Armas Secretas Nazis [Parte 1][Misiles]

Muchas fueron las armas secretas alemanas y más aun fue el misticismo que las rodeaba. Los aliados temían la llegada de armas cada vez novedosas tras comprobar en su propio territorio la existencia de estas con las V1 y V2. Por fortuna estas llegaron tarde para cambiar el curso de la contienda y por muy supeiores que fuesen, poco podían hacer contra la aplastante superioridad numérica de sus oponentes. En esta serie de artículos iré tratando los diferentes grupos en los que se podían englobar estas y en este especialmente veremos los Misiles. Para mayor documentación se ha incluido en la seción Vídeos un pack con secuencias de algunos de los ingenios que aqui estudiaremos. Pulsa aquí para descargarlo. También se ha incluido un vídeo de gran calidad sobre la V2 que puedes descargar aquí.

MISILES, COHETES Y BOMBAS VOLADORAS


Si muchas de las armas secretas alemanas fueron preludio de las actuales, de tener que destacar alguna de ellas por su transcendencia, esa es sin duda el misil. Su predecesor, el cohete simple, ya había sido usado varios siglos atrás con fines bélicos, pero estos apenas evolucionaron, no pasaban de ser un cilindro relleno de pólvora que les confería empuje al inflamarse esta de una forma más o menos controlada. Estos podían transportar una pequeña carga, generalmente explosivos, que al impactar detonaban. Nunca llegaron a ser realmente efectivos ya que eran imprecisos y no podían transportar grandes cargas.

Un gran avance en la tecnología de los mismos llego con el desarrollo del cohete de combustible líquido. Estos sustituían la pólvora por un comburente y un combustible en estado líquido dándole más potencia y autonomía. Este nuevo sistema fue desarrollado por Robert H. Goddard en 1926, pero aunque supuso un gran salto tecnológico, no dejaba de ser eso, un simple cohete (Una vez lanzado solo la física rige su viaje), pero sentó los precedentes de los grandes misiles balísticos intercontinentales. El principal aliciente del misil es que este puede ser guiado de varias formas o incluso autoguiado hasta su objetivo. Veremos los más destacables..

MISILES SUPERFICIE-SUPERFICIE. LAS ARMAS DE VENGANZA

nazi


V1 la bomba voladora.

La Vergeltungswaffe 1, cuyo nombre en castellano significa “arma de venganza” debía su nombre al deseo de Hitler de poseer un arma que le diese la capacidad de vengarse de sus enemigos (En este caso Reino Unido principalmente) por la derrota sufrida en sus cielos de la hasta entonces todopoderosa Luftwaffe y por los bombardeos sufridos en territorio alemán. Pero este arma debería ser especial, debería ser terrorífica y devastadora, debería ser algo más que un simple bombardero que soltase sus bombas. De ahí surgió la V1, un arma realmente revolucionaria.
V1
Fi-103 que acaba de abandonar la rampa de lanzamiento. Aun conserva el impulsor de vapor

El principal elemento de la V1 era el pulsorreactor encargado de impulsarla. El desarrollo de este comenzó en los años 20 a manos de Paul Schmitd, un profesor de Munich. Su funcionamiento destaca por su simpleza. Básicamente es un cilindro hueco en cuyo extremo delantero se encuentran unas láminas que actúan como válvulas. El ciclo comienza cuando al pulsorreactor le entra una corriente de aire de frente, estas válvulas se abren y lo dejan pasar libremente por su interior, y esta a su vez mediante el principio de Bernouilli (que consiste en que un liquido es extraído de un conducto mediante la depresión creada por una corriente de aire) extrae el combustible de unos conductos conectados al depósito formándose un aerosol, esta mezcla es detonada por una bujía. Cuando se produce la explosión la fuerza de esta cierra la válvula formada por las láminas, expulsando los gases por el extremo trasero del sistema e impulsándolo, cerrando así el ciclo cuando la válvula vuelve a abrirse. Finalmente para impulsar a la V1 se utilizó el pulsoreactor Argus 109-014.

Un detalle es que el pulsorreactor de la V1 tenía un sonido muy característico (Amplificado por los ingenieros que la desarrollaron) con el fin de causar mas terror en la población cada vez que alguna les sobrevolaba (De igual forma que la “Trompeta de Jericó” en los Ju-87 Stuka).

Aunque Schmitd fue el creador del pulsorreactor no se contó con él para el desarrollo de la V1, estando este a cargo de Rober Lusser, ingeniero de la casa Fieseler, por ello la V1 también se conocía como Fi-103. Lo permisos de desarrollo y construcción del Fi-103 fueron otorgados en 1941. Las pruebas comenzaron ese mismo año en Peenemünde resultando estas un éxito y autorizándose por tanto su construcción en masa. Cabe destacar que uno de los factores que ayudaron a la creación de la V1 fue que la V2 (El otro arma de venganza de Hitler) estaba bajo control del ejercito, lo cual enfurecía a la influyente Luftwaffe, que decidió crear su propia Vergeltungswaffe.
V1

alemania

Este He-111 acaba de soltar su V1 rumbo a
Inglaterra

Realmente las V1 no tenían un sistema de guía propiamente dicho. Contaban con un sencillo giroscopio Askania que ajustaba su rumbo y altitud. El procedimiento consistía en lanzarlas mediante una rampa/catapulta de 50 metros de largo, utilizando el vapor producido por un generador para dotarles de una velocidad de 390 Km/h al abandonar la rampa, en lo cual la V1 empleaba 0.75 segundos. Esta velocidad era la idonea para iniciar el pulsorreactor (Necesitaba ir a una velocidad determinada para que se abriesen las válvulas delanteras). El lanzamiento se realizaba directamente en dirección a la ciudad-objetivo, y mediante un mecanismo consistente en una pequeña hélice en el morro que calculaba la distancia en base a las rotaciones de la misma, se cortaba el combustible al motor en el momento adecuado, cayendo esta al estar privada de impulso alguno. La energía para mover las superficies de control, mover el giroscopio y propulsar el combustible venia dada por unh ingenioso sistema neumático alimentado pro dos bombonas esfericas de gas a presión. También existía la variante de lanzamiento desde el popular bombardero Heinkel He-111.

