Los Nazis fondearon un ambicioso y delirante proyecto de comunicación entre perros y hombres destinado a eseñar a los canes a leer, escribir y hablar.


Nazis intentaron que perros aprendieran a leer, escribir y h


En uno de los más disparatados proyectos de la máquina nacional socialista, su cariño por los canes los llevó a realizar un programa destinado a entrenar a perros a leer, escribir e incluso hablar (como si se tratara de una película surrealista para niños). Según el Dr. Jan Bondeson, de la Universidad de Cardiff en Galés, los Nazis reclutaron a los perros más inteligentes de Alemania y los sometieron a la escolástica del Tier-Sprechschule ASRA (escuela para la comunicación entre hombres y perros). En su nuevo libro Amazing Dogs: A Cabinet of Canine Curiosities, el profesor Bondeson expone este desaforado proyecto Nazi, que increíblemente habría tenido cierto éxito y cuyo fin último era emplear a los perros como los más efectivos vigilantes y mensajeros.

“Los nazis eran entusiastas sentimentales realmente aficionados a los animales y tenían la idea de que los perros eran inteligentes y podían comunicarse con las personas”, dijo Bondeson.

Entres los canes estrella está Rolf, el terrier, que supuestamente podía discutir religión, contemplar complejas estructuras matemáticas y comunicarse con humanos marcando letras del alfabeto con su pezuña.

Otro perro, Kurwenal, supuestamente decía hilarantes chistes como si fuera un comediante y fungía como el símbolo de los perros con pedigree en Alemania.

Sin embargo, el favorito de Hitler era Don, un perro que aparentemente podía ladrar “Mein Fuhrer”, cuando se le preguntaba sobre Adolf Hitler (todo esto aparece en el libro del Dr. Bondeson).

Aparentemente el proyecto de comunicación entre especies estaba sustentado en el amor de Hitler por los perros,”El Fuhrer” legendariamente tenía dos pastores alemanes, Blondi y la Bella, los cuales ciertamente tenía en más alta estima que la mayoría de los seres humanos. A esto habría que contraponer la frase popular de que se puede conocer la calidad humana de una persona viendo como se comporta con los animales. Y para añadir al confuso cóctel moral, la declaración de Lars Von Trier de que simpatizaba con Hitler, el ser humano.





Fuente: