La moda de usar el tabaco para curar el cancer



salud


El tabaco para curar el cancer



En una clínica de Yakarta, Indonesia, el tabaco es abiertamente promocionado como una cura para el cáncer. La clinica Griya Balur se cerró en muchas partes del mundo, pero no en Indonesia. El fundador de la clínica, el Dr. Gretha Zahar, dijo que ha tratado a 60.000 personas con el humo del tabaco en la última década.



medico




En muchos países, un hospital que usara tabaco para curar sería clausurado rápidamente, pero no en la ciudad de Yakarta, donde aquel hospital es muy concurrido.


Las personas que sufren de enfermedades graves (paradójicamente algunas por culpa de llevar fumando muchos años) ven en Griya Balur su tabla de salvación que buscan en el humo del tabaco una cura milagrosa. Su fundador, el Doctor Gretha Zahar (Dr por la Universidad Nanoquímica de Padjadjaran en Bandung, Java Occidental) dijo a AFP (Agence France-Presse) que en los últimos diez años ha tratado a más de 60.000 pacientes (no especifica sin con éxito o no).


El tratamiento para los enfermos de cáncer o enfisema incluye el soplado, a través de un tubo, del humo de “cigarrillos divinos” (como así los llama el insigne doctor) a los que se les ha insuflado una especie de “nanotecnología” para extirpar el cáncer que causan los “radicales libres”. El humo es soplado en la boca, la nariz y los oídos de los pacientes.


El Doctor Zahar sostiene que la manipulación del mercurio que se encuentra en los cigarrillos de tabaco puede curar todas las enfermedades mortales e incluso revertir el proceso de envejecimiento. En su sitio web, dice que sus teorías no tienen que ser publicadas en revistas médicas o someterse a pruebas clínicas, ya que él no tiene recursos financieros para “luchar contra los médicos occidentales” que no comparten sus métodos y sólo pretenden difamar su verdad científica.


Como los cigarrillos son cada vez más populares en Indonesia, la Clínica Griya Balur no corre el peligro de ser clausurada, ya que el gobierno recauda alrededor de los 7 mil millones de dólares al año en impuestos por la industria del tabaco, e incluso ahora hace una agresiva publicidad a través de las compañías de cigarrillos con la esperanza de incrementar su consumo, cosa que ya está recogiendo sus frutos por el creciente número de jóvenes indonesios que comienzan a fumar.


Según la Organización Mundial de la salud, 400.000 indonesios mueren cada año por fumar cigarrillos, mientras que otros 25.000 mueren de tabaquismo pasivo.









curar