Biografía e Historia de Osama bin Laden

Nació en 1957 en Djedda, Arabia Saudí, de padre yemení
y madre originaria de Siria. Era hijo del humilde estibador que logró
convertirse en el mayor contratista de obras de Arabia Saudí. El padre
de Osama bin Laden, el jeque Muhammad bin Laden, ingeniero y arquitecto
según algunas fuentes, simple campesino según otras, dejó su provincia
natal de Hadramut, en el centro de Yemen, a principios de los años
veinte. Al parecer, se instaló en Hedjaz, Arabia Saudí, en 1932. Allí
hizo una fortuna colosal gracias a sus relaciones con la familia real
saudí, que le encargó numerosas obras públicas, y destacó como un
hombre de negocios riguroso y honesto. Su madre, según se dice, no era
la esposa favorita de Muhammad bin Laden, quien tuvo 54 hijos con 11
esposas. Uno de ellos fue Osama bin Laden. Osama, que fue educado por
preceptores privados, tuvo una infancia y juventud dorada, codeándose
con los hijos de los príncipes saudíes.
Cuando
Muhammad bin Laden murió en un accidente de helicóptero en 1968, todo
su inmenso imperio industrial pasó a sus hijos. Osama, con 13 años,
heredó 80 millones de dólares. Durante sus estudios en la Universidad
de DJedda, bin Laden se vio influenciado por uno de sus profesores, el
fundamentalista islámico Sheik Abdullah Azzam, empeñado en la
liberación de la causa islámica de la dominación extranjera y alentador
de la juventud musulmana para volver a los estrictos postulados de la
fe islámica. En 1979, tras finalizar los estudios en la Universidad
(consiguió en la Universidad de Djedda un diploma de ingeniero después
de cinco años de estudio), pasó a formar parte de la plantilla de
ingenieros de la empresa familiar.
A partir de
1979, Osama Bin Laden empieza a dar importancia a la religión, sin duda
como reacción al acuerdo de paz entre Egipto e Israel. Ese mismo año la
revolución islámica barría el régimen del Sha en Irán y los soviéticos
invadían Afganistán. Su trayectoria profesional quedó truncada; Osama
abandonó la empresa para integrarse en el movimiento armado que
combatía la presencia militar rusa en Afganistán, siguiendo la llamada
de la Yihad, la guerra santa.
Osama bin Laden
Vida y obras de osama bin laden