Sus principales características son:

- Longitud: 8,22 metros
- Diámetro: 1,50 metros
- Envergadura: 5,50 metros
- Peso: 2170 kilogramos (De estos 900 pertenecían a la cabeza de guerra compuesta por trinitrotolueno
y nitrato amónico)
- Velocidad máxima: 643 Km/h
- Techo operacional: 2100 metros
- Alcance: 400 kilómetros
- Horas de trabajo empleadas por unidad: 280

Segunda Guerra Mundial

V1 en su rampa de lanzamiento camuflada entre los árboles

Como se puede observar ni el techo operacional ni la velocidad eran en absoluto revolucionarios para la época y es que la V1 no era la panacea. Estos 2 valores eran similares e incluso inferiores a los de sus cazas contemporáneos, por lo que era susceptible a ser derribada mediante antiaéreos, por impacto con los cables de globos cautivos o incluso interceptadas por los pilotos de la RAF. Tras unos pocos desagradables encuentros entre estos últimos a bordo de sus Spitfires y las V1 saldados con el derribo de la misma mediante la artillería del caza, los pilotos se toparon con una gran y peligrosa explosión que desaconsejaba este sistema, llegando a la conclusión de que al tener la V1 una trayectoria fija, era fácil acercarse a ella y desviarla de su trayectoria golpeando su ala con la del propio caza. Esta práctica fue la que finalmente se impuso. Por si no fuera poco, si a esto unimos que la V1 no era demasiado precisa y que los espías dobles en Gran Bretaña daban falsos datos sobre la precisión de las bombas (Cuando acertaban indicaban al Reich que habían pasado de largo, variando estos el momento en que se cortaba el combustible cuando en realidad este era correcto), el porcentaje de V1 que llegaban a Londres, principal objetivo del arma, era de tan solo el 25%. Realmente era más el pánico y la histeria producidos que los efectos materiales de la bomba, pero dado su bajo precio y el poco trabajo que conllevaba su fabricación esta siguió adelante. No obstante, a causa del aumento de ataques con V1 que experimento Gran Bretaña, esta se vio obligada a crear 3 líneas defensivas contra estas. La primera estaba formada por patrullas de cazas en el Canal de la Mancha que buscaban derribarlas e informar de las que se les escapasen. La segunda la integraban 376 unidades de artillería antiaérea pesada y 540 ligeras. En la última línea de defensa se encontraban más de 1000 globos cautivos con la esperanza de que las bombas voladoras impactaran en sus cables. Otra medida defensiva bastante más drástica que las anteriores consistía en bombardear lo puestos de lanzamiento en la costa francesa.

misiles

El Reichenberg

Cabe mencionar en este apartado un prototipo (Que no pasó de ahí) derivado de la V1 propuesto por Hanna Reitsch (Mujer relevante en la Luftwaffe y partidaria de los proyectos mas atrevidos) y por Otto Skorzeny (Lideró la expedición que rescato a Mussolini) consistente en un Fi-103 tripulado. Aunque en un principio la idea se descartó por lo atrevido del proyecto (El piloto tenia muchísimas posibilidades de morir, o en el mejor de los casos, ser capturado), la situación desesperante a la que llego Alemania en el verano de 1944 hizo dar luz verde a la V1 tripulada, que pasó a llamarse Reichenberg. De este se fabricaron 4 versiones: Reichenberg I, versión con flaps, patín de aterrizaje y sin propulsión alguna; Reichenberg II, versión de adiestramiento biplaza; Reichenberg III, versión de adiestramiento monoplaza y con propulsión y finalmente el Reichenberg IV, versión final con propulsión y cabeza de guerra. En este caso el método de lanzamiento era mediante un He-111, guiando el piloto el Reichenberg hasta el objetivo y eyectándose en el último momento, aunque finalmente ninguna de las unidades fabricadas llego a usarse.

V2 el arma definitiva

secretas

Goddar junto al primer cohete de combustible líquido

Junto a la V1, la Vergeltungswaffe 2 fue el otro arma de venganza de Hitler, aunque esta si que supuso un verdadero hito en la historia de la astronáutica, no obstante algo como eso necesitó un desarrollo mucho mayor que el de la V1. Veámoslo.
Goddar
Goddar junto al primer cohete de combustible líquido

Para conocer los inicios de la V2 hay que remontarse a 1903 cuando Konstantin Tsiolkovsky, un maestro de escuela elemental ruso publicó un artículo en un diario científico de su país en el que hablaba del cohete como vehículo para recorrer grandes distancias a grandes velocidades e incluso poder aventurarse en el al espacio exterior. Mencionaba incluso un cohete multi-etapa impulsado por combustible liquido (Hidrógeno y oxígeno líquidos concretamente, una de las combinaciones mas usadas en la actualidad). La semilla ya estaba sembrada. Habrá que esperar hasta el 16 de marzo de 1926 para que Goddard, tras muchos años de investigación, lleve a la práctica su teoría del motor de cohete de combustible líquido. Su primer prototipo funciono durante solo 3 segundos, pero funcionó, después fueron llegando modelos mejorados que alcanzaban cotas cada vez más altas. Tras la parte teórica de Tsiolkovsky y la práctica de Goddard, llego el alemán Hermann Oberth que las unificó sentando las bases de los cohetes de largo alcance, llegando a diseñar (Que no construir) cohetes realmente innovadores.
Von Braun
Werner Von Braun, padre de la astronáutica, fue reclutado tras la guerra por EEUU

