epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La dictadura, la matemática moderna y los libros infantiles

Que relación tienen la última dictadura militar, la matemática moderna y los libros infantiles?, bastante:

1) La última dictadura militar (1976-1983), intentó, entre otras cosas, suprimir la enseñanza de la matemática moderna, pues el método aximático permite la construcción de distintos sistemas mátemáticos, algo que puede llevar a los alumnos a plantearse cuestionamientos. No estaba permitido rebelarse contra el estado, ni aun en el pensamiento

Fuentes: Gregorio Klimovsky, Las desventuras del conocimiento científico, A•Z Editora, Buenos Aires, Argentina, 6ta. edición, 2005, pág. 403.

http://elsofista.blogspot.com/2006_03_01_archive.html

2) Existis una serie de libros infantiles "prohibidos", por fomentar el accionar "surversivo" desde los primeros años de vida. Aquí muestro una muy pequeña lista y el motivo de la prohibición:


La torre de cubos (de Laura Devetach)

Del análisis de la obra La Torre de Cubos se desprenden graves falencias tales como simbología confusa, cuestinamientos ideológicos-sociales, objetivos no adecuados al hecho estético, ilimitada fantasía, carencia de estímulos espirituales y trascendentes", sostiene la resolución N° 480 del Ministerio de Cultura y Educación de Córdoba que prohíbe la obra de Laura Devetach. Entre otros argumentos se aduce que el libro critica "la organización del trabajo, la propiedad privada y el principio de autoridad".

Los cuentos de la autora cordobesa hablaban de la vida cotidiana —los padres que trabajan, las familias a las que no les alcanza la plata— en una época en que la literatura infantil recién comenzaba a consolidarse. Desarrollo que la dictadura intentó encorsetar. Hasta había palabras desaconsejadas por el poder militar: calzado en lugar de alpargatas, por citar un ejemplo recordado en un ensayo por Devetach.

"La Torre de Cubos se prohibió primero en la provincia de Santa Fe, después siguió la provincia de Buenos Aires, Mendoza y la zona del Sur, hasta que se hizo decreto nacional. A partir de ahí la pasé bastante mal. Porque no se trataba de una cuestión de prestigio académico o de que el libro estuviera o no en las librerías. Uno tenía un Falcon verde en la puerta. Yo vivía en Córdoba y más de una vez tuve que dormir afuera. Finalmente nos vinimos con mi marido a Buenos Aires en busca de trabajo y anonimato. Durante todo ese período quise publicar y no pude."

"Maravillosamente el libro siguió circulando pero sin mi nombre: era incluido en antologías, los maestros hacían copias a mimeógrafo y se los daban para leer a los alumnos. Muchos lectores se me acercaron después y me dijeron que habían leído mis cuentos en papeles sueltos, sin saber de quién eran. Recuerdo varias Ferias del Libro en las que las maestras me acercaban esas hojas mimeografiadas para que se las firmara."

"Me consta que en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Córdoba muchos colegas y estudiantes hicieron denuncias con nombre y apellido nada más que para ocupar el lugar de los destituidos. Yo, además, trabajaba en un profesorado al que un colega entró como observador de mis clases. Hizo ciertas objeciones y, para concluir, sacó de la biblioteca libros de Cortázar, de Piaget, de gramática estructural y de matemática moderna."

"Tengo grabadas imágenes bastante alucinantes de los atardeceres en la ciudad de Córdoba: gente que deambulaba por las calles con paquetitos, con valijas donde llevaban los libros, cuando se iban a dormir de un lado al otro. Parecían caracoles con sus caparazones a cuestas. Así era todo, silencioso y sórdido."


Un elefante ocupa mucho espacio (de Elsa Bornemann)

En 1976, Un elefante ocupa mucho espacio, el libro de Elsa Bornemann, (fue elegido para integrar la Lista de Honor) del Premio Internacional "Hans Christian Andersen", otorgado por International Board on Books for Young People, con sede en Suiza. Un año después era prohibido en la Argentina por relatar una huelga de animales. El decreto, fechado el 13 de octubre de 1977, incluía también a El nacimiento, los niños y el amor, de Agnés Rosenstiehl, editado —junto al de Bornemann— por Librerías Fausto.

