Maquilas (Sweatshops)



¿Qué es una maquila?

Una maquila (en inglés sweatshop) es una fábrica que suele situarse en un país empobrecido, donde los trabajadores, generalmente mujeres, trabajan en condiciones de salarios de hambre. Las maquilas suelen pertenecer a pequeñas empresas locales, las cuales son subcontratadas por grandes corporaciones multinacionales, por lo que producen para éstas últimas1. Aunque pueden existir de forma aislada, lo más habitual es que se encuentren concentradas en las denominadas zonas francas o Zonas de Procesamiento de Exportaciones: “las ZPE no son espacios por donde transitan los artículos, sino donde se fabrican, y donde además no se pagan gravámenes de importación y exportación, y a menudo tampoco por los ingresos ni la propiedad” Naomi Klein. NO LOGO.



Deslocalización

La generación de maquilas a lo largo y ancho del hemisferio sur, en países como China, India, Tailandia, México, Nicaragua… ha sido el gran negocio de las multinacionales en tiempos de la globalización2. La tendencia de las multinacionales es a deslocalizar toda o la mayor parte de su producción. Las grandes marcas pasan a ser meras imágenes publicitarias, gestoras y distribuidoras de productos ya manufacturados, creadoras de imagen de marca. No producen, venden. Todo esto destruye continuamente cientos de puestos de trabajo en los países industrializados3, fábricas enteras que cierran para abrir o para subcontratar en un país donde poder exprimir más al trabajador, a las leyes nacionales y al medio ambiente. Crees que tu marca favorita te ofrece un símbolo de distinción, pero sus productos han sido fabricados en el mismo sitio y con las mismas manos que la marca de la competencia.



Condiciones de trabajo

Las condiciones de trabajo en las maquilas están diseñadas para obtener el menor coste posible y el mayor abaratamiento de los precios. El mercado mundial necesita alimentarse de mano de obra barata. Esto da lugar a lugares de trabajo poco iluminados, con escasas o inexistentes condiciones higiénicas, con cientos de obreros/as hacinados, sin medidas de seguridad, sin aireación ni ventilación, mala alimentación, pocas horas de sueño o reposo, jornadas laborales de 12 o 14 horas diarias, horas extra no remuneradas…4 Es muy frecuente que las trabajadoras enfermen y/o desarrollen problemas de salud debido a las condiciones de trabajo a las que se ven sometidas. Muchas de ellas enfermarán o morirán debido a la explotación sufrida, o quedarán lesionadas o impedidas de por vida.5



Beneficios y desarrollo

Es muy difícil que una maquila pueda crear o contribuir a un desarrollo económico o tecnológico en el país o la zona en que trabaja. Los medios de producción con los que cuentan no suelen ser muy sofisticados, sólo los trabajos más manuales y rutinarios son los destinados a estos lugares, tales como ensamblaje, costuras, montajes…6 Todo el beneficio generado emigra ágilmente del país, gracias a la ausencia de impuestos, aranceles o cualquier método proteccionista con los que los países ricos sí cuentan. Para ello existen los Tratados de Libre Comercio, que el FMI o el BM se encargan de hacer prosperar. Pobres sois y en pobres explotados os convertiremos. Son las maravillas de las zonas francas, los países empobrecidos y endeudados se esmeran en ofrecer las ofertas y condiciones más interesantes a las todopoderosas multinacionales.7 ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué no se toman medidas de protección y fomento de la industria nacional? ¿Por qué no se protege a los/as trabajadores/as? Es fácil, cerca del 80% de los seres humanos es pobre o muy pobre, no es difícil para una multinacional amenazar con cierres y traslados a otro país donde se ofrezca la mano de obra más barata, menos impuestos, menos restricciones legales, leyes flexibles en cuanto a salario mínimo, jornadas de trabajo, límite legal de edad para trabajar… si algún país cree que debe proteger sus intereses, sufre la angustiosa situación de verse amenazado con que las maquilas vuelen8. Esto crea una situación de precariedad, situaciones de empleo inestable, donde el futuro de todo un pueblo explotado depende de las decisiones del comité ejecutivo de una gran corporación. Además, los altos índices de desempleo y miseria en los países productores tiran por los suelos los precios de los salarios, la pobreza genera riqueza y costes bajos. En “El libro negro de las marcas” (de Klaus Werner y Hans Weiss) se cuenta que “Julia E.P. trabajaba en la fábrica Formosa, en el Salvador. Allí cosía camisetas para Nike y Adidas por cinco dólares diarios. […] Como un día llegó tarde porque no tenía dinero para pagar el autobús [77ç de dólar], la joven, de veintidós años fue despedida en el acto y sin recibir el resto de su salario”; o que “si los 150.000 obreros textiles de Indonesia ganaran apenas once euros más por mes, no sólo podrían vivir dignamente sino que también podrían enviar a sus hijos a la escuela. Y el precio de las zapatillas se incrementaría nada más que en 36 céntimos de euro. Pero en las condiciones actuales, los niños se ven obligados a trabajar porque los ingresos familiares no llegan para vivir.”