Pasaron los años y Hitler se hizo con el poder en Alemania. Siempre tuvo en mente la idea de la guerra que fue preparando desde entonces. Poco a poco fue rozando las limitaciones del Tratado de Versalles: La Luftwaffe camuflada bajo la compañía civil Lufthansa, ejercicios teóricos de batallas con carros blindados… Y junto a estos proyectos, se inició también el de armamento secreto. Hitler quería armas revolucionarias que le otorgasen grandes victorias. El encargado del proyecto fue Walter Dörnberger que se especializo en el campo de la cohetería. No obstante, en contrapartida, aunque el Führer quería armas superpoderosas, no les prestaba mucha atención y aun menos recursos. Esta situación se agravó con cazas como el Bf-109 que participaron en la Guerra Civil Española y de mostraron su notable superioridad haciendo pensar a Hitler que no necesitaba emplear más recursos en proyectos secretos. Aun así con más o menos presupuesto Dörnberger continuó su labor en el centro de experimentación de Kummersdorf, junto con un joven Wernher von Braun que ya sentía pasión por estos artefactos voladores y que terminaría siendo el científico más notable en este campo y el que más activamente participo en el proyecto de la V-2.

De allí salió el Aggregate-1, el primer cohete que fabricaron, primero también de una serie que se denominaría con la letra “A”. Funcionaba con alcohol y oxígeno liquido y ofrecía un empuje limitado. Estabilizado por un giroscopio (Colocado en la zona superior), no dio muy buenos resultados, ya que tendía a explotar y se determinó que el giroscopio estaba mal colocado.
Se mejoró al A-1 dando lugar al A-2 que alcanzaba alturas de 1830 metros. Los resultados obtenidos por Dörnberger estimularon a los mandos que le ofrecieron más medios, trasladándose todo el equipo a la isla de Peenemünde en 1937, hogar de la anteriormente mencionada V1. Allí desarrollaron el A-3, un cohete de 6 metros de altura, con un empuje de 1350 kilopondios producidos por un motor de alcohol y oxígeno liquido. En el A-3 el sistema de control aun no estaba muy logrado y se desviaba demasiado.

armas

Lanzamiento de una V2 en las instalaciones de Peenemünde

Ya por aquel entonces el misil se perfiló como el arma definitiva que buscaba el Reich para aplastar a sus enemigos, hasta el punto de que le pidió a los ingenieros y científicos de Peenemünde un artefacto capaz de llevar una tonelada de explosivos a más de 250 kilómetros de distancia y además contar con las siguientes características de cara a una guerra difícil: No demasiado grande ya que sería transportado en tren y debería caber en todos los túneles, necesitaba usar materiales de fácil adquisición en caso de escasez de materias primas importadas y debería poder ser lanzado desde plataformas portátiles para cambiar su posición en caso de ataque. Con estos requerimientos se perfiló el A-4 que debería cumplir esos requerimientos, aunque inicialmente se trabajo con versiones a escala en las que se fueron probando nuevos sistemas.

Armas Secretas Nazis [Parte 1][Misiles]

Misiles V2 almacenados

Finalmente se fabricó un A-4 completo que tras un par de intentos fallidos despegó el 3 de octubre de 1942 alcanzando una cota de 80 kilómetros y una distancia de 190. Fueron unos resultados sin precedentes, amén de que el misil supero la velocidad del sonido. Estos resultados supusieron el empuje definitivo para el grupo de Dörnberger que recibió mucho más presupuesto y medios para iniciar la producción de su A-4 que finalmente pasó a denominarse V2. Todos los grupos que participaban en la V2 pasaron a estar coordinados bajo el mando del general Degenkolb (Decisión no muy bien recibida por el centro de Peenemünde). Pasados unos meses y tras un reconocimiento aéreo, la RAF determinó que en el complejo de aquel pueblo costero se estaban desarrollando cohetes. Esta teoría fue debatida por los altos mandos que no lograron esclarecer el objetivo y capacidades de aquellos. Finalmente, ante la duda, decidieron lanzar un bombardeo contra las instalaciones el 17 de agosto de 1943 en el que participaron 600 bombarderos en una misión cuyo nombre clave fue Hydra. A causa de un error en la navegación, muchos bombarderos erraron el blanco salvándose la mayoría de ingenieros e instalaciones vitales. No obstante, este incidente sirvió a Heinrich Himmler para hacerse con el control del programa V2 bajo el argumento de aumentar la seguridad en su producción trasladándola bajo tierra. Este confió el proyecto en manos del general de brigada Hans Kammler (Encargado de la construcción y diseño de los campos de exterminio de Auschwitz-Birkenau, Maidenek, y Belzec) que trasladó la fabricación a los montes Harz en el interior de una mina de yeso junto a la ciudad de Nordhausen. Esta fue ampliada dando lugar a un colosal complejo subterráneo de 8 kilómetros de largo que fue llamado Mittelwerke (Obras centrales) y para cuya construcción se emplearon incontables esclavos que perecieron en unas condiciones de trabajo infrahumanas. Nada nuevo estando de por medio las SS. A finales de diciembre de 1943 ya se inició la fabricación de la V2 en las nuevas instalaciones que llegaron a contar con 8.000 operarios (Esclavos en su mayor parte) y que arrojó unas cifras de producción de unos 600 misiles mensuales.

