Causas de las Pesadillas


¿Qué son las Pesadillas?


Las pesadillas son sueños perturbadores que hacen que el soñante al despertar se sienta ansioso y asustado. Las pesadillas pueden ser respuestas a situaciones y traumas reales. Este tipo de pesadillas se clasifica en una categoría especial denominada Pesadilla de tensión Post-traumática (PSN). Las pesadillas pueden también ocurrir porque hemos ignorado o rehusado a aceptar una situación particular de la vida. La investigación ha demostrado que la mayoría de la gente que tiene pesadillas regulares ha tenido una historia familiar con problemas psiquiátricos, experiencias con drogas, personas que han contemplado el suicidio, y/o han pasado relaciones tormentosas. Las pesadillas son un indicio de temores que deben ser reconocidos y confrontados. Es una manera en que nuestro subconsciente da un aviso. "¡Presta atención!"

Todos hemos tenido pesadillas en alguna ocasión de nuestras vidas. Las pesadillas son bastantes normales. Pero, ¿qué es exactamente una pesadilla y por qué las tenemos?

Las pesadillas son una subcategoría de los sueños. La diferencia estriba en su contenido emocional o atemorizador. A causa de su propia naturaleza, se tiende a recordar las pesadillas y sus detalles vívidos. Las pesadillas tienen un impacto más grande sobre la mente al despertar y sus imágenes pueden permanecer a lo largo del día.

Una de las razones de ocurrencia de las pesadillas puede ser que nuestro subconsciente quiere lograr nuestra atención sobre una situación o problema que se ha evitado. Es tiempo de enfrentar un problema o situación. Las pesadillas tienen un propósito importante en mostrar lo qué inquieta a la persona desde dentro de ella a niveles más profundos. Discutir, analizar, y comprender las pesadillas puede conducir a la solución de algún problema, conflicto interno o dificultad personal.

¿Por qué tenemos Pesadillas?

Dentro de la interpretación de los sueños, aquellos considerados como “pesadillas” poseen una importancia más o menos destacada, pues durante siglos, estuvieron atribuidas a la injerencia de las fuerzas del mal, y durante largos años se creía que eran castigos inflingidos por los dioses a quienes no habían obrado correctamente; y, por tanto, fueron muy temidos.

Con el paso de esos mismos años, la ciencia se ha ido abierto paso, y a día de hoy, a pesar de ser -no obstante- un mundo en muchos casos desconocido, sabemos que las pesadillas más que un tipo determinado de sueños en sí, destacan por su naturaleza fría, adversa, pues nos provocan temor, angustia.

Y es que según muchos estudiosos, las pesadillas suelen estar más relacionadas por ese lado “oculto” que todos tenemos, por esa parte oscura que mora en nuestro interior y de la que deseamos escapar. Por tanto, las pesadillas pueden ser consideradas como el reflejo mismo de nuestro propio dolor, de nuestras propias inquietudes, de nuestros sentimientos. Aquellos que reprimimos mientras estamos despiertos, debido, en la mayoría de las ocasiones, a los condicionamientos sociales.

Ejemplos claros de lo que estamos comentando serían los celos, el odio, la envidia, la codicia… e incluso el deseo sexual. Pero también traumas del pasado, y esas otras situaciones de gran adversidad vividas en nuestra etapa adulta y de la que no supimos o no sabemos salir.


Causas de las Pesadillas

La ansiedad y el estrés son las causas más comunes de pesadillas. En la mayoría de los casos, hay un gran evento en la vida antes de la pesadilla.

Otras causas de pesadillas abarcan:

-Abstinencia del alcohol de manera súbita
-Trastornos de la respiración durante el sueño (apnea del sueño)
-Muerte de algún ser querido (luto)
-Consumo de alcohol en exceso
-Enfermedad con fiebre
-Suspensión reciente de un medicamento como píldoras para dormir
-Efecto secundario de un medicamento
-Trastorno del sueño (por ejemplo,narcolepsia, trastorno de terror nocturno)
-Comer justo antes de ir a la cama, que aumenta el metabolismo del cuerpo y la actividad cerebral

sueños

Las causas de las pesadillas son diferentes en cada persona pero las mas comunes son las siguientes:

La niñez y la Familia

[/color]— Las pesadillas actuales pueden estar arraigadas en traumas y negligencias sufridos desde la niñez. Desde la carencia de amor, negligencia, alcoholismo, hasta el abuso severo, los miembros de la familia, en algunos casos pueden ser la influencia más destructiva sobre la vida de una persona. Las pesadillas pueden ser una señal de tal agitación interior.


