Guatemala es el segundo país del mundo, luego de Rusia, con mayor índice de feminicidios y, según datos de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) de este país, entre enero de 2000, cuando comenzaron a documentarse las muertes violentas, y diciembre del 2008, han sido asesinadas más de 2.500 mujeres.

La violencia no sólo la padecen en el ámbito familiar, sino también en las escuelas, los centros hospitalarios, en el trabajo y en la calle. En estos lugares han ocurrido una gran cantidad de muertes por arma de fuego en contra de ellas. Además, hay que tener en cuenta que a diario se fortalecen las redes que trafican mujeres, así como los grupos oscurantistas que obligan, con engaños, a las jovencitas a comercializar su cuerpo.

Con motivo de esta temática, que llamó la atención de Walter Astrada (fotógrafo argentino, de la agencia World Picture Network), éste se fue a vivir a Guatemala. Allí obtuvo el prestigioso premio World Press Photo en la categoría Actualidad. Estos premios se conceden todos los años a lo mejor del fotoperiodismo. La foto ganadora fue capturada en noviembre pasado, en el momento en que un grupo de peritos forenses trabajaban sobre el cadáver de una mujer, de 42 años, asesinada de 16 balazos...:


Violencia contra la Mujer en Guatemala

fotografia

violencia

mujer

guatemala

Violencia contra la Mujer en Guatemala

fotografia

violencia

mujer

guatemala

Violencia contra la Mujer en Guatemala

fotografia

violencia

mujer

guatemala

Violencia contra la Mujer en Guatemala

* * *

En Guatemala conocí a un fotógrafo americano que había estado trabajando en un tema sobre los niños de la calle en Nicaragua, y me contó que en realidad la mayoría de estos niños se habían escapado de casa porque la violencia contra sus madres se tornaba también contra ellos. Éste es un tema muy importante porque tiene una repercusión muy amplia en la sociedad.

Hasta ahora el reportaje se ha publicado en cuatro revistas, en Noruega, Rusia, Paraguay y España, se pudo ver expuesto en Visa Pour l'Image en 2007. Además, una de las fotografías ha viajado con la exposición de World Press Photo, y el reportaje ganó un premio en Japón y otro en Estados Unidos, por lo que también se ha visto en estos países.

En realidad, se ha visto mucho, pero los grandes medios han preferido no publicarlo porque dicen que es muy fuerte y se ve mucha sangre. Pero para mí eso es una excusa: hay muchas fotos en el reportaje en las que no hay sangre y que se pueden utilizar para explicar la situación.

Walter Astrada