Idioma español



castellano es una lengua romance del grupo ibérico. Es uno de los seis idiomas oficiales de la Organización de las Naciones Unidas. Es la segunda lengua en número de hablantes nativos en el mundo tras el chino mandarín, con 440 millones de personas que lo utilizan como primera o segunda lengua, aunque hay cifras que alcanzan los 500 millones. Es igualmente el segundo idioma más estudiado en el mundo tras el inglés, con 12 millones de estudiantes repartidos en 90 países.



Español (Español / Castellano)
Hablado en: España, Estados Unidos, México, Centroamérica, Sudamérica, Caribe, Guinea Ecuatorial, Marruecos, Sáhara Occidental, Filipinas, Israel y en la Isla de Pascua.
Región:
Hablantes:

• Nativos:
• Otros:
500 millones de personas

• 400 millones de personas
• 100 millones de personas
Puesto: 2º Puesto
Filiación genética: Indoeuropeo

Itálico
Grupo Romance
Romance
Italo-occidental
Subgrupo Occidental
Ibero-romance
Ibero-occidental
Español
Escritura: Alfabeto latino
Estatus oficial
Oficial en: Organizado usando criterios geográficos

* América (20): Argentina*, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nuevo México (EE.UU.), Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

* Organismos americanos (1): Organización de Estados Americanos**

* África (4): Ceuta (ESP), Guinea Ecuatorial, Islas Canarias (ESP), Melilla (ESP)

* Organismos africanos (1): Organización para la Unidad Africana**

* Europa (1): España*

* Organismos europeos (1): Unión Europea**

* Oceanía (1): Isla de Pascua(Chile)
* Asia (0)***:
* Organismos Internacionales (1): Organización de las Naciones Unidas**

* Primer idioma oficial del Estado.
** Idioma cooficial del organismo.
*** En Filipinas fue uno de los idiomas oficiales hasta 1987.
Regulado por: Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española
Códigos
ISO 639-1 es
ISO 639-2 spa
ISO 639-3 spa
SIL SPA

la Verdadera Historia y origen del idioma Castellano/Españo
Extensión del Español / Castellano


Origen y nombre

El español se originó como un dialecto del latín en las zonas limítrofes entre Cantabria, Burgos y La Rioja, provincias del actual norte de España, convirtiéndose en el principal idioma popular del Reino de Castilla (el idioma oficial era el latín). De allí su nombre original de idioma castellano, en referencia a la zona geográfica donde se originó.

La otra denominación del idioma, español, que está más extendida internacionalmente, procede del latín medieval Hispaniolus o bien de su aféresis Spaniolus (literalmente: "hispanito", "españolito", a través del occitano espaignol.

Con la conquista de América, que era una posesión personal del monarca de Castilla, el idioma castellano se expandió a través de todo el continente, desde California hasta la Tierra del Fuego. En esa época no existía España como entidad unificada, sino una unión dinástica de varios reinos y territorios con grados diversos de autonomía: la Corona de Castilla, los reinos y territorios de la Corona de Aragón y el reino de Navarra.

El original idioma castellano derivó luego en numerosas variantes dialectales que, si bien respetan el tronco principal, tienen diferencias de pronunciación y vocabulario. A esto hay que agregar la influencia de los idiomas de las poblaciones nativas de América, como el aymara, náhuatl, guaraní, chibcha, mapudungún, taíno, maya, y quechua, que hicieron también contribuciones al léxico del idioma, no sólo en sus zonas de influencia, sino en algunos casos en el léxico global.



¿Español o castellano?

(Artículo principal: Polémica en torno a español o castellano) http://es.wikipedia.org/wiki/Pol%C3%A9mica_en_torno_a_espa%C3%B1ol_o_castellano


mexico


Uso mayoritario de los términos 'español' y 'castellano' por países.


Aunque la introducción del idioma en los países conquistados fue previa a la existencia de España como Estado moderno, el Diccionario de Lengua Española de la Real Academia Española de la Lengua, da castellano y español como sinónimos. La denominación español fue predominando en la península ibérica a partir de la unificación de los reinos de España durante el reinado de Carlos I de España en el siglo XVI.

La denominación castellano es más frecuente en Sudamérica y la Península Ibérica, mientras que en Centroamérica, México y Colombia es más frecuente el término español. Sin embargo, las Academias de la Lengua de esos países han adoptado la denominación de idioma español debido a que el castellano original del siglo XVI fue posteriormente influido por otros dialectos de la península ibérica.



