Acoso laboral u hostigamiento psicológico en el trabajo

Debemos entender por hostigamiento psicológico o “Mobbing” a ciertas situaciones en que una persona o un grupo de ellas ejerce un comportamiento caracterizado por una violencia psicológica, de forma sistemática sea diariamente o una vez por semana, durante un tiempo prolongado, que puede ser varios meses, sobre otra persona en el lugar de trabajo.

Las formas de manifestarse este hostigamiento psicológico, adquiere las mas diversas modalidades que uno se pueda imaginar. Abarca desde acciones contra la reputación o la dignidad, comentarios injuriosos contra su persona, reírse públicamente de él, de su aspecto físico, gestos, voz, convicciones personales, religiosas, estilo de vida, política y cuanta modalidad exista de manera de zaherir la dignidad de la persona que resulta víctima. En otras ocasiones ante cualquier tipo de trabajo colocarlo en inferioridad de condiciones, negarle el conocimiento del rol que va a desempeñar, o manipular comunicación e información falsa para que esa persona cometa errores, diferencia en el trato ante superiores o subordinados, distribución no equitativa del trabajo.

La manera de ejercer este tipo de acoso laboral reconoce múltiples formas en cuanto a su materialización en hechos concretos y pasan desde ataque a las victimas mediante restricciones a la forma de hablar, cambios de ubicación en los puestos de trabajo, obligar a alguien a hacer tareas contra su conciencia, cuestionar decisiones de una persona, no asignarle labores, asignarle quehaceres actividades sin sentido o por debajo de sus capacidades, ataque a las relaciones sociales impidiéndole hablar con determinadas personas, ataques a la vida privada interfiriéndole o interrumpiéndole comunicaciones telefónicas, mofarse de determinada discapacidad que tenga una persona, agresiones verbales y físicas, oferta sexual y violencia sexual, especialmente cuando la víctima sea un menor de edad, en fin una múltiple variedad de actitudes degradatorias que conducen a los trabajadores afectados, a que tengan consecuencias psíquicas, como ansiedad, miedo profundo, y otras formas de manifestar su impotencia, hasta llegar a un estrés laboral, que puede ser de distinta gravedad y que se puede probar de diversas maneras.

Desde el punto de vista médico, existe un verdadero catálogo de medidas que puede tomar el profesional en bien de la víctima.

Además, todo ese abanico de medidas y prescripciones van constituyendo la prueba imprescindible, para demandar la reparación económica, en juicio laboral, que se iniciará en el momento oportuno.

Digamos brevemente que existe en la Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la ley 1.225 sobre la Violencia Laboral, y en la Provincia de Buenos Aires, la ley 13.168 que igualmente tutela todo lo relativo a la misma. Con el mismo objeto, existen leyes en las provincias de Tucumán, Jujuy, Misiones y Santa Fe, pero aún no están reglamentadas.

En el orden nacional, por su parte, existe un complejo de leyes y decretos que en conjunto y armonizando sus normas, tienden a la protección del trabajador que es víctima del llamado “Mobbing”, palabra de raíz inglesa, pero que en buen castellano significa hostigamiento psicológico.

Sin embargo, no existe una ley nacional que regule el acoso laboral, hasta el momento.

Síndrome de desgaste profesional: “Burnout”

Recientemente, la Cámara Laboral de Bariloche, ha considerado al síndrome de desgaste profesional o “Burnout”, como una enfermedad y ordenó a una Aseguradora de Riesgos de Trabajo (A.R.T.) a cubrir médicamente a esa patología, considerada moderna.
Fundamentalmente el fallo en cuestión no cuenta con precedentes en el país.

El caso contempla a una psicóloga y agente de policía de Río Negro, llamada Lidia Maldonado, de cuarenta y dos años, que trabajó dieciocho y que comenzó a manifestar síntomas de dicha enfermedad en el 2006. Según los especialistas, el Burnout puede aumentar el nivel de glucosa en sangre, lípidos e hipertensión arterial y con el tiempo aumentar el riesgo de infarto al miocardio y accidentes cerebrovasculares (A.C.V.). El Tribunal consideró que las tareas diarias de la mujer, en relación a casos de violencia familiar, abuso sexual, asistencia a los internos, provocaron episodios frecuentes y característicos de la enfermedad, que según el criterio de dichos jueces existe una especie de “resistencia cultural” a reconocer la mencionada enfermedad.

El síndrome de Burnout es una enfermedad laboral moderna que comenzó a ser estudiada a mediados de la década del ’70 como un estrés crónico. Su manifestación más notable es la de un cuadro caracterizado por el agotamiento emocional, que provoca en el individuo la despersonalización y que la baja realización individual que se da en quienes trabajan con otras en áreas de servicios.
Una médica psiquiatra, nos dice que “no tiene burnout quien quiere, sino quien puede, tiene que haber una serie de situaciones que faciliten la llegada a este cuadro”, influenciado por la naturaleza del trabajo, que realizan el tipo de instituciones en el cual presta servicio. La Organización Mundial de la Salud (O.M.S) según una nota periodística aparecida sobre el particular, no tipificó la enfermedad como tal, sino que la encuadra en la categoría de agotamiento y problemas laborales. La falta de comodidad o elementos necesarios para la tarea cotidiana, la contaminación acústica y el trabajo en turnos rotativos constituyen factores necesarios mínimos para que sean disparadores del burnout.

Como vemos la tarea es mucha ante los nuevos desafíos que nos propone la ciencia para lograr mejores seres humanos.

