Este post fue inspirado por el usuario "Burritox", donde cuenta algo de la historia de Jacqueline Saburido. Conozcan la historia completa y la ordenanza presentada por un senador estatal de Texas, donde se establece la pena para quienes conduzcan en estado de ebriedad.

El peligro de conducir ebrio

Jacqueline Saburido es una joven venezolana que viajó a Austin, Texas (EE.UU) para estudiar inglés. Tenía 20 años en 1999. Anteriormente descrita a sí misma: “Chica de Universidad” quien disfrutaba nadar, bailar flamenco y pasar tiempo con su familia y amigos. Un mes después de su llegada, cuando regresaba a su casa en automóvil con amigos, luego de un cumpleaños, un conductor borracho provocó un accidente que le causó la muerte a dos de sus acompañantes, heridas a otros dos y quemaduras gravísimas a ella, que la desfiguraron por completo.

Jacqueline junto a su padre - 1998-

accidente

El accidente

El día del accidente (19 de septiembre de 1999) Jacqui iba en el asiento del acompañante con su cinturón de seguridad puesto. El choque fue frontal y en sólo cuestión de segundos el automóvil empezó a incendiarse en la parte delantera. Reggie Stephey, el conductor del otro vehículo, resultó ileso gracias al airbag. El análisis de alcoholemia le dio 0,13 cuando el máximo permitido es de 0,8. El fue quien llamó al 911, pero dos paramédicos, que de casualidad pasaban por el lugar, empezaron a asistir a las víctimas.

Pero pronto el fuego en el interior del automóvil se reavivó. Y Jacqueline aún estaba ahí. Aunque uno de los socorristas hizo todo para rescatarla, pero el fuego le alcanzó la cara. Ella intentó protegerse con las manos. Llegaron los bomberos y apagaron el fuego. Jacqui no se movía, era una "silueta negra". Un helicóptero, corridas en la unidad de quemados en el University of Texas Medical Branch, llamados a Caracas para que viajen sus padres de urgencia y Jacqueline debatiéndose entre la vida y la muerte, entre momentos de conciencia y estados de shock.

Sufrió quemaduras de tercer grado en el 60% de su cuerpo y lo peor le tocó a su cara, manos, muslos, parte de la espalda y la zona abajo de las rodillas.

Los médicos hicieron hasta casi lo imposible. Arreglaron fracturas en un brazo, una pierna y una mano. Batallaron contra infecciones y fiebre altísimas. Probaron con autoinjertos y piel de donante cadavérico. Incluso apelaron a las sanguijuelas para ayudar a reestablecer la circulación sanguínea. Hoy Jacqueline ya no tiene cabello, perdió la nariz, los labios y la oreja derecha, recibió un trasplante de córnea y le amputaron parte de los dedos de las manos. La operaron más de 50 veces.

ebrio

El peligro de conducir ebrio

accidente


Con su padre en el año 2000

ebrio

Curando a Jacqui

El peligro de conducir ebrio

accidente

Campaña contra conductores ebrios


Reggie Stephey fue multado con $20.000 dólares y sentenciado a siete años de cárcel (en el 2001). Actualmente cumple su condena.

ebrio

Circula desde hace tiempo en Internet un e-mail que alerta sobre los peligros de manejar luego de haber bebido alcohol. Es por eso que muchos conocen parte de la historia de Jacqueline. Debido que apasionadamente ella quiere hacer una contribución para reducir los accidentes por conductores ebrios, ella estuvo de acuerdo en aparecer en los comerciales televisivos patrocinados por el Departamento de Transportes de Texas y el Departamento de Seguridad Pública de Texas que empezaran en todo el estado.

El peligro de conducir ebrio

El comercial televisivo es espeluznante en su fuerza y simplicidad. Jacqueline está sostenida en una silla, frente de su cara, un cuadro con una foto de ella misma antes del accidente. Por lo normal, esta es la foto de una hermosa mujer joven. Continua sosteniendo la foto frente a su cara, ella dice: "Esta es una foto de mí antes que fuera golpeada por un conductor ebrio, antes que el auto se incendiara, antes que dos de mis amigos murieran, antes que yo necesitara más de 50 operaciones. Esta era yo cuando mi vida era igual a la de cualquiera en la Universidad". Después ella va bajando la foto, revelando su rostro severamente quemado y desfigurado, sin nariz y ni orejas. Ella después dice, "Esta soy yo después de ser golpeada por un conductor ebrio". El comercial termina con el anuncio diciendo, "No tomes y manejes... nunca".


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=Fz_FHCrt0eE&feature=related


Esperanza de cirugía facial

Jacqueline espera la posibilidad del trasplante de cara y del cuero cabelludo, que puede requerir piel, tejido adiposo, músculo, nervios e incluso hueso . Los médicos han intentado reconstruir los párpados, la nariz, la boca y el cuello de Jacqui.