1957 Nace en Djedda (Arabia Saudí).
1968 Fallece en accidente aéreo su padre, Muhammad bin Laden, que lega su inmensa fortuna a sus hijos.
1976 En la Universidad de Djedda recibe la influencia del fanático islamista Sheik Abdullah Azzam.
1979 Las tropas soviéticas invaden Afganistán. Bin Laden abandona la empresa familiar, y, siguiendo la llamada de la guerra santa, ingresa en la guerrilla antisoviética.
1980 Recibe formación a cargo de la CIA norteamericana y recluta guerrilleros en Afganistán.
1988 Funda Al Qaeda, formada mayormente por veteranos de la guerra de Afganistán.
1990 A raíz de la guerra del golfo rompe relaciones con los norteamericanos.
1991 Es expulsado de Arabia Saudí por sus actividades y se traslada a Sudán.
1996 Se instala en Afganistán, donde cuenta con el apoyo del los talibanes. Inicia una campaña de atentados contra intereses americanos. Pronto se convierte en el terrorista más buscado del mundo.
1998 Atentados contra las embajadas norteamericanas de Nairobi y Dar es Salam.
2000 Ataque contra el crucero US-Cole en Adén, con 17 muertos.
2001 El 11 de septiembre
Pilotos suicidas de Al Queda estrellan aviones comerciales repletos de pasajeros contra el Pentágono y contra las torres gemelas de Nueva York, que acaban hundiéndose, provocando miles de muertos.
07.59 Un Boeing 767 de la American Airlines despega de Boston rumbo a los Ángeles.
08.01 En Newark, un Boeing 757 de la United Airlines despega en dirección a San Francisco.
08.10 Un Boeing 757 de la American Airlines sale del aeropuerto Dulles de Washington con destino a Los Ángeles.
08.14 Otro Boeing 767, esta vez de United Airlines, parte de Boston para Los Ángeles.
08.45 El aparato que ha despegado a las 07.59 h de Boston se estrella contra la torre norte del World Trade Center de Nueva York.
09.03 El aparato que ha despegado a las 08.14 h de Boston se estrella contra la otra torre del World Trade Center.
09.43 El aparato que ha despegado a las 08.10 h de Washington se estrella en el Pentágono de Washington.
10.07 La torre sur del World Trade Center se hunde.
10.10 Se hunde el ala del Pentágono sobre la que se ha estrellado uno de los aviones secuestrados.
10.10 El Boeing 757 de United Airlines que ha despegado a las 08.10 h de Newark se estrella en los alrededores de Pittsburgh.
10.27 Se viene abajo la torre norte del World Trade Center.
Su
misión consistía en recoger dinero para financiar la resistencia de los
movimientos islamistas contra las tropas de ocupación soviéticas.
Escribía también violentas diatribas contra los comunistas, sin olvidar
también al Occidente "decadente". En 1980 empieza a reclutar
guerrilleros proafganos y establece sus primeros campamentos. Fue
entrenado por la CIA y aprendió por la instrucción cómo mover dinero a
través de sociedades fantasmas y paraísos fiscales; a preparar
explosivos; a utilizar códigos cifrados para comunicarse y a ocultarse.
En esa época los Estados Unidos aportaban su ayuda incondicional a
todos los grupos afganos debido a su participación en la guerra contra
la URSS (entre 1979 y 1989 los norteamericanos entregaron cerca de tres
mil millones de dólares a la resistencia afgana, que favoreció a Bin
Laden, y cerca de 35.000 combatientes, procedentes de 40 países, fueron
formados como guerrilleros en los campos de entrenamiento situados a lo
largo de la frontera con Pakistán). En 1988 funda Al Qaeda, La
Base, en árabe. La mayoría de sus miembros son veteranos de la guerra
de Afganistán. El grupo tiene bases en Argelia, Uzbekistán, Siria,
Pakistán, Indonesia, Filipinas, Líbano, Irak, Kosovo, Chechenia,
Cisjordania y Gaza.
La ruptura definitiva con sus
aliados norteamericanos se produjo en 1990 cuando, en su combate contra
Irak, EEUU desplegó tropas en Arabia Saudí, tierra de los lugares
sagrados musulmanes de La Meca y Medina. Sabiendo que, después de la
guerra del Golfo, la presencia norteamericana iba a durar más tiempo en
suelo saudí, Bin Laden multiplicó sus llamamientos para derrocar a la
monarquía saudí. Esta decisión le acarreó primero el destierro, en
1991, y, dos años después, la pérdida de la ciudadanía saudí. Se
trasladó a Sudán, donde permaneció cinco años, pero, debido a las
presiones de EEUU, fue expulsado por el Gobierno sudanés.
En
1996 se instaló con su familia en Afganistán, estableciendo sus
primeros contactos con el jefe de los talibanes, el "mulá" Muhammad
Omar. Le entregó en matrimonio a una de sus hijas y se hizo construir
en el feudo de los talibanes una lujosa y espaciosa mansión donde
residió con su numerosa familia (tiene cuatro esposas y 13 hijas),
gastando sin mejorar para nada las infraestructuras viarias y
sanitarias de la ciudad. Ese mismo año, haciéndose eco de las
exigencias de los miembros de los órganos de seguridad nacional, el
presidente Clinton autorizó a la CIA a emplear todos los medios para
eliminar físicamente al multimillonario saudí y destruir la estructura
política y militar creada por éste, pero ninguno de los mercenarios
contratados por el espionaje norteamericano (se habla de más de un
millar), logró cumplir la arriesgada misión.
Su
organización estableció como objetivos prioritarios el ataque a EEUU y
sus aliados en Oriente Próximo. Bin Laden fue el presunto responsable
de los atentados norteamericanos de Nairobi y Dar es Salam, que
provocaron 263 muertos en 1998, y del ataque contra el crucero US-Cole
en Adén en octubre de 2000, con 17 muertos. Se calcula que es poseedor
de una fortuna de 300 millones de dólares. EEUU le acusa del ataque a
las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001, donde
fallecieron miles de personas.


