30 años sin Bob Marley... Medios de varios países




A 30 años de la muerte de Bob Marley, así lo recuerdan en diferentes partes del mundo.

Santa Fe - Argentina - Diario Uno

A 30 años del mito Bob Marley
Un día como hoy, hace 30 años, Bob Marley perdía la vida como consecuencia de un cáncer en fase terminal. Tenía sólo 36 años años, pero ya era todo un icono mundial. Mirá el video por el 30º aniversario que circula por la web.

reggae


Hace 30 años, Bob Marley perdía la vida como consecuencia de un cáncer en fase terminal. Tenía sólo 36 años años, pero ya era todo un icono mundial que plantó una semilla de esperanza, especialmente en la comunidad negra, al defender con su música valores como la justicia social, el amor y el pacifismo.


30 años después, Bob Marley sigue siendo el máximo exponente de la música reggae y un verdadero ídolo para millones de jóvenes en todo el mundo. Poco antes de morir el artista fue agraciado con la orden del mérito de Jamaica, en reconocimiento a su inestimable contribución a la cultura del país.


El primer ministro de Jamaica, Edward Seaga, fue precisamente el encargado de despedirle en su funeral con un panegírico que ha pasado a la historia: "Su voz fue un llanto omnipresente en nuestro mundo electrónico. Sus rasgos afilados, su aspecto majestuoso y su forma de moverse se han grabado intensamente en el paisaje de nuestra mente. Bob Marley nunca fue visto. Fue una experiencia que dejó una huella indeleble en cada encuentro. Un hombre así no se puede borrar de la mente. Él es parte de la conciencia colectiva de la nación".


A pesar del tiempo trascurrido, la influencia de Bob Marley sigue presente y sus seguidores le brindan hoy su recuerdo y su admiración. Internet y las redes sociales son inevitablemente uno de los escenarios principales de los homenajes, como demuestran diversos tributos en vídeo que se han publicado hoy en YouTube o la entrada de "Bob Marley" en los "temas del momento" de Twitter. La llama de Bob Marley está lejos de apagarse.

Diario Uno Santa Fe

Bob Marley


TN - Argentina - Documental Bebe Contepomi parte 1 Recomendado documental!

TN - Argentina - Documental Bebe Contepomi parte 2 Recomendado documental!

Bob Marley, leyenda

Por un montón de razones es uno de esos artistas imposibles de ignorar. Por lo que generó y sigue generando su música. Por lo que influyó, por lo que se comprometió. Este miércoles se cumplen 30 años de la muerte de Bob Marley y Bebe Contepomi viajó hasta Jamaica. Un recorrido por la Jamaica profunda, donde nació Marley, para conocer los orígenes de su historia, que reveló una devoción religiosa por el hombre que inventó y popularizó el reggae. Entre las entrevistas se destacan la de un amigo de la infancia que integró la primera banda, también la de uno de sus hijos y una nieta que fueron recomponiendo la historia del ídolo. Mirá la primera parte del informe.

Marley: A 30 años de su último reggae

30 años


Robert Nesta Marley nació el 6 de febrero de 1945 en Nine Miles (Rhoden Hall, Saint Ann) una ciudad al norte de la isla de Jamaica, en el Mar Caribe. Era hijo de Cedella Booker, una afro-jamaicana que tenía 18 años cuando nació Bob; y de Norval Marley, un jamaicano blanco de ascendencia inglesa (su familia provenía de Essex), capitán de los Marines Reales (infantería de marina británica).

El padre de Marley abandonó a su mujer e hijo por presiones de su familia. Él los ayudó pero murió cuando el músico tenía 10 años. No fue fácil su niñez. Tuvo que soportar burlas y desprecios por parte de negros jamaiquinos por su condición de mulato. Se pasaba pomada para zapatos negra para oscurecer su pelo.

La nueva pareja de Cedilla tenía un hijo de la edad de Marley. Su nombre era Bunny y con él nació una profunda amista. Fue con él quien Bob comenzó a interesarse por la música, llegando a componer y tocar algunas canciones. Bob Marley alternó el trabajo en una empresa de fundición, donde se quemó en un ojo, con la música.

Bob y Bunny recibieron formación musical de Joe Higgs, un cantante venido a menos que había gozado de cierta fama en Jamaica y que se ganaba la vida impartiendo clases de canto para principiantes. En una de esas clases conocieron a otro joven músico llamado Winston Hubert McIntosh (Peter Tosh).

En 1962 Bob Marley participó en una audición para un productor musical llamado Leslie Kong que, impresionado, le invitó a grabar algunas canciones. Al poco tiempo, decidió armar un grupo y nacieron "Wailing Wailers" ( literalmente, "Gritos de protesta" ).

Los Wailing Wailers lanzaron su primer single, "Simmer Down", con la discográfica Coxsone a finales de 1963. La formación original estaba compuesta por Bob, Bunny, Peter, Junior Braithwaite y dos coristas, Beverly Kelso y Cherry Smith. La madre de Bob se había casado nuevamente y se había mudado a Delaware, Estados Unidos, tras un importante esfuerzo económico.

Ella quería darle a Bob una nueva vida en este país pero, antes del viaje, él conoció a Rita Anderson y el 10 de febrero de 1966 se casaron. Bob Marley pasó apenas ocho meses con su madre en Wilmington, Delaware. Allí consiguió un trabajo en el turno de noche de una planta de automóviles de Chrysler. Bob llegó a Kingston en octubre de 1966, apenas seis meses después de la visita de Su Majestad Imperial, o Emperador Hailè Selassiè, de Etiopía, que impulsó y renovó el importante movimiento rastafari de la isla.

El acercamiento de Bob con la creencia Rastafari comienza a reflejarse en su música. Bob, entretanto, llamó a Peter y Bunny para formar una nueva banda, los míticos "The Wailers". En el verano de 1971 Bob aceptó una invitación de Johnny Nash para acompañarlo a Suecia, ocasión en que firmó un contrato con la CBS, que también era la discográfica del estadounidense.

