La selección de esta lista no se basa en cifras de muertos, sino de las acciones en general, y el impacto, o la brutalidad que tenían.
De mal en peor, aquí están los 10 hombres más malvados de la historia.

10. Atila En Huno
10 hombres más malvados de la historia
Atila fue el último y más poderoso caudillo de los hunos, tribu procedente probablemente de Asia, aunque sus orígenes exactos son desconocidos. Atila gobernó el mayor imperio europeo de su tiempo, desde el 434 hasta su muerte en 453.
Pasó sin trabas a través de Austria y Alemania, sobre el Rin saqueando y devastando todo a su paso con una ferocidad sin precedentes en los registros de las invasiones bárbaras. Es conocido en la historia y la tradición occidentales como el inflexible “Azote de Dios”, y su nombre ha pasado a ser sinónimo de crueldad y barbarie. Algo de esto ha podido surgir de la fusión de sus rasgos, en la imaginación popular, con los de los posteriores Gengis Kan y Tamerlán: todos ellos comparten la misma fama de crueles, inteligentes, sanguinarios y amantes de la batalla y el pillaje.

9. Maximilien Robespierre
10 hombres más malvados de la historia
Maximilien Robespierre era un líder de la Revolución Francesa y fue su argumento de que hizo que el gobierno revolucionario para asesinar al rey sin un juicio. Además, Robespierre fue uno de los principales impulsores del reinado de terror, un período de 10 meses post-revolucionario en el que las ejecuciones masivas se llevaron a cabo. El terror se cobró la vida de entre 18.500 a 40.000 personas, con 1.900 muertos en el último mes. Entre las personas que fueron condenadas por los tribunales revolucionarios, aproximadamente el 8 por ciento eran aristócratas, clérigos 6 por ciento, 14 por ciento de clase media, y 70 por ciento eran trabajadores o campesinos acusados de acaparamiento, evadiendo el proyecto, la deserción, rebelión y otros delitos perseguidos.

8. Ruhollah Khomeini
10 hombres más malvados de la historia
Clérigo chiíta iraní que dirigió la revolución que derrocó al Sha Reza Pahlevi en 1979, estableció un régimen islámico y gobernó el país hasta su muerte diez años más tarde. Se propuso desde el principio eliminar todo tipo de influencia occidental (sobre todo la estadounidense) y cualquier oposición al régimen teocrático chiíta, además de prestar apoyo directo a acciones terroristas. Numerosas personas que habían trabajado para el sah fueron ejecutadas y, de acuerdo con su doctrina fundamentalista, las mujeres iraníes fueron obligadas a llevar velo, al tiempo que se prohibían el alcohol y la música occidental. También se restauraron los castigos prescritos por la ley islámica y se promovió una policía encargada de velar por las costumbres musulmanas. Por otra parte, el régimen iraní trató de exportar a los países vecinos sus creencias fundamentalistas. Otro aspecto que caracterizó al gobierno de Khomeini fue la prolongación de la guerra irano-iraquí (1980-1988). Irak, dirigido por Saddam Hussein, era un país de tendencia sunní. A pesar del radicalismo de su gobierno y de sus altos costes humanos y económicos, Khomeini gozó de un amplio apoyo popular. El día de su muerte se vivió como un auténtico duelo nacional y su tumba es hoy centro de peregrinaciones multitudinarias.

7. Idi Amin Dada
10 hombres más malvados de la historia
Fue un político y militar ugandés, Presidente del país entre 1971 y 1979. En enero de 1971, Idi Amin derrocó el gobierno "constitucional" del presidente Milton Obote mediante un golpe de estado apoyado por Israel y posteriormente por el Reino Unido y asumió de facto la jefatura de estado de Uganda. Apoyado por el ejército, estableció un régimen de terror y una política genocida que llevó a la muerte a más de 300.000 ugandeses, principalmente de las etnias lango y acholis. Inició una guerra civil encubierta y se hizo famoso en el mundo por sus excentricidades y su crueldad. A comienzos de su gobierno ya se veían como eran asesinados y torturados los opositores políticos en la capital; en los campos no era necesario cavar tumbas, pues eran echados a los cocodrilos. Había rumores de que era caníbal, pues una vez en la OUA, celebrada en Libreville, capital de Gabón dijo que antes de que sus enemigos se lo comieran, él se se los comería. Además su ministro de sanidad Henry Kyemba dijo que Amin se había comido partes del general de brigada Charles Arube, en 1974, cuando entró en la morgue para estar a solas con él, luego los doctores notaron que faltaban dedos de los pies y manos.