El 11 de septiembre de 2001

Al menos 5.000 personas
murieron víctimas de un terrorismo sin precedentes, cuando las Torres
Gemelas del World Trade Center de Nueva York, de más de 400 metros
altura, quedaron reducidas a escombros. En Washington, un ala del
Pentágono (Ministerio de Defensa de EE.UU.) quedó destruida. Cuatro
aviones con sus pasajeros a bordo fueron utilizados como bombas
volantes contra los Estados Unidos.
Los terroristas,
todos de nombres árabes, pertenecientes a la red que Osama Bin Laden
había tejido en todo el mundo, cometieron en la mañana de este fatídico
día el mayor acto terrorista que se ha producido en el mundo y que
nadie hubiera pensado que podría ocurrir. Separados en cuatro grupos,
al menos 19 terroristas secuestraron cuatro aviones. Los diversos
grupos de autores embarcaron cada uno en ciudades de la costa Este de
Estados Unidos (dos en Boston, uno en Newark y uno en Washington) en
vuelos hacia Los Ángeles o San Francisco. Poco después del despegue,
los piratas del aire neutralizaron a los miembros de la tripulación y
se instalaron al mando de los aparatos desviados.
Itinerario de los aviones del 11-S
bin
El
primer avión, procedente de Boston, es proyectado como una bomba contra
la torre norte del World Trade Center de Nueva York; un segundo avión
impacta de la misma manera contra la torre sur apenas 20 minutos
después. La posición y el choque de los aviones fue de una extrema
precisión. En los dos casos se estrellan contra los rascacielos a dos
tercios de su altura. Los grandes aparatos, repletos de queroseno para
un viaje de larga distancia, explotaron a consecuencia del violento
impacto. En el interior de las dos torres los incendios hicieron subir
la temperatura a más de 900º. La parte de los edificios situada por
encima del choque se hundió sobre la inferior, que no pudo soportar la
presión, provocando el hundimiento casi simultáneo de los dos
rascacielos. En el momento de la catástrofe se encontraban trabajando
en las oficinas de las Torres Gemelas cerca de 20.000 personas. Quienes
se encuentran arriba no tienen ninguna posibilidad de escapar. Docenas
de personas prefieren morir arrojándose por las ventanas antes que
perecer carbonizadas en las torres. Las que se están en los pisos
inferiores intentan escapar de este infierno por las escaleras, sin que
la mayoría, cuando llega abajo, sepan lo que ha sucedido. Cerca de
15.00 personas consiguen escapar, pero 5.000 perecen atrapadas en los
escombros.
Algunos minutos después de la doble
masacre de Nueva York surgió otra catástrofe: un tercer avión que había
despegado de Washington se estrelló contra un ala del Pentágono en la
capital norteamericana. También este aparato estaba lleno de
combustible y se reproduce el mismo escenario de muerte y destrucción.
El balance del ataque es de 184 muertos.
El cuarto
avión secuestrado, esta vez desde Newark, tenía que ser estrellado
contra la residencia de verano del presidente norteamericano en Camp
David. El avión no llegó al blanco y se estrelló en los alrededores de
Pittsburgh.