Sumado a la reconstrucción de su rostro, Jacqueline tiene la esperanza de reconstruir su vida, casarse, tener hijos, cosas que el trasplante le facilitaría al permitirle llevar una vida social normal. Pero mientras espera, su tratamiento médico continúa. Jacqui y su padre "Un ángel", como lo define, porque nunca se fue de su lado desde que ocurrió el choque, viven en Miami, Florida (EE.UU), donde los especialistas están trabajando con Jacqueline para restaurarle la visión y las manos. En 2003 Jacqui terminó sus estudios intensivos de inglés.

Jacqui es la candidata más mencionada por los medios en todo el mundo, como The Independent (Inglaterra), Telegraph (Inglaterra), Discovery (EE.UU), CNN (EE.UU), Chinadaily (China) e Irish Independent (Irlanda), entre muchos otros. Incluso programas televisivos como el de Oprah Winfrey en Estados Unidos le dedicaron su espacio. Al mismo tiempo, los usuarios de Internet le envían constantemente su apoyo.

accidente

COMUNICADO DE PRENSA
de la oficina de Jeff Wentworth
Senador Estatal, Distrito 25



Fuerte campaña contra el conducir en estado de ebriedad muestra sobreviviente de terrible accidente causado por conductor alcoholizado

“No tome si va a manejar” son palabras familiares, pero desafortunadamente ignoradas muchas veces, con consecuencias trágicas.

A pesar de años de campañas contra el conducir alcoholizado, Texas continúa primera en la nación en fatalidades de tráfico relativas al alcohol. En un esfuerzo por parar la carnicería que costó 1.800 vidas en el 2000 y resultó en 25.000 heridos, el Departamento de Transportación de Texas (TxDOT) ha lanzado una nueva y audaz campaña para reducir el manejar alcoholizado.

La fuerte campaña multimedia está dirigida a adolescentes y adultos jóvenes, especialmente los hombres entre 16 y 34 años de edad, el grupo con mayor posibilidad de ser parte de accidentes causados por el consumo de alcohol o ser arrestado por manejar en estado de ebriedad.

Con la temporada de fútbol en progreso, muchos jóvenes tejanos conducirán sus vehículos a los partidos en escuelas secundarias y universidades. Algunos de ellos tomarán mientras conducen y terminarán en tragedia.

El alcohol estuvo presente en el 48 por ciento de los choques fatales en el año 2000, costando la vida de 297 conductores entre los 15 y 20 años de edad, a pesar de una ley de tolerancia cero que impone una variedad de penalidades a menores en posesión de alcohol.

La campaña contra el manejar intoxicado de TxDOT muestra a una joven de Austin de 23 años, Jacqueline Saburido, que resultó quemada y desfigurada en un terrible accidente causado por un conductor ebrio hace tres años en Austin. Sus dos amigos murieron.

Saburido es una mujer de coraje y convicciones. Después del juicio al joven responsable del choque que provocó sus heridas, Jacqueline dijo: “Aunque tenga que sentarme frente a las cámaras sin orejas, sin nariz, sin cejas, sin pelo, lo haría mil veces si ayudo a alguien a tomar la decisión acertada”.

Como los funcionarios de TxDOT desean responder a la preocupación de los padres sobre el exponer a sus hijos a lo que puede considerarse una imagen perturbadora, TxDOT ha pedido a las estaciones de televisión no transmitir el anuncio de servicio público durante los programas infantiles y familiares.

TxDOT escogió usar este sistema después de que estudios extensivos de grupos focos indican que la gente joven con mayor posibilidad de participar en accidentes relativos al alcohol o multados por manejar en estado de ebriedad no responde a mensajes suavizados.

A través de los años, la Legislatura de Texas ha aprobado nuevas leyes y endurecido las existentes, en un esfuerzo por limitar los accidentes relativos al alcohol que plagan nuestro estado. En el 2001, por ejemplo, la Legislatura 77° aprobó una medida que convierte en delito Clase C el tener envases abiertos de alcohol en la parte delantera de un vehículo.

Durante los nueve meses desde que la ley entró en vigor, el Departamento de Seguridad Pública (DPS) extendió 9.079 tickets por posesión de envases abiertos. En el mismo período en el 2001, DPS emitió 980 tickets. Esta nueva ley está probando ser un instrumento valioso en la prevención del beber cuando se conduce un vehículo.

Como senador estatal de Texas y padre de dos jóvenes, espero que la nueva campaña de TxDOT sea también efectiva en salvar vidas y prevenir heridas físicas causadas por conducir en estado de ebriedad.