6. Leopoldo II de Bélgica
10 hombres más malvados de la historia
Fue el segundo rey de los belgas y propietario del Estado Libre del Congo. Leopoldo impuso personalmente altas cuotas de producción de caucho en el Congo, obligando la población indígena a cumplirlas con métodos coercitivos de la más alta violencia. Para aumentar el ritmo de producción, los soldados del ejército belga cobraban primas en función de las cantidades suplementarias de caucho recolectado, lo que les incitaba a endurecer cada vez más los métodos de presión sobre los trabajadores. Su política con los nativos consistió en brutales prácticas basadas en el más espantoso terror, contradiciendo los principios humanitarios que él mismo había defendido. Se calcula que durante los años de dominio de Leopoldo sobre el Congo fueron exterminados unos diez millones de nativos, la mayoría de ellos esclavizados, mutilados, asesinados o amenazados con la muerte para que trabajaran en la obtención de caucho.

5. Pol Pot
10 hombres más malvados de la historia
Su verdadero nombre es Saloth Sar, fue el principal líder de los Jemeres Rojos desde su formación en la década de 1960 hasta su muerte en 1998. Fue también Primer Ministro de "Kampuchea Democrática", que fue la forma en la que se constituyó políticamente el actual Reino de Camboya. Forjador de un estado de corte maoísta, Saloth Sar pasó a la historia como el principal responsable del denominado genocidio camboyano, llevó a cabo una drástica política de reubicación de la población de los principales centros urbanos hacia el campo como una medida determinante hacia el tipo de comunismo que deseaba implantar. Los medios empleados incluyeron el exterminio de los intelectuales y otros "enemigos burgueses". El resultado de ello fue la desaparición de, al menos, entre un millón y medio a dos millones de personas. Tomando las estadísticas de 1975, año en el cual los jemeres rojos tomaron Phnom Penh, había en Camboya una población de 7,3 millones de habitantes y 6 millones en 1978. K. D. Chandler señala como razones de este drástico descenso de la población -que calcula en 1,5 millones de desaparecidos- la malnutrición, los trabajos forzados y las enfermedades mal atendidas en general, pero 200.000 personas, probablemente más, fueron ejecutadas sin juicio, clasificados como "enemigos", entre los que se contaban niños, ancianos y personas pertenecientes incluso al mismo Partido. Porque la mayoría de las víctimas pertenecían a la etnia jemer, Jean Lacouture denominó a este proceso "auto-genocidio". Su política incluía la oposición a Vietnam que hizo efectiva con numerosos ataques a ese país, lo que causó una invasión masiva de Camboya en 1979 que precipitó su régimen hacia su fin.

4. Vlad Tepes (Vlad Dráculea)
10 hombres más malvados de la historia
Vlad III, el Empalador (en rumano, Vlad Ţepeş) fue Príncipe de Valaquia (hoy el sur de Rumania) entre 1456 y 1462. Se cree que Vlad Draculea fue el personaje en el que el escritor irlandés Bram Stoker se inspiró para crear a su personaje el vampiro Conde Drácula. Como su apodo Tepes indica, tenía predilección por el empalamiento, una técnica de tortura y ejecución que consiste en introducir un palo de aproximadamente 3,50 m de longitud sin punta (ya que esto aseguraba un mayor sufrimiento en la víctima), por el abdomen, fijarlo a la carne con un clavo y después levantarlo para que la víctima muriese lentamente. Entre 40.000 y 100.000 personas murieron de esta manera, o a través de otros métodos de tortura(la amputación de miembros, nariz y orejas, la extracción de ojos con ganchos, el estrangulamiento, la hoguera, la castración, el desollamiento, la exposición a los elementos o a fieras salvajes, la parrilla y la lenta destrucción de pechos y genitales) a manos de los hombres del Empalador, durante los siete años que duraron sus sucesivos reinados: enemigos, traidores, delincuentes de todo tipo. Vlad odiaba, más que cualquier cosa, los robos, las mentiras, el adulterio, y no perdonaba a nadie por su rango; más aún, cuanto más alto era el rango del traidor, más duro era el castigo.
Consiguió acabar con los boyardos decadentes de su tiempo. Una de sus acciones de empalamiento masivo fue en su venganza contra los boyardos, asesinos de su padre y de su hermano mayor. A Vlad le gustaba organizar empalamientos multitudinarios con formas geométricas. La más común era una serie de anillos concéntricos de empalados alrededor de las ciudades a las que iba a atacar. La altitud de la estaca indicaba el rango que la víctima había tenido en vida. Con frecuencia, Vlad los dejaba pudriéndose durante meses. Un ejército turco que pretendía invadir Valaquia se volvió atrás, aterrado, cuando encontró a varios miles de empalados descomponiéndose en lo alto de sus estacas, a ambas orillas del Danubio. (Creo que no voy a dar más detalles jaja, para los morbosos los detalles están en wikipedia)

