De Linux a Mac
Tengo una confesión que hacer
Por Cristian R. Arroyo de VivaServer.com.ar


De Linux a Mac. Tengo una confesión que hacer



Tengo una confesión que hacer. Mis convicciones sobre el Software Libre y el Open Source que tanto me han dado en lo personal y lo profesional siguen siendo tan fuertes como siempre, pero desde hace unos meses algo ha cambiado en mi vida de desarrollador web. Linux sigue siendo el sistema operativo en mi escritorio principal y en todos mis servidores, pero ya no es el único que uso para el trabajo y el placer.

No, no me he pasado al Lado Oscuro, todo lo contrario... ¡Ahora soy el usuario de una flamante MacBook (blanca)!

apple

Concretamente:
* Apple MacBook 13.3" (MA700LL/A)
* 2.0 GHz Intel Core 2 Duo
* 1 GB RAM
* 80 Gb Hard Drive
* SuperDrive


¿Cómo pudo haber ocurrido algo así?

Tengo dos explicaciones: una corta y una larga. Vamos primero con la corta:

La MacBook es una admirable combinación de hardware y software como es imposible conseguir en el mundo de las PCs, literalmente, si podemos pagar por ella. Además, Mac OS X empaqueta una colección de aplicaciones irrestible hasta para un Linuxero de la vieja guardia, gracias en no poca media a sus raíces Unix. Juntos son una combinación imposible de pasar por alto por el verdadero tecnófilo.

Ahora, la explicación larga:

Desde 1999 (y seguramente desde antes también) instalé y configuré más distribuciones GNU/Linux de las que puedo recordar. Aún lo sigo haciendo, eventualmente, pero hay una gran diferencia: ya no es tan divertido como antes. Yo tampoco soy el mismo de antes, me gustan más las cosas que funcionan al primer intento y te permiten usar el resto del tiempo para hacer lo que realmente me importa. Sí, GNU/Linux sigue siendo el paraíso del hacker, pero mi hobbie es cada vez menos hackear y cada vez más otras cosas menos juveniles.

Cuando se me hizo evidente mi necesidad de contar con una computadora portátil como parte de mi arsenal profesional, sabía que no serían pocas las cosas con las que debería lidiar para tener una instalación 100% funcional de cualquier distribución de GNU/Linux en cualquier hardware PC de ese tipo. Pero por los motivos que dije antes, si podía evitarme ese calvario, mucho mejor.

Así, el salto de fé hacia el lado Mac también fué un salto de fé hacia el desarrollo web basado principalmente en Ruby on Rails, por cuanto es bien sabido que las Mac son la probada plataforma de preferencia de los hackers Rails; por otro lado, este acto es también un motivo más para abandonar mi pesada herencia PHP y pasar de una vez hacia horizontes profesionales más fértiles.

Primerísimas impresiones, mezcladas y reveladoras

Después de estos primeros meses con mi MacBook algunas cosas se hicieron evidentes rápidamente. Mientras otras siguen apareciendo casi diariamente, las más importantes hasta este momento son dignas de mencionar. Sigue a continuación mi repaso muy personal por lo mejor, lo cuestionable y lo peor de este gran cambio.


MacBook: Lo Mejor

Mac OS X bien podría ser "el mejor sistema operativo del mundo". ¿Demasiado exagerado para un otrora acérrimo Linuxero? No tanto si tenemos en cuenta las inevitables (y a veces maratónicas) jornadas de configuración necesarias en cualquier distribucón de Linux para tener todo el hardware equivalente de la MacBook correctamente configurado y oprimizado. Tampoco nos olvidemos que OS X pronto se acerca a cumplir 10 años de su presentación, casi tantos como Linux, sin contar con que sus entrañas BSD tienen muchos más.

Ya lo dije anteriormente, pero vale la pena repetirlo: todos los componentes de la MacBook (y con seguridad de todos sus modelos más) son de primera. Una notebook PC de configuración similar sin duda se hubiera costado casi lo mismo, pero no nos hubiéramos librado del Windows incluído en el precio y el posterior trabajo de instalarle y configurarle Linux exitosamente (una tarea que no siempre tiene el éxito garantizado).

No es un dato menor, pero es importante considerar que hay toda una corriente de desarrolladores de software de código abierto que están usando Macs como su plataforma de desarrollo principal. Recordando que estamos hablando de [urlla verdadera élite de los programadores de software de hoy en día, sin duda es una señal de lo que podemos esperar de la plataforma de Apple para ese tipo de tarea.




La pantalla de 13" de la Macbook al principio me pareció un poco reducida para su precio y para el resto de su configuración, después de todo mi anterior notebook PC "Tonomac" me había costado menos de la mitad ¡y tenía una pantalla de 15"!. Pero después de sólo unos días, los 13" en formato wide me demostraron ser bastantes cómodos y de un brillo excepcional; eso sí, poniendo el Dock en un extremo lateral de la pantalla.


MacBook: Lo Cuestionable

Reconozcámoslo, los precios competitivos jamás han sido una prioridad para Apple. Por lo menos en nuestro hemisferio donde generalmente suelen rozar lo prohibitivo para gran mayoría del mercado. Y muy difícilmente esto pueda cambiar en un futuro previsible. Afortunadamente por lo menos hay una manera de tener económicamente un pedazo de la Mac en nuestras modestas vidas...

Al igual que con Windows, las principales aplicaciones para Mac OS X son comerciales y cerradas, y aunque hay algunas destacables excepciones, despues de pagar el valor de una Mac estoy seguro de que a muy pocos nos quedarán ganas de terminar de inmolarnos para comprar todas las aplicaciones que necesitamos. Esto a generado una incipiente "escena" de Warez que es imposible ignorar y que ya había felizmente olvidado después de tantos años en Linux.

Mac

¿Sólo dos puertos USB? Quizás suficientes para algunos, pero en estos días en que los conectores USB son los principales medios de conectividad para los periféricoso más comunes, un par más hubieran sido bienvenidos. Por ejemplo, cuando conecto mi también flamante Mighty Mouse USB no puedo conectar al mismo tiempo mi lector de tarjetas de memoria en el puerto libre por una cuestión de espacio. Lo que me lleva al punto siguiente...

Una excelente decisión de diseño hubiera sido, a mi criterio, agregar un lector "universal" de tarjetas de memoria, que tan prácticas resultan en cualquier ocasión y que tanto aportan a la "portabilidad" de cada vez más notebooks. Por supuesto, podemos usar un lector USB de tarjetas de memoria, pero como mencioné en el punto anterior, sólo disponemos de dos puertos.


MacBook: Lo Peor

Antes de mi adquisición descubrí sobrados reportes de que la superficie exterior de las MacBook es especialmente susceptible a rayones y arañazos. Despúes de usarla durantes sólo unos meses, y aún siendo extra-cauteloso en su manejo, también puedo dar fé de que eso es lamentablemente así. El exterior de la MacBook es sorprendentemente brillante y vistoso, pero su prístina superfice blanca sufre notablemente con el mero uso diario. Y aclaro que manipulo mi MacBook exclusivamente con su funda Tucano casi desde su primer día en mis manos.

También hay reportes bien fundados de que la superficie a los laterales al mousepad suelen despintarse por su sólo uso diario para descansar las manos. Hay soluciones para este problema, pero como casi todas las cosas en el mundo Mac, a un precio en dólares.

Además, no es secreto que el borde frontal inferior del teclado es de un borde agudo que puede molestar hasta la sensación del dolor si reposamos sobre ellos las manos por mucho tiempo, como es el caso si tenemos largas sesiones de tipeo. ¿Cómo pudieron pasar por alto un detalle tan eviente como éste?

Software Libre

El corazón de la manzana

Estos últimos meses como mis primeros en el universo Mac han sido una refrescante aventura de descubrimientos y satisfacciones. El escritorio de trabajo de Mac OS X me ha demostrado ser atractivo, inteligente y productivo, y su combinación con el hardware Intel de Apple parece imbatible. Además, por dentro, sus entrañas BSD me mantienen a sólo un click de la consola y el mismo software de código abierto que arrastro de GNU/Linux y sin el ya no puedo vivir. ¡La combinación matadora (si podemos darnos el lujo de afrontarla)!


cambio


Fuente: VivaServer.com.ar