Las modificaciones que sufrió el modelo inicial de V2 le otorgaron las siguientes características técnicas a la versión final:

- Altura: 14 metros
- Diámetro: 1,65 metros, 3,55 con las aletas
- Peso: 12.800 kilogramos
- Combustible: 3.710 kilogramos de mezcla de alcohol etílico (75%) y agua (25%) (B-Stoff)
- Comburente: 4.900 kilogramos de oxígeno líquido (A-Stoff) a una temperatura de -183 ºC
- Cabeza de guerra: 738 kilogramos de Amatol Fp60/40
- Velocidad máxima: 5.400 Km/h
- Alcance máximo: 320 kilómetros
- Altitud máxima: 96 kilómetros
- Horas de trabajo empleadas por unidad: 13.000
- Esquema de una V2




De esta última versión del A-4/V2, la que entro en producción, se fabricaron 5.000 unidades. El nuevo y poderoso motor que las equipaba le ofrecía un empuje de 25.000 Kilogramos durante 68 segundos dotándola de esa gran velocidad que le permitía traspasar la barrera del sonido tras 25 segundos de vuelo y alcanzar su objetivo al otro lado del canal de la mancha en 4 minutos tras el despegue. Junto al combustible y al comburente también se cargaron 129 kilogramos de peróxido de hidrogeno (T-Stoff) y 16 de permanganato potásico (Z-Stoff) que mediante su combustión eran los encargados de accionar la turbina que impulsaba las turbo-bombas, amén de 13 kilogramos de nitrógeno a presión para impulsar el alcohol y para accionar diversas válvulas. Las pequeñas turbo-bombas diseñadas específicamente para este misil drenaban los 2 propelentes a razón de 130 kilogramos por segundo (58 Kg/s el alcohol y 72 Kg/s el oxígeno líquido), dando lugar su combustión a unas temperaturas de hasta los 2.800 ºC. Para evitar daños en la tobera y camara de combustión estas fueron fabricadas con doble pared entre las cuales circulaba el alcohol antes de ser quemado.

nazi

V2 despegando

El procedimiento de disparo de una V2 era bastante complejo, en parte por la sofisticación del cohete y en parte por la necesidad de mantener el secreto de sus instalaciones. Todo comenzaba con el envío desde el almacén hasta una zona cercana al lugar de lanzamiento mediante ferrocarril. En este era transportado el cuerpo del misil sin la cabeza de guerra. Mediante grúas el misil era transferido al Vidalwagen, un remolque simple sobre el cual se le acoplaba la ojiva de guerra. Una vez lista, se transportaba a otra zona aparentemente despejada (De cara a posibles reconocimientos aéreos) donde era transferida al Meillerwagen, un remolque equipado con un enorme soporte destinado a colocar en posición vertical a la V2. Mientras este ultimo transporte se aproxima a la zona de lanzamiento, las tropas de la zona preparan el soporte inferior (Abschussplattform) sobre el cual el Meillerwagen colocaba al misil en posición vertical y acto seguido desplazándose casi un metro con la V2 ya en posición vertical para depositarla en su posición exacta. Acto seguido son conectados los cables para el control del lanzamiento y se realizan todos los ajustes necesarios para dejar al misil listo para su lanzamiento, como acoplar los frágiles deflectores de flujo. Durante este proceso un camión con un depósito especialmente fabricado para tal efecto ha recogido el oxígeno líquido transportado también en tren y lo lleva directamente hasta la zona de lanzamiento. En ella se daban reunión otros camiones cisterna que drenaban sus cargas en la V2 mediante bombas. Primero lo hacía el del alcohol que empleaba en ello unos 10 minutos. Después el oxígeno (Siempre dentro de un margen de menos de una hora hasta el lanzamiento para evitar la congelación de las válvulas) junto con el peróxido de hidrógeno y finalmente el permanganato potásico que había sido previamente calentado para aumentar su efecto catalizador. Una vez convenientemente aprovisionado, todos los vehículos se trasladaban hasta una distancia segura salvo el coche de bomberos que se mantenía a unos 200 metros y todo el personal se introducía en los fosos de seguridad, tras lo cual el Meillerwagen retraía su brazo hidráulico y también se alejaba. Los técnicos del lanzamiento y el oficial se introducían en el vehículo de control y tras comprobar que todo estaba en orden daba comienzo la cuenta atrás de un minuto. Se abrían las válvulas de combustible que permitían su libre drenaje lentamente, y comenzaba una combustión controlada, después la cual se activaban las turbo-bombas y el motor alcanzaba el suficiente empuje como para vencer a la gravedad. Esa V2 ya era imparable.

Teniendo en cuenta que el motor de las V2 solo las impulsaba durante un minuto aproximádamente estas seguian un vuelo balístico hasta su objetivo. El procedimiento era el siguiente: Iniciaban un vuelo vertical que mantenían durante 50 segundos tras los cuales se inclinaba 49º. A los 68 segundos el motor se apagaba (Contando el misil con una aceleración de 8 G) y daba comienzo la trayectoria balística durante la cual la V2 seguía subiendo hasta alcanzar los 96 kilómetros de altura. Una vez alcanzada esa cota el misil comenzaba a bajar hasta hacer impacto a una velocidad de 3.600 kilómetros. A esa velocidad no habia tiempo para reaccionar. Las victimas solo escuchaban un fuerte silvido causado por la velocidad supersónica del misil y segundos mas tardes les sacuidia una potente explosión.

alemania

Camara de combustión y tobera de una V-2

Dado que en la fase de despegue la velocidad del misil era muy baja, su control mediante superficies aerodinámicas no era viable, lo que provocaba que tantos prototipos de cohetes se desviasen de su camino nada mas salir de la rampa. Este problema fue solucionado mediante la inclusión de pequeños deflectores de flujo de grafito (Tenían que soportar todo el calor de los gases de escape y a los pocos segundos quedaban destruidos) justo a la salida de la tobera de escape, ajustando levemente la dirección de salida de parte de los mismos y corrigiendo así el rumbo. Una vez alcanzada cierta velocidad, el control pasaba a cargo de los estabilizadores que la guiaban en la vertical hasta alcanzar cierta altura y entones iniciaba su trayectoria hacia el objetivo.

Al igual que la V1, la V2 tampoco se convirtió en el arma que soñaba Hitler, ya que si bien esta era mucho mas precisa y una vez lanzada nada podía pararla, su velocidad la encastraba en el suelo antes de que detonase, restándole potencia a su cabeza de guerra. Además, otro importante contratiempo en el uso de la V2 fueron su combustible y comburente, ya que el oxígeno liquido no era ni barato ni fácil de utilizar, y tampoco se contaban con ingentes cantidades de alcohol, lo que truncó los planes de Hitler de arrasar Londres con un solo ataque en el que participarían 5.000 V2.

Su uso dio comienzo el 8 de septiembre de 1944 alcanzando ese día la primera V2 un barrio al Oeste de Londres matando a 3 personas, hiriendo a 16 y destruyendo 9 casas. 16 segundos más tarde una segunda V2 caía al Noroeste. Casualmente la media de ataques con V2 sobre la ciudad de Londres se ajustó a esta macabra estadística; Dos V2 diarias. No obstante estas cifras no son orientativas, ya que en la estadistica de impactos, podemos resaltar el ataque al puerto belga de Amberes, que llegó a sufrir el acoso de hasta 26 V2 diarias. En cuanto a la cifra de bajas, también cabría resaltar el impacto de una de estas terribles armas el 16 de Diciembre de 1944 contra el cine Rex. A las 15:20 el cine, albergandando en su interior a 1.200 personas, recibió el impacto directo de una V2 que se saldó con 567 muertos. Afortunadamente el avance aliado sobre Europa ya era imparable, obligando a los alemanes a trasladar sus V2 a Holanda (Limite del alcance de estos misiles), alcanzando estas posiciones a finales de marzo dando lugar al ultimo lanzamiento de este misil el 28 de Marzo de 1945. El día 10 del mes siguiente tropas estadounidenses llegaron a Nordhausen descubriendo las instalaciones subterráneas de Mittelwerke. Más adelante capturaron todo el material que pudieron (Desde cohetes enteros a toneladas de piezas) para enviarlo a Estados Unidos. Esto supuso el fin del programa V2 alemán con un resultado de un total de 1.054 misiles lanzados sobre objetivos ingleses y otros 1.675 sobre otros objetivos europeos. A partir de este misil, en la URSS se desarrolló el famoso Scud, por su parte Estados unidos también desarrolló sus primeros cohetes con la ayuda de Werner Von Braun y otros tantos ingenieros alemanes.

MISILES ANTIAEREOS

Si bien los alemanes al principio creían la guerra ganada, dándole poca importancia a las armas más sofisticadas y prometedoras, la situación en el año 43 ya les empezaba a ser adversa, sufriendo en su propio territorio los devastadores raids de bombardeos a manos de los B-17 Flying Fortress estadounidenses y de los Lancaster británicos. No disponían de cazas en número suficiente para hacerles frente, de hecho, era tal la presión que empezó a pensar en cazas especializados para derribar los pesados bombarderos, de los que hablaremos mas adelante. En el otro lado se encontraban los antiaéreos, que no eran suficiente defensa. La creciente tendencia de usar cohetes para todo no se mantuvo al margen de aplicar estos a los antiaéreos. Veremos los principales proyectos, ya que ninguno se llegó a fabricar a gran escala como para suponer una amenaza seria.


E-4 Enzian

Desarrollado por la Messersmitch y derivado del diseño del Me 163 Komet, el Enzian, también conocido como E-4 (las 3 anteriores versiones eran prototipos de prueba) pretendía ofrecer una defensa antiaérea más eficaz basándose en una mayor precisión al poder guiar el misil hasta su objetivo, en lugar del clásico sistema de cálculo de altura y deflexión empelado por al artillería antiaérea.

Con una figura un tanto rechoncha, este misil provisto de alas, tenía una envergadura de 3.7 metros y pesaba 1800 kilogramos, de los cuales 500 pertenecían a la cabeza de guerra y 550 al combustible. Pensando en el futuro, el doctor Konrad (su diseñador dentro de la Messersmitch) utilizó materiales de fácil obtención, tal que la madera para el fuselaje o una mezcla combustible/comburente que no se usaba apenas en otros proyectos que incluyesen motores de cohete. Su unidad de propulsión consistía en un motor de cohete Walter RI-203 que funcionaba durante 72 segundos, apoyado en la fase de despegue por 4 cohetes de combustible sólido que le otorgaban 6.000 kilogramos de empuje extra durante 4 segundos, tras los cuales se desprendían para aligerar peso. Tras abandonar la rampa de lanzamiento, aceleraba hasta conseguir los 1.080 Km/h ofrecidos por los 2.000 kilogramos de empuje su motor principal. Sus alcances prácticos eran de 15.700 metros en la vertical y 25 kilómetros de radio de acción horizontal.
enzian

Segunda Guerra Mundial

Un Enzian listo para ser lanzado

El funcionamiento del E-4 consistía en ser lanzado desde una rampa móvil de 6,8 metros de longitud en dirección a su objetivo (También estaba prevista una versión Aire-Aire), siendo guiado por un por un operador que mediante un transmisor de radio enviaba ordenes al enzian para corregir su rumbo hasta las cercanías de su objetivo de forma visual o con la ayuda de una mini-estación de radar. Una vez dentro del radio de acción de la cabeza buscadora (En la que por aquel entonces aun se trabajaba y que podría ser de tipo infrarrojo, acústico o de radar) el control del Enzian pasaba a esta y lo guiaba hasta el avión hasta llegar al radio del fusible de detonación, previsto en 45 metros. Esta fue la distancia que se estimo óptima en cuanto a relación precisión/radio de destrucción, ya que la gran cabeza de guerra que llevaba le otorgaba bastante potencia, habiéndose previsto 3 tipos para equiparlo: Una formada por explosivo rodeado de bolas de acero de un diámetro de 30 mm y cápsulas incendiarias, otra formada por cohetes R4M y otra formada solamente por explosivos.