Censura

Existe toda una serie de complicaciones que hace muy laborioso y complicado el trabajo de las organizaciones que lucha por investigar y defender las condiciones de trabajo en las maquilas. Por un lado jamás una multinacional ni ninguna gran marca ha querido facilitar los datos o la localización exacta de sus proveedores, aunque comienzan a darse los primeros pasos en ese camino9. Se lavan las manos y no se responsabilizan para nada de su suerte. La compleja red de subcontrataciones que existe hace muy difícil seguir el hilo que une al proveedor con el comprador final (multinacional), sumado a la falta de información y la censura que existe. Las zonas francas están estrictamente vigiladas mediante agentes de seguridad que defienden los intereses de las grandes corporaciones. Es prácticamente imposible acceder a su interior si no eres trabajadora de allí, y mucho menos si eres periodista o investigador. Se trata de un mundo aparte donde no existe la libertad de ningún tipo, y donde la ley y a justicia no quieren intervenir. Un limbo jurídico propio de un cuento de terror. Otro factor añadido es que las obreras desconocen para qué marcas producen, por lo que entrevistarlas no servirá para acusar a marcas concretas.



Derechos Humanos

Uno de los aspectos más oscuros que envuelven a las maquilas es el relacionado con la defensa de los derechos de los/as trabajadores/as. Las grandes multinacionales no dudan en recurrir a las fuerzas de seguridad del estado, militares, guerrilleros o matones a sueldo para defender sus intereses económicos. Se han dado ya demasiados casos de asesinatos, “desapariciones”, arrestos indiscriminados o amenazas a líderes sindicales, o a trabajadores/as que han luchado por sus derechos en países como Colombia, Nigeria, China…10 Existe un gran número de asociaciones y ONGs que trabajan investigando estos casos y defendiendo a los/as trabajadores/as desde los países productores y consumidores, como la Red Solidaridad Maquila, por citar una. Se trata de una dura tarea, pero gratamente satisfactoria al lograr que alguna gran corporación se comprometa en cierta medida a preocuparse por las condiciones de trabajo de sus proveedores, y asuma su responsabilidad.


Neocolonialismo

Un conocido efecto que crean las maquilas y el trabajo esclavo, concretamente en latinoamérica, es el conocido como neocolonialismo. Es uno de los principales motores de deuda externa de los países empobrecidos por las reglas del mercado mundial. Al importar la tecnología, y no percibir apenas un pequeño porcentaje de los beneficios del proceso productivo, los países que albergan este tipo de trampas económicas quedan cada vez más endeudados. Producen bienes por valor de millones de dólares a grandes empresas textiles, petroleras, alimenticias… pero se quedan únicamente con las migajas, de las cuales solo una mísera parte percibe el/la trabajador/a. Los beneficios son para la empresa multinacional; pero se traducen en desarrollo tecnológico y económico del país del que procede la empresa, y en endeudamiento eterno y empobrecimiento del país que ofrece la mano de obra barata, la materia prima, el suelo y el medio ambiente. “La mayor parte del valor extraído de los procesos de producción en A.Latina toma un rumbo hacia los centros de extorsión colonial”11. Definitivamente, las maquilas crean una dependencia muy fuerte de los países empobrecidos hacia los países explotadores, creando un flujo de capital y beneficios desigual, aumentando la brecha y engordando la deuda externa.







Referencias bibliográficas

[1]: “[…]Según este estudio, a principios de los noventa había cerca de 75.000 empleados en Asia produciendo artículos Nike. Sin embargo, sólo unos cientos de ellos pertenecían a la compañía directamente. Los otros eran empleados de fábricas subcontratadas por Nike. En otras palabras, la mayoría de las fases de producción de los zapatos y otros productos Nike se realiza en varios países asiáticos, pero por parte de empresas distintas a la propia multinacional.”Offshoring y deslocalización: nuevas tendencias de la economía internacional. Claudia Canals. Documentos de economía. La Caixa.


