Euskadi Ta Askatasuna (Patria vasca y Libertad)


El origen de la organización separatista armada vasca ETA (Euskadi Ta Askatasuna, que significa Patria Vasca y Libertad) se remonta al 31 de julio de 1959. Surgió inicialmente como un movimiento estudiantil de resistencia, opuesto al gobierno militar del general Francisco Franco.


terrorismo


Durante más de 30 años, la organización llevó a cabo una campaña armada con el objetivo de lograr la independencia de siete provincias del norte de España y el suroeste de Francia. Las operaciones de ETA cobraron la vida de unas 850 personas.


libertad


Si bien el País Vasco cuenta con una autonomía mayor que otras regiones de España, ETA junto con sus seguidores más radicales continuaron con la lucha armada con el fin de obtener una independencia absoluta.


patria


En noviembre de 1974 se produce la primera escisión interna, diviendo la agrupación en dos ramas. La ETA político militar y ETA militar. Ambos grupos tenían diferencias en cuanto al uso de la violencia.


Vasca


En 1997 ETA asesinó a Miguel Ángel Blanco, un concejal de 29 años del gobernante Partido Popular en la región vasca. Su muerte provocó un cambio radical en la opinión pública sobre el grupo separatista armado.


Euskadi ta askatasuna


En respuesta a la muerte del concejal, más de seis millones de personas en España salieron a las calles exigiendo a ETA poner punto final a la violencia.


separatista


Nadie sabe cuánta gente integra la organización, aunque se cree que sus miembros activos ascienden a 30.


Euskadi Ta Askatasuna (Patria vasca y Libertad)


Aunque desde el marzo de 2006 ETA había mantenido su promesa de tregua, para muchos españoles el atentado en el aeropuerto de Barajas en Madrid, en diciembre de ese año, marcó el fin del cese el fuego del grupo armado. En el atentado, dos ecuatorianos perdieron la vida.


terrorismo


Tras el anuncio del fin del cese el fuego del grupo armado vasco el 5 junio de 2007, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, señaló que la decisión de ETA va "radicalmente en la dirección contraria (...) al camino de la paz, un camino que sólo puede iniciarse y recorrerse con la renuncia completa a la violencia".