Historia

(Artículo principal: Historia del idioma español)
http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_del_idioma_espa%C3%B1ol


La Historia del idioma español comienza con el latín vulgar del Imperio Romano, más específicamente, tiene su origen en el latín vulgar presente en la zona central del norte de Hispania. Tras la caída del Imperio Romano en el siglo V la influencia del latín culto en la gente común fue disminuyendo paulatinamente. El latín hablado de entonces fue el fermento de las variedades romances hispánicas, entre ellas el castellano, origen a su vez (al menos en la proporción mayor), de las variedades que constituyen la lengua española. En el siglo VIII, la invasión musulmana de la Península Ibérica hace que se formen dos zonas bien diferenciadas: en Al-Ándalus, se hablarán los dialectos romances englobados con el término mozárabe, además de las lenguas de la minoría alóctona (árabe y bereber), mientras que en la zona en que se forman los reinos cristianos, desde pocos años después del inicio de la dominación musulmana, comenzará una evolución divergente, en la que surgen varias modalidades romances: la catalana, la aragonesa, la asturiano-leonesa y la gallega, además de la castellana.

El dialecto castellano primigenio se originó en el condado medieval de Castilla (oriente de Cantabria y norte de Burgos), con influencias vascas y árabes, y se expandió al sur de la península gracias a la Reconquista. En el siglo XV, durante el proceso de unificación española de sus reinos, Antonio de Nebrija publica en Salamanca su Grammatica, el primer tratado de gramática de la lengua castellana, y también primero de una lengua vulgar europea. Los textos más antiguos que se conocen en castellano son las Glosas Emilianenses, que se conservan en el Monasterio de Yuso, en San Millán de la Cogolla (La Rioja), localidad considerada centro medieval de cultura.

Algunas de las características distintivas de la fonología incluyen la lenición (latín vita - español vida, latín lupus - español lobo), la diptongación en los casos fonéticamente breves de la E y la O (latín terra - español - tierra, latín novum - español nuevo), y la palatalización (latín annum - español año). Algunas de estas características están también presentes en otras lenguas romances.

origen

Una página del Cantar de Mio Cid, en castellano medieval.



Dialectos del español



Colombia

Mapa dialectal del español de España.


Las variedades del español difieren entre sí por infinidad de razones. Entre las de tipo fonético destacan la distinción o no de los fonemas correspondientes a las grafías c/z y s (ausencia o presencia de ceceo/seseo) y la distinción o no de los fonemas correspondientes a las grafías ll e y (ausencia o presencia de yeísmo). Estas diferencias no suelen ocasionar problemas de inteligibilidad entre sus hablantes. Los diversos dialectos también difieren en usos gramaticales, como el voseo o el empleo o no del pronombre informal de segunda persona del plural (vosotros). En el plano del vocabulario, se dan notables diferencias especialmente en determinados ámbitos semánticos, como la nomenclatura de las frutas y verduras, vestimentas, articulos de uso cotidiano, así como en las expresiones coloquiales o insultantes. Como dijo Gaston Guillaran:

Los de abajo son quienes se ven en la necesidad de apoderarse de la lengua del dominante.



Lista tentativa de clasificación de los dialectos:

Dialectos en España

* dialecto castellano septentrional
* dialecto andaluz
* dialectos de transición entre andaluz y castellano
* dialecto canario
* castellano churro
* dialecto murciano


Dialectos en África


* español ceutí
* español rifeño
* español marroquí
* español melillense
* español saharauí
* español ecuatoguineano



Dialectos en América


* español amazónico
* español andino
* español antioqueño (paisa)
* español camba
* español caleño[7]
* español cundiboyacense
* español llanero
* español caribeño
o español cubano
o español dominicano
o español argentino
o español marabino
o español panameño
o español puertorriqueño
o español venezolano
* español centroamericano
* español chileno
* español chilote
* español ecuatorial
* español mexicano
* español nor-mexicano
* español sud-mexicano
* español neomexicano
* español paraguayo
* español peruano ribereño
* español norperuano ribereño
* español rioplatense
* español santandereano-tachirense
* español tolimense (opita)
* español yucateco


Dialectos en Asia


* español filipino



Otras diferencias lingüísticas en países donde el español no es lengua oficial:


* español estadounidense
* español canadiense
* español brasileño
* español beliceño
* español gibraltareño
* español andorrano


Lenguas derivadas



* judeo-español, sefardí o ladino
o djudezmo
o haquetía o haketiyya
* chabacano
* chamorro
* papiamento (también considerada como lengua criolla del portugués)
o papiamento de Aruba
o papiamento de Bonaire
o papiamento de Curaçao
* palenquero
* montañés (transición del español al astur-leonés)
* extremeño (mezcla de español con asturiano)
* castrapo (mezcla de español y gallego)
* Portuñol (mezcla de español y portugués)



Distribución geográfica

(Artículo principal: Distribución geográfica del idioma español http://es.wikipedia.org/wiki/Distribuci%C3%B3n_geogr%C3%A1fica_del_idioma_espa%C3%B1ol )


El español es la lengua oficial de más de 20 países, principalmente en la Península Ibérica y América, siendo México el pais con un mayor número de personas que hablan el idioma, concentrando más de una cuarta parte del total de la población hispanohablante a nivel mundial.

Entre los países con presencia del idioma sin estatus oficial, se encuentra el notable caso de Estados Unidos. En el Estado Libre Asociado de Puerto Rico es el idioma oficial junto con el inglés, y en el estado de Nuevo México goza de protección constitucional, aunque ese estado no tiene ninguna lengua oficial establecida por su constitución.

El caso de las islas Filipinas, antigua colonia española, es bastante atípico ya que a diferencia de otros países hispanos, no consiguió su independencia tras sus movimientos revolucionarios del Siglo XIX. Por el contrario, y debido a la intervención norteamericana, Filipinas pasó a ser colonia de EE.UU. a partir de 1899. Desde entonces, sus autoridades siguieron una política de deshispanización del país, e imposición del inglés. A pesar de que en Filipinas había un 10%-15% de hispanohablantes (unas 900.000 personas)a principios del Siglo XX, y que su primera constitución (promulgada en 1899) tenía establecido el español como lengua oficial, las autoridades norteamericanas fueron arrinconando el idioma progresivamente.

Argentina

Instituto Cervantes en Munich



Población hispanohablante



A continuación figura una tabla estadística de la población de los países con el español como idioma oficial (con *), y la población hispana en la de los países con el español no oficial. En las dos últimas columnas, figura el porcentaje y número de hablantes de español.

El 94,6%*, es la media de los porcentajes de los países donde se habla español como idioma oficial.

Sonidos

(Artículos principales: Transcripción fonética del español con el IPA y Fonología del español http://es.wikipedia.org/wiki/Transcripci%C3%B3n_fon%C3%A9tica_del_espa%C3%B1ol_con_el_IPA )



La estructura silábica más frecuente del español es CV (consonante más vocal), de forma que tiende hacia la sílaba abierta.

Caracteriza al español una tensión articulatoria alta, no tan relajada como en italiano, y estadísticamente una gran presencia de la vocal a. El acento es de intensidad y estadísticamente dominan las palabras llanas, o acentuadas en la segunda sílaba empezando por el final, después las agudas y por último las esdrújulas. Gracias a la Real Academia Española, fundada en el siglo XVIII, la ortografía del español se ha ido simplificando buscando el patrón fonético, aunque esta tendencia se paralizó a mediados del siglo XIX pese a las propuestas en ese sentido del gramático Andrés Bello.


Vocales


En español hay cinco vocales fonológicas: /a/, /e/, /i/, /o/, /u/. (La falta de la /e/ y la /o/ abiertas, normales en otras lenguas románicas, es debida a que estos sonidos diptongaron en ie y ue, respectivamente). Tanto como pueden funcionar también como semivocales en posición posnuclear de sílaba y como semiconsonantes en posición prenuclear. En el español existe una pronunciada tendencia antihiática que con frecuencia convierte en diptongos los hiatos en una pronunciación relajada: herue por héroe, etc.

Tres de los fonemas vocálicos presentan unas variantes alofónicas o combinatorias que, según Tomás Navarro Tomás, son las siguientes:

Los fonemas vocálicos /e/ y /o/ presentan unos alófonos algo abiertos en las siguientes posiciones:

1. En contacto con el sonido doble erre ("rr", como en "perro", "torre", "remo", "roca".
2. Cuando van precediendo al sonido , como en "teja", "hoja".
3. Cuando van formando parte de un diptongo decreciente, como en "peine", "boina".
4. Además, el alófono abierto de /o/ se produce en toda sílaba que se encuentre trabada por consonante y el alófono abierto de /e/ aparece cuando se halla trabado por cualquier consonante que no sea , , , : "pelma", "pesca", "pez", "costa", "olmo".

El fonema /a/ presenta tres variedades alofónicas:

1. Una variedad palatal, cuando precede a consonantes palatales, como en "malla", "facha", "despacho".
2. Otra variante velarizada se produce cuando precede a las vocales , o a las consonantes , : "ahora", "pausa", "palma", "maja".
3. Una variante media, que se realiza en los contornos no expresados en los párrafos anteriores: "caro", "compás", "sultán".



Consonantes



Según la mayoría de los autores, se distinguen por lo general 23 fonemas en el español, cinco de los cuales corresponden a vocales y 18 a consonantes; ningún dialecto español actual hace distinción espontánea entre "b" y "v" y es cada vez más general la confusión de la "y" consonántica y la "ll", salvo en los casos en que la influencia del dominio lingüístico de algún idioma en que la diferencia existe provoque su reaparición, como en las zonas bilingües español-quechua o español-guaraní. Estos 23 fonemas se distribuyen en 27 letras.

Sin embargo, las variaciones fonológicas regionales son muy notables y la cantidad y tipo de las oposiciones presentes depende del dialecto. Por ejemplo en la mayoría de variedades de América /s/ es un sonido lamino-alveolar, mientras que en muchos dialectos europeos del centro y norte de España /s/ es apico-dental.

Se suele considerar característico de la lengua española el uso de la letra "ñ", aunque también existe en otros idiomas como el gallego, el bretón, el quechua, el guaraní, el mixteco, el bubi o el chamorro.

Se discute si la pronunciación castellana de la "v" (fonema bilabial oclusiva, idéntica a la de la "b", prácticamente única entre las lenguas romances, se debe a la influencia árabe, aunque lo más probable es que se trate de una peculiaridad del español causada por diversos factores: influencia del substrato de tipo vascoide o la realización fricativa de /b/ (que la hace casi indistinguible de un fonema labiodental /v).



Fonología del español



sistema fonológico del español está compuesto por un mínimo de 22 fonemas consonánticos (y algunas variedades de España pueden llegar presentar hasta 24 fonemas al disponer además de los fonemas /ʎ/ y /θ/). En cuanto a las vocales la mayoría de variedades sólo cuentan con 5 fonemas (aunque algunas vareidades de andaluz pueden tener hasta 10 vocales en oposición fonológica, ya que en ellas el rasgo ATR de apertura puede llegar a ser relevante, duplicándose el númer de vocales).

Todos estos fonemas son analizables mediante un mínimo de 9 rasgos binarios (para las variedades sin /θ/), aunque normalmente con el fin de hacer más natural la descripción se usan algunos más.


Gramática



El español es una lengua flexiva de tipo fusional, es decir, en las oraciones se usa preferentemente la flexión para indicar las relaciones entre sus elementos. Sin embargo, como la mayoría de las lenguas fusionales, también recurre al uso de preposiciones, palabras abstractas que sirven de nexo y son invariables. Por la forma en que se marcan los argumentos de los verbos transitivos e intransitivos, se agrupa dentro de las lenguas nominativo-acusativas.


Morfología



Las palabras del español se forman mediante lexemas o raíces a los que se agregan morfemas gramaticales o gramemas (como el género masculino o femenino y el número singular o plural para los sustantivos y adjetivos, y el modo, tiempo, voz, aspecto y persona y número para el verbo), más todo tipo de afijos que sirven para formar palabras derivadas o bien para marcar la afectividad, como ocurre con la especialmente abundante y característica derivación en sufijos diminutivos, muchos de ellos de uso más bien local.

El léxico proviene fundamentalmente del latín, porque es una lengua románica, romance o neolatina, pero muchas voces de origen árabe, arabismos, se han asentado permanentemente en el idioma y no tienen correlato en otras lenguas románicas que han preferido el término de origen latino. Por otra parte, algunas de sus características diferenciales, como la pérdida de la inicial latina, la preferencia por un sistema de cinco vocales y otros rasgos provienen del influjo del adstrato vasco


Vocabulario


Aproximadamente un 94% del vocabulario del español de uso diario es de origen latino, lo que es natural y no muy sorprendente teniendo en cuenta que se trata de un idioma románico. Sin embargo, como en caso de cualquier lengua, también tiene préstamos de otros idiomas con los cuales se haya encontrado durante su historia de más de mil años.

De las lenguas prerromanas de la península (íbero, euskera, celta o tartesio) existen bastantes topónimos, algunas palabras ("barro", "perro", "cama", "gordo", "nava"...) y algún antropónimo aislado, como "Indalecio". La invasión de los visigodos insertó bastantes nombres de pila ("Enrique", "Gonzalo" y sus respectivos apellidos, el sufijo "-engo" en palabras como "realengo" y vocabulario referente a la guerra como "yelmo" y "espía".

Además, la ya mencionada ocupación musulmana dio paso a la adopción de numerosos arabismos. En morfología, cabe apuntar que viene del árabe el sufijo "-í" de gentilismos tales como "ceutí" o "israelí".

En el siglo XVI se introdujeron numerosos italianismos referentes a las artes, pero también gran número de palabras indígenas o americanismos, referentes a plantas, costumbres o fenómenos naturales propios de esas tierras, como "patata", "yuca", "cacique", "hamaca", "huracán", "tabaco", "cacao", "chocolate". En el XVII entraron numerosos cultismos por influjo de la lengua gongorina o culterana. En el XVIII, galicismos o palabras tomadas del francés referentes sobre todo a la moda, la cocina y la burocracia: "puré", "tisú", "menú", "peluquín", "maniquí", "restorán", "buró", "carné", "gala", "collage", "bricollage". En el XIX, se incorporan nuevos préstamos, sobre todo del inglés y el alemán, aunque también del italiano en ámbitos referentes a la música, en particular la ópera ("batuta", "soprano", y la cocina. En el XX se acentúa muchísimo la presión del inglés en los campos de la tecnología, la informática, la ciencia y el deporte: "set", "penalti", "fútbol", "e-mail", "internet", "software". Todos estos son conocidos como préstamos lingüísticos.

Por lo general, Latinoamérica es más susceptible a los préstamos del inglés o anglicismos ("mouse", en España: "ratón", debido en buena medida al contacto con el vecino Estados Unidos de América. Por su lado, España lo es a los galicismos o palabras tomadas de la vecina Francia (como el galicismo "ordenador" en el español de la península Ibérica, en contraste con el anglicismo "computador" o "computadora" en el español de América)

España

La ciudad de México tiene la mayor concentración de hispanohablantes en el mundo.



Voseo



En algunas variantes del español americano se emplea la forma vos para el pronombre de segunda persona singular en lugar del tú estándar; normalmente esta variación está acompañada de una conjugación particular.

En el español de la península el vos fue, en un principio, tratamiento solo propio de nobles o como forma de respeto similar al actual usted (> vuestra merced). La irrupción de la forma vuestra merced, progresivamente contraída a usted, comienza a reestructurar el uso de los pronombres en España, de forma que vos comenzaba a usarse como fórmula de trato entre iguales y entraba en competencia con tú. Con el paso del tiempo el uso culto de España rechazó vos dejando usted como forma de respeto y tú para el uso familiar o entre iguales. La colonización de América a finales del siglo XVI se produce en el momento en que vos todavía se usaba para el trato entre iguales y con este valor se implantó en varias zonas como forma popular de tratamiento para la segunda persona del singular, pero perdió sus connotaciones de prestigio. En España solo sobrevive actualmente en una de las formas de la segunda persona del plural, vosotros. Los núcleos urbanos cultos de América que quedaron más expuestos a la influencia del español europeo siguieron la reestructuración de los pronombres de la península y rechazan el vos en favor del tuteo (casi todo México, las Antillas y Perú), mientras que en el resto el voseo ha sobrevivido, con distinta consideración, hasta la actualidad.

El voseo se presenta marcadamente en Argentina, Bolivia (este), Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Uruguay. Aparece, de maneras ligeramente distintas en Venezuela (noroeste), Colombia (occidente), Chile (centro) y Ecuador (norte). Menos frecuentemente y limitado a un ámbito familiar, el “vos” se puede encontrar en México (Chiapas), Colombia (costa pacífica), Ecuador (sierra), Chile (norte y sur)y en zonas más reducidas del interior de México (Tabasco), Panamá (Península de Azuero), Colombia (centro), Ecuador (sur) y Belice (sur). En el Perú, Puerto Rico y República Dominicana está extinto su uso.

