que sí y nos abrazamos. Después le di un cachetazo por todos los meses que yo estuve buscándolo. Sabés cómo sufrí. Andaba por todos lados buscándolo.

(Gabriela, 17)


Uno de los días más felices de mi vida fue cuando salieron mi mamá y mi papá que estaban presos. Yo tendría unos doce años.

(Emi, 14)


Cuando me arreglé con mi novia. Fue uno de los días más felices. Nos habíamos peleado porque ella es muy celosa. Nos cruzamos un día en el parque, en Pergamino. Empezamos a hablar y ahí nos metimos de vuelta. Lo mismo yo en la calle estoy feliz. Amo la libertad. Pero también me gusta verla feliz a mi vieja. Voy y la veo un día, me quedo por un tiempo. Y después le digo "Me voy por ahí". Ella me dice "¿Cuándo vas a volver?" y "Cuidate".

(Diego, 16)


La felicidad vendría a ser estar con una familia bien formada y estar tranquilo. Hacer una familia. Si es sin tu vieja, es medio trucha. Pero lo mismo la podés formar vos solo. Que salga de vos.

(Grillo, 16)



Riesgos en la calle



A mí me pisó un colectivo. Yo había subido y le pedí que me llevara. El tipo me dijo que no. Yo bajé y antes de que bajara bien, cerró la puerta. Me agarró el pie. Me arrastró un poco pero pude zafar. Y el tipo salió rápido con el colectivo. Era un José C. Paz. Estuve como una hora tirado. Un amigo mío avisó a los de la salida de la línea que estaba ahí cerca, y me fueron a buscar. Yo recién había salido de bailar.
(Jonatan, 13 años, Congreso)



Una vez yo estaba en un paso a nivel y el tren venía no por donde tenía que venir. Yo estaba distraído. Y un viejito me tiró fuerte para atrás y me sacó de la vía y el tren pasó justo por ahí. El problema de estar en las vías es que nunca sabés si no te van a pasar por encima.
(Marcos, 18, Once)



Un día la cana me confundió con otro pibe que había entrado a robar y me metieron en un patrullero. Eran cuatro que me pegaban. Y me decían que devolviera las cosas y que confesara. Pero yo no era.

(Pablo, 16, José C. Paz)


Ayer me maté de frío. Me subía arriba de los trenes y me bajaban a cada rato y me pegaron una patada porque no me quería bajar. Durante la noche y la madrugada, tren que me subía, tren que me dormía. Y si los tipos me agarraban, me bajaban. Hasta que se hicieron las ocho de la mañana y dije "Yo me voy al CAINA".

(Miguelito, 14, Retiro)


Me chocó un colectivo. Me quedé en la calle, por el susto, no más. Y después salí corriendo porque el el colectivero bajó para pelearme. Fue un susto, no más.

(Diego, 14, Once)


Lo más feo es dormir en la calle. Porque hay pibitos chiquitos y hace frío. Los pibes se enferman, después quién los lleva al hospital. Llueve y se mojan. Por eso nadie quiere estar en la calle. Todos quieren estar en un lugar, pero que no sea un colegio si no un lugar para estar.

(Natalia, 14, Once)


Lo peor fue la primera vez que me drogué. Yo había probado una pasta y me re-marié. Me caí en la plaza de Retiro. Sentía que me moría. Era feo como sensación. Estaba solo y no podía hablar, nadie me escuchaba. Después de un rato se me fue pasando. Me levanté y me fui. Eso fue la primera vez que me drogué. Después fue lindo.

(Luis, 14, Retiro)


Cruzando la calle con mi hermanito, vino un coche y me chocó. Me tiró. Después no pasó nada. Me levanté y lo insulté. Pero una en ese momento siente miedo. Porque no sabe si queda viva o se muere.

(Jessica, 14, Once)


Yo no. Nunca. Y mirá que me pasaron cosas. Pero nunca sentí que me moría. Vaya a saber por qué.

(Ismael, 16, Once)


Declaracion de los Derechos del niño


La declaración de los Derechos del Niño fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1959, fue resultado una larga historia de debate en torno al reconocimiento de la prioridad que debe tener la protección de los derechos de la infancia.

La Declaración de los Derechos del Niño, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1959 consta de los siguientes artículos:

Artículo 1º.
El niño disfrutará de todos los derechos enunciados en esta declaración.
Estos derechos serán reconocidos a todos los niños sin excepción alguna ni distinción o discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del propio niño o de su familia.


Artículo 2º.
El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño.

Artículo 3º.
El niño tiene derecho desde su nacimiento a un nombre y a una nacionalidad.

Artículo 4º.
El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social.
Tendrá derecho a crecer y desarrollarse en buena salud; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales, incluso atención prenatal y postnatal.
El niño tendrá derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.


Artículo 5º.
El niño física o mentalmente impedido o que sufra algún impedimento social debe recibir el tratamiento, la educación y el cuidado especiales que requiere su caso particular.

Artículo 6º.
El niño, para el pleno desarrollo de su personalidad, necesita amor y comprensión.
Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre. La sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia.
Para el mantenimiento de los hijos de familias numerosas conviene conceder subsidios estatales o de otra índole.


Artículo 7º.
El niño tiene derecho a recibir educación que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales. Se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social y llegar a ser un miembro útil de la sociedad.
El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación; dicha responsabilidad incumbe, en primer término, a sus padres.
El niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deben estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación; la sociedad y las autoridades públicas se esforzarán por promover el goce de este derecho.


Artículo 8º.
El niño debe, en todas las circunstancias, figurar entre los primeros que reciban protección y socorro.

Artículo 9º.
El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación.
No será objeto de ningún tipo de trata.
No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral.


Artículo 10º.
El niño debe ser protegido contra las prácticas qeu puedan fomentar la discriminación racial, religiosa, o de cualquiera otra índole.
Debe ser educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, paz y fraternidad universal, y con plena conciencia de que debe consagrar sus energías y aptitudes al servicio de sus semejantes.



Fuentes:

http://www.chicosdelacalle.org/index6.html
http://www.oni.escuelas.edu.ar/olimpi2000/santa-fe-sur/chicosdelacalle/index.htm