[2]: “[…]las prácticas de deslocalización se han hecho mucho más frecuentes en los últimos 15 años, en el marco de una mayor apertura al comercio exterior y de una creciente inserción internacional de las economías nacionales, es decir, de una mayor globalización económica[…]” LA DESLOCALIZACIÓN DE EMPRESAS EN ESPAÑA. LA ATRACCIÓN DE LA EUROPA CENTRAL Y ORIENTAL. Rafael Myro Sánchez y Carlos Manuel Fernández-Otheo.


[3]: “El empleo crece en España, pero no en el sector industrial. Las empresas cierran sus puertas, despiden a cientos de trabajadores y buscan nuevos horizontes en países más competitivos. La baja productividad y la globalización son las principales causas de la desindustrialización.” Más despidos, cierres y deslocalizaciones: la baja productividad, principal causa. Isabel Ordóñez, FORUM Libertas.


[4]: “La obrera se enfrenta también cotidianamente a la inestabilidad laboral, a la reducción absoluta y relativa de su salario, al sometimiento a cargas y ritmos pesados de trabajo por tener que cumplir con los estándares de producción, al desempeño de tareas manuales y rutinarias que resultan enajenantes, dada la monotonía de las mismas; a condiciones inadecuadas de seguridad y en la prevención de enfermedades, así como a reglamentos absurdos que en algunas empresas la limitan incluso hasta para ir al sanitario.” Mujeres de las maquiladoras de Tijuana. Jaime Martínez Veloz. La Jornada.

“Durante mi última noche en Cavite [Cavite es una ZPE de Filipinas] me reuní en las barracas con un grupo de seis muchachas que compartían una habitación de cemento de seis pies por ocho: cuatro dormían en literas improvisadas (dos en cada una) y las otras dos en alfombrillas, en el suelo. Las chicas que fabricaban unidades de CD-ROM para ordenadores Aztek, Apple e IBM compartían la litera superior; las que cosían las ropas de Gap, la inferior. […]” NO LOGO. Naomi Klein.


[5]: “Las trabajadoras(es) se quejan de problemas de salud asociados con muchas horas de producción intensiva, incluyendo lesiones por repetición de movimientos, dolores de espalda, cuello, huesos, pies y muñecas, gastritis y estrés. En la planta de San Miguel, las trabajadoras(es) mencionaron problemas de salud que podrían estar asociados con la calidad del aire, tales como irritación de garganta, tos asmática y sinusitis” ¿Una Historia de éxito Canadiense? Gildan Activewear: T-shirts, Libre Comercio y Derechos de los Trabajadores. Red Solidaridad Maquila y Equipo de Monitoreo Independiente de Honduras.

“Las compañías abandonan a los trabajadores más viejos en favor de adolescentes, la mayoría de los cuales tendrá suficiente salud y energía para las necesidades productivas de los próximos cinco años. Al llegar a los cuarenta surgen los cánceres, las enfermedades pulmonares y los síndromes asociados con movimientos repetitivos.” Las maquilas de Juárez: una nueva revolución industrial. Saul Landau. Campaña Ropa Limpia.


[6]: “[…]No pagaron impuestos sobre las exportaciones y las importaciones ni tasas comunales o derechos de aduana. Las maquilas no hacen uso de las materias primas nacionales, porque importan todos los insumos, desde el hilo hasta los botones. Y tampoco transmiten conocimientos y tecnología, porque la industria del vestido, en esta etapa, no requiere de tecnologías avanzadas, según el estudio de Oxfam Bélgica.” Globalización y maquilas. Eduardo Ginebra.

“Las maquilas […] son responsables de la fase de producción menos calificada y que requiere más mano de obra dentro de la cadena de ensamblaje global. En la industria de la confección, la especialidad predominante en Guatemala, en las maquilas se ensamblan telas diseñadas y cortadas previamente, las cuales se doblan y empaquetan para su envío generalmente al mercado estadounidense.” Guatemala, del hogar a la fábrica. Human Rigths Watch.


[7]: ” El mercado de trabajo y los sistemas sociales también están profundamente sometidos a las grandes empresas.[…] Estos países (refiriéndose a los países menos desarrollados) deben entonces competir entre sí para ofrecer los mercados de trabajo más flexibles y baratos, y los sistemas sociales menos limitadores. Las multinacionales contribuyen así a mantener unas estructuras económicas poco desarrolladas y unos sistemas sociales arcaicos y depauperados en los países pobres.” El imperio frente a la diversidad del mundo. Sami Naïr.


[8]: “Atrás quedan las viejas ideas de desarrollo nacional, dando paso a la economía globalizada que ofrece mano de obra abundante, joven y barata, pero que además tiene todas las facilidades legales entregadas por los necesitados gobiernos de América Latina para promover la instalación de las añoradas empresas internacionales… sin mayores regulaciones locales que “pueda espantar la inversión extranjera”.” Bajo el yugo de la maquila. Mujeres Hoy.


