Parte 4 Armas de la Segunda Guerra Mundial (Italia)

Las armas Italianas mas conocidas de la
Segunda Guerra Mundial


Parte 4 Armas de la Segunda Guerra Mundial (Italia)


Fusil Carcano M1938:

guerra

El nombre de Carcano es frecuentemente aplicado a una serie de fusiles y carabinas de cerrojo de fabricación italiana. Introducido en 1891, este fusil estaba calibrado para el cartucho sin pestaña Cartuccia Modello 1895 (6,5 x 52 Mannlicher-Carcano). Fue desarrollado en el Arsenal de Turín por el Técnico-Jefe Salvatore Carcano en 1890 y baurtizado como Modello 91 (M91). Reemplazó sucesivamente a los anteriores fusiles y carabinas Vetterli-Vitali de calibre 10,35 x 47 R, siendo producido desde 1892 hasta 1945. El Carcano M91 fue empleado tanto en versión fusil como en versión carabina por la mayoría de tropas italianas durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, así como por algunas unidades alemanas durante esta última. Este fusil también fue empleado por Finlandia durante la Guerra de Invierno, así como por tropas regulares e irregulares en Siria, Túnez y Argelia durante diversos conflictos locales de posguerra en estos países.

A pesar que este fusil es frecuentemente llamado "Mannlicher-Carcano", especialmente en los Estados Unidos, ni esta denominación ni el nombre "Mauser-Parravicino" son correctos. Su denominación oficial en italiano es simplemente Modello 1891 o M91 (il novantuno). El sistema de alimentación del M91 se basa en un cargador fijo que alberga un peine "en bloque" originalmente desarrollado y patentado por el diseñador de armas austriaco Ferdinand Mannlicher, aunque la forma y diseño del peine que emplea el Carcano deriva del Fusil de Comisión Modelo 1888 alemán.

Hasta 1938, todos los fusiles y carabinas M91 estaban calibrados para el cartucho sin pestaña Modello 1895 6,5 x 52 mm, que montaba una bala metálica encamisada de punta redonda de 160 granos y alcanzaba una velocidad de boca de 700 m/s en función de la longitud del cañón. Al menos un experto en armas ligeras observó inconsistencias en los tipos de pólvora empleados para cargar los cartuchos militares calibre 6,5 x 52, muchas veces con diferentes tipos de pólvora y lotes de munición mezclados en un solo peine. La práctica de mezclar diversos tipos de pólvora y lotes de munición en los peines de fusil era generalmente evitada por los arsenales de otro países, ya que generalmente producían velocidades de bala variables y excesiva dispersión de las balas sobre el blanco.

Tras los reportes sobre un inadecuado desempeño tanto a corto alcance como a largo alcance durante las camapañas en el África del Norte Italiana (1924-1934) y Abisinia (1934), el Ejército italiano introduce un nuevo fusil corto en 1938, el Modello 1938, junto al nuevo cartucho calibre 7,35 x 51. Además del calibre ligeramente mayor, los diseñadores de armas italianos introdujeron una bala tipo spitzer para el nuevo cartucho, con la punta rellena de aluminio para producir una trayectoria errante una vez que esta impacte en el cuerpo del enemigo (un diseño muy probablemente copiado de la bala Mk VII del cartucho .303 British).

Sin embargo, el gobierno italiano no pudo ser capaz de producir en masa cantidades adecuadas de las nuevas armas antes del inicio de la guerra, y en 1940, toda la producción de fusiles y municiones continuó siendo para el calibre 6,5 mm, pero ni los fusiles Mod. 38 o las carabinas calibre 7,35 mm fueron recalibradas para el viejo calibre 6,5 x 52. Algunas unidades italianas que sirvieron en el Frente del Este fueron equipadas con los fusiles Mod. 38 calibre 7,35 mm, pero los reemplazaron con los fusiles de calibre 6,5 x 52 en 1942.

Subfusil Beretta M1938A:

malvinas

El MAB 38 (Moschetto Automatico Beretta) y sus variantes fueron los subfusiles estándar del Ejército Italiano durante la Segunda Guerra Mundial. El MAB 1938A entró en servicio en 1938. El subfusil Beretta también fue empleado por los ejércitos de Alemania, Argentina y Rumania.

Diseñado por Tulio Marengoni en 1935, el Modelo 38 fue desarrollado a partir del Modelo 18, que a su vez era un derivado de la ametralladora ligera Villar-Perosa de la Primera Guerra Mundial.

Los subfusiles de la serie Modelo 38 eran extremadamente robustos y muy populares. Empleaban una potente versión italiana del ampliamente distribuído cartucho 9 x 19 mm Parabellum, el cartucho Modelo 38. En lugar de un selector de fuego, empleaban dos gatillos: uno para fuego semiautomático y otro para fuego automático. Tenían una culata y un guardamanos de madera, medían 800 mm, pesaban unos 3,3 kg estando cargados y su alcance era de 200 metros.

El Modelo 1938A es reconocible por la camisa de refrigeración perforada alrededor del cañón. Fue producido desde 1938 hasta 1950. Empleaba cargadores de 10, 20, 30 o 40 balas y tenía una cadencia de 600 disparos por minuto.

La camisa de refrigeración fue eliminada en el modelo 38/42, que fue producido desde finales de 1942 hasta 1955. Tenía una cadencia de 550 disparos por minuto. El MAB 38/42 fue adoptado por el Ejército alemán con la denominación MP.738(i).

El modelo 38/44, que fue producido desde 1944 hasta 1955, fue un modelo drásticamente simplificado para su producción con las limitadas capacidades y materiales disponibles a finales de la Segunda Guerra Mundial, con cañón liso (no estriado); muelle de retorno simplificado y alza abatible. El MAB 38/44 fue adoptado por el Ejército alemán con la denominación MP.739(i). El Beretta M938/49 (M38/49): el seguro de tipo palanca se sustituyo por un perno, con forma de gran botón oval, situado en el centro del guardamonte. En general se mejoró la calidad de fabricación en comparación con las armas de producción de tiempos de guerra. Beretta Modelo 1: un modelo experimental de culata plegable para paracaidistas, producidos en 1941. Beretta Modelo 2: modelo de culata plegable para paracaidistas, producido en 1951; externamente era similar al modelo 1, pero con perno de seguridad del M938/49

Estas simplificaciones fueron incorporadas en el rediseño de posguerra del subfusil Beretta Modelo 3,una evolución de Modelo 2, desarrollado en 1955, con percutor automatizado de seguridad y culata telescópica de alambre de acero y que a su vez fue el último modelo de esta serie antes de la introducción del Beretta PM 12.

Ametralladora ligera Breda M1930:

segunda

El Fucile Mitragliatore Breda Modello 30 (Fusil Ametrallador Breda Modelo 30, en italiano) fue la ametralladora ligera estándar del Ejército italiano durante la Segunda Guerra Mundial.

La Breda 30 era una ametralladora ligera, alimentada desde el lado derecho mediante un cargador. El cargador era plegable y estaba unido al arma mediante una bisagra. Este era alimentado mediante peines de fusil Carcano y tenía una capacidad de 4 peines.
Una de las ventajas de este sistema era que cualquier soldado podía proveer munición para la ametralladora, manteniendo el cargador lleno en todo momento.
Era accionada por retroceso de masas y disparaba a cerrojo cerrrado. Tenía una culata de madera y un bípode plegable bajo el cañón.

La Breda M30 es ampliamente considerada como una ametralladora muy poco fiable. Su cargador plegable era frágil (si se malograba, la ametralladora era inutilizada), tenía una baja cadencia de fuego, empleaba un cartucho poco potente y era propensa a bloquearse. También tenía un cañón de cambio rápido, pero al no tener una manija para asirlo, dificultaba su cambio.

Esta ametralladora es interesante, porque dispara a cerrojo cerrado a pesar de ser accionada por retroceso de masas. Este sistema de disparo favorece el rápido sobrecalentamiento de la recámara y el cañón, lo que provoca el "encendido" del cartucho antes que este se halle completamente dentro de la recámara. También tiene una pequeña bomba de aceite que lubrica cada cartucho antes de ser introducido en la recámara. El aceite de la bomba lubricante atraía tierra y polvo, haciendo que la Breda M30 fuese muy suceptible a bloquearse en frentes arenosos como el Nor-Africano.

Al disparar a cerrojo cerrado, la Breda M30 se sobrecalentaba con facilidad y "encendía" cartuchos apenas estos entraban en la recámara. Cualquier ametralladora puede "encender" cartuchos debido al sobrecalentamiento, aunque las que disparan a cerrojo abierto generalmente se enfrían con mayor rapidez.

Esto es un grave problema, porque cuando un cartucho se "enciende" (algo normal después de abrir fuego contínuo) los ametralladoristas pueden estar reubicando la ametralladora y existe la posibilidad que el cañón de esta pueda estar apuntando a uno de ellos (a pesar del entrenamiento y el sentido común).

Algunas ametralladoras ligeras Breda recibieron la denominación M37 y fueron recalibradas para emplear el cartucho de 7,35 mm que las Fuerzas Armadas italianas trataron de adoptar, pero tuvieron una corta producción debido a que el inicio de la Segunda Guerra Mundial no permitió la completa adopción del nuevo cartucho.

Ametralladora Breda M37:


armas

La Breda Modello 37 (Mitragliatrice Breda MOD.37) fue una ametralladora pesada italiana adoptada en 1937. Fue la ametralladora pesada estándar del ejército italiano durante la Segunda Guerra Mundial. La M37 iba a reemplazar a la engorrosa M30, demostrando ser mucho más efectiva en combate, a pesar de tener algunas de las mismas características problematicas de su predecesora.

La Breda M37 era una ametralladora pesada accionada por los gases del disparo y refrigerada por aire. Empleaba un cartucho de mayor calibre que sus contrapartes, el 8 x 59 RB Breda. Cada cartucho era aceitado antes de ser insertado en la recámara con ayuda de una bomba de aceite. Esta atraía polvo y tierra, especialmente en las zonas desérticas donde operó el ejército italiano en la Segunda Guerra Mundial, como las de Libia y el Desierto Occidental

Otra desventaja era que el arma se alimentaba mediante peines de 20 cartuchos. Esto limitaba el fuego continuo, ya que la ametralladora solamente podía disparar con rapidez cuando un segundo miembro del equipo insertaba un peine tras otro. Además los cartuchos eran aceitados para que sus casquillos no se traben en la recámara, con todas las desventajas que esto conllevaba. Otra particularidad del diseño era que los casquillos de los cartuchos disparados eran reinsertados en el peine tras cada disparo. La energía necesaria para efectuar esta función reducía sustancialmente la cadencia de fuego de la ametralladora, al mismo tiempo que provocaba bloqueos cada vez que un casquillo era reinsertado ligeramente inclinado. Y en caso que los peines tenían que volver a utilizarse, el alimentador primeramente debía sacar los casquillos disparados.

En servicio, las ametralladoras pesadas Breda M37 y M38 demostraron ser bastante fiables. Quizas debido a que las ametralladoras pesadas de apoyo recibían una mayor atención por parte de sus equipos, los reportes de campo eran generalmente positivos excepto por los bloqueos causados por la arena y el polvo del desierto, los cuales afectaron a todas las ametralladoras empleadas en el Desierto Occidental. La baja cadencia de fuego de la Breda M37 ayudaba a prevenir el sobrecalentamiento al abrir fuego continuo, mientras que su potente cartucho con bala pesada tenía un excelente alcance y penetración. La ametralladora continuó sirviendo como arma de primera línea con las fuerzas italianas durante la guerra. Algunos ejemplares capturados fueron empleados en combate por las fuerzas británicas y de la Commomwealth, incluidas unidades del SAS.

La M37 también fue adoptada por las Fuerzas Armadas Portuguesas, que la introdujeron en servicio con la denominación de ametralladora pesada m/938. La Breda tuvo un amplio empleo en las colonias portuguesas en África durante las primeras etapas de la Guerra colonial portuguesa.

La Breda Modello 38 fue diseñada para emplearse a bordo de vehículos y era alimentada mediante un cargador insertado sobre el cajón de mecanismos. La M38 tenía un pistolete, en lugar de las dos agarraderas de la M37. Esta fue la principal ametralladora empleada en los vehículos de combate del ejército italiano.

Su producción cesó en 1943. Todavía fue empleada como ametralladora estándar después de la guerra, hasta que fue reemplazada por ametralladoras más modernas.

Ametralladora Fiat Revelli M1914:

mundial

La Fiat-Revelli Modelo 1914 fue la primera ametralladora adoptada por el Ejercito italiano durante la Primera Guerra Mundial, participando en la misma entre 1915 y 1918. El proyecto surgió en 1910 cuando Revelli decidió modificar su Modelo Perino, ya muy obsoleto. El diseño definitivo seria ampliamente producido por la Società Metallurgica Bresciana, siendo un arma de gran calidad aunque excesivamente complicada de mantener y de utilizar, ya que era necesario lubricar los cartuchos previamente para evitar atascos, hecho que obligaba a la incorporación de una bomba de aceite.

A este respecto, se debe comentar el curioso sistema de alimentación, ya que en lugar de cintas o peines utilizaba unos atípicos cargadores de 50 cartuchos, divididos en 5 líneas de 10 cartuchos, que se insertaban lateralmente en un orificio gran central.

Además, era excesivamente larga y utilizaba el calibre 6.5 mm. Carcano, igual que el fusil reglamentario, lo cual tenia la ventaja de unificar los calibres aunque a costa una mayor potencia de fuego.

Con toda la experiencia adquirida tras la I Guerra Mundial, se decidió realizar uan serie de mejoras encaminadas a eliminar todas las debilidades anteriormente comentadas. Así, se adoptó un sistema de alimentación mediante cinta y se adoptó el calibre 8 mm. (igual que en la ametralladora Breda) para aumentar la potencia de fuego. No obstante, se constató que aún era necesario engrasar los cartuchos y hubo que readaptarse la bomba de aceite, lo cual redundaba en una baja fiabilidad.

Con todo, la Revelli 1935 era un arma muy inferior a las demás tal y como se demostraría en la GCE, a manos del CTV en la Batalla de Guadalajara, y en la II GM, dejándose de fabricar en 1943.

Pistola Beretta M1934:

Parte 4 Armas de la Segunda Guerra Mundial (Italia)

La Beretta Modelo 1934 es una pistola semiautomática compacta que fue el arma auxiliar estándar de las Fuerzas Armadas italianas durante la Segunda Guerra Mundial. Es de calibre 9 mm Corto, también conocido como 9 x 17 Browning Short o .380 ACP.

La empresa Armi Beretta SpA de Gardone Val Trompia (a unos 20 km al norte de Brescia, Italia) tiene una larga tradición en la fabricación de armas, que se remonta a 1526, cuando empezó a fabricar cañones de arcabuz. Pero no fue sino hasta 1915, respondiendo a las necesidades de las Fuerzas Armadas italianas durante la Primera Guerra Mundial, que produjo su primera pistola (la Modelo 1915) diseñada por Tulio Marengoni. Desde entonces, Beretta se ha vuelto el mayor fabricante de pistolas del mundo y la Modelo 1934 (M34) fue su más producida pistola en el periodo de entreguerras.

A inicios de la década de 1930, el Ejército italiano había quedado impresionado por la Walther PP. Beretta no quiso perder un importante contrato militar ante el competidor alemán y diseñó la M34 para el Ejército italiano, que la adoptó en 1934 en calibre 9 mm Corto (9 x 17 Browning Short, también conocido como.380 ACP) . Este modelo fue seguido por la M35, adoptada por la Fuerza Aérea y la Marina como Modello 1935, que era similar a la M34 excepto por su calibre (7,65mm Browning).

Las pistolas fabricadas durante la época fascista llevan marcado su año de fabricación de dos formas: la fecha según el calendario gregoriano en números arábigos y la fecha según el calendario fascista en números romanos. Ya que el calendario fascista empezaba el 28 de octubre de 1922, una pistola de 1937 podría tener marcado "XV" o "XVI" como su año fascista.

Equipada con la característica corredera abierta de Beretta, la M34 tiene una secuencia de alimentación y extracción muy fiable; la abertura alargada en la parte superior de la corredera actúa como la portilla de eyección. Está compuesta por pocas piezas y es muy sencilla de mantener. La M34 es de construcción sumamente robusta, con una vida útil de más de 100 años si es mantenida debidamente

Fue diseñada y construída especialmente para las Fuerzas Armadas italianas, pero también se vendía en el mercado negro. Las pistolas empleadas por las Fuerzas Armadas llevan el marcaje de aprobación estampado en el lado izquierdo del armazón, sobre el panel de la cacha: "RE" (Regio Esercito; Ejército Real, en italiano) para el Ejército, "RM" (Regia Marina; Armada Real, en italiano) para la Armada o "RA" (Regia Aeronautica; Fuerza Aérea Real, en italiano) junto a un águila con una corona real para la Fuerza Aérea. Las pistolas de la Policía pueden estar marcadas con "PS" (Pubblica Sicurezza; Seguridad Pública, en italiano).

Las Fuerzas Armadas de Rumania, en aquel entonces aliada del Eje, también compraron pistolas M34 y M35. El calibre de estas aparece marcado como 9 mm Scurt (Corto, en rumano), en lugar de 9 mm Corto.

Esta pistola fue ampliamente utilizada durante la Segunda Guerra Mundial por las tropas italianas, alemanas y el Ejército rumano, algunos ejemplares fueron capturados por las tropas aliadas durante la guerra.

El cartucho 9 mm Corto es algo débil y el cargador solo tiene capacidad para 7 cartuchos. Cuando se extrae el cargador vacío, la corredera se cierra automáticamente a menos que se accione antes el seguro. Esto reduce la rapidez de recarga de la pistola. En aquel entonces, en muchos países el llevar una pistola servía más para indicar el rango que para defenderse (aunque no en los Estados Unidos o Alemania, por ejemplo).

Granada OTO:

guerra

Atrasada en investigación bélica y en organización productiva, no es raro saber que Italia participó de la Segunda Guerra Mundial con granadas costosas y poco efectivas. Los cuatro modelos principales eran granadas de percusión, poco seguras, y solamente ofensivas, con un cuerpo delgado de aluminio u hojalata.

La más potente fue la Lafitte; del tipo bote o de lata, tenía una gran cantidad de explosivos al comparársela con granadas contemporáneas. En ambientes cerrados como los del combate urbano, esta gran onda expansiva era devastadora. Sin embargo al ser solamente ofensiva su utilidad en ciertos casos era menor. Como era muy grande, era difícil de empuñar y usar. Para proteger al lanzador, su sistema de detonación tenía un seguro de distancia.

Así como utilizaron la granada más grande, también los italianos tenían la más pequeña, llama Oto. En este caso el problema era el opuesto: era fácil de usar y los soldados podían llevar muchas debido al escaso tamaño, pero su efectividad disminuía. Los italianos aparentemente nunca pensaron o no pudieron desarrollar una granada a mitad de camino entre estas dos.

En este sentido se puede mencionar a la granada Breda, de color naranja y conocida justamente como naranjita por los soldados. Fue la tercera más usada después de la Lafitte y la Oto; más potente que esta última, fue muy popular junto con la cuarta granada italiana, la SRCM.

Sin embargo, los modelos italianos se caracterizaban por ser caros y de complicada fabricación, sin tener una gran ventaja con los modelos del enemigo (y a veces ni siquiera siendo igual de buena). Estos modelos no prosperaron luego del armisticio.

Fuente: www.wikipedia.com y otras.

Post dedicado al gran Pascual De Lilis.


1- Las armas norteamericanas mas conocidas

2- Las armas alemanas mas conocidas

3- Las armas sovieticas mas conocidas

5- Las armas francesas mas conocidas

6- Las armas japonesas mas conocidas



Espero que les guste, comenten!


VISITEN MIS OTROS POSTS

2 comentarios - Parte 4 Armas de la Segunda Guerra Mundial (Italia)

@PensanteErrante -3
a pesar de que los alemanes lo tenia a las fuerzas armadas italianas como cola de vagón...

porque ni solos pudieron tomar africa del norte solos...
@Exit6 +1
PensanteErrante dijo:a pesar de que los alemanes lo tenia a las fuerzas armadas italianas como cola de vagón...

porque ni solos pudieron tomar africa del norte solos...



Sos idiota? No es por nada, pero sabes contra cuantos paises, o mas bien, contra cuantos soldados estaba peleando Alemania? Y sabes cuantos soldados tenia Alemania?