Finalmente el Enzian, del que se fabricaron 60 unidades, fue cancelado a favor del Schmetterling, aun siendo este un proyecto perfectamente viable (se completaron algunas pruebas con éxito), pidiéndole el RML que se centrase en cazas como el Me-262, aunque Messersmitch siguió trabajando en él en secreto.

Rheintochter

Llamado a sustituir al Enzian como misil antiaéreo, llego el Rheintochter (Hija del Rin), mucho más esbelto, aunque con una estructura mucho más radical. Sus principales rasgos eran unas superficies de control colocadas en el morro y unas toberas que salían del centro y cuyos gases de escape eran dirigidos al exterior mediante unos alargados conductos. Además de estas, su principal propulsión le venia dada por motor de cohete de combustible sólido que le otorgaba un techo de 15 kilómetros y una velocidad de 1.300 Km/h. La gran novedad de este misil era que no tenía la necesidad de que ningún operador lo controlara, ya que una vez lanzado podía guiarse por las señales de radio que le enviaba una estación de radar, lo que convertía al Rheintochter en el primer misil radiocomandado, siendo este el mismo sistema que usan actualmente la mayoría de misiles SAM (Surface-Air Missile, Misil tierra-aire o antiaéreo) guiados por radar, e incluso en algunos misiles aire-aire de guía semiactiva. Su mecanismo de detonación consistía en un fusible acústico Kranich que iniciaba una carga de 136 kilogramos de explosivo. El misil demostró su funcionamiento en las pruebas, pero nunca llego a fabricarse en masa, estando aun en fase de prototipo al final de la guerra.

MISILES AIRE-SUPERFICIE


Una de las asignaturas pendientes para el tercer Reich era su Kriegsmarine (Marina de guerra) siendo esta una tercera parte de la Royal Navy en número y una octava en tonelaje, ya que Hitler siempre la subestimó dejándola en un tercer plano tras la Wermatch y la Luftwaffe . Al igual que en el aire, era necesario poner freno a los aliados en el mar pero para ello no bastaba su inferior marina, así que esta tarea fue encomendada a las fuerzas aéreas mediante bombardeos. La situación alemana tras las primeras derrotas no daba mucha libertad a la Luftwaffe que tenía que apoyar al ejército de tierra sin darle mucho tiempo para controlar el sector marítimo, buscándose entonces una solución para facilitar su labor en misiones anti-buque. Esta apareció en forma de misil Aire-Superficie y de bombas guiadas que también fueron usadas para objetivos en tierra.

FX-1400 Fritz-X

misiles

secretas

La Fritz-X era básicamente una bomba de caída libre guiada para labores anti-buque orientada a naves de tonelaje medio/grande. Su principal característica era la de que penetraba profundamente en la estructura de su objetivo antes de detonar, y estaba especialmente diseñada para tal fin con una punta reforzada buscando provocar el mayor daño al explotar desde dentro. Para conseguirlo necesitaba alcanzar una velocidad casi supersónica en el momento del impacto, así que aun siendo ayudada por un pequeño cohete que la aceleraba, esta debía ser lanzada desde un bombardero, que en la mayoría de los casos se trató de un Dornier Do 217, desde una altitud de entre 5.000 y 6.700 metros. Con esta velocidad atravesaba las primeras capas del buque detonando entonces sus 300 kilogramos de explosivos. El sistema de guía podía ser mediante cable o radio, encomendándose en algunos casos la etapa final a cabezas buscadoras infrarrojas o acústicas. En el momento que se soltaba la bomba, el avión comenzaba a orbitar lentamente en torno al objetivo (Sistema que costo más de un derribo a causa de lo expuesto que estaba el bombardero a la artillería antiaérea) para que el operador de la bomba no lo perdiese de vista. Este se veía ayudado en su labor por unas bengalas alojadas en la parte trasera de la bomba para no perderla de vista en los 10 o 15 segundos que duraba su viaje.

Con sus 1.570 kilogramos de peso total, la Fritz-X se parecía bastante a una bomba convencional salvo por poseer a mitad de su estructura 4 aletas para mejorar su estabilidad, ya que esta caía de una forma vertical. Fue usada en repetidas ocasiones con relativo éxito. Cabe destacar el hundimiento del acorazado Roma en el Estrecho de la Magdalena a manos de dos de estas bombas lanzadas por un Dornier.

