Esto me paso a mi. me llego una tarjeta Mastercard q nunca pedi y no la quiero...

Es una modalidad repetida que utilizan algunas entidades bancarias como estrategia de marketing: el envío del plástico con el nombre grabado de un potencial cliente. Qué hay que hacer si no se quiere

Llega el cartero, toca el timbre y advierte sobre una correspondencia que debe ser recibida personalmente. "Tiene una documentación del 'banco xxx' y tiene que firmar", se aclara en general.

Con sorpresa, el usuario nota que no es cliente de esa entidad y que la misiva contiene varios papeles y algo rígido en su interior. Al abrirlo, descubre que ha sido elegido por un banco para ser cliente de determinada tarjeta de crédito. Inclusive, ya le han mandado el plástico con el grabado de su nombre, contrato y hasta folleto de descuentos para empezar a consumir.

El problema es que no se pregunta al usuario, si quiere o no tal beneficio, ni se le informa cómo se lo contacta. Y ocurre muchas veces que ya se tiene tarjeta o que, simplemente, no se quiere utilizar una para los consumos personales.

Es entonces cuando el ahora "potencial cliente" con una tarjeta que no pidió, si es que no la va a usar, se cuestiona: ¿se debe romper el plástico?; ¿no debería aceptar el sobre?; ¿hay que llamar al banco y tramitar la baja?; ¿cómo consiguieron los datos personales?; ¿por qué envían esto?; ¿se pueden tener problemas si no se avisa que no se quiere?

Según Javier Wajntraub, abogado especialista en derechos del consumidor "desde el punto de vista de la normativa vigente, es decir, la Ley de Tarjetas de Crédito y la de Defensa del Consumidor, en la Argentina no existe la presunción de aceptación. Por tanto, no puede realizarse una propuesta de venta donde el consumidor deba expedirse por la negativa".

"Cuando llega la tarjeta y no se la quiere utilizar, simplemente no se la recibe. Si es que vino en un sobre del correo común y debe firmarse la recepción al correo, entonces, se la recibe pero no se la habilita", explicó Isabel Novosad, abogada y directora ejecutiva de la entidad Prevención, Asesoramiento y Defensa del Consumidor (Padec).

La aceptación debe ser expresa, quedando inclusive la prueba de eso a cargo del proveedor. Esto es lo que debería suceder en teoría, frente a una situación en la cual se le entrega un producto o servicio que no se pidió. Así que se podría no hacer nada, y no tendría que haber ningún problema.

Pero son dos las situaciones que pueden producirse: cuando se es cliente del banco y cuando no. "Cuando se está en las bases de datos de una entidad es una cosa, pero otra muy distinta es cuando esas bases no están controladas. Eso está mal y podría tratarse de una violación del régimen de datos personales”, aclaró Wajntraub.

Lo que puede incomodar es la molestia del envío de un producto con datos que se obtuvieron sin saber cómo –entre los que figuran posiblemente ingresos mensuales, entre otros- y pensar qué se debe hacer con eso. "Sin duda, podría resultar invasivo", opinó el abogado.

Novosad aclaró que "en el caso de que la persona decida la utilización de la tarjeta es importante que antes de proceder a su habilitación, solicite al banco el contrato por escrito. Solo así va a poder saber cuáles son las obligaciones a las cuales queda sometido".

"Si la persona no habilita la tarjeta y no firma el contrato, el contrato no se celebra, porque la celebración del contrato parte desde que la persona acepta las condiciones. Se podría no avisar al banco, de que no se desea", dijo Novosad.

Ricardo Nasio, presidente de Proconsumer aseguró que "cuando se recibe una tarjeta que no se pidió no hay que hacer nada, no hay que contestar ni avisar, según se especifica en la ley. Si llegara a enviarse habilitada, no es un problema del consumidor".

"El único problema es la molestia que puede implicar recibirla. Pero el que no hace nada, no se perjudica. No es voluntario, no hay obligación de contestar cosas que no se piden y que uno recibe. El tema es que la gente no sabe bien qué hacer. Y lo indignante es que se obtengan los datos de uno y que los usen para mandar algo y ver si atrapan a la persona", dijo.

Fuente:

http://www.infobae.com/contenidos/360220-100884-0-Cuando-llega-una-tarjeta-cr%E9dito-que-nunca-se-pidi%F3