Manhattan tras los atentados
de
Cerca
de 226 pasajeros estaban a bordo de los cuatro aviones desviados.
Algunos de ellos pudieron conversar con sus parientes por teléfono
móvil antes del impacto fatal. "Hemos sido secuestrados y no hay
ninguna forma de salir. ¡Te quiero mucho!..." Estas son las últimas
palabras de un pasajero a su esposa. En el aparato estrellado en los
alrededores de Pittsburgh algunos pasajeros intentaron reducir a los
piratas suicidas del aire. Gracias a ellos ha podido salvarse la
residencia presidencial de Camp David.
El presidente
George W. Bush se encontraba en ese momento en Florida, visitando una
escuela. Consternado, se refiere a que el suceso es una "guerra contra
Estados Unidos" y pide a sus conciudadanos "solidaridad", asegurándoles
la victoria de América en este conflicto del "mal contra el bien".
Reafirma además que los responsables serán encontrados y castigados.
Los
primeros indicios no tardaron en responsabilizar a la red terrorista
creada por Osama Bin Laden. Primero un coche de alquiler encontrado en
Boston, en el que se descubre un manual de pilotaje de un Boeing 767 en
lengua árabe. Luego, informaciones de pasajeros con nombres árabes a
bordo de cada uno de los cuatro aviones y con billetes sólo de ida. La
mayoría de los miembros de estos grupos terroristas tenían carnés de
pilotos conseguidos en Estados Unidos. Antes de los atentados, tres de
ellos habían pasado largas estancias en Alemania, donde habían
estudiado cuestiones relacionadas con aeronáutica (en Hamburgo) con
gran discreción. En las casas de algunos de ellos, los investigadores
encontraron indicios de relaciones con Bin Laden, sospechoso declarado
de haber ordenado el primer ataque contra el World Trade Center en 1993
y en 1998 los sangrientos atentados contra las embajadas
norteamericanas de Nairobi y Dar es Salam.
Rápidamente,
en el punto de mira de los Estados Unidos están Afganistán, donde el
régimen talibán había concedido su hospitalidad a Osama Bin Laden, y
Pakistán, sin olvidar a un viejo enemigo: Irak, máxime cuando el
régimen de Bagdad ha justificado los atentados del 11 de septiembre
como una consecuencia de la violencia ejercida por Estados Unidos en
Oriente Próximo.
El 16 de septiembre Estados Unidos
pide oficialmente a los talibanes la entrega de Osama Bin Laden, y
solicita a Pakistán el cierre de sus fronteras con el país vecino y que
cooperen con ellos.
A finales del mes de septiembre,
los Estados Unidos disponen de tres portaaviones estacionados en el
Golfo arabo-pérsico. Por otra parte, Uzbekistán abre sus bases aéreas a
los aviones de transporte de las tropas norteamericanas y Tayikistán
indica que también ofrece su cooperación con Estados Unidos. El 30 de
septiembre, el presidente Bush anuncia una inminente acción militar
contra los talibanes en Afganistán, sin que ningún otro país deba
sentirse amenazado, hasta nueva orden, por las amenazas
norteamericanas. Es el anuncio de la guerra del Afganistán. A ella
seguirá la guerra de Irak, por su supuesta colaboración con el
terrorismo y posesión de armas de destrucción masiva. El 11-S fue, en
definitiva, una fecha histórica cuyas consecuencias aún no podemos
evaluar.


la

laden

muete

El World Trade Center. El World Trade Center fue uno de los grandes símbolos del capitalismo financiero internacional: 430 compañías de 28 países, la mayoría pertenecientes al ámbito financiero, tenían oficinas arrendadas en los rascacielos. Entre ellas, por citar sólo algunas, el Banco de América, Morgan Stanley, American Express o el Grupo de Crédito Suizo. En la foto, el impacto del segundo avión sobre la torre sur.
Vida y obras de osama bin laden

bin


de



la

El derrumbamiento. Los aviones colisionaron contra las torres
abriendo una profunda brecha en la estructura tubular, lo que
desencadenó un intenso fuego y altísimas temperaturas. De hecho, la
combustión del queroseno hizo insuficiente la protección contra
incendios convencionales de los perfiles de acero. La explosión de los
aparatos contra las torres, además, dañó la estructura del núcleo, por
lo que se vinieron abajo los forjados inmediatos y con ellos todos los
pisos superiores, que aplastaron en su caída el resto de ambos
edificios, desatando una gigantesca nube de polvo que rodó por calles y
avenidas. El impacto acabó, pocas horas después, con uno de los cuatro
edificios anexos, que se agrupaban en torno a las torres formando una
plaza.

laden


Cementerio de polvo. La catástrofe convirtió la ciudad en un
espectáculo dantesco. Los atentados del 11 de septiembre provocaron en
los Estados Unidos una auténtica parálisis en los servicios públicos:
se cerraron los aeropuertos, los aviones permanecieron en tierra, la
Bolsa de Wall Street dejó de funcionar hasta el 16 de septiembre y las
cotizaciones cayeron el día de reapertura. Finalmente, el presidente
Bush decide la movilización de los reservistas y explica a los
norteamericanos que se deben preparar para la guerra.