En la primavera de 1972 los Wailers aterrizaron en Inglaterra para promocionar el single "Reggae on Broadway", pero no cosecharon demasiados éxitos. Bob visitó los estudios de grabación de Island Records, que había sido la primera discográfica en interesarse por la música jamaicana, y pidió hablar con su fundador, Chris Blackwell.

Blackwell, un jamaiquino blanco, conocía a los Wailers y les ofreció 4 mil libras para grabar un álbum con los últimos avances tecnológicos de la industria musical, los mismos que gozaban las bandas de rock de la época. Ese primer álbum fue Catch a Fire, fuertemente promovido por Island. El disco no fue un éxito inminente, y es que la música y las letras comprometidas socialmente de Bob contrastaban bastante con lo que se estaba haciendo hasta entonces en Europa. Island promovió una gira del grupo por Inglaterra y los Estados Unidos, otra novedad para una banda de reggae.

Los Wailers tocaron en Londres en abril de 1973 y tres meses más tarde el grupo volvió a Jamaica. Bunny, desengañado de la vida musical, abandonó la banda antes de la gira estadounidense. En su lugar entró Joe Higgs, el viejo profesor de música de los Wailers. Ya en los Estados Unidos, participaron en algunos conciertos de Bruce Springsteen y Sly & The Family Stone.

Ese mismo año, el grupo lanzó su segundo álbum con el sello Island, Burnin', un disco que incluía nuevas versiones de algunas de sus canciones más importantes, como: "Duppy Conqueror", "Small Axe" y "Put It On", junto con "Get Up, Stand Up" y "I Shot The Sheriff". Fue justamente este último tema el que consagró internacionalmente a Bob Marley de la mano de la voz de Eric Clapton, alcanzando el primer lugar en la lista de los sencillos más vendidos en los Estados Unidos.

En 1974, Bob Marley pasó gran parte de su tiempo en el estudio trabajando en Natty Dread, un álbum que incluía canciones como "Talkin’ Blues", "No Woman No Cry", "So Jah Seh", "Revolution", "Them Belly Full (But We Hungry)" o "Rebel Music (3 o’clock Roadblock)".

Un año después, Bunny y Peter dejarían definitivamente el grupo para embarcarse en sus carreras en solitario, lo que provocó que la banda comenzase a ser conocida como Bob Marley & The Wailers. Luego se editaron dos discos fundamentales: Natty Dread y Exodus. Este último tuvo mucho éxito. Canciones como "Waiting in Vain", "Exodus" y "Jammin” fueron éxitos mundiales.

En 1978 la banda editó un nuevo éxito con Kaya, donde se destacaron los temas: "Satisfy My Soul" e "Is This Love?". Para 1980 Bob Marley era todo un éxito. Con el disco Uprising, éxito inmediato con "Could You Be Loved?". Realizaron una gran gira mundial; en Milán tocaron ante 100 mil personas, todo un récord. Marley regresó a los Estados Unidos, en donde ofreció dos conciertos en el Madison Square Garden como parte del Uprising Tour. Poco después de eso su salud empeoró considerablemente.

El cáncer se le había extendido por todo el cuerpo. El resto de la gira fue cancelada y Marley ingresó en la clínica bávara de Josef Issels, en Alemania, y comenzó un controvertido tratamiento a base de evitar ciertos alimentos, bebidas y otras sustancias. Después de varios meses de luchar contra la enfermedad, Marley tomó un avión de regreso a Jamaica. Durante el vuelo desde Alemania, sus funciones vitales comenzaron a fallar. Cuando el avión aterrizó, tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital pues necesitaba atención médica inmediata. Murió en el Cedars of Lebanon Hospital, ahora Hospital Universitario de Miami, en la mañana del 11 de mayo de 1981, a la edad de 36 años.

diarios del mundo



El Mundo - España

Tercer Mundo, primera voz

30 años sin Bob Marley... Medios de varios países


La efigie de Bob Marley, de cuya muerte por un cáncer metastizado se cumplen mañana 30 años, sonríe en camisetas, banderas y carteles en todo el mundo, mientras sus canciones siguen siendo un éxito póstumo de ventas sólo comparable al de los Beatles o Elvis Presley.

Con temas como 'I Shot the sheriff', 'No woman, no cry', 'Jamming' o 'Redemption Song' convirtió el reggae de su natal Jamaica en un fenómeno musical mundial, además de popularizar el movimiento rastafari, que proclama la supremacía negra y contempla al occidente capitalista como una nueva Babilonia, con la marihuana como parte de su liturgia.

Más allá de sus éxitos musicales, Marley es venerado por muchos con devoción religiosa. Para los indios hopi representa el cumplimiento de una profecía de siglos; los nepaleses lo consideran una reencarnación del dios Vishnú; y para los aborígenes australianos es un predicador de la paz y los derechos de los oprimidos.

Hijo de un militar británico a quien apenas conoció y una jamaicana muy religiosa, Robert Nesta Marley nació el 6 de febrero de 1945 en la aldea de Rhoden Hall. Con 14 años se fue a vivir a la capital Kingston donde trabajó como soldador y cinco años después fundó junto a Peter Tosh la banda The Wailers, con la que tocó hasta el final de sus días.

Entre sus primeros temas predominaban las canciones de amor, hasta que más tarde desarrolló el reggae, que a partir de los años 70 causó sensación en el mundo entero con letras en las que criticaba la miseria y las desigualdades en su país. Canciones como 'Get Up, Stand Up' o 'One Love' son interpretadas frecuentemente como un llamamiento a la humanidad entera, cuando en realidad hablan de la opresión de los negros por parte de los blancos.

El artista llegó a reunir a decenas de miles de seguidores en sus conciertos, también en Estados Unidos o Europa. De entre los numerosos hijos que tuvo con su esposa Rita y otras mujeres, cuatro de ellos siguen haciendo reggae en el grupo Ziggy Marley & the Melody Makers, mientras que otros han emprendido carreras musicales en solitario, como Ky-Mani, Julian y Damian.

El cantante y compositor se exilió después de sufrir en 1976 un intento de asesinato en su casa en Kingston todavía por aclarar. Sus últimos años estuvieron marcados por la lucha contra su enfermedad, un melanoma maligno detectado en uno de sus pies y que acabó extendiéndose por todo su cuerpo.

Al final de sus días fue tratado con medicina natural en una clínica del sur de Alemania. Cuando vio que la muerte se acercaba, inició el viaje de regreso a Jamaica, pero ya era demasiado tarde. Murió durante una escala en Miami el 11 de mayo de 1981. Tenía apenas 36 años.

Hasta hoy, Bob Marley ha vendido más de 250 millones de discos, 60 millones de manera póstuma, sin que ningún otro músico reggae haya llegado a alcanzar su popularidad.

Líos y homenajes

Mientras, en Jamaica, donde recibió un funeral de Estado, forma parte de la identidad nacional y su tumba en su aldea natal es una de las mayores atracciones del país caribeño. En 2005, al cumplirse 60 años del nacimiento de Marley, causaron una fuerte conmoción en la isla declaraciones de su viuda Rita asegurando que los restos del cantante serían trasladados a Etiopía, patría espiritual de los rastafaris. Rita desmintió rápidamente dichas declaraciones.

El nuevo aniversario de su muerte es motivo para homenajear al 'rey del reggae'. En Reino Unido, su discográfica Island publica estos días Live forever, con grabaciones de sus conciertos, mientras que en Estados Unidos la cadena NBC ofrece durante toda una semana especiales dedicados a Marley con actuaciones entre otros de Lenny Kravitz, Jakob Dylan y Jennifer Hudson.

En España, Rototom Sunsplash, el mayor festival reggae de Europa, anunció que su edición de este año en Benicassim contará con la participación de Bunny Wailer, único componente vivo de los Wailers de Marley. Como antesala, el festival ha organizado una gira homenaje a Marley esta semana con conciertos en Barcelona, Madrid, Valencia y Cartagena en los que actuarán entre otros las bandas Train to Roots y Mellow Mood.

reggae


El país - España

Recordando a Bob Marley en el 30 aniversario de su muerte

"Todo lo que siempre he tenido son canciones de libertad /¿nos ayudas a cantar estas canciones de libertad? / Porque es todo lo que tengo, canciones redentoras". Redemption song.

Bob Marley


A veces, despiertan necesidades vitales extrañas y entonces te entregas a ellas. Hace muchos años me entregué a Bob Marley. Durante una época de mi vida, llegué a estar literalmente anonadado con Marley, un músico extraordinario, un personaje irrepetible, una de las grandes joyas de la corona de la música popular mundial. Hoy se cumplen 30 años de su muerte. Y esta ruta norteamericana no puede por menos que recordar su figura y recomendar la lectura de su vida, dentro de la ingente literatura existente al respecto.

El músico jamaicano moría víctima del cáncer en Miami el 11 de mayo de 1981. Fallecía la persona, nacía la leyenda. Pocos nombres han alcanzado la relevancia que Marley ha dejado en el mundo de la música. Hijo olvidado de un militar blanco británico y una jamaicana sirvienta muy religiosa, Bob Marley era un mulato en la Jamaica pobre, que vivió y creció en los guettos, como el de Kingston, para convertirse en músico, pasar a ser una estrella local y lograr el estatus de icono mundial. Porque Marley dio audiencia global a los desheredados y, a diferencia de los Dylan, Beatles o Presley, llegó a los cinco continentes.

Con su poderoso mensaje y su ritmo novedoso, Marley fue líder y profeta en el tercer mundo. Y eso, en el contexto de la música popular, en Estados Unidos y Reino Unido, otorgaba un estatus especial. Como asegura Eric Hobsbawm en su Historia del siglo XX, el tercer mundo sirvió de inspiración a los disidentes culturales del primer mundo. La figura de Bob Marley quedó emparentada con esa disidencia, ese poder contracultural y popular, al tiempo que se elevaba a la categoría de símbolo en su país y tantos países de América Latina, África y Asia que transformaban sus sociedades y regímenes políticos. Porque, en la segunda mitad del siglo XX, el tercer mundo se convirtió en una especie de esperanza para todos aquéllos que todavía aspiraban a la revolución social, y el músico jamaicano representaba esa esperanza.

Hoy, Bob Marley es pasto de Kiss FM pero su mensaje fue revolucionario. Un día casi me caigo de la silla cuando escuché a una chica pedir algo de música romántica y a continuación decir: “Sí, Bob Marley, es un gran cantante romántico”. Cantante romántico como lo podía ser cualquiera. No diré que Marley no compuso buenas canciones que hablaban del amor y las relaciones de pareja, pero ubicar a este hombre en ese apartado es absurdo. Compararle con un prototipo sentimental, un producto discográfico es, sencillamente, demencial. Todavía hay quien lo cree cuando escucha <<No woman, no cry>>.

Quedé prendado de Marley por su mensaje bello y contestario. Pasó de unas letras inocentes, donde se hablaba de la supervivencia juvenil y las pequeñas tretas en una Jamaica repleta de descosidos, a componer algunos de los mejores poemas musicales de rebelión. La lista es extensa pero si uno escucha <<Get up, stand up>> o <<Catch a fire>> siente el asombroso hallazgo humano de la rebelión, de la necesidad de ponerse de pie cuando quieren que te sientes. Con ese bajo en primer plano que suena como si te estuviera empujando, lo notas en ti mismo. Es normal, por tanto, lo que no podía ser de otra forma: el reggae de Bob Marley era una especie de himno en Kingston en Jamaica, en Brixton en Londres o en Soweto en Sudáfrica. Era la llamada pacífica pero subversiva de un sonido primitivo, magnético, con raíces locales del ska pero que se hermanaban al blues de las plantaciones del sur estadounidense, al rockabilly primigenio de Presley o Ricky Nelson, a la profundidad negra de Memphis con sus metales.