Henschel Hs 293

armas

La Henschel ya empezó a investigar sobre bombas y misiles guiados antes del comienzo de la guerra, dando como resultados proyectos realmente buenos cuando a finales de la guerra se empezaron a llevar a cabo bajo solicitud del Reich. Uno de estos fue el Hs 293. Al igual que la bomba guiada Fritz-X sus objetivos eran buques, pero en este caso, dada su menor capacidad de destrucción, era usado contra mercantes y buques de guerra de menor tonelaje. Este misil fue diseñado como una cabeza de guerra con alas (Mas concretamente una bomba SC 500) y equipada con sistemas de guía, receptor de radio y detonador de proximidad cuyo conjunto era propulsado por un cohete Walter HWK 109-507 de combustible líquido colocado de forma externa bajo la estructura. Este quemaba el omnipresente T-Stoff como comburente y Z-Stoff como combustible y ofrecía un empuje de 600 kilogramos durante 10 segundos otorgandole suficiente empuje al misil para que planease hasta su objetivo, alcanzandolo a velocidades que variaban entre los 500 y 900 Km/h. Las pruebas comenzaron en 1.940, dando a conocer las primeras carencias del misil, como por ejemplo su tendencia a sufrir problemas de congelación en la unidad propulsora y que fue parcialmente solucionada adaptando un conducto que trasladaba los gases calientes de escape del motor del avión directamente sobre el fuselaje de la bomba. También se decidió la inclusión de una bengala en la cola para poder mantener el seguimiento visual hasta el objetivo al igual que en la Fritz-X, aunque fue prevista la inclusión de una cámara de televisión y un transmisor con el fin de no tener que seguir visualmente al misil centrándose el operador simplemente en guiarla al objetivo con una precisión total a partir de las imágenes obtenidas en tiempo real.

Transportado también por un Do 217, el misil era soltado con rumbo al objetivo, siguiendo el bombardero una ruta paralela para poder mantener el contacto visual mientras que un operador lo guiaba mediante señales de radio, obteniéndose con este sistema un porcentaje de aciertos importante. No obstante, el sistema de guía visual hacia imposible su uso en caso de poca visibilidad o bien era dificultado por la confusión creada por las granadas del la AAA que disparaban al misil con la intención de derribarlo y podían confundirse con la bengala de la cola. Además, el hecho de tener que seguir el avión una trayectoria constante y predecible también lo convertía en una interesante presa para la artillería antiaérea.
Puesto de control
Operador controlando un Hs 293 a bordo de un bombardero

Su primer éxito llego el 27 de agosto de 1.943 con el hundimiento de la corbeta británica H.M.S. Egret. Sin embargo ciertos acontecimientos empañaron la efectividad del Hs-293. Por un lado, se descubrió que un importante número de unidades habían sido saboteadas cuando les cortaron el cable que unía el receptor a la antena. En tierra aun funcionaba, pero en el aire, debido a la vibración del avión este terminaba por separase y se perdía el control sobre el misil. Por otro, tras caer en manos de los aliados piezas de algunos modelos, pudieron estudiarlos llegando a la conclusión de que podrían interferir las señales de radio del avión emisor y así lo hicieron. Ante los fallos provocados por las contramedidas electrónicas de los aliados, la Luftwaffe acuso de estos a los operadores del misil tachándoles de inexpertos.
Derivados del Hs 293 surgieron las versiones 294 y 295. La primera aunque con diferente diseño conservaba el mismo principio que su predecesor si bien se sumergía en el agua (rompiendo sus alas) para completar su última fase de viaje a modo de torpedo guiado acústicamente hasta la zona de la sala de maquinas. La segunda consistía en un Hs 293 mejorado con 2 motores en lugar de uno y una nueva cabeza de guerra AP (Armour Piercing, traspasa-blindajes) para poder hacer frente a grandes buques de guerra blindados.

MISILES AIRE-AIRE


Para defender Alemania de los cada vez más devastadores bombardeos se inicio una línea de investigación para desarrollar misiles Superficie-Aire. Por otro lado también se barajó la posibilidad de misiles Aire-Aire con los que equipar los cazas para poder atacar a las cerradas formaciones de bombarderos aliados, que resultaban letales con sus ametralladoras defensivas.

Ruhrstahl X-4

Este misil comenzó su desarrollo en 1.943 a manos del *** Kramer con el fin de ofrecer una solución eficaz contra los bombarderos enemigos. Impulsado por un motor de combustible líquido BMW 109-448, que quemaba una mezcla de S-stoff y R-stoff, tenía un alcance eficaz que rondaba los 3 kilómetros. No obstante se empezó a trabajar para sustituir este motor por otro de combustible sólido, ya que el S-stoff era muy agresivo y en un misil tan pequeño no se podían disponer los sistemas necesarios para su contención.

X-4

El X-4 era filo-guiado y apuntado de forma manual por el piloto. Para mayor estabilidad, al igual que en el caso del misil X-7, el X-4 giraba sobre su eje a 60 rpm, siendo las ordenes de comando transmitidas con el adecuado retardo para hacer factible su control, si bien la detonación del mismo corría a manos de un detonador acústico basado en el efecto Doppler. Un dato curioso es que este detonador fue optimizado para el sonido de los motores de un B-17. El funcionamiento consistía en que a medida que se iba acercando el detonador iría captando el sonido del B-17 de una forma más aguda que si estuviese en modo estacionario en lugar de estar acercándose. En el momento en que el misil sobrepasase en algunos centímetros los motores, pasaría a estar alejándose en lugar de acercarse, por lo que el sonido que le llegaría seria mas grave y esa era la señal de la detonación. La cabeza de guerra del X-4 la conformaban 20 kilogramos de explosivos que le otorgaban un radio letal de 8 metros.

Un problema imprevisto con este misil consistía en que era imposible ser controlado mientras el piloto llevase el avión, así que su uso fue desterrado de los cazas, pasando a equipar aviones como los Ju 88. No obstante no llegó a usarse en masa ya que hubo problemas con las entregas de motores por parte de BMW, si bien, fueron construidas multitud de carcasas.

