Astillero Domecq Garcia, costanera sur, 2003, 2006

Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.

Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.

Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.

Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.
Submarinos argentinos en construcción.

Las empresas Corporación para la Defensa del Sur (Codesur), Tandanor y Marena ya comenzaron a pulsear por la licitación que la Armada abrirá en los próximos meses para la reparación del submarino "San Juan" por unos US$ 16 millones.


El "San Juan" se reparará en el astillero Domecq García que se reabrió en el 2003 bajo la política del Gobierno de revitalizar las fábricas militares.


Es un trabajo complejo: hay que cortar por la mitad un submarino de 65 metros de largo que pesa 2.260 toneladas para poder sacarle los viejos motores (no salen por la torre) y ponerle nuevos, entre otros. La reparación de media vida del "Santa Cruz" se tuvo que hacer, en 1999, en un astillero de Brasil.


Montoto dijo a Clarín que su empresa Codesur se presentará a la licitación del "San Juan" porque tiene experiencia y se superó "las chicanas" . En fuentes militares se confirmó el interés de Tandanor —administrada por un representante del juez de la quiebra y que trabaja a todo vapor— y probablemente de Marena, que preside el marino retirado Claudio Di Bartolo, por la nueva licitación.


Con esa frase Montoto se refirió a la batalla campal entre esas empresas por el cambio de baterías del "Salta", entre otros trabajos.


La pelea había comenzado en mayo del 2004 cuando la Armada llamó a licitación para el cambio de baterías (tiene 90 y cada una pesa 500 kilos), entre otras tareas, con un presupuesto original de $ 1.360.000.


Las ofertas recibidas para el cambio de baterías fueron de Codesur (691.913 pesos) y Tandanor (527.298) pero ambas "presentaron notas cuestionando al oponente", dijo a Clarín el contraalmirante Carlos Sanchez, director de Material Naval de la Armada.


Además, se descubrió que misteriosamente a los pliegos que tenían los oferentes les faltaba un párrafo que "obligaba al ganador a estar vinculado a través de un contrato con los subcontratistas" que sí figuraba en el original redactado por la Armada.


Con esa falencia como argumento y el hecho de que las baterías viejas del "Salta" "podían explotar porque producen hidrógeno", la Armada anuló la licitación y ordenó hacer el cambio de baterías con personal propio.


En noviembre del 2004 se hizo una segunda licitación por las otras tareas de menor envergadura: Codesur ofertó hacerlas por $ 397.318, Tandanor por 290.468 y Marena por 261.460. Sanchez explicó que Codesur tenía "un precio muy alto", Tandanor "tenía vencido el certificado fiscal" para poder contratar con el Estado y Marena "no reunía los antecedentes técnicos necesarios". La Armada anuló también esta licitación.


De todos modos, Codesur ganó por concurso de precios el trabajo de recorrido y reparación de los mecanismos de control y Madera otras tareas. Así luego de 15 meses de reparaciones, en lugar de los 8 previstos, y a un costo de 1.372.827 pesos el "Salta" volvió a navegar en setiembre del año pasado.


Ahora, el Domecq García espera al "San Juan" para fin de año con el objetivo de hacerle la reparación de media vida y luego intentar que otros de los 50 submarinos de su tipo de otros países vengan aquí a hacerse este mantenimiento.


Los marinos, además de experiencia e infraestructura, esgrimen otra ventaja: "hacerlo en la Argentina cuesta unos 16 millones de dólares; en Brasil, el doble; y en Alemania diez veces más".