La figura de Bob Marley es tan gigante como el día de su muerte. Su influencia ya no sé si la misma, aunque es indudable que marcó a decenas de músicos. También es innegable que su mensaje, para quien quiera acercarse a él, guarda la misma fuerza innata. Hoy, hace 30 años, moría de cáncer. Por un segundo, lo pienso, siento lo que es pasar por ahí, combatiendo con fe pero sin armas contra una enfermedad más fuerte que la vida, aunque escondas en tu interior el poder de la fe. Ese poder que hace a unas personas más especiales que otras. El mundo sigue sin ellas, como sin Bob Marley, pero, si me preguntan con que me quedó de este mundo loco y precipitado, lo tengo claro, como que el sol sale todas las mañanas: me quedo con lo que permanece para siempre. Me quedo con Bob Marley. Me quedo con <<Redemption song>>. Cada vez que alguien escucha esta canción el mundo seguro es un poco más habitable. Tiene otro color. Porque es todo lo que tenemos, canciones redentoras, que nadie nos puede quitar.

30 años


La segunda - Chile

Hoy se cumplen 30 años de la muerte de Bob Marley

Los rastafaris de Zambia se reunirán en Lusaka para "celebrar la vida" de su ídolo.

El músico jamaicano Bob Marley, considerado el "rey del reggae", con más de de 200 millones de álbumes vendidos en todo el mundo, murió el 11 de mayo de 1981 en Miami, hace exactamente 30 años, lo que motiva homenajes en todas partes del mundo.

Los rastafaris de Zambia se reunirán en Lusaka para "celebrar la vida" de su ídolo, que se ha convertido en el "portavoz de los desfavorecidos" del mundo entero.

Su música "sigue manteniendo una unidad que va más allá de creencias, razas, colores, fronteras y culturas", dijo Brian Chengela, director de Jah Entertainment.

También se realizarán conciertos, se difundirán programas de radio o televisión, como el documental "The Wailers: Catch a Fire", que muestra los entretelones de la grabación de este álbum en 1972.

Treinta años después de la muerte del músico jamaicano, varias corrientes musicales que "aparecieron a partir de los años 1950, como el punk o el rock, siguen existiendo", explicó la socióloga e investigadora de la Universidad de París-Sorbona, Anne Petiau.

Pero Robert Nesta Marley sigue simbolizando la protesta, la emancipación y la libertad para mucha gente de distintas edades, incluso jóvenes, que descubren así la música que escuchaban sus padres o abuelos.

diarios del mundo


El país - Uruguay

Bob Marley es recordado hoy al cumplirse 30 años de su muerte

Ritos. Recitales, programas de Tv y rutas turísticas apelan a la memoria

Bob Marley, considerado el "rey del reggae", con más de 200 millones de álbumes vendidos en todo el mundo, murió el 11 de mayo de 1981 en Miami, hace exactamente 30 años, lo que motiva homenajes en todas partes del mundo.

Los rastafaris de Zambia se reunirán en Lusaka para "celebrar la vida" de su ídolo, que se ha convertido en el "portavoz de los desfavorecidos" del mundo entero. Su música "sigue manteniendo una unidad que va más allá de creencias, razas, colores, fronteras y culturas", dijo a AFP Brian Chengela, el director de Jah Entertainment. También se harán conciertos, programas de radio o televisión, como el documental The Wailers: Catch a Fire, que muestra los entretelones de la grabación de este álbum en 1972.

Treinta años después de la muerte del músico jamaicano, varias corrientes musicales que "aparecieron a partir de los años 1950, como el punk o el rock, siguen existiendo", explicó la socióloga e investigadora de la Universidad de París-Sorbona, Anne Petiau.

Pero Robert Nesta Marley sigue simbolizando la protesta, la emancipación y la libertad para mucha gente de distintas edades, incluso jóvenes, que descubren así la música que escuchaban sus padres o abuelos y a una estrella originaria de un país pobre. Por su parte, los mayores "siguen escuchando la música de su juventud que (...) los retrotrae a aquella época", según Petiau.


En términos generales, la voz y la espiritualidad de Bob Marley -partes de la cultura rastafari y han llevado a que se lo presentara en muchas oportunidades como el apóstol del cannabis- se han convertido en las de muchos desfavorecidos de varios lugares del mundo. Así ocurre, por ejemplo, en África, como nos lo recuerdan los músicos Alpha Blondy y Tiken Jah Fakoli, un continente en el que Bob Marley pronosticaba que el reggae volvería a su fuente de inspiración.

Bob Marley nació el 6 de febrero de 1945 en Rhoden Hall, cerca de Nine Miles, en la parroquia de Saint Ann (Jamaica), de madre jamaicana y padre inglés (un oficial de la Marina que el músico no conoció). Vivió en el gueto de Trenchtown, en Kingston, y, en 1962, grabó su primer canción, Judge Not, tras lo cual fundó el grupo The Wailers con Peter Tosh y Bunny Wailer.

En 1966, emigró a Estados Unidos por razones económicas. Allí conoció a Mortimer Planno, un jamaicano de origen cubano que le transmitió parte de su cultura rastafari. Al regresar a Jamaica, en los años 60, sacó sus primeros álbumes con The Wailers a principios de los años 70. Catch a Fire y Burnin en 1973. En 1974 grabó su primer álbum como solista, Natty Dread. Luego vinieron Rastaman Vibration en 1976 y Exodus en 1977. Siguió grabando casi hasta el final (Survival en 1979, Uprising en 1980).