Sólo en el ámbito del español rioplatense, español camba y centroamericano se emplea regularmente como forma prestigiosa; en otras regiones existe cierta diglosia entre ambas conjugaciones. En Argentina y Uruguay el “vos” ha incluso desplazado casi por completo al tú de las fuentes escritas. No obstante hay escritores rioplatenses que aún mantienen la forma clásica "tú" para sus obras de ficción, como Daniel Herrendorf (escritor franco-argentino, cf. sus obras "Evita, la Loca de la Casa" o "Memorias de Antínoo" o Mario Benedetti (poeta uruguayo). En Costa Rica el tuteo es evitado por completo en la conversación porque se considera pedantesco y está sancionado socialmente.

chie. historia

En azul los países con predominancia del voseo. En verde, los países donde la práctica es restringida.


Sistema de escritura



El castellano se escribe mediante el alfabeto latino con una letra adicional, la "ñ"; dos dígrafos cuya pronunciación se distingue de la de los grafemas independientemente considerados, la "ch" y la "ll", fueron tradicionalmente considerados letras separadas, pero hoy esa convención cayó en desuso tras los acuerdos de las Academias de la lengua española de Zacatecas en 1997.

Además, el español emplea signos gráficos de interrogación y exclamación que no poseen otras lenguas ("¿" y "¡". Estos signos especiales facilitan la lectura de interrogaciones y exclamaciones largas que oralmente solo se expresan por variaciones de entonación. En otros idiomas ("¿" y "¡" no son necesarios debido a que su sintaxis oral no causa ambigüedad al ser leída, ya que existen inversión de sujeto, auxiliares especiales, locuciones... (ejemplo: Is he coming tomorrow?, Est-ce qu'il vient demain? Kommt er morgen? ¿Viene mañana?).

Las vocales constituyen siempre el centro o núcleo de la sílaba, aunque la "i" y la "u" pueden funcionar como semiconsonantes antes de otro núcleo vocálico y como semivocales después. Un núcleo vocálico de sílaba puede sonar más fuerte y alto que los restantes núcleos silábicos de la palabra si lleva el llamado acento de intensidad, que se escribe según unas normas ortográficas con el signo denominado acento gráfico o tilde para marcar el golpe de voz cuando este no sigue el patrón habitual, o para distinguir palabras que se escriben igual (véase acento diacrítico).

Además, la "u" puede llevar diéresis ("ü" para indicar que se pronuncia en los grupos "güe", "güi". En la poesía, las vocales "i" y "u" pueden llevar también diéresis para romper un diptongo y ajustar convenientemente la métrica de un verso determinado (por ejemplo, "ruido" tiene dos sílabas, pero "ruïdo" tiene tres). El español es una lengua que posee una marcada tendencia antihiática, por lo cual suelen reducirse en el habla relajada los hiatos a diptongos, e incluso reducirse estos a una sola vocal: indoeuropeo > indouropeo > induropeo; ahora > ahura > ara; héroe > herue.

la Verdadera Historia y origen del idioma Castellano/Españo

Eñe en un teclado.


Curiosidades


* Las palabras más largas del idioma español son anticonstitucionalmente y electroencefalografista.
* En la escritura, la letra que más se repite en el idioma español es la <e>, y la letra consonante más repetida es <r> (que puede representar al fonema a principio de palabra o cuando es doble, o bien al fonema [ɾ] en el resto de posiciones).
* Las primeras huellas escritas en castellano antiguo son los Cartularios de Valpuesta de los años 800, y son al mismo tiempo los primeros recuerdos escritos en lengua romance, dejando atrás a los Juramentos de Estrasburgo escritos en francés antiguo, del año 842.
* La primera gramática europea de una lengua moderna es del idioma español, escrita por Elio Antonio de Nebrija en 1492.
* En www.escueladeescritores.com se pueden apadrinar palabras para que no caigan en desuso.


Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Lengua_espa%C3%B1ola



Lenguas de Argentina


La República Argentina es oficialmente monolingüe; el único idioma que cuenta con reconocimiento legal a nivel nacional es el castellano, si bien la Constitución Nacional establece como función del Congreso Nacional "reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos". Existe una Academia Argentina de Letras, fundada en 1931, que desde 1952 colabora regularmente con la Real Academia Española para el registro de las variantes locales.