[9]: “Algunas marcas como Nike, Levi Strauss, Timberland y más recientemente adidas, dieron un paso importante y crucial al revelar la ubicación de sus fábricas proveedoras.” La próxima generación de informes de RSC: ¿Mejores informes darán por resultado mejores condiciones de trabajo?. Red Solidaridad Maquila.


[10]: “En Colombia se asesinan dos sindicalistas por semana” Manos Invisibles.

“[…] Se produjeron ataques de la policía contra los trabajadores/as […] en Camboya […]. En Malasia se registraron también violentos ataques de la policía contra manifestaciones sindicales […] otra protesta pasaría a conocerse como el “domingo sangriento” a causa de la gravedad de las lesiones ocasionadas. En Bangladesh, dos organizadores sindicales y otra compañera […] mostraban claros signos de tortura […]
[…]En Indonesia un dirigente sindical en una fábrica de muebles recibió una paliza a manos de un grupo de matones […]. En Camboya, tres dirigentes sindicales […] atacados por matones […], mientras que el Vicepresidente de un sindicato en otra fábrica recibió un disparo en la pierna cuando se dirigía a su domicilio, y el Secretario General de la misma organización fue salvajemente golpeado con una barra metálica.
Bangladesh ha sido uno de los cuatro países en la región donde murieron trabajadores por intentar defender sus derechos sindicales. […] la policía abrió fuego contra los huelguistas, dejando un saldo de un muerto y varios trabajadores heridos. En India un trabajador agrícola murió a consecuencia de una carga policial contra los manifestantes, en la que resultaron además heridas otras 70 personas. En Nepal […] dos activistas del sindicato de transportes murieron a consecuencia de los disparos recibidos.
Filipinas destaca como el país más violento en la región. […] Al menos 33 sindicalistas murieron en una ola de ejecuciones extrajudiciales. Existen pruebas que apuntan a que la policía y las fuerzas armadas, o sus milicias, fueron los principales responsables de los ataques perpetrados.”

África Américas Asia y Pacífico Europa Oriente Medio TOTAL
Muertes 24 80 37 0 3 144
Amenazas de muerte 4 31 10 0 0 45
Torturas/palizas/lesiones 133 97 427 14 161 832
Arrestos 832 195 2 874 23 1 035 4 959
Detenciones 65 1 353 8 57 484
Encarcelamientos 0 3 14 0 3 20
Despidos 2 126 523 4 865 964 149 8 627
TOTAL 3 184 930 8 580 1 009 1 408 15 111

2007 Informe anual sobre las violaciones de los derechos sindicales. Confederación Sindical Internacional.


[11]: “El año 94, las transnacionales ya tenían en sus manos el 25% de las exportaciones totales de América Latina. Diez años más tarde, ya tienen el 41%”
“Admiremos las operaciones de los nuevos apéndices coloniales de España, que florecen a la sombra del predominio norteamericano: el Banco Bilbao , REPSOL o Telefónica. Ellos solos remesan a la Madre Patria cantidades anuales mayores que las que originara la Colonia a lo largo de trescientos años.” América Latina: La colonia en la globalización. Federico García Morales.

“[…] reducir el coste de las materias primas y elevar el de las manufacturas resultantes, lo cual lleva a la total hecatombe a los países “subdesarrollados” que basan sus precarias economías en la exportación de dichas materias primas a los países “desarrollados” para que las empleen en producir bienes de consumo que a su vez son vueltos a vender a mayor coste a los países del “Tercer Mundo”.” El neocolonialismo: los eslabones del tercer mundo. Pausanias el Ácrata.
[/u]







Maquilas. Todos sabemos que existen, sin embargo aún aumentan. Algunos tratan de defenderlas, diciendo que los trabajadores están mejor con el trabajo que sin él. “Mi preocupación no es que haya demasiadas maquilas, sino que hay muy pocas”. ¿¡¿Muy pocas?!? Dile eso a… La madre que trabaja 16 horas diarias 7 días a la semana para alimentar a sus hijo o los muy pobres que no pueden comer ni tienen un sitio donde dormir o a un pueblo entero de gente sin esperanzas de una vida mejor o uno de los 3000 niños que muere cada noche porque no tienen nada que comer. BASTA de maltrato humano, BASTA de consumismo descerebrado, BASTA de perezosa ignorancia




FUENTE

Alberto García Fabregat
Manos Invisibles