EN JAMAICA. Treinta años después de su muerte, el "rey del reggae" sigue siendo un ícono en Jamaica y su culto se ha transformado en una industria fructífera, pero el compromiso político que transmitía en sus canciones tiende a perderse entre los jóvenes jamaiquinos.

"Su música está tan llena de vida que es difícil llorar" por su ausencia, dice Bernadette Hellwanter, turista austríaca de 24 años, mientras visita el museo Bob Marley en Kingston, donde el músico vivió y compuso varios de sus temas. Como muchos otros fanáticos, Bernadette vive el aniversario de la muerte de Marley más que nada como una fiesta.

En las calles de la capital de Jamaica la leyenda de Marley -muerto el 11 de mayo de 1981 por un cáncer- sigue siendo alimentada. Su culto se ha transformado en un mercado jugoso. Todos los días se ofrecen visitas organizadas a Nine Mine, su pueblo natal, donde pululan las tiendas de souvenirs que venden todo tipo de objetos con su imagen.

Pero es tanta la comercialización que los allegados al artista temen que su mensaje de justicia y defensa de los oprimidos transmitido en sus canciones se borre por completo. Al mismo tiempo, la juventud de Jamaica ya no se reconoce en las canciones de los años 70 y prefiere la música de las discotecas. (BASADO EN AGENCIAS)

En Sala Zitarrosa
Los 30 años de la muerte de Marley no pasarán olvidados en Uruguay donde un grupo de músicos decidió agruparse para organizar el recital "Siempre Marley". Será esta noche, a las 21 horas, en Sala Zitarrosa. Allí se presentará la banda Zion Train Band, formada por catorce integrantes de los grupos Nyabinghy, Kahuna Roots, Karma Man Kaya e invitados), mientras que la conducción y realización de audiovisuales correrá por cuenta de Álvaro Gaynicotche (El Archivista). Aseguran que estarán las canciones clásicas, algunas rarezas y hasta sorpresas. Las entradas se venden a $ 150, existiendo convenio por el cual dos personas pagan $ 200.

30 años sin Bob Marley... Medios de varios países


Revista Rolling Stone

30 años de la muerte de Bob Marley: sus diez mejores canciones

Hoy, 11 de mayo, hace tres décadas que se fue el genio del reggae. Lo recordamos con una selección de sus principales temas. Por ‘Rolling Stone’


reggae
Bob Marley con los ojos bien cerrados, sintiéndolo.


El 11 de mayo de 1981, cuando sólo contaba 36 años, falleció uno de los grandes de la música. Se cumplen 30 años de la muerte de Bob Marley. El artista jamaicano, máximo exponente de la música reggae, consiguió traspasar todas las barreras musicales y convertirse en una icono mundial en la lucha en favor de los desfavorecidos, y además, en un rotundo líder espiritual para los seguidores de su religión, la rastafari. Hemos recopilado, con la ayuda de Josetxu Mintegi, experto en reggae y creador de la web Bob-Marley.es (pincha aquí), las diez mejores canciones del músico jamaicano.

- War (del disco Rastaman vibration. 1976). La letra de esta canción es el discurso que el emperador de Etiopía, Haile Selassie I, pronunció en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1963. Marley lo convirtió en un tratado magnífico y a la vez demoledor contra la discriminación racial. Dejamos el vídeo con la letra traducida al español:


link: http://www.youtube.com/watch?v=SVK2K_Gz9QA

- Babylon system (del disco Survival. 1979). Es uno de los temas de Bob Marley que más se acerca al ritmo tradicional rasta. Está incluida en el álbum homenaje del jamaicano a la causa panafricana, y en su portada aparecen todas las banderas de África.


link: http://www.youtube.com/watch?v=J5EoiQX7u5k

- Talkin’ blues (del disco Natty dread. 1974). Esta canción, profundamente blues, va incluida en el primer álbum de Marley sin sus compañeros de banda, Peter Tosh y Bunny Livingston, y el inicio de los prolíficos Bob Marley & The Wailers. La letra es muy personal, con muchas referencias a su infancia. Aquí es cuando canta la mítica frase: “Cause I feel like bombin' a church [Me siento como si fuera a bombardear una iglesia]”.


link: http://www.youtube.com/watch?v=4FYxPOicqt4

- Duppy conqueror (del disco Burnin’. 1973). Los biógrafos apuntan que esta canción la escribió Marley cuando salió de la cárcel, aunque él nunca reconoció que estuvo en prisión. “En Jamaica no existen hechos, sólo historias”, reza el dicho popular.


link: http://www.youtube.com/watch?v=8VQRFXgEnjc

- Rat race (del disco Babylon by bus. 1978). Este tema roza la agitación política con frases como “Rasta don't work for no C.I.A. [Los Rasta no trabajan para la C.I.A.].


link: http://www.youtube.com/watch?v=3GVzsuDsxW8

- Waiting in vain (del disco Exodus. 1977). Su mejor canción de amor. La compuso después de sufrir dos atentados en su Jamaica natal, tras los que se tuvo que ir a vivir a Londres. Gracias a este tema y a Jammin, Exodus permaneció 56 semanas seguidas en los puestos altos de la lista de ventas inglesa.


link: http://www.youtube.com/watch?v=G6NNGVHrqho

- Burnin’ and lootin’ (del disco Burnin’. 1973). Su belleza reside en que es una canción absolutamente desesperada y desgarradora. Por piezas como esta tiene sentido que la banda de Bob Marley se llame The Wailers [Los Plañideros].


link: http://www.youtube.com/watch?v=M99nzyiS830

- No woman, no cry (del disco Natty dread. 1974). Este tema, además de ser uno de los mas exitosos de Marley, ocupa el puesto 37 en la lista de Las mejores 500 canciones de todos los tiempos según ROLLING STONE.