3. Iván IV de Rusia (Iván El Terrible)
10 hombres más malvados de la historia
Zar de Rusia (1547-1584). Considerado uno de los creadores del estado ruso. Se casó al menos siete veces, pero su matrimonio más importante fue el primero, con Anastasia Románovna Zajárina en 1547. Tras la muerte de su esposa, Iván se transformó en un zar autoritario y psicópata, del cual se dice que durante las noches sus gritos sonaban por todo el Kremlin. Pasaba de la euforia a la depresión más absoluta. Con un ejército de 15.000 hombres devastó Nóvgorod, torturando, decapitando y empalando a muchos de los habitantes. Después de malas cosechas, hambre y la epidemia de peste de los años 1567, 1568, 1569 la población de Nóvgorod se redujo a 10.000 (de 20.000 habitantes). Algo parecido mandó hacer contra la ciudad de Pskov. En sus últimos años los ejércitos polaco y sueco devastaron las regiones occidentales y del norte de Rusia, conquistaron algunas ciudades rusas (Pólotsk, Véliz, Sókol, Velikiye Luki, Narva), destruyendo sus guarniciones y a sus habitantes. Ya en sus últimos años dio rienda suelta a sus perversiones. Según los escritores no imparciales polacos, se jactaba de haber desflorado a más de 1.000 vírgenes y posteriormente haber asesinado a los hijos resultantes, mostrando así su perturbación. En un acceso de cólera, el 16 de noviembre de 1580, golpeó mortalmente con su bastón a su hijo mayor, el zarevich Iván (su preferido). Lloró amargamente su muerte y tuvo remordimientos hasta sus últimos días, provocando que se tirara del pelo y de la barba o arañara las paredes. Mató además a varios de sus enemigos y amigos, lo que hizo que Iván se volviera aún más psicópata. En esta locura final llegó a refugiarse en creencias paganas y brujeriles. Los ataques psicóticos sufridos por el zar podrían, según los expertos, corresponder al resultado del tratamiento de la sífilis con mercurio; este tratamiento era común en la época, y provocaba daños cerebrales que derivaban en cambios constantes de humor y ataques eufóricos y coléricos, con tintes psicóticos.

2. Adolf Hitler
10 hombres más malvados de la historia
Fue un político alemán de origen austriaco, líder, ideólogo y miembro original del Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores (más conocido cono Partido Nazi) que estableció un régimen nacionalsocialista en Alemania entre 1933 y 1945 conocido como Tercer Reich. La ideología de Hitler, que llevó como causa directa al estallido de la Segunda Guerra Mundial y al desarrollo del Holocausto, se basaba en una serie de puntos de tipo visionario de carácter innegociable: la eliminación de los judíos; la consecución de un «espacio vital» para garantizar el futuro de Alemania; la raza como explicación de la historia del mundo y la lucha eterna como ley básica de la existencia humana. La principal tarea de Hitler era erradicar "ideas peligrosas", como la democracia, el socialismo y el pacifismo. Sus ideales de supremacía de la raza aria llevó al desarrolo del Holocausto: el genocidio de más de 6 millones de judíos (aunque tambien se hallaban negros, homosexuales, gitanos, opositores, etc..) en los campos de concentración donde además se realizaban experimentos, torturas y trabajos forzados.

1. Josef Stalin
10 hombres más malvados de la historia
Fue el máximo líder de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y del Partido Comunista de la Unión Soviética desde mediados de los 20's hasta su muerte en 1953. Bajo liderazgo, Ucrania sufrió una hambruna tan grande que es considerado por muchos como un acto de genocidio por parte del gobierno de Stalin. La hambruna fue causada por dirigir las decisiones políticas y administrativas. Además Stalin ordenó las purgas dentro de la Unión Soviética de cualquier persona considerada como un enemigo del Estado. En total, las estimaciones del número total de asesinados bajo el reinado de Stalin, varían de 10 millones a 60 millones.





10 hombres más malvados de la historia