Características:

- Longitud: 2,01 metros
- Envergadura: 0,726 metros
- Peso: 60 kilogramos, de los que 20 pertenecen a la cabeza de guerra
- Velocidad: 1.130 km/h
- Rango máximo: 3,5 kilómetros

Henschel Hs 298

Versión Aire-Aire del Hs 117 Schmetterling, el Hs 298 compartía la mayoría de sus características, salvo algunas modificaciones, tal que una nueva cola con 2 planos verticales paralelos en los extremos de los planos horizontales y el giro de 90º en su fuselaje central para lograr la verticalidad en el eje sensores/generador. Por otro lado el tamaño fue drásticamente reducido quedando con las siguientes características:

- Longitud: 2,16 metros
- Envergadura: 1,22 metros
- Peso: 45 kilogramos
- Velocidad: 882 km/h


Ruhrstahl X-7 Rotkäppchen

Armas Secretas Nazis [Parte 1][Misiles]

Con el X-7 se repite la misma historia que con el resto de armas de tecnología puntera alemanas. Cuando se diseñó en 1941 y fue presentada en al oficina de armamento, esta fue rechazada, ya que la guerra parecía ganada y se desestimo la posibilidad de destinar fondos para la continuación de su desarrollo prefiriendo emplearlos en armas más convencionales.

Este misil fue ideado como arma guiada contra todo tipo de vehículos, preferentemente blindados y consistía en una carga bélica de 2,5 kilogramos de explosivos impulsada por un motor de cohete de combustible sólido de 2 etapas siendo sustentado el conjunto por unas pequeñas alas. La primera etapa del motor aceleraba el misil hasta los 350 Km/h en los primeros 2,5 segundos ofreciendo la segunda un empuje menor pero sostenido durante 8 segundos que le otorgaba al misil una velocidad de 300 Km/h y un alcance de unos 1150 metros.

Dado el tamaño de los misiles antiaéreos, estos podían alojar en su interior un radio receptor para su control, pero en pequeños misiles como el X-4 y el X-7 este sistema tenía que ser sustituido por uno más rudimentario como era el filoguiado. Mas concretamente, el X-7 disponía de dos cables conectados en cada extremo de las alas mediante los cuales se enviaban las ordenes de corrección de dirección, siendo uno el encargado del timón y otro el encargado del elevador, pero en este caso el sistema era mucho mas complicado ya que el misil en su vuelo giraba sobre su eje longitudinal a 120 rpm al igual que el X-4 (Este ultimo lo hacia a 60 rpm), lo cual le haría ingobernable con el sistema de control tradicional. Con fin de solucionar ese problema se utilizo un ingenioso sistema que retardaba las órdenes del operador hasta que el misil se encontrase en la posición adecuada. Por ejemplo, si el operador ordenaba virar a la izquierda, el misil no lo haría hasta encontrarse en el momento de la rotación adecuado para que el timón ejecutase tal orden de forma efectiva. Puede parecer que el sistema sería ineficaz dado ese retardo, pero a 120 rpm, las órdenes se irían ejecutando cada 0,5 segundos. Para aumentar su precisión el X-7 incorporaba un giroscopio estabilizador que era accionado en el lanzamiento de forma automática por dos pequeñas cargas de pólvora que al iniciarse le otorgaban el giro necesario para su funcionamiento. Para facilitar los ajustes de dirección, el misil incorporaba una bengala que mejoraba sensiblemente la identificación de su posición por el operador, que debía procurar en todo momento mantener centrado el X-7 en el la mira de su puesto de lanzamiento para asegurar el blanco.

De este misil llegaron a ser fabricadas unas 300 unidades del modelo original, aunque se proyectaron algunas mejoras, como sustitución del sistema de control filoguiado por uno de infrarrojos y un novedosos sistema de control que detectaba los movimientos de la mira en el puesto de artillero comparándolos con la posición del misil guiándolo de una forma mas precisa. Terminada la guerra, numerosas unidades de este misil fueron capturadas tanto por estadounidenses como por soviéticos. A partir del X-7 los primeros desarrollaron su misil TOW y los segundos los primeros modelos de la serie AT.

Características:

- Longitud: 0,95 metros, de los cuales 0,46 pertenecían al cuerpo principal
- Envergadura: 0,6 metros
- Peso: 9 Kilogramos
- Diametro: 150 Milímetros
- Alcance: 1150 Kilómetros
- Velocidad: 300 Km/h

Henschel Hs 298

nazi

Versión Aire-Aire del Hs 117 Schmetterling, el Hs 298 compartía la mayoría de sus características, salvo algunas modificaciones, tal que una nueva cola con 2 planos verticales paralelos en los extremos de los planos horizontales y el giro de 90º en su fuselaje central para lograr la verticalidad en el eje sensores/generador. Por otro lado el tamaño fue drásticamente reducido quedando con las siguientes características:

- Longitud: 2,16 metros
- Envergadura: 1,22 metros
- Peso: 45 kilogramos
- Velocidad: 882 km/h

MISILES ANTI-TANQUE


alemania

Aparte de la amenaza aérea, había otra que avanzaba por tierra. Centenares de carros blindados aliados se cernían sobre Alemania desde el Este y el Oeste y los en su día temibles Panzer VIe Tiger ya no podían plantar cara a tal amenaza. Con el fin de retrasar su avance se desarrollaron diferentes armas para infantería, como los Panzerbekämpfungsmittel, y entre ellos los famosos Panzarfaust que llegaron a ser entregados a niños y ancianos (Ultima línea de defensa del Reich) cuando las tropas ya avanzaban sobre la periferia de Berlín en un desesperado intento de detener la inminente toma de la ciudad por parte de los aliados. No obstante el Panzerfaust no dejaba de ser un simple cohete no guiado con una cabeza de guerra en la punta. Para obtener buenos resultados era necesario guiar la carga hasta el objetivo en todo momento, capacidad que tenia el X-7.

Segunda Guerra Mundial