link: http://www.youtube.com/watch?v=jGqrvn3q1oo

- I shot the sheriff (del disco Burnin’. 1973). Este tema fue el que lanzó a Marley y su banda, The Wailers, al mercado internacional gracias a la versión que realizó Eric Clapton.


link: http://www.youtube.com/watch?v=nrnZSLwfzVs

- Trench town (del disco Confrontation. 1983). Esta pieza se incluyó en el disco póstumo de Bob que editó su mujer, Rita Marley. El tema cuenta cómo era vivir en Trenchtown, el barrio pobre de la capital de Jamaica, Kingston, dónde el músico residió.


link: http://www.youtube.com/watch?v=bAlCDaaJ9YA

Cinco sitios sobre Bob Marley, a 30 años de su muerte

A tres décadas de su desaparición, recordamos al ícono del reggae con una selección de sites para conocer más sobre su vida y obra

Bob Marley


1. BobMarley.com

El sitio oficial podrá ser algo escueto, pero ofrece todo lo indicado: historia, noticias, una buena selección de artículos y fotos más wallpapers y skins (para Internet Explorer y Firefox) gratuitos. Lamentablemente, las secciones más atractivas están algo despobladas, como el music player que ofrece apenas dos canciones, y el archivo de entrevistas originales de Marley hablando sobre diversos tópicos, que tiene solo un audio del músico. A pesar de esto, esta web es un sitio de paso obligatorio.

2. Third Field

Quizás el más completo fan site sobre la leyenda del reggae, con la información obligatoria (noticias, bios, fotos, letras de canciones y discografía) y otra más exclusiva, como tour dates, tablaturas para guitarra de sus temas y curiosidades, más un nutrido foro de discusión. Indispensable.

3. Bob Marley Magazine

A cargo de dos fanáticos italianos, esta revista online (en inglés) de actualización mensual es una gran fuente de consulta sobre la historia del artista jamaiquino y de su legado e impacto en la actualidad. Aquí uno puede encontrar entrevistas perdidas en el tiempo no solo a Marley, sino a figuras de su entorno y del reggae en general, fotos inéditas de presentaciones en vivo, y un nutrido foro que sirve de punto de encuentro y discusión para toda la comunidad amante del género.

4. Soul Rebels
Hay varios sitios sobre la discografía de Marley (como el de KAZO o Wailers.de), p
ero lo especial de Soul Rebels es que se concentra en el período menos conocido del músico: la década anterior al sello Island, en la que los Wailers grabaron más de 200 canciones con diversos productores. Esta página ofrece un listado con fechas, datos e historia de esa "otra" discografía en una serie de documentos gratuitos en PDF que llevaron más de cinco años de investigación.

5. The Biography Channel

Ideal para informarse y sumergirse en pocos minutos en el mundo Marley, la página dedicada al músico en el sitio del canal de TV BIO ofrece un práctico y prolijo compendio de su vida en un solo lugar: biografía, videos, galería de fotos, citas, discografía y hasta un timeline con los hechos más destacados en su carrera. Otro buen resumen de un estilo similar lo ofrece su perfil en el Rock & Roll Hall of Fame.

30 años


El refugio de los musicos

diarios del mundo


Cantautor notable, icono, fenómeno de ventas y profeta de la cultura rasta, su figura admite ser abordada desde múltiples ángulos. Marley, objeto de homenajes aquí y en todo el mundo, sigue siendo bandera política y uno de los productos más rentables del show business.

Hoy se cumplirán tres décadas desde la muerte de Robert Nesta (Bob) Marley, el artista del folklore jamaiquino que llevó al reggae desde el Tercer Mundo a las radios y los auriculares de los demás mundos del podio. Esto no implica tan notablemente que Bob Marley lleve 30 años muerto como que haya sobrevivido 45 años como artista, desde sus precoces grabaciones con The Wailers a mediados de los ’60 hasta la punta de la lanza encendida de su popularidad de finales de los años ’70, siguiendo con su beatificación pop post mortem, que tuvo en Leyenda, que vendió 20 millones de copias, a su piedra fundacional.

Como demostración de vigencia existe un abanico de hechos, objetos y nombres que han rondado algunas conciencias musicales e imaginarios colectivos en el último tiempo: el bienestar del reggae como género musical, espacio artístico, de reunión y de negocios en toda la región, la aparición de fenómenos como los de Fidel Nadal y Dread Mar I en el último par de años en Argentina, la presencia de imágenes de Bob Marley en la Marcha Mundial de la Marihuana, celebrada el sábado en más de 20 ciudades argentinas por unas 25 mil personas, la publicación en Argentina de un tributo realizado por artistas latinoamericanos y en el mundo de la grabación en vivo de su último concierto, la realización de un concierto homenaje hoy mismo, la aparición de dos documentales y una polémica judicial. En fin, parece que Bob Marley fuese como el sol, que estuviera aquí aunque no lo veamos, pero también es cierto que, en un punto, su brillo como autor de canciones instantáneas y su ligazón a la cosmogonía pop dificultan ver con buen contraste las formas de su verdadero y profundo pensamiento ético y político (que, como el de cualquiera, tiene también sus baches y contradicciones). Pero en última instancia, parte de lo mejor de Marley está en esa instantaneidad de su mensaje, basado en pautas de supervivencia de fácil comprensión pero difícil aplicación. Pues, claro, Babylon también sigue allí.

