Cómo Insertar un supositorio

El supositorio es una preparación medicamentosa de forma cónica u ovoidea alargada y de consistencia sólida, capaz de fundirse a la temperatura fisiológica del recto o de solubilizarse en los líquidos orgánicos. Se administra con la intención de ejercer una acción local o sistémica (por absorción a la circulación general).
En algunas farmacopeas el término supositorio se hace extensivo a formas de aplicación vaginal y/o uretral. En la Farmacopea Española, este término se refiere exclusivamente a la forma de administración rectal, denominándose óvulos a la vaginal y candelillas o bujías uretrales a la uretral.

La vía rectal es especialmente útil en las siguientes situaciones:

*Paciente incapaz de ingerir la medicación por vía oral.

*Medicamentos que irritan la mucosa gástrica.

*Medicamentos que son destruidos por el jugo gástrico o por los enzimas digestivos.

*Medicamentos que por su sabor o su olor son intolerables por vía oral.

El principal inconveniente de la vía rectal reside en que la absorción del medicamento es errática, menos fiable y a veces nula.
Existen muchos ejemplos de medicamentos que se pueden administrar como supositorios: analgésicos (opioides y no opioides), antitérmicos, antieméticos, laxantes, etc.




fuente: http://www.fisterra.com/material/tecnicas/viaRectal/viaRectal.asp