Los demonios de Swedenborg

"Los demonios de Emanuel Swedenborg (1688-1772) no constituyen una especie; proceden del género humano. Son individuos que, después de la muerte, eligen el infierno. No están felices en esa región de pantanos, de desiertos, de selvas, de aldeas arrasadas por el fuego, de lupanares y de oscuras guaridas, pero en el Cielo serían más desdichados. A veces un rayo de luz celestial les llega desde lo alto; los demonios lo sienten como una quemadura y como un hedor fétido. Se creen hermosos, pero muchos tienen caras bestiales o caras que son meros trozos de carne o no tienen caras. Viven en el odio recíproco y en la armada violencia; si se juntan lo hacen para destruirse o para destruir a alguien. Dios prohíbe a los hombres y a los ángeles trazar un mapa del infierno, pero sabemos que su forma general es la de un demonio. Los infiernos más sórdidos y atroces están en el Oeste."

Jorge Luis Borges.

El aire tenebroso

"Dios procura el bien del hombre de dos maneras. Una, directamente, esto es, siempre que alguien es atraído al bien o alejado del mal. Y esto es hecho dignamente por los ángeles buenos. Otra, indirectamente, o sea, cuando alguno que es atacado se esfuerza en rechazar al adversario. Y esta manera de procurar el bien del hombre fue conveniente que se llevara a cabo por medio de los ángeles malos, a fin de que, después de su pecado, no quedasen totalmente excluidos de colaborar en el orden del universo. Así, pues, los demonios tienen dos lugares de tormento: Uno por razón de su culpa, que es el infierno, y otro por razón de las pruebas a las que someten a los hombres, que es la atmósfera tenebrosa".

Santo Tomás de Aquino.

"El aire tenebroso es como una cárcel para los demonios hasta el día del juicio".

San Agustín de Hipona.

Extracto de un antiguo manual de Demonología titulado "Tratado completo de la verdadera magia".
"Se encontrarán en el infierno, también conocido como Sheol o Hades, y allí tendrán su morada. Y en aquel lugar dividido como un gran reino o monarquía, estarán por siempre juntos. Allí hay príncipes, duques, marqueses, condes y ministros... y a las órdenes de estas entidades, las hordas de demonios, perversos y malvados, ejercerán sus infernales dotes para perder a la humanidad..."

En dicho manual o "grimorio" se encuentra también la siguiente escala jerárquica:

Principales Espíritus del Reino Infernal

Lucifer, Luzbel o Satanás (emperador del infierno, padre de la mentira).
Belcebú o Belzebul (príncipe de los demonios).
Astaroth (gran duque).
Baal (señor de las moscas).

Espíritus Superiores:

Lucifugo
Satanachia
Agliareth
Eleuretti
Sargatanas
Nebiros

Espíritus Subordinados:

Mirión
Beliat
Anagaton

Espíritus del Mal:

Bael
Agare
Marbas
Prusias
Arimon
Barbatos
Buer
Gusatán
Botis
Batín
Pursan
Abigar
Loray
Balefar
Foran
Ayperos
Nuberus
Glasyabolas

Seres abominables:

Belial
Leviatán
Behemot
Dragón
Serpiente
Cancerbero
Minotauro
Medusa
Caronte
Dite
Kraken


"Cabe preguntarse -reflexiona Nox- si no habría que agregar aquí a ciertos engendros, vestiglos o endriagos que reinan sobre la tierra y que acaso pertenezcan a los clanes de los Bushes, los Saddames, los Benladensis o los Tonyblaires: seres aborrecidos, aliados de la infamia, que con la ayuda de otros tantos diablos de diferentes jerarquías o grados se encargan de hacer del mundo (y del corazón del hombre) un sitio más siniestro y execrable que el mismísimo infierno".

Fuente: http://ex-inferis.***/aficiones755501.html


Un mapita del infierno:

mapa del infierno (directo del cielo)

Los que hayan visto la saga de Hades tendrán una idea aproximada