Da vueltas una idea de que todos sabemos quién es Bob Marley y conocemos sus juramentos hipocráticos hacia motivos como el amor, la unidad, el respeto, la espiritualidad y la libertad, como puntos de cristalización de la experiencia de una vida decente, digna y honorable. En ese sentido, no hay muchos ejemplos más de su tipo: John Lennon o Ernesto Guevara, necesariamente por sus trágicos finales, pero fundamentalmente por ese misterio poético que entrañan sus vidas y obras a la luz de sus luchas políticas, entran en la misma categoría. Pero no Elvis, ciertamente no Dalí o Jim Morrison, tampoco Luca Prodan, inclusive no Juan Domingo Perón, aunque atendiendo a cierto imaginario, tal vez Eva Duarte podría sentarse con aquellos tres. No obstante, hay algo que pone a Marley en una horizontalidad imposible de abarcar para Lennon o el Che: el músico jamaiquino quedó ligado a una ética de vida, como el Che, y consolidó hechos estéticos, como Lennon (los dreadlocks, las prendas tricolores de inspiración jamaiquina, los estampados de hojas de cannabis y los gorros frente a los flequillos o el cabello largo y lacio a dos aguas, y los lentes redondos), pero le sumó a ese combo un componente narcótico: su defensa del uso de la marihuana. Además, se transformó en bandera política, en denominador común social, en figura religiosa, en factor de agrupamiento y, tal vez lo más contundente, en fuente eternizada de rasta-dólares.

30 años sin Bob Marley... Medios de varios países


La máquina de hacer discos

Este último punto tiene fundamentos sobrados, algunos bien cercanos: recientemente fue publicado Live Forever, el disco en vivo de su concierto en el Stanley Theatre de Pittsburgh el 23 de septiembre de 1980, en lo que fue su última presentación. Editado por el sello jamaiquino Tuff Gong y distribuido por Universal Music, Live Forever viene a completar una tríada de discos en vivo con Live! (1975), un registro del mejor momento de Marley con la formación clásica de The Wailers, y fundamentalmente Babylon By Bus (1978), que documentara a Marley en el pico de su estrellato trascontinental. Así, lo de esta novedad es más bien notable por su valor histórico que por la intensidad y la altura interpretativa. Un disco que en Argentina ya está editado, a diferencia de Live in Air, publicado por el sello británico Northworld, un compilado en vivo de sus presentaciones en Estados Unidos en 1973, con motivo del estreno del fundamental Catch a Fire.

Por otro lado, las bateas argentinas sumarán este viernes el segundo volumen del Tributo a Bob Marley, que ahora comienza a tomar forma de colección. Luego del rédito comercial que generó el primer volumen, que en 2006 agrupó versiones de artistas locales como Los Cafres, Fidel Nadal, Satélite Kingston, Sessiones y Resistencia Suburbana junto a los boricuas Mimi Maura y Cultura Profética como invitados, esta nueva entrega cuenta con piezas a cargo de los chilenos Gondwana, los también puertorriqueños La Muza y los argentinos Riddim, Ska Beat City, Dancing Mood, Pablo Molina, Sig Ragga y Marcelo “Chelo” Delgado, antiguo cantante y guitarrista líder de La Zimbabwe, con su nueva banda The Groove Factory. A las claras, se trata de un disco menos basado en el cancionero más popular y gastado de Marley: hits leves como “Africa Unite”, “Buffalo Soldier” o “Concrete Jungle” aparecen mezclados con la exprimida “Could You Be Loved” y temas mucho menos recurrentes, como “Stiff Necked Fools”, “Hypocrites” o “Bad Car”, que lo oxigenan.

reggae


Aquí, allá y en todas partes

Si de homenajes se trata, hoy mismo, cuando se cumplan 30 años de su fallecimiento en Miami a raíz de un cáncer originado en una herida que se hizo en el pie jugando al fútbol, la banda Nonpalidece organiza el encuentro Bob Marley Living Memory - El tributo nuestro, un concierto en conmemoración del músico más importante e influyente del reggae. Esta banda del Gran Buenos Aires, una de las que a un nivel medio-alto de convocatoria mejor logra combinar tradición con modernidad y canciones con mensaje con el baile y la celebración como derechos inalienables, tocará en el Luna Park (Corrientes y Bouchard) desde las 21.30, con entradas desde 60 pesos. La propuesta es un show de canciones propias del grupo con un set de obras de Marley interpretadas con artistas invitados, y no necesariamente todos provenientes de la escena del reggae argentino. El recital será, además, trasmitido en directo por la FM Rock & Pop (95.9 MHz) para todo el país.

Más celebración promete, para el próximo viernes, la Fiesta Jamming, una de las más fuertes en el circuito de fiestas de género (cuyo público reggae comparte con la Fiesta Clandestina y el festival Buenas Vibraciones), con una edición especialmente dedicada a Marley, en Guardia Vieja 3360, Abasto. Y más música, por su parte, ofrecerá Riddim, la banda local que cumple 15 años y, por tal motivo, realizará el sábado un concierto en Niceto Club (Niceto Vega 5510, Palermo, a las 21). El reggae nacional, que tiene en Los Pericos y Los Cafres a sus actos más convocantes y añejados (y que viene también buscando su renovación luego de casi una década de presencia ineludible en los festivales masivos y las carteleras de espectáculos de cada fin de semana), presenta desde hace unos meses una nueva carta de recomendaciones: los dos volúmenes de Reggae del País, discos que compilan las mejores producciones de artistas independientes de casi todas las provincias.

Obviamente, los homenajes no se quedan de este lado de las fronteras. Toda esta semana, la cadena NBC transmite especiales de recuerdo, con material de archivo y versiones en vivo en manos de su hijo Ziggy Marley, Chris Cornell (Soundgarden, Audioslave), Jakob Dylan (hijo del otro Bob y líder de Stereophonics), Lenny Kravitz y Jennifer Hudson, la cantante afroamericana salida de American Idol, que ya ganó un Oscar y un Grammy. Aquí se pueden ver gracias a Internet. Y en Jamaica, Estados Unidos y varios países africanos se celebrarán conciertos en su memoria.

Bob Marley


Dicen que me pondrán en las películas...