La vida.

— La manera como la vida de la persona se desarrolla y la sociedad en su conjunto puede contribuir a las pesadillas. La percepción que se tenga del mundo, guerras, desastres naturales, crímenes y la incapacidad individual de controlar tales sucesos puede conducir a pesadillas.

Las relaciones.


— Las relaciones íntimas y las interacciones diarias con los demás pueden también ser una fuente de sus pesadillas. Una persona puede estar paranoica acerca de la impresión que causa en los demás, como lo ven las demás personas. Es posible que se tema que se tema ser incomprendido y vean como la persona realmente es. El aislamiento y la infelicidad pueden aparecer en pesadillas como abandono y soledad.

La tension

— La manera en que se maneja la tensión puede provocar pesadillas. Las pesadillas son una respuesta normal a niveles inaceptables de temor y tensión. La gente diagnosticada con el Desorden de tensión Post-traumática frecuentemente tienen pesadillas sobre su acontecimiento traumático, como una guerra, violación, muerte de un ser querido, accidentes, terrorismo, etc.

El trabajo

[/color]— Puesto que la mayoría de personas pasa la mayor parte del día en el trabajo, no es ninguna sorpresa que hechos conexos con el trabajo son una fuente común de pesadillas. El estrés, la seguridad en el trabajo (o la carencia de ella), los compañeros de trabajo, problemas no resueltos, o el descontento general con lo que se hace pueden manifestarse en una pesadilla. Las pesadillas pueden reflejar sentimientos de frustración e incapacidad de controlar las situaciones del trabajo. Las pesadillas de esta naturaleza pueden aparecer como la persona siendo atacada, perseguida, o estando fuera de control.

En general, tensión, traumas, temores, inseguridades, sentimientos de insuficiencia, problemas de salud, asuntos maritales, etc. pueden ser las razones para tener pesadillas.

Tener pesadillas es normal, pero tenerlas frecuentemente puede ser una señal de estar abrumado y bajo tensión. Las pesadillas pueden ser un recurso importante para el conocimiento de la personalidad y el descubrimiento emocional. Transmiten una ayuda y mensaje importante para aclarar los posibles conflictos en la vida. Es importante distanciarse del contenido emocional (temer, congoja, enfado, dolor, etc.) de la pesadilla y analizarla desde una perspectiva objetiva. Las emociones perturbadoras pueden ser una manera en que el subconsciente intenta impedir una excavación profunda en el significado de las pesadillas. Sin embargo, merece la pena intentarlo y tener un sentido de esos sueños más obscuros.

pesadillas

Consideraciones generales


Las pesadillas tienden a ser más comunes entre los niños y se vuelven menos frecuentes hacia la edad adulta. Alrededor del 50% de los adultos experimentan pesadillas ocasionales, las mujeres con más frecuencia que los hombres.




Una persecución

La cosa o persona que nos persigue suele representar un aspecto temible de nuestra sombra y, por tanto, una versión exagerada de una parte negada o inhibida de nuestra propia personalidad. Podemos sacar beneficio de este tipo de pesadilla si logramos reconocer y abordar esta parte. La conclusión ideal de esta pesadilla sería no intentar escapar, dar la cara y dialogar al que nos persigue, aceptarlo y abrazarlo.

Caída

Si sueña con una caída y siente miedo, hay que preguntarse si se siente pesado, sin apoyo, preocupado por algo. ¿Cómo podría lograr sentirse más ligero y libre? ¿Cómo podría sentirse más apoyado? La conclusión ideal de este sueño sería sentirse seguro y aterrizar sin problemas, o flotar, o volar.


Vale la pena leerlo!