(Señalaba el decreto militar "En ambos casos se trata de cuentos destinados al público infantil, con una finalidad de adoctrinamiento que resulta preparatoria a la tarea de captación ideológica del accionar subversivo (...) Portada de "El nacimiento"De su análisis surge una posición que agravia a la moral, a la Iglesia, a la familia, al ser humano y a la sociedad que éste compone."


El pueblo que no queria ser gris (Augusto Bianco)

Poco antes del Golpe, el recién estrenado sello Rompan Filas, de Augusto Bianco, había publicado dos libros infantiles que buscaban acercarse a los chicos con adultez y sin prejuicios. En El pueblo que no quería ser gris, la gente se opone a la decisión del rey de pintar todas las casas de un mismo color y empieza a teñirlas de rojo, azul y blanco mientras que en La ultrabomba, un piloto se niega a cumplir la orden de arrojar una bomba. Ambos fueron prohibidos por el decreto N° 1888, del 3 de septiembre de 1976.

El siguiente libro de la colección fue imposible venderlo y para el cuarto les costó encontrar un lugar donde imprimirlo. Sólo aceptó una persona, a condición de que su nombre no figurara en el colofón.

"Un día venía caminando por la calle Matienzo y vi que estaban haciendo un allanamiento. Yo —de prepotente y de odio que tenía— miré fijo al militar. El tipo me mandó un soldado con un arma que me abrió el bolso y encontró tres libros. Me dijo: —Ahá, cuántos libros tenés vos, pibe. —Yo me había olvidado que los llevaba, de lo contrario no hubiera mirado fijo al militar. El soldadito se detuvo en una foto de Marx que aparecía en un catálogo y en una del Che Guevara. —Qué cosas jodidas tenés, pibe —me encaró justo cuando lo llamaron por el handy. —Esta vez zafaste, pero dejate de embromar con esas cosas jodidas —repitió. Ese era el clima que se vivía: tener un libro era peligroso."

Y la lista continua. En el sitio de la la fuente, podrán encontrar información mas detallada:

http://www.imaginaria.com.ar/04/8/prohibidos.htm

12 comentarios - La dictadura, la matemática moderna y los libros infantiles

igna23
muy interesante, voy a seguir leyendo en el sitio de la fuente
qqqwwweeerrrtttyyy
Ajajaja, si, seguro. Te creo.

Y que tiene que ver \"el purblo gris\" o lo que sea con la matematica. Obviamente son libros propaganda, que bien basura como son los hacen para pibes, para brainwashearlos desde temprano, si no mas adelante es mas dificil porque piensan un toque....
jazzyarg
Ah, mirá vos qqqwwweeerrrtttyyy....mi opinión es todo lo contrario. Me parece que es mejor enseñarles a pensar desde chicos!

Para vos Rupertin, van 10... Muy interesante, gracias!
romariodz10
Los grandes educadores no estan a favor de que se les escolarice tan rápido, no es cuestión de opinión, sino de desarrollo. Por dios que no se mate la creatividad...gracias.
SuperFirulais +1
Y bue... milicos... Como no entienden ni los libros para pibes, los prohiben
SuperFirulais
Y te dejo 10 porque me interesó la nota.
Albertino
Al muchacho que escribe con los muñones y piensa con el ojete ( me refiero a qqqwwweeerrrtttyyy ): no estaría mal que aprendieras un poco de castellano básico.

Buen aporte. Saludos.
cosmopolitanGirl
Buen aporte. Después te doy unos puntos que me quedé sin...
ReyBaj
Demasiado largo para esta hora d la noche, pero parece prometedor...+10 y te hago New Full User...



Saludos...



ReyBaj.
ReyBaj
Pd: mañana lo leo mas tranquilo
Mitios
interesante, buen aporte
CDAXXX
Me quedo con la nota pendiente de leer el libro de Klimovsky, gracias por la info.