El autor es abogado, periodista y profesor Universitario.

Ley 13168
Ley de Violencia Laboral, Provincia de Buenos Aires

El Senado y Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires,
sancionan con fuerza de

LEY

ARTICULO 1°: Los funcionarios y/o empleados de la Provincia, no podrán ejercer sobre otros las conductas que esta Ley define como violencia laboral.

ARTICULO 2°: A los efectos de la aplicación de la presente Ley se entiende por violencia laboral el accionar de los funcionarios y/o empleados públicos que valiéndose de su posición jerárquica o de circunstancias vinculadas con su función incurran en conductas que atenten contra la dignidad, integridad física, sexual, psicológica y/o social del trabajador o trabajadora, manifestando un abuso de poder llevado a cabo mediante amenaza, intimidación, amedrentamiento, inequidad salarial, acoso, maltrato físico, psicológico y/o social.

ARTICULO 3°: Se entiende por maltrato físico a toda conducta que directa o indirectamente esta dirigida a ocasionar un daño o sufrimiento físico sobre los trabajadores.

ARTICULO 4°: Se entiende por maltrato psíquico y social contra el trabajador o la trabajadora a la hostilidad continua y repetida en forma de insulto, hostigamiento psicológico, desprecio o crítica.

ARTICULO 5°: Se define con carácter enunciativo como maltrato psíquico y social a las siguientes acciones:
a) Obligar a ejecutar tareas denigrantes para la dignidad humana.
b) Asignar misiones innecesarias o sin sentido con la intención de humillar.
c) Juzgar de manera ofensiva su desempeño en la organización.
d) Cambiarlo de oficina, lugar habitual de trabajo con ánimo de separarlo de sus compañeros o colaboradores más cercanos.
e) Bloquear constantemente sus iniciativas de interacción generando el aislamiento del mismo.
f) Prohibir a los empleados que hablen con él o mantenerlos incomunicados, aislados.
g) Encargar trabajo imposible de realizar.
h) Obstaculizar y/o imposibilitar la ejecución de una actividad, u ocultar las herramientas necesarias para realizar una tarea atinente a su puesto.
i) Promover el hostigamiento psicológico a manera de complot sobre un subordinado.
j) Efectuar amenazas reiteradas de despido infundado.
k) Privar al trabajador de información útil para desempeñar su tarea y/o ejercer sus derechos.

ARTICULO 6°: Se entiende por acoso en el trabajo, a la acción persistente y reiterada de incomodar al trabajador o trabajadora, manifestada en comportamientos, palabras, actos, gestos y escritos que puedan atentar contra la personalidad, la dignidad o la integridad física o psíquica del individuo, o que puedan poner en peligro su empleo o degradar el clima de trabajo, en razón de su sexo, opción sexual, edad, nacionalidad, origen étnico, color de piel, religión, estado civil, capacidades diferentes, conformación física, preferencias artísticas, culturales, deportivas o situación familiar.

ARTICULO 7°: Se entiende por inequidad salarial el hecho de instaurar y practicar la disparidad salarial entre hombres y mujeres, que ejercen en el mismo establecimiento funciones equivalentes.
ARTICULO 8°: Ningún trabajador que haya denunciado ser víctima de las acciones enunciadas en el artículo 2° de la presente Ley o haya comparecido como testigo de las partes podrá por ello ser sancionado, ni despedido ni sufrir perjuicio personal alguno en su empleo.

ARTICULO 9°: El incumplimiento de la prohibición establecida en el artículo 1° de esta Ley, será causal de una sanción de orden correctivo, que podrá implicar apercibimiento o suspensión de hasta sesenta (60) días corridos, salvo que por su magnitud y gravedad, o en razón de la jerarquía del funcionario pueda encuadrarse en figuras de cesantía, exoneración o ser considerado falta grave, según el régimen disciplinario de que se trate.

ARTICULO 10°: Por cada denuncia que se formule se instruirá un sumario. A los efectos de la tramitación del mismo se aplicarán las disposiciones estatutarias del régimen de empleo público al que pertenezca el sujeto denunciado. Si el cargo fuera sin estabilidad y no estuviera alcanzado por los estatutos del personal, el titular del poder u organismo al que perteneciere el trabajador determinará el procedimiento a seguir para formular la denuncia y designará un instructor a efectos de sustanciar el sumario y de constatar la existencia del hecho irregular, luego de lo cual se procederá a la remoción y/o destitución del cargo.
En la instrucción del sumario respectivo se deberá garantizar el carácter confidencial de la denuncia.

ARTICULO 11°: En el supuesto que un particular incurra en alguna de las conductas descriptas en el artículo 2°, el funcionario responsable del área en que se produzca este hecho deberá adoptar las medidas conducentes a preservar la integridad psico-física de los empleados y la seguridad de los bienes del Estado Provincial, bajo apercibimiento de sustanciarse el sumario respectivo.

ARTICULO 12°: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Fuentes de Información - Acoso laboral u hostigamiento psicológico en el trabajo

Dar puntos
10 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 1 Seguidores
  • 3.367 Visitas
  • 2 Favoritos

3 comentarios - Acoso laboral u hostigamiento psicológico en el trabajo

@necrosomus Hace más de 3 años +2
Acoso laboral u hostigamiento psicológico en el trabajo
@ZengarX Hace más de 3 años
necrosomus dijo:Buenos Aires

lo mejor del post jaja lo unico bueno diria