Panorama general


El uso del español es predominante, y es entendido y hablado como primera o segunda lengua por prácticamente la totalidad de la población argentina.

Entre los grupos significativos de hablantes de lenguas no vernáculas se encuentran los de alemán (cerca de 400.000, incluyendo un número significativo de hablantes del dialecto alemán del Volga y del plautdietsch), árabe, catalán-valenciano-balear, croata, esloveno, euskera, guaraní paraguayo (unos 200.000), gallego, yiddish oriental, italiano (alrededor de 1.500.000), chino (unos 65.000 hablantes, principalmente de los dialectos de Fujian y de Taiwán), coreano, japonés (alrededor de 35.000, en su mayoría hablantes del dialecto de Okinawa), lituano, ucraniano y romaní vlax (lengua de los roma, llamados vulgarmente "gitanos".

Existen unas 25 lenguas vernáculas vivas, y varias extintas.

En diversas regiones se mantienen las lenguas aborígenes; el caso más destacado es el de las provincias de Corrientes, Misiones, Chaco y Formosa, donde el guaraní es hablado por un número importante de personas, incluyendo inmigrantes paraguayos. En la primera de estas se decretó en 2004 la cooficialidad de la lengua y su uso obligatorio en la enseñanza y gobierno, aunque aún no se haya reglamentado. El guaraní, el quechua y el aymara pueden ser oídos también en la periferia de las grandes ciudades, producto de las migraciones internas y de países como Perú y Bolivia.

En las zonas limítrofes con Brasil se emplea un pidgin de español y portugués conocido como portuñol. El lunfardo es una forma dialectal nacida en Buenos Aires, fuertemente influido por las lenguas de los inmigrantes; sobre todo por dialectos del italiano (lunfardo deriva de la palabra lombardo), pero también el portugués, el gallego, el francés, el inglés y el yídish le proveyeron elementos léxicos y sintácticos, así como la pronunciación típica del español rioplatense. El lunfardo ha ejercido un fuerte influjo en el habla informal de todo el país a través de su uso en las letras de tango y en la poesía poteña.


Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Lenguas_de_Argentina


Lunfardo



El lunfardo es un argot utilizado en la región del Río de la Plata (Argentina y Uruguay).

El lunfardo más cerrado comenzó como lenguaje carcelario o germanía de los presos, para que los guardias no los entendieran. Muchas de sus expresiones llegaron con los inmigrantes europeos (principalmente italianos), otras palabras llegaron de la Pampa. También merece destacarse el vesre, modalidad que permite la generación de nuevas palabras mezclando las sílabas. Por ejemplo, «tango» es gotán, «pantalón» es lompa. En idioma francés existe un juego de palabras similar, llamado verlan (vesre fonético de l’envers).

Hoy en día, algunos términos lunfardos han sido incorporado al lenguaje habitual de toda la Argentina, mientras que gran cantidad de las palabras del lunfardo en su época de arrabal han caído en desuso. El término lunfardo se ha convertido en sinónimo de «habla del porteño» —principalmente habitantes de la ciudad de Buenos Aires y aledaños o Gran Buenos Aires— y todo neologismo que haya alcanzado un mínimo grado de aceptación es considerado un término lunfardo. El lunfardo original ha quedado inmortalizado en numerosas letras de tango. Para preservar este legado cultural, el 21 de diciembre de 1962 fue creada la Academia Porteña del Lunfardo. Hay también diccionarios específicos de lunfardo que se pueden consultar.

Si bien el lunfardo (o abreviadamente, lunfa) surge en Buenos Aires, Montevideo y Rosario durante la segunda mitad de s. XIX con el gran aporte de la inmigración italiana (la palabra lunfardo deriva precisamente del lombardo), se debe tener en cuenta que, ya en sus orígenes, tuvo aportes provenientes de Francia, especialmente de Occitania, del inglés (por ejemplo las palabras jailái, jailaife, de high life o espiche de speak), del gallego y del portugués, entre otros.

El lunfardo tiene también abundantes palabras aborígenes, en especial de los idiomas quechua, guaraní y mapuche, dándose interesantes síntesis idiomáticas.


Fuente:http://es.wikipedia.org/wiki/Lunfardo


mexico