... Y todo lo que debo hacer es actuar naturalmente, cantó el beatle Ringo, y bien podría haberlo hecho Bob Marley. El cine también le rendirá un homenaje en septiembre, cuando el realizador escocés Kevin Macdonald (El último rey de Escocia, 2006) estrene Marley, un documental que cuenta con el apoyo de la familia del artista, lo que implica la aparición de materiales inéditos, incluso archivos privados de su viuda y corista, Rita Marley. El director, que ganó un Oscar por su documental One Day in September (1999) sobre el secuestro de atletas israelíes por terroristas palestinos en las Olimpíadas de Munich de 1972, ha dicho recientemente que “Marley es la única estrella del pop mundial con origen en un país en desarrollo, eso quiere decir que se dirigía a la gente con un lenguaje más directo. No tenía miedo a hablar de política y religión, temas que otros artistas no mencionan” y manifestó que el eje de su película será “el Bob Marley del día a día”.

Este año, la realizadora, fotógrafa y actriz jamaiquina Esther Anderson estrenó en Londres un “documental perdido” de 1980, una película que registra el ascenso de Bob Marley & The Wailers al estrellato y que surgió de un contacto del músico y la actriz en 1972 en Nueva York, donde la banda adelantaba su disco Catch a Fire. “Entonces, Bob no era famoso, era como un forastero que no estaba realmente con la gente de la industria, más allá de acompañarlos”, valoró Anderson recientemente. A la serie de fotografías que le tomó durante la gira promocional le sumó, una vez de vuelta en Jamaica, filmaciones en Súper 8 de Bob y el resto de los Wailers: “Hay un momento muy humano. Viajábamos en un taxi que se rompió y Bob salió del auto, agarró el neumático y se puso a ayudar al chofer a cambiar la rueda”, contó la autora sobre una de sus escenas favoritas de este documental que mostrará durante todo el año en instituciones educativas de todo el mundo.

Fácilmente se podría esperar para el film de MacDonald más imágenes de Bob jugando al fútbol, una pasión que entendió desde el amateurismo como parte sustancial de su culto a la salud mental y física, pero paradójicamente también el deporte que le quitó la vida: fue jugándolo que se lesionó y fue esa lesión la que facilitó una infección que se convirtió en cáncer y, finalmente, en su llamado espiritual a la Tierra de Jah. En el libro Bob Marley: Songs of Freedom se relatan varios hechos que ponen en relación a la pelota y al hombre reggae varias anécdotas sobre los picaditos improvisados en lobbies de hotel, su necesidad de tener televisión en su micro de gira para ver los partidos y su relación con Alan Skill Cole, manager suyo y una de las glorias del fútbol jamaiquino. Cole fue el primer jamaiquino en jugar fuera de la isla, precisamente en Brasil (jugó para el Náutico en la década de 1970), y en 2007 estuvo preso por tenencia de marihuana, lo que para un rastafari es algo más o menos equivalente a ser católico y caer preso por usar un rosario. Después de todo, Marley, además de cantautor, icono pop, sex symbol y fenómeno de ventas, también fue profeta.

30 años


Marley de peluche

No tan santo es el marco en el que se han debatido los derechos de explotación de su figura y de su repertorio. En enero de este año, los herederos de Bob ganaron una demanda por 300 mil dólares contra una compañía que fabricaba y vendía artículos con su imagen (la empresa Avela), basados en el fundamento de que no quieren que el músico “sea presentado como un muñeco con cabeza vibratoria ni como un peluche”. No obstante, en septiembre de 2010, la jueza Denise Cote falló a favor de la disquera Universal Music, propietaria de Island Records (el sello por el que Marley publicó buena parte de su material), en otro proceso en el que la viuda del cantante y sus nueve hijos intentaban hacerse con los derechos del repertorio Marley. La Justicia determinó que el copyright de sus discos del lustro ’73-’77 (Burnin’, Natty Dread, Rastaman Vibrations y Exodus) son exclusividad de la discográfica, básicamente porque esas canciones fueron hechas “por encargo” del sello, según lo establecido por la ley estadounidense de derechos de autor. Esto implica, entre otras cuestiones, la curiosidad de que si un hijo de Marley actúa en Estados Unidos, debe pedir autorización a la discográfica para tocar las canciones de Bob en shows con fin comercial.

Su familia, además, lleva una firme batalla para lograr erradicar el merchandising no oficial. Se calcula que la imagen y la música de Marley generan 600 millones de dólares en ventas ilegales, con picos en la última década de hasta mil millones de dólares, mientras que la recaudación por productos legales les dejó a sus herederos en 2007, según la revista Forbes, sólo cuatro millones. Los Marley intentan conseguir lo mismo que los descendientes de Elvis Presley que, habiendo logrado protegerlo como marca, perciben más de 50 millones de dólares de ganancias por ventas al año. El primer paso de sus herederos fue generar un acuerdo con la compañía Hilco Consumer Capital, especializada en la gestión y el desarrollo de marcas, por el que le entregó la licencia mundial para la explotación comercial del nombre del ídolo jamaiquino, en un pacto que les reporta entre un 5 y un 10 por ciento de las utilidades del negocio. El primer campo de explotación, hace un par de años, fue inmediatamente ocupado: el mundo del surf y los deportes y las atracciones de playa.

Por cierto, según la misma ley estadounidense, que otorga 90 años de dominio a obras creadas por una empresa (o por encargo de una) desde la muerte de su autor, la compañía discográfica será propietaria de los derechos de autor por las canciones de Marley hasta fines del año 2071. Recién cuando se cumplan 90 años desde su muerte, su inmortal obra será patrimonio de todos.



diarios del mundo

My music will go on forever. Maybe it's a fool say that,
but when me know facts me can say facts.
My music will go on forever.


30 años sin Bob Marley... Medios de varios países


Si encuentro algo más interesante lo voy a ir agregando. Pero las agencias de noticias internacionales suben todo lo mismo ¬¬

Visiten este post con imagenes Fotos Bob Marley Archive