La muerte de osama bin laden


La muerte de Osama bin Laden reavivó el debate sobre el uso de técnicas de interrogación violentas por parte del gobierno del ex presidente George W. Bush y sus allegados afirman que esas técnicas permitieron encontrar al líder de Al Qaida, algo que la admninistración de Barack Obama desmiente.
"El ahogamiento simulado produjo una gran cantidad de información de inteligencia", dijo el ex secretario de Defensa Donald Rumsfeld en el canal de televisión Fox News, una de las caras más visibles de la "guerra contra el terror" librada por Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.
La identificación y el seguimiento de un mensajero que era de los pocos hombres de confianza de Bin Laden fue lo que en última instancia permitió a los oficiales estadounidenses rastrearlo hasta su residencia en la ciudad paquistaní de Abbottabad.
Dos detenidos en las cárceles secretas de la CIA -el cerebro del 11 de septiembre, Jaled Sheij Mohamed, y el número tres de Al Qaida capturado en 2005, Abu Faraj al Libi- contaron a los interrogadores de la CIA sobre la existencia de este mensajero, conocido como Abu Ahmed al Kuwaiti.
Desde que se supo que los dos detenidos admitieron conocer al mensajero tras ser sometidos a ahogamientos simulados y otras controvertidas 'técnicas extremas de interrogatorio', ex funcionarios del gobierno de George W. Bush y varios republicanos se sumaron al debate.
La redada en la residencia de Bin Laden hace una semana "reivindica" los métodos de inteligencia utilizados por el gobierno de Bush, "que marcaron el camino hacia la puerta de Bin Laden", escribió el ex abogado del Departamento de Justicia John Yoo en un editorial del periódico Wall Street Journal.
Yoo jugó un papel fundamental a la hora de reafirmar la autoridad ejecutiva sobre el uso de técnicas de interrogatorio violentas durante el gobierno de Bush, que son ampliamente consideradas como formas de tortura.
El congresista republicano de Nueva York Peter King dijo que personas "muy cercanas a la situación" le dijeron que "la información inicial" provino de Jaled Sheij Mohamed tras ser sometido al ahogamiento simulado.
"Así que para aquellos que dicen que el ahogamiento simulado no funciona, que dicen que debe dejar de usarse para siempre, obtuvimos información vital que nos llevó directamente hacia Bin Laden", añadió.
Pero el gobierno de Barack Obama negó rápidamente estas afirmaciones, y funcionarios destacaron que tanto Jaled Sheij Mohamed como Abu Faraj al Libi dieron informaciones falsas a sus interrogadores en varias ocasiones y nunca revelaron el verdadero nombre del mensajero, solo su apodo.
Y expertos han advertido en reiteradas ocasiones que la información obtenida bajo coacción no es fiable. "Nadie con suficiente inteligencia sale corriendo después de torturar a alguien para actuar en base a esa información", dijo Shayana Kadidal del Centro para Derechos Constitucionales.
El Procurador General Eric Holder destacó que rastrear a Bin Laden hasta su residencia secreta, donde se tomaban precauciones extremas para evitar su detección, requirió extraer informaciones de un "mosaico de fuentes".
Matthew Alexander, un ex interrogador militar de alto rango que condujo o supervisó más de 1.300 interrogatorios en Irak que llevaron a la captura de numerosos líderes terroristas, rechazó el uso de la tortura.
"La tortura no es moral porque es incompatible con nuestros principios de libertad y justicia. Y también es ilegal", dijo a la AFP Alexander, que trabaja en el Centro de Relaciones Internacionales Burkle de la universidad UCLA.
"Lo sé porque yo estuve en Irak y supervisé interrogatorios de combatientes extranjeros, y vi que (el uso de la tortura) era la principal herramienta de Al Qaida para reclutarlos. Por eso es muy contraproducente", sostuvo.
Pero el hecho de que los republicanos quieran atribuirse parte del crédito de la captura de Osama bin Laden también está relacionado a las próximas elecciones en 2012, consideró.

En lo personal: yo no creo que aya sido un terrorista el asi las cosas por que trataba de culplir co su religion y con sus pensamiento. Se que Igual iso cosas muy malas que dejo varios heridos y muertos.